Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

La industria promueve productos cárnicos más saludables

Léalo en 5 - 7 minutos
Léalo en 5 - 7 minutos

Desde hace años, la industria cárnica española está trabajando en líneas de investigación y avances tecnológicos para el desarrollo de productos con bajo contenido en grasa, energía y sal, con el fin de poner a disposición del mercado productos cada vez más saludables, seguros y sensorialmente apetecibles.
La combinación de nuevos desarrollos tecnológicos y productivos, junto con patrones de dieta equilibrada y un estilo de vida saludable y activo, son fundamentales para conseguir una nutrición óptima por parte de la población. Para ello, es necesario combinar los niveles de sodio y demás nutrientes de los diferentes alimentos con los patrones de cantidades y frecuencia recomendados, con el fin de conseguir una ingesta equilibrada y saludable.
Por ello, según aseguran desde la Confederación de Organizaciones Empresariales del Sector Cárnico de España, el consumo de elaborados cárnicos en la cantidad recomendada dentro de una dieta sana y equilibrada, no supone en modo alguno un exceso de sodio en la alimentación.
La industria cárnica española está fuertemente involucrada en el desarrollo y cumplimiento de la Estrategia NAOS, puesta en marcha por el entonces Ministerio de Sanidad y Consumo (ahora Ministerio de Sanidad y Política Social), a través de los acuerdos suscritos por la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) de la que forma parte, y que son controlados por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).
Para ello, se han adquirido compromisos en aspectos como: implantar la información nutricional en el etiquetado de los productos, trabajar en la reducción de la cantidad de sodio y grasas, el desarrollo de nuevas gamas de productos bajos en sodio y grasas, y respetar un código de autorregulación para la publicidad, especialmente la dirigida a los niños (Código PAOS).
Por ello, a día de hoy, los productos cárnicos con bajo contenido en sal presentes en el mercado representan ya más de un 25 por ciento de las familias de productos de mayor consumo, y en un elaborado tan emblemático como el jamón curado se ha reducido en cerca del 50 por ciento la incorporación de sal al proceso de elaboración.
Los elaborados cárnicos que la industria cárnica española pone a disposición de los consumidores cumplen de forma estricta con toda la normativa comunitaria en cuanto a sus composiciones y procesos de elaboración, controles del mercado, y contienen las dosis recomendadas de sales y otros conservantes necesarios para garantizar la calidad, el sabor y la conservación necesarios. Contienen, por tanto, los ingredientes y formulaciones que marca la exhaustiva legislación de la Unión Europea, que, por otra parte, es considerada como la más desarrollada y garantista en lo que se refiere a control, seguridad alimentaria y protección de la salud.
Desde su fundación, Confecarne ha tenido como línea de actuación la profundización en el conocimiento de la relación entre la alimentación y la salud. Ya en 2003, constituyó el Grupo de Trabajo de Nutrición y Salud, en el que participan técnicos de los departamentos de producción, calidad e I+D, así como varios de los más prestigiosos Centros públicos de investigación, como el Centro de Tecnología de la Carne (IRTA), el Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (CSIC), AINIA Centro Tecnológico o el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria de Navarra. Además, el sector cárnico participa en el Centro de Competencia Científico-Tecnológica en Productos Transformados de la Carne (CECOC-PTC).
La propia Estrategia NAOS recalca que no hay alimentos buenos y malos, sino dietas equilibradas y desequilibradas. Por eso, es fundamental el trabajo coordinado de todos los sectores involucrados para que la población asuma hábitos adecuados de alimentación equilibrada y variada, así como pautas de vida saludable, y se prevengan los trastornos del comportamiento alimentario, sobre todo entre la población joven. Para ello, es esencial desarrollar iniciativas de formación e información dirigida al consumidor, los profesionales de la salud, los medios de comunicación y la restauración, y ofrecer una información nutricional contrastada y respaldada.
En esta línea de responsabilidad, el sector cárnico promovió hace unos años la puesta en marcha del Servicio de Información Nutricional sobre la Carne, una plataforma de información sobre las carnes y productos derivados, en la que participan la industria, los consumidores, expertos y profesionales de la salud, así como responsables de centros técnicos y de investigación. Su objetivo es proporcionar información respaldada y objetiva sobre las propiedades nutricionales de la carne.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas