Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

La industria licorera en España cayó un 12% en 2009

Léalo en 3 - 4 minutos
Léalo en 3 - 4 minutos

La crisis y los cambios de consumo afectan a la industria licorera. El volumen de ventas del sector de las bebidas espirituosas cayó un 12% en 2009, según datos de la Federación Española de Bebidas Espirituosas, FEBE, ofrecidos por su director ejecutivo, Jaime Gil Robles, durante la presentación de resultados del pasado ejercicio. Este desplome se une al ya padecido en 2008, año en que el retroceso fue del 11,2%. Esta asociación, sin embargo, declinó ofrecer cifras totales de ventas.
El cierre de 2009 supone acumular seis ejercicios consecutivos de caída fuerte el consumo de bebidas espirituosas, si bien hasta 2007 este fenómeno se había comportado con moderación, en porcentajes que oscilaban entre el 1 y el 2% anual. En 2008, el sector de bebidas espirituosas registró la primera gran caída a consecuencia de la crisis económica y financiera, siendo uno de los primeros sectores en percibirla y resultar afectado.
Los efectos de la crisis económica sobre el consumo constituyen la razón clave de este negativo balance anual, que se manifiesta de forma especialmente intensa en el canal que concentra el 70% de las ventas, la hostelería. Según ha explicado Gil-Robles, “la radiografía es muy similar a la de 2008, aunque en 2009 se han recrudecido los efectos de la crisis. Para entender por qué, hay que constatar cómo la hostelería ha sido una de las actividades más perjudicadas por la crisis económica, lo que inevitablemente ha afectado a nuestros productos. Si a esto le sumamos la menor afluencia de turistas, una drástica pérdida de público nacional en bares y locales de ocio, el descenso en el número medio de consumiciones y, lamentablemente, el cierre de muchos de esos locales, es fácil entender esta situación”. 
Las previsiones para 2010 no son optimistas. FEBE pronostica un nuevo desplome en las ventas del 10%. En palabras de Gil Robles, “todo apunta a que la crisis económica mantendrá durante el 2010 sus efectos sobre el consumo, quizá incluso agravándolos. Pese a la visión trasmitida de mejoría y recuperación, en FEBE nos preparamos para un año de recesión sostenida. A ello contribuirá de modo especial la prevista subida del IVA, el próximo 1 de julio, muy perjudicial para la hostelería y, en consecuencia, para la venta en ese canal de nuestros productos, que ya de por sí sufren la fuerte presión de los impuesto especiales”.
Un panorama poco halagüeño para una industria de la que dependen más de 200.000 empleos directos e indirectos en sectores tan dinámicos como la agricultura, el turismo o la hostelería, según afirmó el presidente de FEBE.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas