La Guía de la Tecnología Alimentaria 2012

Cuando empezamos con los preparativos de la edición de la Guía Tecnológica 2012, justo tras salida de la de 2011, nos planteamos: ¿cómo podemos hacer que la siguiente edición sea más valiosa para el mercado que la que acabábamos de lanzar? Estábamos muy contentos con el resultado, habíamos conseguido involucrar a todos los que tienen que ver con la tecnología alimentaria y el producto recibió las felicitaciones del mercado por su aprecio y utilidad. Parecía que el objetivo se había cumplido y que actualizar los censos -que es una tarea costosa en dedicación y que hay que hacer con meticulosidad y rigor- lo que no es poco, y mantener su utilidad en contenido, iba a ser el objetivo para la siguiente edición. Es decir, seguiríamos una política de continuidad.
Pero nos encontramos en un momento tan sumamente difícil para las empresas, con una realidad cambiante e incómoda y con un futuro difuso, que no nos hemos conformado con hacer una Guía que continúe con su formato de ediciones anteriores. Aunque el producto haya evolucionado bien y lo aconsejable fuera hacerlo. Siempre hemos aceptado la responsabilidad que tenemos como líderes del mercado en este ámbito de la prensa profesional, lo que implica ser mejores en cada acto.
Y, dado que no podemos cambiar las circunstancias, seguimos cambiando nosotros, para dar más valor al valor de la comunicación, si me permiten la redundancia. Porque estamos en un momento en el que hay que elegir.
Seguimos cambiando nuestras publicaciones de una edición a otra, tanto en su contenido como en su presentación, porque siempre nos inspiramos en un sector que avanza hacia la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, un objetivo muy admirable y que, por tanto, merece nuestra emulación. La I+D+i, en palabras de la secretaria general de Alimentación, Isabel García Tejerina, “constituye uno de los caminos para dar respuesta a los grandes retos estratégicos del Estado en materia económica y, en particular, para la salida de la crisis económica y generación de empleo”. Y la I+D+i se ha de dar en todos los estadios y en cada rincón del sector.
Esta Guía es, sin ninguna duda, mejor que las anteriores. Nos han ayudado los operadores del sector, con los que cada día trabajamos más en estrecha colaboración. Contamos con el aval de las entidades y asociaciones que tienen que decir en el ámbito de la tecnología alimentaria, en el de la seguridad alimentaria y de quienes representan magníficamente a la industria.

Gracias a todos ellos. Sus palabras son de extraordinario interés y estamos seguros de que van a hacerles reflexionar mucho y bien. Estamos en un momento de oportunidades en el ámbito de los ingredientes, de novedades y eficiencia en el de la maquinaria de proceso y de E+E y con nuevos y renovados servicios para la industria alimentaria.

Espero que les sea de utilidad y nos sigan aportando ideas y vías de mejora para la siguiente edición.

Lola Fernández Paniagua

@LolaFPaniagua 

Guía de la Tecnología Alimentaria 2012

Noticias relacionadas

Deja un comentario