Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

“Los conceptos de economía circular son ampliamente aplicados en la industria de los aromas”

en
Léalo en 5 - 7 minutos
AEFAA Fragancias Aromas
Estos principios “no son una cuestión nueva”. Así lo afirma Luis López Benavides, secretario ejecutivo de AEFAA, al recordar que el término se utilizó por primera vez en los ochenta para referirse a un sistema de producción cíclico que, tomando como ejemplo los sistemas vivos, se proponía como alternativa a los sistemas lineales. “El objetivo era y continúa siendo la eliminación total de residuos de producción a través de su reutilización”

Según la Ellen McArtur Foundation, la economía circular se basa en los principios de eliminación de residuos y contaminantes, mantenimiento de productos y materiales en uso, y regeneración de los sistemas naturales.

Esta comprobado que los sistemas de producción llamados lineales generan un ingente caudal de residuos que la sociedad actual es incapaz de digerir. La aplicación de los conceptos y métodos de una economía circular tiene consecuencias positivas, no solo económicas por la reducción de costes al reducir o incluso eliminar la cantidad de residuos que se obtienen, sino también ambientales por la mejora de la eficiencia en el uso de los recursos de producción y sociales, ya que ayuda a fijar los puestos de trabajo al territorio, disminuyendo la deslocalización.

El concepto de economía circular compromete no solo a la industria sino a las Administraciones y a la sociedad en su conjunto. La Comisión Europea mantiene la eficiencia de los recursos como un pilar central de su estrategia “Europa 2020”, y existe una fuerte motivación empresarial a favor del éxito de este concepto en concreto, el aprovechamiento eficiente de los recursos y el uso de residuos como fuente de materia prima fiable.

Esta fuerte motivación de la industria europea se evidencia en el gran numero de grandes empresas de todos los sectores que se han adherido al CE100 Network, auspiciado por la Ellen McArtur Foundation, entre ellas las más importantes industrias alimentarias globales.

Compromiso de la industria de los aromas

La industria de los aromas alimentarios está comprometida, como no podía ser otra forma, en la implantación progresiva de los conceptos y métodos de la economía circular. Cada una de las empresas de nuestro sector ha implementado en los últimos años, en mayor o menor grado, procesos productivos y no productivos conformes con este concepto, o tiene el proyecto de implementarlos.

En este sentido, y en su empeño en la reducción de la huella de carbono, las empresas de nuestro sector utilizan una gran variedad de subproductos de otros procesos e industrias que transforman en nuevas materias primas. Valgan como ejemplos la obtención de extractos y aromas de pescado a partir de los subproductos de la pesca mediante sofisticados procesos biotecnológicos que evitan el desecho en el mar de grandes cantidades de residuos; el aprovechamiento de los residuos de destilación de aceites esenciales cítricos como productos de limpieza de los equipos de producción tanto de destilación como emulsiones, que minimiza el consumo de agua y detergentes y evita su costosa destrucción, o la potenciación de la apicultura con el objetivo de disminuir las tasas de mortalidad de las abejas que desempeñan un papel decisivo en la polinización, lo que beneficia no solo a la industria de los aromas sino al planeta en su conjunto.

Para este mismo fin conviene resaltar también el proceso implementado por uno de nuestros asociados nacionales para el tratamiento de sus efluentes, que mediante un sofisticado proceso tecnológico consigue la eliminación total de sus contaminantes orgánicos, con lo que se recupera el 95% de agua presente en sus efluentes, y simultáneamente capturar, purificar y reutilizar el ácido acético obtenido como producto intermedio.

En su vertiente de actuaciones sociales, los conceptos de economía circular son también ampliamente aplicados en la industria de los aromas. Nuestra empresas internacionales y nacionales que se abastecen de productos naturales de origen vegetal, fomentan en su actividad habitual la participación de agricultores locales y la creación de programas de desarrollo rural, estableciendo mejoras en las áreas de educación, salud, higiene y seguridad alimentaria; promoviendo la creación de asociaciones locales y contratando personal especializado para ayudar a los productores a mejorar sus prácticas agrícolas, fomentando la diversificación de cultivos o financiando las instalaciones de riego por goteo allí donde son necesarias, todo lo cual cristaliza en un rápido desarrollo social integral que incluye un mayor empoderamiento de la mujer en su entorno. Este tipo de acciones se aplican tanto para el aprovisionamiento de las vainas de vainilla en Madagascar, como para el de las flores de las plantaciones de Bulgaria, o para el de la resina del pino y de los aceites esenciales en España.

La mayor parte de estos ejemplos se destacaron ya en el Brussels FavourDay que, teniendo como tema principal la sostenibilidad, se celebró hace dos años, el 20 de junio de 2017. Una nueva edición del FlavourDay, la octava, se celebra en Madrid el 22 de octubre, en el Palacio de las Alhajas, para actualizar este y otros importantes temas que afectan a nuestro sector.

No podemos dejar de citar otros métodos y procedimientos que contribuyen al avance de la economía circular. Caso de la utilización cada vez más frecuente y amplia de la energía eléctrica de origen renovable, a la sustitución progresiva del pequeño material de plástico de un solo uso utilizado por las empresas del sector de aromas en sus tareas de creación y evaluación por material biodegradable o compostable, o a la evaluación de productos una vez excedida su vida útil para verificar si los mismos aún tienen utilidad bien en su fin original o mediante un uso alternativo entre muchos otros.

En resumen, la industria de los aromas alimentarios aplica desde hace tiempo y con resultados visiblemente positivos el concepto MULTI-R.

Luis López Benavides,

secretario ejecutivo de AEFAA

Más información en la edición impresa de Guía de la Tecnología Alimentaria 2019

Noticias relacionadas