Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Ingredientes y aditivos, claves para un futuro de diferenciación

Léalo en 26 - 35 minutos
Léalo en 26 - 35 minutos

El mercado de ingredientes y aditivos está más vivo que nunca. A pesar de que la actual situación económica no invita a invertir, abrir nuevos mercados o  desarrollar largos y costosos proyectos, la industria sigue avanzando, consciente de que la innovación es la clave, que prácticamente es “la única forma de sobrevivir”. Aunque algunos se muestran escépticos, parece que 2011 puede ser el año en el que, al menos, pueda empezar a hablarse de recuperación

A estas alturas ya casi nadie duda que el futuro estará marcado por los nuevos alimentos, los funcionales, aquellos que son capaces de ofrecernos algo más, de dotar a los productos de importantes características adaptadas a las necesidades de cada consumidor: mejorar el aspecto de la piel, fortalecer el sistema inmunológico, potenciar la función cognitiva, reducir el colesterol, fortalecer el cabello e incluso reducir el riesgo de padecer cierto tipo de enfermedades, entre ellas el cáncer o la diabetes.
Durante los últimos años, el mercado de alimentos funcionales ha crecido de manera espectacular en todo el mundo, aunque de manera destacada en España, donde este sector mueve más de 5.600 millones de euros, lo que representa el 17% del total del mercado alimentario. Las empresas más fuertes del sector han invertido grandes cantidades de sus presupuestos en desarrollar este tipo de productos cada vez más demandados por los consumidores.
Los health claims de la EFSA suponen nuevas limitaciones para las empresas que  tienen que trabajar exhaustivamente para poder lanzar productos que además de eficaces, cumplan de forma estricta con la nueva reglamentación de aditivos e ingredientes naturales.
Independientemente de todo lo que ocurre en torno a esta nueva tendencia, el sector de ingredientes y aditivos se está esforzando por ofrecer al consumidor aquello que demanda, alimentos más saludables, no sólo con el organismo, sino también con el medio ambiente. Esta política sostenible de los consumidores hace que las empresas se pongan manos a la obra, aunque son conscientes de que al mismo tiempo el consumidor es un tanto reacio a pagar un precio más alto por estos alimentos más “naturales”. El hallazgo del equilibrio perfecto entre lo artificial y lo natural, entre lo económico y lo ecológico, es la llave del éxito que buscan las compañías.

La importancia de los ingredientes
Según Andrés Gavilán, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Complementos Alimenticios, AFCA, “los ingredientes alimentarios, constituyen sin duda las piezas clave que permiten  construir de una manera armónica y eficaz, cualquier tipo de alimento, al que dotarán de calidad, estabilidad, funcionalidad, vida útil y seguridad elevada y apropiada”. Podríamos definirlas también como las materias primas que describen la calidad e identidad de los alimentos transformados.
La calidad, seguridad y funcionalidad de los ingredientes alimentarios, como constituyentes de los alimentos elaborados, son los factores que expresan la satisfacción y la aceptación de los consumidores de los alimentos. Según explica Gavilán, los ingredientes alimentarios podemos asimilarlos a los denominados “envases activos, debido a que su funcionalidad es la de proporcionar ingredientes valiosos para mejorar el aspecto, el color, el sabor, el olor, así como la textura, la composición química, la estabilidad y la durabilidad del alimento transformado”.
Los propios ingredientes alimentarios naturales,  son a menudo alimentos: aceites y  grasas de origen vegetal y animal, productos lácteos, ovoproductos, productos cárnicos, de la pesca, mariscos, azúcares, especias, condimentos, cereales, frutas, verduras, hortalizas, legumbres, bebidas referescantes, bebidas alcohólicas, sales, ingredientes dietéticos, derivados del cacao, ingredientes estimulantes (café, té, cacao), entre otras clases.
A diferencia de los componentes (proteínas, lípidos, glúcidos, agua, fibra, vitaminas, minerales y sodio), los ingredientes alimentarios están agrupados en clases, cada una de las cuales contribuye de un modo favorable y distinto a la calidad del alimento transformado. Según la clasificación establecida por Gavilán, los ingredientes alimentarios los podemos dividir en:
. Aditivos.
. Coadyuvantes tecnológicos (ingredientes que no estarán presentes en el alimento transformado final).
. Aromas.
. Enzimas.
. Ingredientes funcionales.

Los aditivos, esenciales en la industria
Andrés Gavilán explica que los aditivos alimentarios son aquellas sustancias naturales y/o sintéticas, que no se consumen como tales, que añadidas de manera intencional a los alimentos, imparten entre otros efectos tecnológicos la mejora de la calidad organoléptica (aspecto, color, olor, sabor), la textura, su estabilidad y durabilidad,  en los procesos de tratamiento, transformación, manipulación, envasado, almacenamiento o transporte.
Su uso deberá estar en cada caso justificado tecnológicamente, según el alimento al que se  destina, a unas dosis máximas de empleo. Asimismo, deberá acreditarse de manera fehaciente y rigurosa, la necesidad tecnológica de uso en aquellos alimentos a los que desea adicionar. “Las funciones principales de los aditivos son, entre otras muchas, colorear, edulcorar, evitar la oxidación, conservar, potenciar el sabor, corregir la acidez, estabilizar  y otros efectos tecnológicos”, señala el presidente de AFCA.
Actualmente, existen 345 aditivos alimentarios que se dividen de la siguiente manera, 48 colorantes, 18 edulcorantes y “los restantes son aditivos misceláneos: antioxidantes, conservantes, acidulantes, correctores de acidez, estabilizantes, emulgentes, antiespumantes, etc”.
Ante tantos nuevos desarrollos e innovaciones, son muchos los que se preguntan si los aditivos alimentarios son seguros. La respuesta de Andrés Gavilán es rotunda: “totalmente, ya que de manera rigurosa y periódica son evaluados a nivel toxicológico por EFSA (European Food Safety Authority), para garantizar que su uso en determinados tipos de alimentos es plenamente seguro a unas dosis prefijadas de antemano, en base su IDA (Ingesta Diaria Admisible)”.
La última evaluación importante sobre los aditivos de EFSA fue la realizada sobre los colorantes de la Universidad de Southampton, constituida por seis colorantes sintéticos: E102(tartrazina), E104 (amarillo de quinoleína), E110(amarillo ocaso), E122(rojo de cochinilla a), E124 (punzó 4R) y E129(rojo allura), mostrándose que no se hallaron efectos alergénicos,  ni de hiperactividad, genotoxicidad, ni carcinogenicidad.
Tan sólo se  señaló que tres de los colorantes: E104, E110 y E124, al determinarse que sus IDAs calculados eran más bajos, debían reducirse sus dosis de empleo, función que está a punto de completarse.
En la actualidad, la EFSA está llevando a cabo evaluaciones de otra serie de aditivos alimentarios: conservantes, antioxidantes, estabilizantes, emulgentes, antiaglomerantes, soportes, potenciadores de sabor, gelificantes, de los que se publicarán sus dictámenes científicos correspondientes para la autorización de uso y dosis de empleo de los mismos en los alimentos y emplazamiento en las listas comunitarias. 
Respecto al futuro de los aditivos alimentarios, Gavilán destaca que “salvo aquellos que se hallan en proceso de evaluación para su autorización, el futuro se orienta hacia sustancias naturales o de sustancias bioactivas contenidas en productos alimenticios, con una configuración química tal que presumiblemente, poseerá un nivel toxicológico bajo”.
Conforme el estado de las evaluaciones toxicológicas de EFSA del resto de aditivos alimentarios,  se estima que en el primer trimestre del año 2011, se publicarán las listas de aditivos, en las que figurarán los aditivos alimentarios autorizados, sus dosis de empleo, sus condiciones de uso y la lista de alimentos, enzimas y aromas, en los que pueden ser añadidos dichos aditivos. La legislación sobre aditivos, viene recogida por el Reglamento (CE)1333/2008.

El gran papel de coadyuvantes, enzimas y aromas
Andrés Gavilán explica que los coadyuvantes “son sustancias químicas, naturales o sintéticas, que no se consumen como tales, que se utilizan para la transformación de las materias primas, los alimentos o sus ingredientes, para cumplir con un determinado propósito tecnológico, durante el tratamiento o la transformación del alimento”.
Podrán aparecer en el alimento final, tan sólo a nivel de residuos inevitables, siempre que estos no supongan un problema para la salud humana. En el sentido literal de la expresión no son ingredientes alimentarios, ya que no forman parte de los alimentos, pero están íntimamente ligados con ellos al intervenir en los diferentes procesos y etapas intermedias de la elaboración de los alimentos.
Se dividen en una serie de sustancias y preparados, capaces de intervenir en los procesos de fabricación de productos alimenticios, catalizando las operaciones intermedias. Entre otros, podemos destacar los antiespumantes, catalizadores, agentes de floculación, detergentes, aditivos para generadores de vapor o agentes de inmovilación enzimática.
“A nivel español los coadyuvantes se regulan mediante las RTS (reglamentaciones técnico-sanitarias) de los alimentos, que fijan en cada caso los tipos de coadyuvantes permitidos, sus dosis máximas de empleo y sus condiciones de aplicación, para evitar en la medida posible la aparición en el alimento final a nivel de residuos”.
La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), ha dispuesto un protocolo para el estudio y aprobación de uso, de los coadyuvantes tecnológicos. A nivel europeo, no existe un reglamento oficial que regule los coadyuvantes tecnológicos.
Sin embargo, “existen países como por ejemplo Francia y Alemania, que poseen un listado muy amplio de coadyuvantes tecnológicos”, apunta Gavilán.
Por otro lado, los enzimas son productos procedentes de sustancias de origen vegetal, animal, iones metálicos o microorganismos, que actúan como catalizadores de ciertas reacciones bioquímicas, compuesto por proteínas globulares que contienen desde 60 a más de 2.000 aminoácidos, son su estructura y los que determinan en gran medida su funcionalidad,  en los alimentos con un fin tecnológico en cualquier fase de la fabricación, transformación, preparación, tratamiento, envasado, transporte o almacenamiento de los mismos.
“Pueden emplearse como mezclas aromáticas, formados por enzimas, aditivos y otros ingredientes,  para facilitar su almacenamiento, venta, normalización, dilución o disolución. La clasificación oficial de la IUPAC, establece 6 grupos de enzimas: oxidorreductasas, transferasas, hidrolasas, liasas, ligasas e isomerasas”, destaca el presidente de AFCA.
Aunque Tecnifood elabora cada año un amplio informe sobre aromas, cabe hacer una pequeña mención para explicar que “son las sustancias naturales o sintéticas, que no se consumen como tales, que adicionadas intencionalmente a los alimentos son capaces de impartir sabor y/u olor a los productos alimenticios”. Existen distintos tipos de aromas: las sustancias aromáticas, aroma obtenido por tratamiento térmico, aromas de humo y precursores aromáticos.
 
Los funcionales avanzan imparables
El hecho de que ferias como HiE & Ni dedicadas a los ingredientes naturales y con propiedades saludables sean un éxito en lo que a expositores y visitantes se refiere, no hace sino reforzar el hecho de que los ingredientes y aditivos funcionales están entrando en el mercado como una locomotora sin frenos.
La última edición de esta feria, celebrada en el pasado mes de noviembre en Madrid, demostró que las empresas se interesan por los ingredientes funcionales, aquellos que dan un valor añadido al producto al dotarle de beneficiosas cualidades. Por supuesto, también son conscientes de que esto implica grandes inversiones en investigación y una ardua labor para educar a una gran parte de los consumidores que, aun queriendo productos más completos, quizás no estén dispuestos a pagar un mayor precio por ellos.
Biosearch Life es una de estas empresas que no deja de innovar e investigar para poder ofrecer nuevos productos al consumidor que supongan un paso más hacia los alimentos funcionales. Desde hace más de 6 años produce una línea de aceites ricos en ácidos grasos omega 3. En 2010 lanzaron al mercado los mismos aceites pero microencapsulados. Se trata de unos ingredientes ricos en EPA+DHA, en polvo, que son más fáciles de manejar que los aceites.
Aparte de los productos ricos en omega3, Biosearch Life apuesta fuertemente por su línea de probióticos aislados de leche materna. Estos probioticos ya se encuentran en muchas leches infantiles en Europa, y “estamos trabajando en demostrar que estos probióticos tienen beneficios importantes en varias enfermedades infecciosas”, aseguran fuentes de la compañía.
Respecto a la normativa que les está afectando recientemente, aseguran que “la Comisión Europea publicó un nuevo reglamente sobre el uso de los ácidos grasos omega 3. Para hacer una reivindicación nutricional sobre los omega 3, un alimento debería contener un mínimo de 40 mg EPA+DHA por 100 gramos y 100 kcal. Esta cantidad está basada en unas nuevas recomendaciones de ingesta de estos ácidos grasos: 250 mg EPA+DHA al día”.
En lo que se refiere a cómo ha afectado la crisis económica a la compañía, desde Biosearch aseguran que “la crisis económica afecta a muchos sectores, incluido al sector de alimentación. Sin embargo, los consumidores siguen interesados en su salud y alimentos saludables. Creemos que es por esto, que el sector de alimentación, y sobre todo el sector de alimentos funcionales, ha sufrido menos que otros sectores”.
Por su parte, Nutrafur, ha puesto todas sus energías en la línea NutraT de antioxidantes saludables completamente solubles en agua para la industria de bebidas y preparados con agua, con productos de la dieta mediterránea, que añaden propiedades funcionales a este sector. Además, han presentado el hidroxitirosol con olivo ecológico, respondiendo de este modo a una demanda del mercado que apuesta por productos ecológicos y saludables.
La principal normativa que atañe a la empresa es la Nueva Directiva Comunitaria, con la aprobación de los extractos de romero como antioxidante alimentario, E-392, lo que supone un importante cambio en el mercado y “esperamos que un incremento en la comercialización de estos productos”.
Como muchas de las empresas del sector, han sabido adaptarse a la situación y a pesar de la mala situación económica, han apostado por invertir en I+D+i sabiendo que esta será la clave para mantenerse en el mercado. Fuentes de la empresa aseguran que además “contamos con un Proyecto europeo Cenit que garantiza que seguiremos en la línea de inversión en I+D en los próximos cuatro años”.
Entre las principales inversiones y desarrollos, se encuentran la ampliación de su planta de producción, los procesos de secado de los extractos naturales, el proyecto de alimentación funcional para la tercera edad o proyecto Senifood (Cenit), además del proyecto regional con IMIDA (Murcia) y Nanta respecto a la inclusión de extractos naturales como antioxidantes en la dieta animal para obtención de mejor calidad en la carne.
Vitae Caps es otra de las empresas destacadas en el sector de los ingredientes y de los alimentos funcionales. En 2010 celebró con orgullo su 10º aniversario. En sus primeros años, la compañía estaba dedicada por completo a la extracción de tocoferoles, Vitapherole® y esteroles vegetales Vitasterol®. Sin embargo, a partir de 2002 desarrolló un método de producción muy vanguardista de alfatocoferol y alfatocoferil, acetato que le permitió comercializar un producto libre de contaminantes como PAHs.
El producto estrella de la empresa sigue siendo Vitasterol® S80, ya que según comentan fuentes de la compañía “es el producto de mayor pureza existente en el mercado >99% de esterificación frente a otros que son >91% de esterificación”. Entre sus clientes hay empresas del sector lácteo, de aceites y grasas, cárnicas y conservas, entre otros.
La compañía basa toda su estrategia en la innovación y en el desarrollo de nuevos productos y aplicaciones, como por ejemplo, productos dispersables en agua para su aplicación en la industria alimentaria. Hasta finales de este año centrará todos sus esfuerzos en dos proyectos CDTI, uno de ellos relacionado con el estudio de tocoferoles naturales como una nueva fuente de vitamina E en el sector animal.
Además, Vitae Caps desarrolla sistemas antioxidantes a medida, llevando a cabo diferentes estudios de estabilidad con el claro objetivo de suministrar a sus diferentes clientes el mejor antioxidante en términos de coste y eficiencia. “La satisfacción del cliente desde el desarrollo hasta el servicio posventa es uno de los principales objetivos de la política de calidad de Vitae Caps”, comentan desde la compañía.
Proliferación de nuevos productos
Altaquímica, empresa que ofrece soluciones para diferentes sectores como la dietética, lácteos, zumos o bollería, entre otros muchos, es un buen ejemplo de ello, ya que ha lanzado muchos productos nuevos al mercado a lo largo de 2010.
Actualmente está potenciando tres gamas de productos que tienen una gran aceptación en nuevos proyectos de clientes con diferentes aplicaciones industriales:
– Arroces y otros cereales precocidos deshidratados, lo que permite reducir los tiempos de cocción y una rápida rehidratación. Empleados en precocinados y postres de preparación rápida, permiten ahorrar tiempo y energía.
– Extractos puros de frutas, chocolate, café, etc. Son destinados a bebidas, heladería, galletería, alimentación infantil, etc. Aportan una mejor presentación y declaración aromática en los extractos.
– Frutas infusionadas (como arandanos, fresa o cereza). Se dirigen a bollería, galletas, platos precocinados, etc. Buen comportamiento organoléptico y vida útil en los productos infusionados.
Joaquín Monleón, asegura que a pesar de la crisis “actualmente estamos colaborando en más desarrollos y proyectos que hace una temporada. Percibimos que se busca innovar y sacar adelante productos más demandados por el consumidor y también poder diferenciarse en productos de mayor valor añadido”.
Chr. Hansen también ha presentado numerosos productos de este tipo a lo largo de 2010:
*Nuevos cultivos YoFly para yogur líquido, con y sin probióticos: YoFlex Mild, YoFlex Classic y YoFlex Twist, nu-trish BY-Classic y nu-trish BY-Mild.
*Chymax M. Nueva quimosina con mayor especificad de corte, que mejora el rendimiento quesero y evita amargores durante la maduración del queso.
*Colorantes naturales. Colorantes encapsulados para confitería.
*Gama Fruitmax para aquellos clientes que no quieren que aparezcan Números E en la etiqueta, la compañía ha desarrollado toda una gama de extractos naturales.
Entre sus clientes se encuentran destacadas empresas del sector como Danone, Senoble, Lactogal, Lactalis Clesa, Forlasa, García Baquero, Campofrio, Argal, Casa Tarradellas, Vidal Golosinas, Orangina, Haribo o Cadbury, entre otras muchas.
Aunque la crisis ha hecho que descienda la demanda de estudios de nuevos productos y la marca blanca gana cada vez más cuota de mercado, la compañía ha podido realizar innovaciones, por ejemplo, “en el sector de los productos lácteos, las principales innovaciones se basan en nuevos estudios realizados sobre probióticos, nuevos cultivos para yogur que mejoren la textura y sabor disminuyendo al máximo la postacidificación, nuevos cultivos protectores para quesos y nuevos cultivos para quesos bajos en grasa que mejoran la textura y el sabor”.
Por su parte, Brentagg cuenta con un amplio portafolio de ingredientes y aditivos, especialmente los almidones y sus derivados, entre los que se encuentran las dextrosas, los polioles y los jarabes de glucosa y fructosa, entre otros muchos. Además, comercializa otro tipo de productos como proteínas de soja, conservantes, aromas, colorantes, hidrocoloides, emulsionantes y proteínas lácteas.
Brenntag Iberia, filial española del Grupo Brentagg, es una de las principales compañías en la distribución de la industria alimentaria, comercializa una amplia gama de productos para la fabricación y elaboración de alimentos en los sectores de panificación, dietética, cárnicas, zumos, refrescos, lácteos y confitería.
Entre sus proveedores, se encuentran compañías muy relevantes en el sector alimentario, entre ellas Tate and Lyle, para almidones y derivados, y Galam para fructosa. El primero de estos proveedores, Tate & Lyle ha apostado fuerte a lo largo de 2010 por Sucralosa Splenda®, un producto empleado para endulzar bebidas deportivas rehidratantes que presenten un bajo aporte calórico.
Por su parte, Galam, asistió a la feria de ingredientes naturales y para la salud, HiE & Ni 2010, para  presentar a los visitantes los beneficios de la fructosa, que entre otras cosas, es capaz de reducir el contenido calórico si se combina con aspartamo, acesulfamo-K, ciclamato o sacarina.
La compañía trabaja con muchas empresas de la industria alimentaria pertenecientes a los sectores lácteo, cárnico, bebidas, conservas, entre otros. 

Martin Bauer Group, concepto be fit
Martin Bauer Group ha inaugurado recientemente una nueva línea de extracción gentil para la producción de extractos líquidos envasados en aséptico, que se asemejan mucho a la infusión real y que son lo que demandan la mayoría de los fabricantes de bebidas de té. Son varios los extractos lanzados en los últimos meses, pero “podemos destacar el extracto de café verde, procedente de cultivo ecológico y obtenido mediante extracción acuosa, que contiene un 45% de ácidos clorogénico, en particular, del ácido caffeoylquinic cinco, que actúa reduciendo la absorción de glucosa en el intestino e inhibiendo la actividad de la glucosa-6-fosfatasa (la enzima glucógeno en el hígado en la hidrólisis glucosa)”.
Asimismo, la empresa destaca el extracto especial de Cistus nutrifin® immune ECce20, de acción antivírica e indicada para las afecciones en las vías respiratorias. Esta planta, a diferencia de la equinacea o própolis, tiene una acción antivírica y se ha de tomar en el momento de notar los primeros síntomas de gripe o congestión de las vías respiratorias.
Fuentes de la empresa señalan también que el auge de las marcas blancas está impactando en el mercado y en el sector productivo, y que, además “los últimos dictámenes de la EFSA sobre el Reglamento de Declaraciones Nutricionales y Alegaciones de Salud no son alentadores y muchos se temen que la mayoría de las alegaciones sean denegadas. Percibimos cierta inquietud y preocupación en la industria”.
Durante el año 2010, Disproquima ha iniciado la comercialización del nuevo edulcorante Neotame, así mismo y al ser éste un edulcorante bastante intenso, unas 8.000 veces el dulzor de la sacarosa, ofrecen mezclas de Neotame + Sucralosa (con un dulzor equivalente de 775 veces el dulzor del azúcar ) y Neotame + Aspartame (dulzor equivalente 275 veces dulzor sacarosa ). Con estas mezclas se puede utilizar el Neotame de una forma más fácil  sin perder de vista el beneficio económico que conlleva su utilización. 
“A su vez, estamos trabajando  con la estevia. De hecho, durante la celebración de HiE, estuvimos presentando bebidas edulcoradas con estevia y otros edulcorantes  intensos. Asimismo, durante el 2010 hemos introducido el Sorbake, que es una Ac. Sórbico especial para la utilización en masa fermentada, con una muy buena aceptación en los fabricantes de pan de molde”, señalan fuentes de la empresa.
Disproquima sigue trabajando la utilización y desarrollo de conceptos de productos con la incorporación de vitaminas y minerales para crear alimentos que mejoran considerablemente la salud ósea, la cardiovascular o el sistema inmunológico, entre otros.  Sus clientes pertenecen a sectores muy variados como confitería, bebidas, lácteos, chocolates, etc.
Respecto a las innovaciones que se están siguiendo en el sector, desde Disproquima aseguran que “existe una tendencia generalizada a “limpiar” etiquetas, por lo que en la medida de lo posible los fabricantes intentan sacar números E de éstas.
También todo lo natural sigue estando en primera línea aunque debido a la actual situación y al encarecimiento lógico de la utilización de dichos productos naturales, está haciendo que su incorporación sea más paulatina. “En lo que se refiere a los ingredientes que nosotros comercializamos, la reducción de azúcares y grasas sigue siendo una clara tendencia donde existe  mucho campo a desarrollar”.   
 Aunque son optimistas respecto al futuro de la industria alimentaria, desde Disproquima también señalan que el sector atraviesa un momento complicado ya que “los productos funcionales están notando una disminución en su consumo y también estamos viendo un tránsito de marcas líderes a marcas blancas en lo que se refiere a algunos ingredientes. En un  sector como es el heladero estamos viendo un tránsito de consumo de helados del impulso a un consumo más hogareño”. 
  
Wild renueva su apuesta  por lo natural
Otra muestra más de que las empresas siguen lanzando productos al mercado es Wild, que recientemente ha presentado Sunwin Stevia®, un sistema edulcorante intensivo, de origen natural; Fruit Up Bio®, sistema edulcorante natural procedente de extracto de frutas con certificación de Agricultura Biológica; SaltTrim®, enmascarador del retrogusto amargo del potasio, para la reducción de sodio en los alimentos; aceites esenciales cítricos y antocianinas E163 con excelente resultado de color y estabilidad para sustituir el carmín de cochinilla.
Aunque desde la compañía aseguran que “la innovación en productos de alto valor añadido se ha visto frenada, al identificarse que el consumidor no ha estado dispuesto a pagar este tipo de productos”, no han dejado de aumentar su portafolio con nuevos colorantes, aromas, preparados de frutas y sistemas edulcorantes. Sus innovaciones se basan principalmente en lo saludable, la naturalidad, lo orgánico y los ingredientes procedentes de frutas y vegetales. 
Las nuevas regulaciones del sector (colorantes azo, aromas naturales, regulación de las propiedades saludables de los alimentos, etc) “nos afectan muy positivamente. Podríamos decir que las tendencias en este sentido van dando la razón al Doctor Wild, quien en 1971 inició su andadura en la investigación y producción de ingredientes naturales”.
Por último, es importante destacar las innovaciones que Premium Ingredients ha lanzado recientemente. La primera de ellas es el ingrediente Premitex® XLN-10013 para nata montada vegetal, resistente a ciclos de congelado y descongelado.
“Se trata de una mezcla de hidrocoloides y emulsionantes que proporcionan al producto final una excelente estabilidad, y hacen de la nata montada vegetal un sustituto ideal de la nata tradicional, en aplicaciones como pastelería y heladería, permitiendo reducir el contenido graso hasta un 20%”, señalan fuentes de la compañía.
El Premitex® XLN-10013 proporciona al producto final estabilidad a ciclos de congelado y descongelado, tanto antes como después de ser montado. La nata montada vegetal con Premitex® XLN-10013 tiene la ventaja de poder ser fabricada en las mismas instalaciones que la nata tradicional, sin necesidad de grandes cambios o inversiones en maquinaria.
Al contrario que otras compañías, la crisis se ha convertido en una oportunidad de negocio para la empresa. “En momentos donde la demanda se contrae, las empresas buscan minimizar los costes de producción intentando mantener la calidad de sus productos. Con una amplia experiencia técnica, Premium Ingredients desarrolla continuamente productos innovadores, ofreciendo así soluciones que permiten a sus clientes producir un producto de mejor calidad, menor coste y por tanto, mayor competitividad para satisfacer las exigencias y necesidades del consumidor y las tendencias actuales del mercado que cada día motiva más a la inversión en recursos propios de I+D+i”.
 

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas