Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

La EFSA muestra su preocupación por ocho compuestos para ahumar alimentos

Léalo en 3 minutos
Léalo en 3 minutos

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) ha manifestado su preocupación por el uso de ocho aditivos como aromas de ahumados en pescados, carnes, embutidos, quesos y otros alimentos en la Unión Europea (UE). Según los científicos de la agencia, hay dudas sobre la seguridad de dichas sustancias, aunque esto no significa que los consumidores de productos ahumados estén en peligro, ya que para que eso ocurriera el índice de restos de esos aromas en los alimentos debería ser muy elevado.

La AESA ha publicado una evaluación de 11 aditivos que se usan para dar la sensación de ahumados y, según este documento, la Comisión Europea (CE) establecerá una lista con las sustancias de ese tipo que podrán permitirse para los alimentos. Tales aromas se añaden a carnes, pescados o quesos, aunque también se utilizan en sopas, salsas, bebidas y confitería. El grupo de expertos sobre aditivos de la EFSA ha expresado su preocupación por ocho tipos de sustancias, en el caso de que se consumieran a niveles nocivos para la salud.

Los compuestos son Tradismoke A Max, Scansmoke R909, Scansmoke PB 1110, SmokEz C-10, SmokEz Enviro 23, Unismoke, Zesti Smoke Code 10 y AM 01.

Los aromas que no motivaron la preocupación fueron Scansmoke SEF7525, Fumokomp y el Concentrado de Humo 809045.

Klaus-Dieter Jany, responsable del Panel de Expertos en Aromas (CEF panel), afirmó que las conclusiones obtenidas están basadas en los datos hasta ahora disponibles, así como también en estimaciones de ingesta conservadoras -o cautas-. “El Panel expresó unas preocupaciones concernientes a diversos aromas ahumados cuyos niveles de consumo podrían estar relativamente cerca de l umbral en el cual pueden causar efectos adversos para la salud. No obstante, esto no quiere decir que las personas que consuman estos alimentos estén bajo riesgo pues, para estar en el lado seguro, las estimaciones de ingesta fueron deliberadamente aumentadas”.

Para evaluar esos aromas, la EFSA preguntó a los fabricantes de alimentos sobre la composición, la toxicidad de sus productos y sobre el grado en que estaban presentes. Los científicos han sugerido las cantidades en las que se podrían usar tales sustancias en alimentos o piensos sin causar daños.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas