Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Innovafood presenta las bondades de las lecitinas

Léalo en 3 minutos
Léalo en 3 minutos

Innovafood, empresa especializada en tecnología de los alimentos, destaca los múltiples beneficios que las lecitinas pueden tener para el organismo. En la actualidad, la lecitina se define como una mezcla de lípidos polares y neutros de un mínimo de riqueza en insolubles en acetona del 60 % (Estándar Europeo para la alimentación humana). A menudo, hablaremos de fosfolípidos (lípidos que contienen fósforo) y lípidos polares (todos aquellos que precipitan en acetona).
Existen distintos orígenes de lecitina, que pueden ser aislados y comercializados en el mercado. Para cada origen tenemos un distinto porcentaje de fosfolípidos que se traduce en un diferente comportamiento en cuanto a su capacidad emulsionante.
Centrándonos en la que es hoy la fuente mayoritaria de lecitina a nivel mundial, la soja, debemos destacar que la presencia de esta sustancia en el haba de soja es sólo del 2 % y después de diversos procesos de extracción, separación, destilación, sacado y vacío se obtiene un líquido viscoso.
A este producto le podemos hacer diversas modificaciones para conseguir objetivos determinados pero en alimentación humana una de las pocas autorizadas es la hidrólisis con el fin de aumentar su HLB  (Hidrofilic Lipofilic Balance) lo que hace de esta lecitina una mayor afinidad al agua ya que una lecitina de soja estándar tiene un HLB entre 3-4  mientras que una hidrolizada tiene 8-9.
Existe también la lecitina desoleada en versión polvo, como emulsionante o granulada para consumo directo así como lecitinas líquidas sobre distintos soportes (harina de trigo, lactosueros..).
Si nos adentramos al mundo de las lecitinas, el futuro está en aislar sus distintas fracciones, las cuales tienen unas propiedades nutracéuticas muy interesantes. Un ejemplo es la fosfatidilserina (PS), sustancia a la que se le reconoce la mejora de nuestras conexiones neuronales, lo que la hace, no solo un producto interesante para “nutrir” nuestro cerebro cuando éste envejece, sino también en procesos de stress (académico, profesional, etc.) ayudando a mejorar enfermedades asociadas a la edad (funciones cognitivas y de memoria, agudeza visual). Podríamos decir que el futuro ya está aquí, que acaba de empezar con estas fracciones de la lecitina de soja.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas