Ingredientes y aditivos, pilares de la innovación alimentaria

A pesar de las circunstancias económicas, el sector alimentario ha seguido manteniendo un buen ritmo innovador, en buena parte, gracias a la intensa actividad de I+D+i de sus proveedores de productos intermedios, que incluso se consideran “un sector privilegiado y menos afectado por la crisis”. Sin embargo, la tendencia, por parte del consumidor, a demandar productos de menor coste, preocupa a futuro, porque puede representar una menor innovación de las industrias, que ya ha empezado a notarse

Los ingredientes alimentarios son sustancias naturales o sintéticas, que forman parte de los alimentos transformados y constituyen las piezas clave que permiten  construir de una manera armónica y eficaz, cualquier tipo de alimento, al que dotarán de calidad, estabilidad, funcionalidad, vida útil y seguridad elevada y apropiada. Podríamos definirlos también como las materias primas que describen la calidad e identidad de los alimentos transformados. La calidad, seguridad y funcionalidad de los ingredientes alimentarios, como constituyentes de los alimentos elaborados, son los factores que expresan la satisfacción y la aceptación de los consumidores de los alimentos.
A nivel empresarial se trata de un sector en continua transformación, ya que su evolución está emparejada a los avances logrados mediante las investigaciones en universidades y centros tecnológicos y la actividad de los departamentos de I+D+i de las empresas, tanto las industrias de productos alimentarios, que buscan satisfacer una demanda creciente de productos  fáciles de preparar, que aporten funcionalidad y mantengan sus características organolépticas y nutricionales durante mayor tiempo, como por parte de los propios proveedores de ingredientes y aditivos que buscan no solo satisfacer las demandas existentes, sino también adelantarse a las mismas. El desarrollo de nuevos productos está muy limitado por las restricciones legislativas, que obligan a las compañías a estar muy pendientes de cualquier cambio normativo. Por este motivo, en este informe, además de repasar los diferentes tipos  de ingredientes y aditivos, ofreceremos una actualización, con la ayuda del presidente de AFCA y experto de GB Consulting, Andrés Gavilán, de las últimas normativas relativas a los mismos.
Tal como los define, los ingredientes alimentarios “son el conjunto de sustancias que componen los alimentos, ya sea como componentes de los mismos o bien como resultado de la adición intencional autorizada de ciertas sustancias que proporcionan tanto efectos tecnológicos (mejoras en la calidad, estabilidad y durabilidad del alimento), dotación de ciertas propiedades beneficiosas para el alimento o como donadoras de efectos saludables, tal como sucede con los ingredientes funcionales (nutrientes y sustancias con otras propiedades saludables)”. Pueden clasificarse en: aditivos (sustancias naturales o sintéticas, que no se consumen como tales, añadidas de manera intencional a los alimentos para impartir en los mismos efectos tecnológicos); coadyuvantes tecnológicos (ingredientes que no estarán presentes en el alimento transformado final, pero que son imprescindibles en las fases intermedias de la elaboración de los alimentos, que a lo sumo pueden aparecer en el alimento final de manera inevitable, por el principio de transferencia); aromas y alimentos con propiedades aromatizantes; enzimas e ingredientes funcionales (nutrientes -vitaminas y minerales- y sustancias con otras propiedades saludables -prebióticos, probióticos, glucanos, flavonas, fitoquímicos, péptidos, aminoácidos, glúcidos, policosanoles…-).

Novedades normativas en materia de aditivos alimentarios
Los aditivos alimentarios son aquellas sustancias naturales y/o sintéticas, que no se consumen como tales, que añadidas de manera intencional a los alimentos, imparten entre otros efectos tecnológicos la mejora de la calidad organoléptica (aspecto, color, olor, sabor), la textura, su estabilidad y durabilidad,  en los procesos de tratamiento, transformación, manipulación, envasado, almacenamiento o transporte. Su uso deberá estar en cada caso justificado tecnológicamente, según el alimento al que se  destina, a unas dosis máximas de empleo. Asimismo, deberá acreditarse de manera fehaciente y rigurosa la necesidad tecnológica de uso en aquellos alimentos a los que desea adicionar. No confundirá al consumidor, sobre la verdadera naturaleza, composición química y propiedades del aditivo alimentario. En principio, no alterarán el valor nutricional, salvo en el caso de los edulcorantes que pueden reducir el contenido calórico, al reducir o eliminar los azúcares contenidos en los alimentos.
Las funciones principales de los aditivos son, entre otras muchas, colorear, edulcorar, evitar la oxidación, conservar, potenciar el sabor, corregir la acidez, estabilizar  y otros efectos tecnológicos.
Los aditivos alimentarios se agrupan en 26 clases funcionales: colorantes (naturales y sintéticos); edulcorantes (intensos y de carga –polioles-); conservadores/conservantes; antioxidantes; soportes; acidulantes; correctores de acidez; antiaglomerantes; antiespumantes; agentes de carga; emulgentes; sales de fundido; endurecedores; potenciadores del sabor; espumantes; gelificantes;  agentes de recubrimiento; humectantes; almidones modificados; gases de envasado; gases propelentes; gasificantes; secuestrantes; estabilizantes; espesantes, y agentes de tratamiento de harinas.
Respecto a las novedades normativas que afectan a los aditivos alimentarios, en los últimos meses, destacamos:
El Reglamento (UE) 1129/2011 (Listas de aditivos alimentarios autorizados en los alimentos) (Anexo II del Reglamento (CE) 1333 /2008), que expone  los siguientes asuntos de interés para la aplicación de los aditivos en los alimentos:
-Grupo de aditivos alimentarios que están permitidos en todos los tipos de alimentos sin limitación de dosis de uso.
-Totalidad de aditivos alimentarios autorizados para diferentes usos y aplicaciones alimentarias, dividido en los 26 grupos oficiales.
-Relación de grupos de alimentos a los que se pueden añadir los aditivos alimentarios
-Lista de aditivos permitidos en las diferencias categorías de alimentos, con sus dosis máximas y condiciones de uso.
El Reglamento (UE) 1130/2011(Listas de aditivos alimentarios autorizados en aditivos, soportes, enzimas, aromas y nutrientes) (Anexo III del Reglamento (CE) 1333 /2008).
-Listas de aditivos permitidos para cada tipo de ingredientes: aditivos, soportes, enzimas, aromas y nutrientes.
-Relación de dosis y condiciones de uso de aditivos autorizadas en los distintos grupos de ingredientes.
Nuevos aditivos alimentarios autorizados.
El pasado 12 de noviembre de 2011, se publicó la autorización de uso y aplicaciones en los alimentos de un nuevo edulcorante, el edulcorante natural E960 (Glicósidos del esteviol), mediante el Reglamento (UE) 1131/2011; dicho edulcorante posee un poder edulcorante de 300 unidades de dulzor, es decir, superior al que poseen el E950 (Acesulfamo potásico) y el E951 (Aspartamo), ambos poseen 200 unidades de dulzor.   
La ventaja adicional de ser un edulcorante natural procedente de las hojas de la planta estevia rebaudiana, lo ha posicionado de manera muy favorable para poder incorporarlo a muchos tipos de alimentos, con la consiguiente utilidad.
Otros aditivos alimentarios que esperan ser autorizados son:
-E243 (arginato de lauroil etilo).- Conservante (productos cárnicos, zumos de frutas, bebidas refrescantes, productos de la pesca,…).
-Trombina-fibrinógeno. Enzima destinada a alimentos con actividad proteolítica.
-Alcohol iso-propílico. Diluyente para bebidas refrescantes.
-Jarabe de poliglicitol.- Poliol (edulcorante de carga), para galletas, postres, cereales, helados, productos lácteos…
-Tetrafluoroetano. Gas propelente.
-Resorcinol. Conservante, antioxidante, sobre todo para crustáceos.
-Rojo Arpink. Nuevo colorante.
lÉsteres vegetales ricos en estigmasterol. Aditivo estabilizante para bebidas alcohólicas ready-to-freeze.
El Reglamento (UE) 231/2012 (Especificaciones de los aditivos alimentarios).
Se crea un documento único que aglutina los criterios de identidad y puraza a los colorantes, edulcorantes y aditivos misceláneos. De este modo se facilita la identificación y el reconocimiento rápido, de las características sensoriales, físico-químicas y microbiológicas que deben cumplimentar los aditivos alimentarios.
El Reglamento (UE) 232/2012 (Nuevas dosis de uso de los colorantes  azoicos)
En base a la evaluación toxicológica realizada por EFSA, que les otorgó nuevos IDA (Ingestas Diarias Admisibles), se disponen nuevas dosis de uso reducidas para los siguientes colorantes: E104 (amarillo de quinoleína), E110 (amarillo anaranjado ocaso) y E124 (rojo punzó 4R), en diversos tipos de alimentos.
El Reglamento (UE) 380/2012 (estatus de los aditivos que contienen aluminio)
Se muestran las modificaciones de los aditivos que contienen aluminio, para su aplicación en los alimentos, dado que se ha establecido a nivel toxicológico un nivel de seguridad con un valor máximo de ITS de 1 mg de aluminio/kg de peso corporal y semana.

Novedades sobre los bioaditivos alimentarios
Crecen las expectativas de futuro de los bioaditivos alimentarios, denominación no oficial, aplicable a las sustancias o preparaciones naturales, que poseyendo efectos saludables en función de su composición y estructura química, también pueden impartir efectos tecnológicos en los alimentos, de los tipos proporcionados por los aditivos, mejorando los caracteres organolépticos, físico-químicos y/o microbiológicos.
Muchas de las sustancias antes mencionadas, sobre todo de origen vegetal, han probado a nivel científico su capacidad para ejercer efectos tecnológicos como la coloración, conservación, evitación de la oxidación, regulación del pH, estabilización, etc. de los alimentos.
Los podemos clasificar en los siguientes tipos:
-Biocolorantes (muchos colorantes naturales -curcumina, betacaroteno, licopeno…-, xantofilas -luteína…-, y porfirinas y forbinas, antocianos…) son además sustancias con propiedades saludables).
-Biocorrectores de acidez (zumos y extractos de frutas, ricos en acidulantes naturales).
-Bioantioxidantes (extracto de romero, extracto de aceite de oliva, extracto de té verde…).
-Bioconservantes (extracto de amaranto, extracto de arándanos,  extracto de uva…).
-Biopotenciadores del sabor.
-Bioestabilizantes (biopolímeros (goma acacia, goma guar, goma casia…), que poseen efectos prebióticos como fibra natural de polisacáridos).

Continuidad legal en coadyuvantes y enzimas
Los coadyuvantes tecnológicos son sustancias químicas, naturales o sintéticas, que no se consumen como tales, que se utilizan para la transformación de las materias primas, los alimentos o sus ingredientes, para cumplir con un determinado propósito tecnológico, durante el tratamiento o la transformación del alimento. Podrá aparecer en el alimento final, tan sólo a nivel de residuos inevitables, siempre que éstos no supongan un problema para la salud humana. En el sentido literal de la expresión, no son ingredientes alimentarios, ya que no forman parte de los alimentos, pero están íntimamente ligados con ellos al intervenir en los procesos y etapas intermedias de la elaboración de los alimentos.
En cuanto a su tipología, se dividen en una serie de sustancias y preparados, capaces de intervenir en los procesos de fabricación de productos alimenticios, catalizando las operaciones intermedias: antiespumantes; aditivos clarificantes; catalizadores; agentes de filtración; agentes antiaglomerantes; agentes de desecado; detergentes; agentes de floculación; resinas de intercambio iónico, membranas y tamices moleculares; agentes para el control de microrganismos; lubricantes; agentes de lavado y de pelado; agentes de inmovilización enzimática; aditivos para generadores de vapor; agentes de enfriamiento/congelación; disolventes de extracción; gases propelentes; gases de envasado; preparaciones enzimáticas (incluyendo enzimas inmovilizadas), y otros tipos de coadyuvantes En el ámbito español, los coadyuvantes tecnológicos se regulan mediante las RTS (reglamentaciones técnico-sanitarias) de los alimentos, que fijan en cada caso los tipos de coadyuvantes permitidos, sus dosis máximas de empleo y sus condiciones de aplicación, para evitar en la medida de lo posible su aparición en el alimento final a nivel de residuos. La agencia española de seguridad alimentaria y nutrición (Aesan), ha dispuesto un Protocolo para el estudio y aprobación de uso de los coadyuvantes tecnológicos.
A nivel europeo, no existe un reglamento oficial que regule los coadyuvantes tecnológicos. Existen países como Francia y Alemania, especialmente Francia, que mediante la utilización de la Directiva 98/34/CE propone a los restantes países de la UE, con alta frecuencia nuevos coadyuvantes tecnológicos, que han demostrado su eficacia y seguridad  para su aprobación en los alimentos.
Las enzimas son productos procedentes de sustancias de origen vegetal, animal, iones metálicos o microorganismos, que actúan como catalizadores de ciertas reacciones bioquímicas. Su estructura está compuesta por proteínas globulares que contienen desde 60 a más de 2.000 aminoácidos, que determinan en gran medida su funcionalidad. Se emplean en los alimentos con un fin tecnológico en cualquier fase de la fabricación, transformación, preparación, tratamiento, envasado, transporte o almacenamiento de los mismos. Pueden utilizarse como mezclas aromáticas, formados por enzimas, aditivos y otros ingredientes,  para facilitar su almacenamiento, venta, normalización, dilución o disolución.
La situación normativa está estabilizada, pendiente de la aportación de más datos científicos y técnicos y estudios de seguridad toxicológica, con vistas a la futura publicación de las listas comunitarias de enzimas, conforme el Reglamento (CE) 91332/2008.

Nuevas normas en ingredientes funcionales
Los ingredientes funcionales son aquellos constituidos por sustancias de origen predominantemente naturales de origen vegetal o animal que, dosificadas a concentraciones adecuadas a ciertos alimentos, son capaces de proporcionar múltiples efectos beneficiosos al organismo humano, distintos de los producidos por los nutrientes: vitaminas y minerales, que son los ingredientes esenciales responsables de regular el metabolismo de los carbohidratos (azúcares), prótidos (proteínas) y lípidos (grasas).
Todos ellos deberán cumplir los siguientes requisitos:
-Que se utilice a unas dosis mínimas que garanticen los efectos saludables en los alimentos.
-Que las moléculas de sustancias funcionales, en la forma química en la que se dosifiquen garanticen una alta biodisponibilidad (entendida como el factor que expresa el grado de absorción de la sustancia funcional en el organismo humano y su nivel de utilización beneficiosa en el mismo)
-Que mediante estudios muy rigurosos, llevados a cabo por centros e instituciones científicas de acreditada solvencia, se demuestre de manera fehaciente que las sustancias funcionales son capaces de proporcionar efectos saludables, en unas determinadas condiciones de uso, a unas dosis prefijadas y en alimentos específicos.  
A nivel normativo, las más recientes notificaciones han sido la publicación de dos reglamentos:
Reglamento (UE) 307/2012, relativo al sistema de adición de vitaminas y minerales, que desarrolla el artículo 8º del Reglamento (CE) 1925/2006, para facilitar un protocolo de adición de los nutrientes en los alimentos.
Reglamento (UE) 432/2012, que detalla la lista comunitaria de nutrientes (vitaminas y minerales) y de sustancias con otras propiedades saludables, con sus dosis y condiciones de uso en determinados tipos de alimentos. Son un total de 222 declaraciones autorizadas de propiedades saludables, de las que predomina con claridad las permitidas para las vitaminas (sobre todo atribuibles a la vitamina C) y los minerales (sobre todo las atribuidas al zinc), existiendo menos para las otras sustancias con propiedades saludables, en las que destaca la presencia del agua y de ciertos ácidos grasos esenciales como el DHA (ácido docohexenoico), entre otras.

El sector visto por sus protagonistas
Como ya hemos señalado, el mercado de aditivos e ingredientes es un sector en continuo avance innovador, para dar respuesta a las cambiantes necesidades de sus clientes, los productores de alimentos y bebidas. Respecto a las tendencias, son varias las líneas de demanda de la industria alimentaria detectadas por las compañías. Así, desde Alifarma señalan que existe una clara inclinación “hacia productos para la reducción de costes y para la reducción de alérgenos”, opinión que comparten desde Martin Bauer, al señalar que “la crisis económica esta provocando que la innovación en alimentos se haya decantado hacia el low cost, lo que supone que tendencias como clean label (etiqueta limpia) no tengan el impacto deseado y predominen productos de bajo coste en detrimento de los premium”.
La tendencia hacia productos naturales es el aspecto que aprecian como principal inclinación empresas como Azelis, que destaca “la tendencia hacia colorantes naturales para sustituir los azoicos”; Biowellcome, que señala que el mercado “pide productos naturales o idénticos al natural”, o Biogolden, para quien “los conservantes son los ingredientes naturales que más nos demandan: se pide que no interfieran en las características organolépticas de los alimentos”. Por su parte, Disproquima afirma que “sin duda, todos los productos funcionales que aportan una particularidad saludable al alimento tienen un amplio futuro y siguen teniendo una demanda constante. Asimismo, todo lo concerniente con productos naturales o con la sustitución o disminución de aditivos también es bien acogido por el consumidor. Por otro  lado, lo relacionado con la disminución de calorías, azúcares y grasa, sigue teniendo una buena acogida. Sin perder de vista que, debido a la situación económica actual, los productos que funcionalmente pueden representar una mejora de costes en el producto acabado tienen una buena acogida. Por último, estamos  detectando una presencia cada vez mayor de productos buscando originalidad y vuelta a la tradición”. En esta misma dirección, desde Tecnufar señalan que “los productos más demandados son aquellos que pueden aportar más funcionalidad y calidad natural dentro de cada categoría, así como aquellos que suman valor al producto final”. En opinión de Beneo, “la opción saludable es claramente una demanda de los consumidores, eso sí, siempre con la condición de que factores como el sabor o la textura no sufran cambios. Puede ser un yogur bajo en calorías que sepa tan cremoso como su alternativa cargada de calorías; un caramelo que no dañe la dentadura y sepa incluso mejor que sus equivalentes azucarados, o bien una barra de muesli enriquecida con fibra que por fin supere el obstáculo de una seca textura. Además, con el creciente conocimiento e interés por parte de los consumidores por la relación entre la dieta y el bienestar, también los productos con un posicionamiento más “suave”, como los de baja respuesta glucémica, muestran gran potencial. Asimismo, la creciente prevalencia de intolerancias alimentarias o las alergias han hecho aumentar el interés por productos libres de gluten o de lactosa”.  En el segmento de los edulcorantes, la apreciación de Cargill es que “si hacemos referencia a las estadísticas europeas podemos constatar cómo los jarabes de glucosas, las mezclas y la isoglucosa siguen jugando un papel muy importante en la industria alimentaria. Por otro lado, en los últimos años hemos asistido a un interés cada vez mayor hacia los edulcorantes alternativos al azúcar así como los productos de reducida aportación calórica como Zerose (Eritritol) y Truvía®.
A la vista de estas apreciaciones, una de las demandas más acentuada es la de productos con ingredientes naturales, lo que ha llevado a las empresas a emplear en su etiquetado los términos “natural” o “sin aditivos”, sobre lo que los proveedores opinan, en la mayor parte de los casos, que existe una escasa información por parte del consumidor, que puede inducir a errores y malas interpretaciones. De este modo, desde Azelis, apuntan que esta declaración en el etiquetado “no en todos los casos es estrictamente cierta y, por otro lado, no habría que demonizar a los aditivos que en muchos casos son imprescindibles para garantizar una seguridad alimentaria. Además, el consumidor puede estar confundido asociando lo natural ‘sin aditivos’  a lo bueno y saludable y creyendo que si no lo indica el producto sea de peor calidad y no tan saludable”. En esta línea, desde Alifarma “creemos que hay un gran desconocimiento por parte del consumidor acerca de los aditivos y eso hace que las empresas huyan de la connotación negativa de la palabra aditivo o número E”. Ante lo cual, desde Biowellcome consideran que “hay que educar al consumidor hacia la necesidad de usar aditivos naturales”, siendo esencial que “esta educación hacia el consumidor final se lleve a cabo y se premie la calidad y el servicio frente a sólo y exclusivamente el precio”.
Por su parte, en Vitae Naturals  señalan que “en muchos casos los consumidores no saben para qué sirven exactamente los aditivos e ingredientes, además de que tienen un concepto erróneo e incluso negativo sobre los aditivos y números E. Los consumidores buscan alimentos lo más naturales posibles y la industria alimentaria ha aprovechado esta información para publicitar sus productos. Consideramos que las alegaciones nutricionales, información nutricional o símbolos positivos para la salud y las campañas de marketing son una herramienta muy importante de comunicación que permite aclarar dudas respecto a los beneficios de los ingredientes”. En esta misma dirección se manifiestan desde Altaquímica: “hay más atención a los componentes declarados en las etiquetas de los productos acabados. También gracias a que la normativa actual genera más transparencia y control alimentario. En cuanto al etiquetado ‘sin aditivos’ ayuda como argumento comercial sin tener en cuenta que los aditivos también cumplen una función  y ayudan a un proceso de fabricación, envasado, almacenaje, etc.”. Al respecto, la opinión de Cargill es que “el consumidor recibe muchísima información en el etiquetado pero no siempre tiene suficiente conocimiento para interpretarla de manera apropiada. La tendencia actual de etiquetado como producto natural nos obliga a tener amplio conocimiento de nuestros ingredientes y aditivos, y desde Cargill tratamos de que nuestros clientes dispongan de  toda la información necesaria para cumplir con la legislación vigente en lo que respecta a etiquetado”.
Según la apreciación de Premium Ingredients, “el consumidor final no entiende demasiado bien la función que ingredientes y aditivos tienen en su dieta habitual. El producto final se presenta sin información adicional sobre cómo y por qué se usan ingredientes funcionales y aditivos. Además, hasta ahora la mayoría de consumidores tampoco han preguntado y el lenguaje utilizado en la información disponible es un lenguaje muy técnico y difícil de entender. Sin embargo, los consumidores son cada vez más exigentes con la información acerca de su comida y la tendencia a ‘alimentos sin aditivos’ es el resultado. Así, la industria de alimentación está claramente instada a proporcionar información comprensible para el consumidor sobre ingredientes y aditivos”.
También desde Tereos PureCircle Solutions consideran que “el consumidor no tiene un conocimiento adecuado de la función y seguridad de los aditivos alimentarios. Existe desinformación en este aspecto. La tendencia a las ‘clean labels’ es una respuesta a la demanda y expectativas de los consumidores de consumir productos más ‘naturales’, inocuos y seguros”. Ante esta situación de desconocimiento, en Sensient Food Colors alertan de que “muy pocos consumidores están formados para poder diferenciar los aditivos y son fácilmente ‘presas’  de la publicidad engañosa. Referente las etiquetas ‘producto natural sin aditivos’, creemos que se debería controlar mejor lo que se esta publicitando, por ejemplo la etiqueta ‘sin colorantes’ parece penalizar a los productos que llevan colorantes cuando un colorante puede ser algo tan natural como un zumo concentrado de zanahoria o arándanos”.
Sin embargo, también hay quien opina que el consumidor cada vez está mejor preparado para comprender esta información. Así, en Trades “en general, consideramos que el nuevo consumidor es cada vez más conocedor de la utilidad y del valor de los ingredientes y aditivos. Existen aplicaciones que necesitan de aditivos para hacer productos más seguros y más atractivos desde el punto de vista visual y organoléptico.  Creemos que vale la pena poner en marcha aquellos avances tecnológicos que permitan poder eliminar aditivos añadidos siempre y cuando se mantenga la calidad y la seguridad del producto final”. También en Evesa aprecian un creciente conocimiento de estos productos: “los consumidores jóvenes conocen mejor el uso de aditivos e ingredientes que los de mayor edad. Sin embargo, se tiende a pensar que los productos sin número E son más naturales, pero realmente no entendemos cómo es posible que no se haga diferencia en el número E indistintamente tanto si se trata de un producto natural concentrado como de un producto sintético. ¿Porqué no se les da a los naturales la nomenclatura N por ejemplo y a los sintéticos E?”, proponen desde la compañía.

 

Las inquietudes del sector
Aparte de la percepción que sobre sus productos tenga el consumidor, los temas que más despiertan la inquietud de las empresas del sector de aditivos e ingredientes son “la reducción de costes, inseguridad en el lanzamiento de nuevos productos/ conceptos”, según destacan desde Alifarma. Para Basf, “la problemática actual es la caída de los consumos per cápita. El consumo es más racional y cada vez más se compra lo que se consume. Cuando en épocas de abundancia si el producto sobraba, se tiraba. Ahora, con la crisis, estos hábitos de consumo han cambiado afectando a la cesta de la compra;  compramos menos para comer lo mismo”.
En opinión de Cargill, “la disponibilidad de las diferentes materias primas está afectando a nuestros clientes en los últimos años debido a una suma de varios factores. Así, tener cadenas de suministro fiables y sostenibles puede ser clave en los próximos años. Por otro lado, concretamente en el sector de edulcorantes, el equilibrio entre las nuevas legislaciones, alegaciones y la percepción de los consumidores también jugarán un papel importante en el ámbito de los productos bajos en calorías o de origen natural”. También en esta misma dirección, para Vitae Naturals, “las principales problemáticas que están afectando al sector actualmente son, por un lado, la escasez de materias primas utilizadas para la fabricación de vitamina E natural, lo que ha encarecido el coste de fabricación y por lo tanto, ha tenido como consecuencia un fuerte incremento en los precios de este ingrediente. Por otro lado, el sector también se está viendo afectado por el difícil acceso a financiación externa”.
Por su parte, Trades considera que “la problemática principal es el escenario de crisis y de incertidumbre en el que estamos obligados a operar. En este escenario la mayoría de los actores tratan de minimizar los riesgos apostando muy poco por la innovación”. Lo que también comparte Solchem, al afirmar que “la situación actual del mercado español  está generando el recorte de nuevos lanzamientos para centrarse en trabajar los productos que ya están en el mercado. Este hecho causa un estancamiento a la hora de posicionar ingredientes innovadores. El futuro inmediato tenderá a seguir en esta línea si bien se espera que en un futuro la economía vuelva a estabilizarse y se inicien proyectos nuevos”. Una opinión que también aporta Disproquima al señalar que “se puede considerar el nuestro, un sector ‘privilegiado’, por ser de los menos afectados por la situación externa de crisis, aunque al final la disminución del consumo nos empieza a afectar y sobre todo el poco movimiento a nivel de desarrollo de nuevos productos y conceptos en lo que alimentos funcionales se refiere”. Del mismo modo, desde Brenntag señalan que “en el escenario actual la principal inquietud es poder ofrecer productos de alta calidad al menor coste posible. Otras inquietudes son la búsqueda de mercados alternativos, exteriores, que puedan compensar el menor crecimiento del mercado doméstico”.
La rigidez legislativa es también otra de las preocupaciones recurrentes del sector, tal como manifiestan empresas como Biogolden, para quien un tema de inquietud es “una legislación aún incipiente y confusa. Muchas veces la legislación aparece a posteriori de los nuevos procesos de la industria alimentaria. Además, hay falta de homogeneización en las legislaciones de los países”.  En concreto, desde Monteloeder llaman la atención sobre el hecho de que “en el tema de las alegaciones saludables, las autoridades europeas están maniatando a la industria de alimentación y suplementos”. Y desde el Grupo Nutracéutico Chiasa, se muestran taxativos al considerar que “existe demasiada rigidez funcionarial que, con sus reglamentos, falta de conocimientos y afán disciplinario hacen que los verdaderos empresarios-emprendedores (no los gestores empresariales) huyan de España o no instalen empresas innovadoras”.

Surtido e innovación de la A a la Z
Las empresas que operan en el sector de aditivos e ingredientes muestran una gran actividad de innovación y adaptación a las necesidades de la industria de alimentación y bebidas. En el mercado español encontramos firmas como:
-Alifarma, que comercializa materias primas y aditivos alimentarios, incluyendo un amplio portafolio de representadas (Avebe, ADM Specialty Ingredients; ADM Natural Health & Nutrition, Campus, DSM Savoury Ingredients, DSM Enzymes, DSM Baking Enzymes, DSM Dairy Ingredients Matsutani, Apsa y Polichem). Entre sus  referencias destacadas figura la invertasa Maxinvert,  fabricada por DSM, una enzima que, gradualmente, convierte el azúcar (sacarosa) en glucosa y fructosa.
-Altaquímica es una compañía que suministra una amplia variedad de ingredientes y aditivos alimentarios: Aceites y grasas en polvo, ácidos grasos insaturados, ovoproductos, aminoácidos, dextrosa, extractos naturales puros, vegetales y frutas deshidratados, liofilizados e infusionados, aromatizaciones, saborizantes y caldos, gelatinas, harinas y granos precocidos de cereales y legumbres, malta, vegetales deshidratados y liofilizados. En el último año ha sumado a su catálogo nuevas representadas en el segmento de arroces y legumbres precocidas y deshidratadas. Asimismo, la firma está potenciando la  nueva gama de extractos puros de chocolate, naranja, almendra, limón, café, agua de rosas, agua floral y menta de Nielsen Massey.
-Anvisa, fabricante de mezclas de preparados y coadyuvantes tecnológicos para la industria alimentaria, que desarrolla una gran gama de preparados entre los que destacan los dirigidos a la industria cárnica, con formulaciones completas y perfectamente equilibradas para la elaboración de todo tipo de productos cárnicos: frescos, cárnicos crudos adobados, crudos curados, tratados por el calor y salazones cárnicas, con formulaciones estándar y a medida. En sus nuevos desarrollos, la firma está poniendo el acento en las proteínas y los hidratos de carbono para lograr una reducción de grasas en la elaboración de embutidos crudos curados, así como en fórmulas alternativas al uso del cloruro sódico.
-Armor Protéines produce una amplia gama de ingredientes lácteos: caseinatos para nutrición y textura, WPC, hidrolizados y péptidos, minerales lácteos, lactosa, derivados de suero de leche y leche en polvo. La compañía cuenta con gamas para atender diferentes necesidades nutricionales en segmentos de mercado como la nutrición deportiva, clínica, infantil o activa. Como ejemplo, para nutrición deportiva, ofrece una amplia gama de proteínas naturales, que permiten formular hiperproteína (polvo, bebidas, comidas preparadas, etc.) y llevar a cabo la reformulación nutricional: enriquecimiento en proteína, perfiles de aminoácido controlados, polvos instantáneos, estabilidad térmica, enriquecimiento de calcio, reducción del sodio, proteínas muy digestibles o caseinatos de calcio instantáneos con viscosidad controlada.
-Barcelonesa, que desde hace más de diez años suministra al sector alimentario una amplia gama de aditivos e ingredientes de alta calidad escogidos en todo el mundo, ha puesto en marcha el nuevo servicio Mixup de mezcla de aditivos alimentarios, preparación de salmueras y colaboración técnica en las formulaciones de sus clientes. La empresa dispone de un equipo de personas especialmente preparadas y 2.000 metros cuadrados de instalaciones, con área de manipulación tanto de sólidos, como de líquidos, “que permiten a nuestros clientes optimizar sus procesos, ahorrar tiempo y dinero y eliminar posibles errores en la preparación de sus mezclas”.
-Basf dispone de una gran oferta de conceptos y soluciones de nutrición humana, a través de sus gamas de ingredientes y aditivos  alimentarios y también vitaminas. Los aditivos cubren la gama de emulsionantes para airear y estabilizar masas desde pan o bizcocho, pasando por helados, mousses, etc. Entre sus ingredientes, destacan los esteroles vegetales, aceites omega 3, omega 6 y luteína. Recientemente, la compañía ha  adquirido la empresa Equateq Ltd., líder mundial en la fabricación de ácidos grasos de alta concentración omega 3, lo que le permite incementar su oferta de estos productos. Según destacan fuentes de la compañía, su principal ventaja en el mercado es la variedad de aplicación de estos ingredientes y “su adaptación a las diferentes matrices alimentarias. Por ejemplo, disponemos de un omega 3 encapsulado, con dos años de vida comercial, sin necesidad de guardarlo en frío”.   
-Beneo cuenta en su cartera con ingredientes funcionales derivados de fuentes naturales como la raíz de la achicoria, la remolacha azucarera, el arroz y el trigo. Sus principales productos son la inulina y la oligofructosa (fibras activas prebióticas extraídas de la raíz de la achicoria); la isomaltulosa Palatinose™, único carbohidrato completamente digestivo y con bajo índice glucémico; los derivados del arroz que incluyen ingredientes naturales y orgánicos, como harinas, almidones, salvado, jarabes, proteínas y concentrados, y el gluten de trigo Vital, que mejora el volumen, la estabilidad y la textura de los productos horneados. Entre sus últimos lanzamientos, figura el salvado de arroz de larga conservación optimizado, RemyLiVe, que además de ser hipoalergénico, integral, rico en antioxidantes y fitoesteroles y no contener gluten, mejora la estructura, la vida útil, la texturización y la procesabilidad de los productos alimentarios.
-Brenntag Química, especialista en la distribución de ingredientes alimentarios, trabaja con destacados proveedores a nivel mundial, para poder ofrecer un completo portafolio: saborizantes, potenciadores del sabor, aromas, aromas químicos, colorantes, humo líquido y en polvo, almidones y derivados, emulsionantes, espesantes, proteínas vegetales, derivados lácteos, impulsores, estabilizantes, clarificantes, sales, semillas, harinas y copos, frutas deshidratadas, acidulantes y conservantes, antioxidantes, coadyuvantes e intermedios, minerales, nutracéuticos, fibras, azúcares y edulcorantes. Entre las últimas incorporaciones de la firma a su catálogo, figuran los cranberries (fruta deshidratada), un producto natural y de alto valor añadido, y en colorantes, los Burnt Sugar de DDWilliamson, y el color caramelo E150a, natural, para cervezas.
-Chr. Hansen incluye en su catálogo de aditivos una amplia gama de colorantes naturales, y en su portafolio de ingredientes, una variada oferta de cultivos microbianos y enzimas, como son los cultivos para industrias láctea, cárnica y del vino, cuajos y coagulantes, y otras enzimas para la industria láctea como nisina y lactasa. Los productos que marcan su ventaja competitiva en el mercado son las bacterias probiótica propiedad de Chr. Hansen y productos nuevos como Chy-Max M, segunda generación de quimosina obtenida por fermentación, más específica que la primera generación y con ventajas para la producción, como un sabor mejorado, mayor rendimiento, mejora para el aprovechamiento del suero y más control de proceso. “Nos diferenciamos de la competencia en la posibilidad que le damos a nuestros clientes de ofrecer productos customizados, además de la atención personalizada que le damos en función de sus objetivos”, destacan desde la firma.
-Disproquima cuenta con una amplia oferta de aditivos (edulcorantes de carga e intensos: lactitol, xylitol, erythritol, aspartame, sucralosa, acesulfame K, neotame;  conservantes; acidulantes; colorantes; conservantes; estabilizantes; emulsificantes; antioxidantes; recubrimientos y excipientes de compresión), así como de ingredientes (azúcares: fructosa, trealosa, xilosa, dextrosa; fibras: polidextrosa; vitaminas; derivados de huevo en polvo; y gelatina de pescado y de vaca). Según subrayan fuentes de la firma “nuestro hecho diferencial con la competencia es ofrecer  un servicio y know how que haga que nuestros clientes estén satisfechos tanto desde el punto de vista de I+D+i y marketing, como en lo que se refiere a calidad y entrega de productos. Como empresa de servicios que somos nuestra razón de ser es facilitar a nuestros clientes el desarrollo y utilización de las materias primas que comercializamos. También contamos con una  amplia cartera de productos complementarios que hacen que estemos en disposición de suministrar varios grupos de aditivos e ingredientes que optimicen las entregas y faciliten el trabajo de los departamentos de aprovisionamiento”.    
-EPSA Aditivos Alimentarios se dedica exclusivamente a la comercialización de aditivos alimentarios e ingredientes (acelerantes fermentación, almidones y derivados, antiaglutinantes, antiapelmazantes, antiespumantes, antioxidantes, conservantes, derivados de la leche, derivados de vegetales, derivados del huevo, deshidratados, edulcorantes, emulsionantes, endurecedores, fijadores de color, fosfatos, gelificantes, hidrocoloides, humectantes, potenciadores de sabor, proteínas de suero, proteínas vegetales, reguladores pH y secuestrantes). La compañía, está poniendo actualmente el acento en el desarrollo de nuevas soluciones en los segmentos de edulcoantes e hidrocoloides, además de potenciar el conocimiento en el mercado de su división EPSA Customize, desde la que ofrecen a sus clientes la posibilidad de investigar conjuntamente sistemas de producción más eficientes para ayudarles a abaratar sus costes e incrementar su productividad.
-El Grupo GNT concentra su actividad en el desarrollo y procesado de productos de alta tecnología elaborados con frutas, verduras y plantas comestibles, tanto en su línea de alimentos colorantes Exberry®, como con su gama de concentrados de frutas y verduras Nutrifood®, 100 % naturales y  especialmente indicados para enriquecer una amplia variedad de aplicaciones en alimentos y bebidas. Exberry® ofrece un amplio abanico de posibilidades de colores y está presente en todas las aplicaciones del sector de alimentación y bebidas en todo el mundo. La gama brinda la manera más natural y sana de alcanzar un completo y estable espectro de colores en alimentos y  bebidas y se presenta como la alternativa verdaderamente natural a los colorantes alimentarios. Como ventaja competitiva, al tratarse de alimentos colorantes (colouring foods) fabricados a partir de  frutas y verduras comestibles, que naturalmente poseen propiedades colorantes, mediante un proceso físico y sin la utilización de solventes orgánicos, permiten ser considerados un ingrediente y no un aditivo y, por lo tanto, no se declara como aditivo colorante ni con número E.
-Harineras Villamayor incluye en su portafolio de ingredientes: harinas tratadas térmicamente, harinas de malta, gluten, harinas micronizadas, mixes para rebozado, mixes para encolante y salvados ultrafinos. Para dar respuesta a las necesidades particulares de los distintos segmentos de la alimentación, cuenta con un catálogo de productos especiales, como harinas pregelatinizadas con una viscosidad más elevada, recomendada como espesante en rellenos, mousses y cremas pasteleras; sémolas especiales para la cocina étnica; harinas con baja carga microbinana, para platos precocinados que se regeneran a temperaturas inferiores a 110º C; harinas con el gluten desnaturalizado especiales para productos extrusionados, entre otros muchos. Según destacan desde la firma, “el sector de platos precocinados nos está demandando nuestros mixes para encolante, algunos de los cuales los conseguimos con diversas mezclas de harinas tratadas térmicamente y no tratadas, lo que permite etiquetarlos como ‘Harina de Trigo’. Otro producto demandado por este sector son nuestros mixes para rebozado, en los que también mezclamos distintas harinas para conseguir un producto final con un aspecto más natural. Otros sectores como pastelería y panadería nos están demandando nuestros salvados ultrafinos con los que consiguen un gran aporte de fibra en el producto terminado, pudiendo trabajar con ellos como si se tratase de harina refinada”.
-IMCD España Especialidades Químicas creó en octubre de 2011 la nueva división Food & Nutrition para prestar una atención especializada al sector alimentario, en el que el Grupo IMCD tiene una posición de referencia a nivel internacional. La compañía cuenta con una variada cartera de firmas representadas, de las que cabe destacar los siguientes productos: minerales y fibras para el procesado de aceite (Imerys, Oil Dri y Jacobi); emulsionantes, enzimas, proteínas aireantes, extractos de levadura (Kerry Ingredients); goma acacia (Alland&Robert); lecitina de girasol (Deoleo); derivados lácteos para nutrición deportiva (Friesland Campina); lecitina de soja y harinas de soja (RF Solutions); ácidos orgánicos para síntesis de aromas (Eastman); nucleótidos (Euticals); L-cisteína vegetal y ciclodextrinas (Wacker); recubrimientos para quesos (Sonneborn); estevia (SGF); celulosa microcristalina para complementos nutricionales (FMC); fibras de trigo, bambú y celulosa (Interfiber); derivados del café (Couke); antiespumantes silicónicos, (Wacker), y no silicónicos (Spumatrol), y sílices pirogénicas (Wacker).
-Indena aporta al mercado un conocimiento en profundidad de los principios activos derivados de plantas medicinales y tiene como máxima la investigación como búsqueda de la excelencia para atender las necesidades de sus clientes en productos farmacéuticos, alimentos saludables y productos cosméticos. Con el respaldo de más de 90 años de experiencia en botánica y más de 30 años en el mercado de alimentos saludables, se posiciona como una de las empresas pioneras en ofrecer una gama alta de extractos estandarizados de plantas comestibles con eficacia probada. Una de sus soluciones estrella es Phytosome®, con bioactivos poco solubles formulados a partir de lecitina de soja, que imita la ingesta de polifenoles y aumenta su biodisponibilidad. A partir de la larga experiencia con esta solución, Indena ha introducido en el mercado Meriva®, el más reciente avance en investigación de curcumina.
-Innovafod concentra su oferta de ingredientes y aditivos en los productos de cuatro prestigiosas compañías representadas: Cosucra, firma belga cuya oferta se concentra en torno a cinco marcas muy definidas, que son Fibruline y Fibrulose, en inulinas y fructoligosacáridos de la raíz de achicoria; Exafine, fibra insoluble externa de guisante; Swelite, fibra de guisante interna, y Pisane, proteína aislada de guisante. Prova es la principal transformadora mundial de extractos de vainilla, de los que cuenta con más de 150 referencias. Novastell es una firma francesa, especializada en lecitinas de soja y girasol y fosfolípidos de diferentes orígenes (soja, caviar, huevo, leche). La incorporación más reciente a su cartera ha sido la de KitoZyme, una compañía belga, que tiene su origen como un spin off de la Universidad de Lieja, surgida de la realización de trabajos de investigación de esta Universidad, que han desembocado en la fabricación del polímero chitosán por la vía de origen vegetal, en concreto, procedente del hongo aspergillus niger. Asimismo, Innovafood ha firmado una carta de intenciones con la firma francesa Stevia Natura para comercializar productos de estevia. También entre sus planes, destaca que “queremos seguir avanzando y posicionarnos de una manera activa en el mercado foodservice, en el que Prova tiene una importante presencia”. La compañía también cuenta con acuerdos comerciales con la empresa Valagro, especializada en productos derivados de algas, y comercializa las fructosas de Galam.
-Kampffmeyer Food Innovation es un proveedor de referencia de ingredientes funcionales a partir de cereales, con sede en Hamburgo (Alemania) y una filial en Polonia. Forma parte del Grupo VK Mühlen, junto con Kampffmeyer Milling Group, especializada en el mercado de harinas y productos de molinería para la industria alimentaria y, en especial, para el sector de panificación. Entre sus últimos desarrollos, cabe destacar su harina enzimáticamente inactiva con baja liberación de polvo Tip-Top® Ultra Clean, que contribuye a mantener limpias las áreas de producción en la industria de productos horneados, así como a prevenir problemas respiratorios en los operarios.
-Larbus es una compañía de referencia en la distribución de enzimas, fermentos y aditivos para la industria alimentaria, con más de 30 años de experiencia en el suministro de todo tipo de soluciones para el proceso de producción en el sector lácteo, al que posteriormente ha sumado un creciente catálogo para los segmentos cárnico y de zumos y concentrados. Los quesos y lácteos siguen siendo el corazón de su negocio, para los que cuentan con todo tipo de productos, como fermentos lácteos, mohos y levaduras, cuajos, coagulantes, proteínas de leche, etc., contando con importantes firmas fabricantes en su catálogo de representaciones, entre las que figuran IDI (International Dairy Ingredients) o los fermentos lácteos de DupontTM Danisco®. Entre sus más recientes desarrollos, la compañía ha presentado Cleasin’Up, un nuevo concepto para la elaboración de quesos tradicionales a partir de proteína de leche sin producción de suero. Este proceso requiere de una máquina específica desarrollada conjuntamente con APV. Recientemente, la compañía ha creado la sociedad Caporal Enzymes, una joint venture con Laboratorios Arroyo, para la adquisición de Cuajos Caporal, firma especializada en la fabricación de cuajos naturales de cabrito y de cordero lechal, una operación que ha supuesto una inversión global de 600.000 euros.
-Lonza es uno de los principales proveedores a nivel mundial de las industrias farmacéuticas, de la salud y de las ciencias de la vida. Para el mercado de la nutrición Lonza tiene ingredientes de alta calidad respaldados por estudios clínicos y con un excelente soporte de marketing, entre los productos más destacados de su catálogo, figuran: Carnipure™ un grado especial de L-carnitina, un nutriente esencial para el metabolismo energético; DHAid™,  una fuente vegetariana pura de omega 3 producida con microalgas; ResistAid™, un ingrediente para la salud del sistema inmunológico extraído del alerce norteamericano, y consistente en arabinogalactano y flavonoides bioactivos, y la gama Memree™, que abarca la línea de productos que comprende fosfatidilserina (PS) de gran calidad procedente de la soja. Asimismo, Lonza es el mayor productor de la vitamina B3 en las formas de Niacin y Niacinamide.
-Martin Bauer Group es el proveedor líder mundial de productos relacionados con el té, los extractos y las materias primas vegetales para la industria de alimentación, bebidas, nutraceúticos y farmacéutica. Bajo la marca común operan las tres unidades de negocio Martin Bauer, Plantextrakt y Finzelberg. Estas tres unidades de negocio están comprometidas en una filosofía de calidad común, que consiste, por una parte, en unas materias primas de gran calidad y continuamente ampliadas, y por otra en unos métodos de producción certificados. Sobre esa base, “Martin Bauer Group aprovecha su potencial para suministrar de forma óptima a sus clientes de todo el mundo los productos deseados, con una absoluta trazabilidad dentro del mismo paraguas, que supone un hecho diferencial ante lo que nuestros competidores pueden ofrecer”. Su intensa actividad de I+D+i es uno de sus pilares diferenciales en el mercado de extractos botánicos y de tes de alta calidad. “Nuestro equipo de especialistas y científicos cualificados lleva años trabajando, en colaboración con universidades e institutos de innovación, en el desarrollo de productos con funcionalidad probada, entre los que destacamos alegaciones como: relax, memoria, energía y antioxidante”. De este modo, la compañía suministra a la industria de alimentación y bebidas un abanico completísimo de extractos de tes (negro, verde, blanco y rojo), con distintos niveles de cafeína, catequinas, etc., además también lideran la producción de tes descafeinados y aromas FTNF.
-Monteloeder dispone de un amplio catálogo de ingredientes para la industria alimentaria, entre los que figuran extractos de plantas, bioflavonoides cítricos, edulcorantes  naturales, antioxidantes naturales, etc. La compañía ha creado recientemente una división para llevar a cabo fórmulas, emulsiones, microencapsulaciones, entre otras soluciones, para bebidas, lácteos, dulces, bollería y otros segmentos alimentarios, con los que trata de aunar funcionalidad y propiedades organolépticas. Entre sus ventajas competitivas, la firma destaca que “adaptamos nuestra oferta a la demanda del cliente, por tanto cada uno dispone de su propio producto diferente del de los demás”.
