FIAB: “La industria 4.0 está revolucionando el sector de la alimentación y bebidas”

, ,

Guía Tecnología Alimentaria
“Instalar el concepto de industria 4.0 en el sector alimentación y bebidas supone hablar de eficiencia y competitividad”, señala en este artículo Nuria María Arribas , directora de I+D+i de la FIAB. Por ello es necesaria la colaboración público-privada para abordar los procesos de digitalización. “Una de nuestras tareas dentro del sector es que las empresas sean conscientes de que una inversión en este proceso no debe verse como un coste añadido, sino como un valor por el que apostar”, añade Arribas

La industria de alimentación y bebidas es el primer sector industrial del país. Sin duda, estamos hablando de un mercado estratégico cuyo valor se consolida en la generación de riqueza, empleo y la responsabilidad de alimentar a millones de consumidores que esperan de nosotros lo mejor en el día a día.

Entendemos la alimentación como una pieza clave en el presente y futuro de la humanidad, y en este futuro las herramientas digitales están marcando el ritmo de la evolución de los hábitos de consumo.

Lejos quedan ya los años en los que la prioridad era impulsar una incipiente mecanización de los procesos productivos. Esta fase, casi superada, se ha comprendido como un deber dentro del sector de alimentación y bebidas.

Ha llegado el momento de los sistemas y los productos inteligentes, de la gestión de las grandes masas de datos, de la hiperconectividad de los canales y del consumidor, es una revolución a todos los niveles de la cadena de valor.

La manera en que producimos, adquirimos y consumimos alimentos y bebidas ha cambiado radicalmente. Por eso, estar a la altura de estas expectativas es una obligación para un sector íntimamente ligado al consumidor, sus necesidades e intereses.

El desarrollo tecnológico y la incentivación de las políticas en I+D+i en las empresas son palancas desde las que el sector debe impulsar su dinamización. No solo se trata de estar preparados, sino de anticiparse a cualquier reto. Es un hecho que las empresas que quieran ser competitivas en un mercado global deben apostar por una economía digital.

Este es un aspecto crucial para las pymes de esta actividad, que representan alrededor del 96% de toda la industria de alimentación y bebidas. Controlar todo el proceso de producción para ser más eficiente y reducir costes y pérdidas, así como la comunicación con los demás eslabones de la cadena, un acercamiento directo al consumidor y su proyección al mercado internacional. Se trata de un cambio revolucionario si pensamos en años atrás.

Hacia un sector más eficiente

Una de nuestras tareas dentro del sector es que las empresas sean conscientes de que una inversión en este proceso no debe verse como un coste añadido, sino más bien como un valor por el que apostar y cuyo reporte supondrá un gran avance hacia un sector más preparado y eficiente.

Abordar los procesos de digitalización necesarios es algo cada vez más accesible para las pequeñas empresas gracias a que la oferta tecnológica es cada vez más amplia y competitiva, pero sigue siendo muy importante apostar por la colaboración público-privada y las posibilidades de inversión en investigación y desarrollo para animar este gran salto cualitativo que la industria de alimentación y bebidas ya está realizando.

Además del reto de la competitividad y la dinamización, la industria 4.0 supone una ventaja en la mejora de toda nuestra oferta para responder a un consumidor cada vez más concienciado con su bienestar, desde el plano de la nutrición y de la sostenibilidad medioambiental.

El análisis de datos a gran escala y la conexión con el consumidor a través de distintos canales, nos proporciona una alta capacidad de respuesta para detectar sus demandas, conocer sus inquietudes y saber cómo podemos darle respuesta.

Sumar esfuerzos

En cuanto a la integración de toda esta tecnología en materia de eficiencia en la utilización de recursos, los primeros pasos han empezado a darse hacia la meta de conseguir un entorno productivo que sea sostenible.

Instalar el concepto de industria 4.0 en el sector de alimentación y bebidas supone hablar de eficiencia y competitividad.

Sabemos las ventajas que las nuevas tecnologías integran no solo para nuestros negocios, sino también para la sociedad en general: mejora de la calidad de vida, creación de empleo cualificado o mantenimiento del liderazgo a nivel internacional son algunos de los beneficios de la integración de tecnologías digitales.

El siguiente paso es llevar a cabo políticas empresariales de innovación que caminen hasta este objetivo. Somos conscientes de que aún hay mucho margen de mejora, por eso debemos sumar esfuerzos para consolidar un sector ágil y moderno.

Nuria María Arribas,
directora de I+D+i de Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB)

Otras informaciones en los contenidos privados de techpress.es y en la edición impresa de la Guía de la Tecnología Alimentaria 2017

Noticias relacionadas