Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Ishida instala una pesadora modificada para la empresa Lambertz

Léalo en 3 - 4 minutos
Léalo en 3 - 4 minutos

Lambertz, uno de los principales fabricantes alemanes de productos de repostería de larga duración, ha instalado en su planta de Nuremberg una versión modificada de una pesadora Ishida de 14 cabezales de la serie RS, extremadamente compacta. El objetivo era aumentar la capacidad y al mismo tiempo aportar una solución a las limitaciones de espacio de la fábrica.
La gama de la empresa incluye numerosos productos tradicionales y de temporada. El rápido incremento de las exportaciones a Escandinavia y a países con tradiciones alemanas como EE.UU. hacía que Lambertz tuviera que ampliar su capacidad aumentando la versatilidad de sus plantas existentes. Su fábrica de Lebkuchen (galleta navideña con especias) de Nuremberg ya utilizaba embolsadoras, pero en algunos productos se requería un pesado multicabezal para que el proceso de envasado alcanzara los modernos niveles del resto de instalaciones de la empresa. 
El problema residía en la falta de altura de la planta. La altura combinada de la nueva pesadora multicabezal y la embolsadora existente debía ser inferior a tres metros.  Por desgracia, ningún fabricante podía cumplir este requisito con una pesadora estándar.
Lambertz conocía la experiencia y capacidades de Ishida Europe (representada en España por CIMA) en tecnología de pesado y de embolsado, e Ishida se mostró dispuesta a ofrecer la máxima velocidad y precisión de pesado resolviendo el problema de la altura. Los ingenieros de Ishida observaron que los productos en cuestión no presentaban problemas especiales de control o rotura al salir de las tolvas de pesado, con lo que resultaba posible suprimir la rampa de descarga.  Esto permitió utilizar una pesadora de 14 cabezales de la reciente serie Ishida RS, ya muy compacta, y modificarla para llevar las pesadas directamente a la embolsadora a través de un embudo especialmente fabricado.
La serie RS está diseñada para ofrecer muchos de los recientes avances de I+D de Ishida –en particular un cálculo de pesos mucho más rápido y preciso– a precios de gama media.
En la nueva línea de envasado, los productos son colocados manualmente sobre una cinta transportadora que los lleva hasta la parte superior de la pesadora. La mesa de dispersión de la pesadora está equipada con una célula de carga que controla la velocidad de alimentación. Un potente sistema vibrador autooptimizante ayuda a lograr un flujo constante de producto a través de la pesadora, que embolsa cantidades de producto de 200 g y 250 g a una velocidad de 60 pesadas por minuto.
Lambertz asegura que la pesadora CCW-RS es rápida, precisa y muy versátil, lo que permite a la empresa cambiar de producto rápidamente, una ventaja importante para productos de temporada como los Lebkuchen.
«Merece la pena confiar en un socio competente que pueda aportar una solución específica personalizada», comenta Jens Peter Brünger, director de la fábrica Ferdinand Wolff de Nuremberg, perteneciente al grupo Lambertz. Brünger prevé que la pesadora se amortice en bastante menos de dos años.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas