Itene: “Destaca la I+D+i en el área de sistemas inteligentes”

,

Guía Tecnología Alimentaria
La Cuarta Revolución Industrial, conocida como Industria 4.0, ha llegado y está caracterizada por la digitalización, y por la interconexión de activos de todo tipo, haciendo un uso intensivo de las nuevas tecnologías de la información, sensorización y las comunicaciones

Desde centros tecnológicos como el nuestro dinamizamos líneas de investigación en envase, embalaje, transporte y logística para contribuir a la adaptación de las industrias a este entorno 4.0.

Para el sector de la alimentación, destaca la I+D+i en el área de sistemas inteligentes, como es el desarrollo de envases con dispositivos de autenticidad, que interactúan con el consumidor, que integran sensores e indicadores de frescura.

En esta línea, uno de los avances más destacados es el desarrollo de un indicador colorimétrico imprimible para productos cárnicos, que cambia de color a medida que avanza el deterioro del producto envasado. Por tanto, los consumidores pueden ser conocedores del estado real de la carne de forma eficiente, no solo a través de la fecha estimada de caducidad impresa en el envase.

También contamos en esta línea con sistemas patentados para alargar la vida útil de los alimentos hasta un 50% respecto a sistemas de conservación convencionales. Como ejemplo de ello se encuentra un sistema para champiñón que, además, permite controlar el 100% la humedad.

Otros terrenos interesantes en industria 4.0 son, por un lado, el desarrollo de innovaciones en realidad virtual, para aportar más información del producto en el lineal e interactuar con el cliente, así como facilitar las operaciones de picking en almacenes o incluso la navegación en el transporte.

También, en el ámbito de la robotización, la investigación abarca el desarrollo de líneas de envasado, de dispositivos de separación de residuos por visión artificial o el desarrollo de vehículos autónomos para la logística y la distribución de mercancías.

En el campo del Big Data, las líneas de trabajo se orientan a la optimización del sistema de envase y embalaje gracias a la gestión de datos que pueden ofrecer dispositivos para sensorizar los productos alimentarios en su transporte. Conocer estos datos (temperatura, humedad, vibraciones, choques, impactos a los que se someten las cargas en un trayecto) permite tomar mejores decisiones y diseñar un sistema de embalaje que asegure la integridad del producto de forma más eficiente.

En definitiva, son muchas las opciones que buscan incorporar la tecnología a la empresa para adaptarse al entorno 4.0 y que seguiremos apoyando con nuevos desarrollos que permitan mejorar a la industria alimentaria.

Javier Zabaleta, 
director gerente de Itene

www.itene.com

Otras informaciones en los contenidos privados de techpress.es y en la edición impresa de la Guía de la Tecnología Alimentaria 2017

Noticias relacionadas