AMEC: “La mecatrónica abre nuevas oportunidades para las empresas que quieran innovar”

,

Carmina Castellà, directora de Amec Envasgraf y Óscar Puig, director de Amec Tecnoalimentación

La adaptación y la reorganización de las empresas han sido fundamentales para el sector de la maquinaria de envase y embalaje durante estos años. Carmina Castellá, directora de Amec Envasgraf, apunta a la exportación como una gran oportunidad. Por su parte, Óscar Puig, director de Amec Tecnoalimentación, destaca que en maquinaria de procesos para la industria alimentaria las tendencias pasan por “tecnologías orientadas hacia alimentos de conveniencia para el consumidor, la salud o un procesado mínimo”

Las empresas del sector de la maquinaria de envase y embalaje han aprovechado los años de crisis e incertidumbre para reorganizarse, adaptando la dimensión y estructura de las empresas a las circunstancias, sin dejar de apostar por la internacionalización de la empresa y la innovación.

Cada día más, la empresa se muestra más comprometida con la sostenibilidad del ecosistema, y diseña los equipos para que sean más eficientes, lo que supone que realizan sus funciones habituales gastando los menores recursos posibles.

Las empresas del sector se han adaptado en dimensión y estructura a las circunstancias en los años de crisis, sin dejar de apostar por la internacionalización y la sostenibilidad

Existen varios factores que marcarán las tendencias en maquinaria de envasado para la industria alimentaria en el futuro inmediato. Nuevos sistemas de envasado, soluciones que permitan alargar la vida del producto (envasado a vacío, envasado en atmósfera modificada, tratamientos térmicos de productos envasados, altas presiones, envasado en caliente, envasado en condiciones higiénicas y asépticas, entre otros); nuevos materiales (renovables, inteligentes, activos biodegradables, nanomateriales, composites, etc.); el alto nivel de automatización y el impacto de la mecatrónica; soluciones ergonómicas y más prácticas; y la seguridad de las máquinas.

La mecatronica, sin duda, abre nuevas oportunidades para las empresas, al igual que los nuevos mercados. Es importante crecer en nuevos mercados, pues todavía queda un largo recorrido, sin olvidar que hay que consolidar los mercados ya maduros y abrir nuevas áreas como pueden ser Asia y África. No hay que olvidar que en el año 2013 las exportaciones han crecido 1% con respecto a 2012.

Carmina Castellà, directora de Amec Envasgraf

 

La competitividad en la tecnología y la innovación ha sido uno de los caminos esenciales en los últimos años para garantizar la sostenibilidad y el crecimiento. La diferenciación en producto, en el entorno tan competitivo en el que se mueven las empresas, es la clave para poder crecer.

Además, hay que destacar que se han realizado los ajustes en procesos para poder ser más eficientes y que la cooperación tecnológica entre empresas también se ha incrementado, lo cual se ha visto reflejado en nuevos proyectos e innovaciones.

Por el contrario, desde un análisis interno de las empresas, las inversiones de muchas de las compañías se han reducido notablemente, por lo que en algunos casos no se ha aumentado en capital tecnológico.

Las tecnologías para procesos mucho más transversales y las relacionadas con los hábitos y regulaciones hacia el consumo marcarán las tendencias en maquinaria

Las claves que marcarán las tendencias inmediatas en maquinaria de procesos para la industria alimentaria pasan por tecnologías para procesos mucho más transversales y las relacionadas con los hábitos y regulaciones hacia el consumo. Habrá un giro tecnológico orientado hacia el proceso de alimentos de conveniencia para el consumidor, la salud o un procesado mínimo para que los productos tengan una apariencia y sabor más natural.

Otro de los puntos destacables es la optimización de la eficiencia en la producción para garantizar el beneficio de la inversión, algo similar a tener en cuenta en el ámbito del coste del proceso: la eficiencia energética y las energías renovables.

A todo esto hay que sumarle que la seguridad alimentaria, el diseño higiénico y la trazabilidad seguirán siendo referentes, así como el respeto al medio ambiente.

Las nuevas oportunidades que se abren para el sector se refieren a una mayor competitividad global, mediante una mayor generación y transferencia de conocimiento desde los centros de investigación y entre las empresas.

Además, los nuevos nichos de mercado, a través de las nuevas necesidades y la especialización como factor diferencial, son ya una realidad.q

Óscar Puig González, subdirector general de Amec

Más información en la edición impresa de la Guía de la Tecnología Alimentaria 2014

Noticias relacionadas

Deja un comentario