-Naturex es un fabricante especializado en ingredientes naturales para los sectores de alimentación y bebidas, nutrición y salud e industrias de cuidado personal. Dentro de su extenso portafolio, la compañía ha presentado varios lanzamientos en los últimos meses, entre ellos, UtiroseTM, un innovador ingrediente del portafolio de Burgundi, diseñado para facilitar la salud del tracto urinario, una de las áreas clave de los alimentos y bebidas funcionales, así como de los suplementos dietéticos, ya que según datos aportados por la firma, el 50 % de las mujeres experimentan al menos una infección del tracto urinario a lo largo de su vida. Con este producto, la compañía se ha hecho acreedora del Premio al Ingrediente Más Innovador en el salón Vitafoods 2012. Otras innovaciones de la firma han sido IridoforceTM, un extracto de garra del diablo (Harpagophytum), procedente de África meridional, para aliviar el reumatismo, y el derivado de polifenoles de la uva GrapePureTM, de alto contenido en flavonoles y acción antioxidante y antiinflamatoria.
-Norevo dispone de un variado portafolio de aditivos, entre los que figuran el agar-agar, un hidrocoloide de algas, gelificante y espesante (E406), y la goma arábiga, un   hidrocoloide de goma acacia, estabilizante (E414). Asimismo, en su cartera de ingredientes para el sector alimentario, cuenta con la fibra de acacia Quick Fibre goma arábiga, que es una fibra dietética de acacia (status dietary fibre); miel de abejas; extracto de regaliz y jalea real. Entre sus últimos desarrollos cabe citar la goma arábiga Quick Gum, un hidrocoloide hipocalórico y prebiótico.
-Nutrafur es una compañía especializada en el desarrollo, fabricación y comercialización de extractos naturales de plantas. Su oferta se estructura en torno a tres áreas: antioxidantes alimentarios basados en romero para la protección de procesos de enranciamiento en grasas, bajo la enseña Nutrox; extractos naturales para la industria nutracéutica, cosmética y farmacéutica; y un área de ingredientes funcionales y productos exclusivos soportados por patentes y estudios científicos propios. Uno de los principales desarrollos en el último año ha sido la gama NutraT de antioxidantes naturales, que incluye diversas formulaciones, como RosT (salud mental), OliveT (protege frente a la oxidación de LDL), CitroT (circulación sanguínea) y CynaxT (propiedades coleréticas y diuréticas).
-Panreac Química es un fabricantes de reactivos para análisis de laboratorio y productos químicos para uso industrial para los sectores farmacéutico, alimentario, químico, hospitalario, investigación y desarrollo y universidades. Dentro de su catálogo de más de 12.000 productos, la compañía cuenta con la línea Aditio de aditivos alimentarios, con más de 200 productos químicos destinados a la industria alimentaria, preparados para utilizarse en gran variedad de procesos tecnológicos o para ser incorporados directamente en el producto acabado. El pasado año, la empresa creó la gama Aditio Sector Bebida, para la que seleccionó 50 de sus aditivos, especialmente indicados para el segmento de bebidas.
-Pharmafoods es una empresa especializada en la comercialización, distribución y asesoramiento de ingredientes funcionales, entre ellos: aceites vegetales, ácidos grasos omega 3, antioxidantes, aromas naturales, carotenoides naturales, concentrados de frutas, probióticos, extractos de fruta y vegetales, fitoesteroles, isoflavonas de soja, minerales y premixes, nutracéuticos, vitaminas y zumos de fruta, entre otros ingredientes. El pasado año, la firma comenzó a comercializar en el mercado ibérico la vitamina K2 natural MenaQ7, tras el acuerdo de suministro firmado con la firma noruega Nattopharma,
-Premium Ingredients es una compañía especializada en el diseño, producción y comercialización de mezclas de ingredientes alimentarios funcionales con principal foco en la utilización de agentes gelificantes y espesantes, emulsionantes, proteínas lácteas, cárnicas y vegetales, almidones especialmente seleccionados, fibras y otros ingredientes y/o aditivos funcionales. Con un fuerte posicionamiento en aplicaciones tales como lácteos, bebidas y carne procesada, su principal mercado se centra en las soluciones para quesos procesados, entre cuyas últimos lanzamientos figuran: Premitex® XLK-11054 para producción de triángulos de queso tanto con fusión convencional como con tratamiento UHT; Premilac® XLK-11001 y Premigum® XLK-8003, productos cuyo uso en conjunto se recomienda para la producción de queso untable con alto contenido en grasa y sin queso; Premitex® XLK-10016, solución estabilizante para lonchas de queso envueltas individualmente; Premilac® XLK-11021 y Premigum® XLK-11022, una solución recomendada para queso fresco pasteurizado producido por fermentación sin separación de suero.
-Proquimac Food & Pharma fabrica lacas alumínicas y comercializa pigmentos y colorantes para la industria alimentaria, cosmética y farmacéutica. En el segmento de colorantes naturales, Proquimac distribuye el colorante caramelo del productor francés Sethness-Roquette; el colorante carmín del productor peruano Pronex; el blanco de titanio alimentario del productor checo Agrofert Holding (división Precolor). Por su parte, engloba su oferta de colorantes sintéticos bajo la enseña Conacert®, a partir de la cual ofrece su gama de mezclas estándar Conacert® Mezclas. Su marca Conalake® para lacas alumínicas completa su gama de coloración para la industria alimentaria.
-Rettenmaier Ibérica (JRS Ibérica) está especializada en el mercado de fibras alimentarias, campo en el que opera con la marca Vitacel, que abarca una completa gama de  referencias según los diferentes or&i

Noticias relacionadas

2 thoughts on “Ingredientes y aditivos, pilares de la innovación alimentaria

  1. Es importante saber todo lo relacionado con la industria alimentaria, y llegar a determinar fórmulas que den el buen funcionamiento de empresas que se dedican a dar una buena consumición de productos con tecnología.

    1. Gracias por tu comentario, Mauro. Nosotros, como editorial especializada, y en concreto Tecnifood, como la revista de la tecnología alimentaria, esperamos seguir mostrando las innovaciones de las empresas, así como las investigaciones de los profesionales, siempre al servicio de la industria y del consumidor.
      Un cordial saludo.
      José M. Fernández
      Responsable de Producción en Sweet Press

Deja un comentario