Las fibras: ingredientes naturales que dan la talla

Las propiedades de las fibras alimentarias son bien conocidas por los consumidores, ya que aportan un valor añadido a los productos. Sin embargo, a pesar de que la Unión Europea acaba de definirlas en una nueva directiva,  quedan aún muchos aspectos que considerar en la legislación. En cuanto a las empresas del sector, se esfuerzan por mejorar las propiedades naturales de estos extractos y buscan nuevas aplicaciones en la industria, siempre destacando sus beneficios para la salud

En los últimos años, las investigaciones sobre las distintas propiedades de los alimentos se han centrado en la identificación de componentes biológicamente activos y en las posibilidades de que éstos contribuyan a mejorar las condiciones físicas y mentales.  En este proceso, se ha descubierto que muchos productos tradicionales, como las frutas, las verduras, la soja, los granos enteros y la leche contienen fibras que pueden resultar beneficiosos para la salud.
Por este motivo, las fibras alimentarias son consideradas sustancias naturales, dentro de los alimentos funcionales, consideradas como aquellos que se consumen como parte de una dieta normal y contienen componentes  activos saludables, a su vez están compuestos por determinados minerales, vitaminas y ácidos grasos.
 Los orígenes del concepto de alimentos funcionales datan de los  años 80, cuando las autoridades sanitarias japonesas se dieron cuenta de que, los gastos sanitarios eran influidos por la mayor esperanza de vida de la población anciana. Por aquel entonces, una nueva conciencia de dieta sana se fue construyendo con la finalidad de reducir el riesgo de contraer enfermedades.

Fibras dietéticas

El sector de las fibras es bastante tradicional, en el sentido de que no es habitual que nuevos tipos salgan al mercado. Si bien,  hay cada vez más alimentos que incluyen este ingrediente. En realidad, se conocen todos sus efectos, así que su elección se reduce más a un tema de costes de materia prima.
Con respecto a unos años atrás, el consumo de fibra se ha normalizado gracias a una mayor información y educación sobre sus beneficios en la salud humana.
En estos últimos años, se han presentado muchos productos enriquecidos con fibras, así que, las perspectivas son buenas para el sector.
El consumidor tiene una percepción  positiva de las fibras y tiene claro que incluir éstas en su dieta contribuye a mejorar su salud. Por su parte, la industria alimentaria considera que es un ingrediente que aporta valor a sus productos elaborados, este factor ha contribuido a que en el mercado haya aumentado de manera significativa en los últimos años el uso este tipo de aditivos.

Tipos de fibras
El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC) estima que a pesar de no ser un nutriente, la fibra alimentaria es un componente importante de la dieta, a pesar de que por el organismo humano pasa sin ser absorbida.
La fibra alimentaria está formada por partes comestibles de plantas que nuestro intestino delgado es incapaz de digerir o absorber y que llegan intactas al intestino grueso. Entre ellas, se encuentran los polisacáridos distintos del almidón (por ejemplo, la celulosa, la hemicelulosa, las gomas y las pectinas), los oligosacáridos (por ejemplo, la inulina), la lignina y las sustancias vegetales asociadas (por ejemplo, las ceras y la suberina).
El término fibra alimentaria comprende además, un tipo de almidón conocido como almidón resistente (presente en legumbres, semillas y granos parcialmente molidos y algunos cereales de desayuno) porque resiste a la digestión en el intestino delgado y llega intacto al intestino grueso. La fibra alimentaria se encuentra en las frutas (pera, fresa, mora, frambuesa, grosella y naranja), las verduras (col de Bruselas, alcachofa, cebolla, ajo, maíz, guisantes, judías verdes y brécol, etc), las legumbres (lentejas, garbanzos, alubias, etc) y los granos de cereal enteros (salvado de trigo, de avena, pan de cereales integrales o multi-cereales, etc).
Por lo general, la fibra alimentaria se clasifica según su consistencia, en soluble o insoluble. De acuerdo a esta categorización, este tipo de ingredientes están presentes en distintas proporciones en las materias primas comestibles. Las primeras se encuentran en la avena, la cebada, las frutas, las verduras y las legumbres; la segunda clase están presentes en los cereales  y el pan integral.


Efectos sobre la salud

La fibra alimentaria ingerida avanza por el intestino grueso, donde es fermentada parcial o totalmente por bacterias. Durante el proceso de fermentación, se forman diversos subproductos, ácidos grasos de cadena corta y gases. Los efectos beneficiosos para la salud de este tipo de ingredientes derivan de la acción combinada de este proceso.
Las principales principales consecuencias fisiológicas atribuidas a la fibra alimentaria, especialmente las insolubles, afectan a la  función intestinal, en la prevención del estreñimiento mediante el incremento de la consistencia de las heces, entre otras cosas. Este efecto es aun mayor si el consumo se acompaña de un aumento de la ingesta de agua.
Los ácidos grasos de cadena corta, producidos cuando la fibra fermenta por la acción de las bacterias intestinales, son una fuente importante de energía para las células del colon y pueden inhibir el crecimiento y la proliferación de células cancerígenas en el intestino.
Según resalta el EUFIC, al mejorar la función intestinal, la fibra alimentaria puede reducir el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades y trastornos, tales como la enfermedad diverticular o las hemorroides, y puede tener un efecto protector frente al cáncer de colon.
En cuanto a los niveles de glucosa en la sangre, puede ralentizar la digestión o la absorción de hidratos de carbono, atenuando la subida de estos valores, que se produce después de comer (postpandrial), y la respuesta insulínica. Esto puede contribuir a que las personas  diabéticas tengan un mejor control de la glucemia.
El colesterol sanguíneo también se puede combatir con el consumo de fibra, según el EUFIC, los resultados de varios estudios epidemiológicos revelan otra función de estos ingredientes en la prevención de la enfermedad cardiaca coronaria (ECC), la de mejorar los perfiles de lípidos en la sangre. Los ensayos clínicos confirman los resultados de dichos estudios. Este tipo de fibra es de consistencia viscosa, como la pectina, el salvado de arroz o el de avena, reducen el colesterol sérico total y el nivel de LDL (lipoproteína de baja densidad o colesterol malo).
Cabe recordar otras consecuencias positivas, de las fibras dado que aumenta el volumen de la dieta sin añadir calorías, puede tener un efecto saciante y ayuda así a controlar el peso.
El EUFIC recomienda que hay que tener una dieta variada alternando frutas, verduras, lentejas o alubias y cereales integrales, que no sólo proporcionan fibra alimentaria, sino que aportan además otros nutrientes y componentes alimentarios fundamentales para una salud óptima.

Aspectos legislativos
Como respuesta al creciente interés sobre la fibra, cada vez más productos la incluyen en los alimentos, esto ha generado la necesidad de establecer normas que regulen el desarrollo y la publicidad de estos ingredientes.
En Europa, ha aumentado considerablemente el interés de los consumidores por conocer la relación que existe entre la dieta y la salud. Se sabe que llevar un estilo de vida sano reduce el riesgo de contraer enfermedades. Se está dando importancia a los alimentos como las frutas, las verduras y los cereales integrales. Las investigaciones sobre los antioxidantes dietéticos y sobre la combinación de sustancias protectoras en plantas, está contribuyendo a impulsar el desarrollo del mercado de este tipo de comida en Europa.
En el ámbito académico, científico y de los organismos reguladores, se está trabajando para encontrar maneras de establecer una base científica que apoye las alegaciones beneficiosas en las etiquetas, que se asocian a las fibras o los alimentos que las contienen. Para ello, es necesario que un marco regulador proteja a los consumidores de las atribuciones de propiedades falsas o confusas, y que brinde respuestas a las necesidades de la industria en cuanto a innovación en el desarrollo de productos, su comercialización y su promoción.

Antecedentes normativos
En Japón desde el año 1991, se estableció el concepto de “Alimentos para Uso Específico en la Salud, (Foods for Specified Health Use, FOSHU). Los alimentos que incluyan fibras considerados saludables para la  FOSHU, deben ser autorizados por el Ministerio de Salud, tras la presentación de pruebas exhaustivas con fundamento científico, que apoyen la alegación relativa a las propiedades de dichos alimentos cuando son consumidos como parte de una dieta ordinaria.
En los Estados Unidos, desde 1993, se pueden justificar las propiedades benéficas de algunos alimentos, siempre que estén autorizadas por la Administración para Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) y avaladas por una serie de instituciones que dan evidencias del consenso científico. La intención es que el consumidor conozca las cualidades para crear hábitos alimentarios saludables.
En cuanto, a los Estados Miembros de la Unión Europea, el reto es construir un marco regulador en cuanto a que los mensajes que se comunican no hagan ninguna referencia a que ciertos alimentos puedan reducir el riesgo de padecer enfermedades, incluso aunque existan pruebas científicas que avalen dichas afirmaciones. La legislación europea relativa al etiquetado prohibía atribuir a los alimentos propiedades preventivas, terapéuticas o curativas y la referencia a dichas propiedades.
En este momento de cambio, desde el punto de vista legislativo, la industria alimentaria solicita asesoramiento sobre la situación actual y futura de las leyes, así como el apoyo científico que avale sus desarrollos y productos. La aprobación del Reglamento 1924/2006 del Parlamento Europeo del 20 de diciembre de 2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de las propiedades saludables de los alimentos, marcó el inicio de un nuevo escenario para el mundo de los alimentos con alegaciones, indicando de una manera clara las cifras necesarias para el consumo.

Nueva Directiva europea
El pasado 29 de octubre de 2008 se publicó en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) la Directiva 2008/100/CE de la Comisión, de 28 de octubre de 2008, por la que se modifica la Directiva 90/496/CEE del Consejo, relativa al etiquetado sobre propiedades nutritivas de los productos alimenticios, en lo que respecta a las cantidades diarias recomendadas, los factores de conversión de la energía y las definiciones.
La directiva introduce una nueva definición del concepto “fibra alimentaria”, se modifican los artículos 1, apartado 4, letra j) y 5.1 de la Directiva 90/496/CEE, así como su anexo. Por otro lado, en el anexo de 90/496/CEE del documento se enumeran las vitaminas y las sales minerales que puede declarar; y que forman parte del etiquetado sobre propiedades nutritivas. Se especifican sus cantidades diarias recomendadas (CDR) y se define una regla sobre lo que constituye una cantidad significativa.
El plazo máximo de transposición de la citada directiva por parte de los Estados miembros es el 31 de octubre de 2009 y, a partir del 31 de octubre de 2012, se prohibirá el comercio de los productos que no cumplan lo establecido en la Directiva 2008/100/CE.
El reglamento prohíbe las declaraciones que hagan referencia al ritmo o la magnitud de la pérdida de peso; las que indiquen que la salud puede verse afectada si no se consume un tipo determinado de alimento; las que hagan referencia a recomendaciones de médicos individuales u otros profesionales que no sean nacionales e instituciones de beneficencia relacionadas con el sector sanitario, así como las que sugieran que la salud podría verse afectada si no se consume el alimento de que se trate.
Hasta el momento, la legislación nunca había establecido una definición para la fibra alimentaria, por lo que la actual supone un avance importante en la claridad y coherencia de la norma. Sin embargo, continúan sin establecerse los métodos de análisis para la fibra alimentaria total y para los distintos tipos de fibra.
La directiva entiende por fibra alimentaria a los polímeros de hidratos de carbono con tres o más unidades onoméricas, que no son digeridos ni absorbidos en el intestino delgado humano y que pertenecen a las categorías siguientes:
– Los polímeros de hidratos de carbono comestibles presentes de modo natural en los alimentos tal como se consumen.
– Los que se han obtenido a partir de materia prima alimenticia por medios físicos, enzimáticos o químicos y que tienen un efecto fisiológico beneficioso demostrado mediante pruebas científicas generalmente aceptadas.
-Los sintéticos que tienen un efecto fisiológico positivos probados.
Además, se han modificado los factores de conversión para el cálculo del valor energético, la fibra alimentaria: 2 kcal/g – 8 kJ/g y el eritritol: 0 kcal/g – 0 kJ/g; y se han actualizado las cantidades diarias recomendadas (CDR) de vitaminas y minerales. Según han declarado a Tecnifood empresas que operan en el sector, la nueva reglamentación es un paso adelante para la clarificación del mundo de los alimentos funcionales. Esta nueva etapa se afronta con la seguridad de que la sólida base científica respalda todas y cada una de las propiedades  de las fibras.
 El sector de los alimentos funcionales se encuentra en un momento de intenso esfuerzo, ya que la aplicación de la nueva legislación conlleva un trabajo por parte de la industria a la hora de adaptar sus productos y mensajes nutricionales.
Desarrollo de alegaciones de seguridad
El Codex Alimentarius es un programa conjunto de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y La Alimentación y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se encarga de establecer normas alimentarias; su autoridad es indiscutible debido a su importancia en el comercio internacional, y muchos de los países que están desarrollando nuevas legislaciones utilizan a menudo como base las normas del Codex, para llegar a un consenso con respecto a la reducción del riesgo de padecer enfermedades o la necesidad de verificación de los productos.
Debido al creciente interés en el concepto de los alimentos funcionales y en las alegaciones de salud, la Unión Europea ha creado una Comisión Europea de Acción Concertada sobre Bromatología Funcional en Europa (Functional Food Science in Europe, FUFOSE). El programa ha sido coordinado por el Instituto Internacional de Ciencias Biológicas (International Life Sciences Institute, ILSI), y su objetivo es establecer un enfoque científico sobre las pruebas que se necesitan para respaldar el desarrollo de productos alimentarios que puedan tener un efecto beneficioso sobre una función fisiológica del cuerpo, mejorar el estado de salud y bienestar de un individuo o reducir el riesgo de que desarrolle enfermedades.
El proyecto FUFOSE se centró en seis áreas de la ciencia y la salud: crecimiento, desarrollo y diferenciación; metabolismo, defensa contra especies oxidativas reactivas, alimentos funcionales y el sistema cardiovascular; fisiología y función gastrointestinal y los efectos psicológicos de éstos.
 La posición que defiende el informe es que los alimentos funcionales deberían presentarse como normales y que se deben demostrar sus efectos en las cantidades que se consumirían en la dieta.
El programa FUFOSE sostiene que alimento funcional puede ser una materia prima natural, al que se ha añadido o se le ha quitado un componente por medios tecnológicos o biológicos. También considera que puede tratarse de una combinación de posibilidades como por ejemplo, un alimento en el que se ha modificado la naturaleza o la biodisponibilidad de uno o más de sus ingredientes.
 En definitiva, FUFOSE ha dado lugar a otro proyecto de Acción Concertada de la Comisión Europea, el Proceso para la Valoración de Soporte Científico de las Alegaciones con respecto a los Alimentos (Process for the Assessment of Scientific Support for Claims on Foods, PASSCLAIM), que tiene como objetivo resolver los temas relativos a validación, verificación científica de argumentaciones y la información al consumidor.
Con respecto al tema de las alegaciones funcionales, el mencionado proyecto se desarrolla a partir del principio, de que las argumentaciones funcionales de mejora y las de reducción de riesgo de enfermedades de las fibras o alimentos funcionales deberían basarse en estudios bien planificados, mediante el uso de biomarcadores adecuadamente identificados, caracterizados y validados. Al respecto PASSCLAIM pretende establecer criterios comunes para evaluar la confirmación científica para la elaboración de informes que prueben los beneficios del consumo de estos productos.
En definitiva, el Documento de Consenso del PASSCLAIM será de utilidad para que se hagan las alegaciones y se regulen. Esta estrategia integrada generará una mayor confianza por parte de los consumidores en las argumentaciones científicas que se hacen sobre los alimentos.

Aspectos económicos
Una de las preocupaciones fundamentales del sector alimentario es el encarecimiento de las materias primas. La empresa Mali Granados considera que “el incremento de los precios en el mercado afecta a las fibras, pues no dejan de ser subproductos alimentarios, en gran parte derivados de los cereales, sector que ha tenido que soportar subidas de precios continuas y elevadas. Las causas se deben a la falta de previsión en los cultivos, gran demanda por parte de países en expansión así como de países pobres, la producción del biocombustible y los movimientos especulativos de las grandes compañías entre otras cosas. Con el tiempo, se espera que la situación se reestructure y equilibre la producción de alimentos a nivel mundial, si se quieren evitar problemas de hambre graves a corto plazo”.
Según Beneo Orafti “las razones para los incrementos de precio son claras y realmente comprensibles para nuestros clientes aunque, no obstante, en una situación de mercado como la actual crisis y gran presión por parte de las cadenas de distribución y sus clientes, no es sencillo asumirlos”. Este año, el aumento en el precio de los ingredientes se debe, por una parte, al aumento del precio de las fuentes de energía, petróleo, gas, electricidad, por otra, al auge de los biocombustibles ya que los agricultores tienen opciones de encontrar cultivos sustitutivos, por ejemplo, para evitar el cambio de la achicoria, los usuarios de estas raíces tienen que pagar más para evitar este tipo de sustituciones.
Al comenzar a utilizarse el suelo agrario para el cultivo directo de biocombustibles, se ha producido un aumento de precios que responde a la escasez de las materias primas, que obedece al aumento de la demanda en mercados que se han desarrollado, como China, y a ciertos comportamientos especulativos, además de los costes energéticos que en ciertos productos ha tenido un gran impacto.

Fibras para panificadoras
Destacadas empresas del sector de fibras operan de manera especial en el mercado de la panificación. Mali Fibra Granados es una empresa familiar creada en 1939 para la elaboración de aditivos panaderos y, en la actualidad, se dedica a la elaboración de harinas de alto contenido en fibras. Una de las estrategias de la empresa ha sido  producir una variedad de panes que incluyen un alto contenido en fibras solubles e insolubles, verduras y semillas con el fin de que las personas con problemas de estreñimiento pudieran consumirlos para solucionar sus problemas intestinales. 
Los productos están dirigidos principalmente al sector panadero y pastelero, así como a los fabricantes de buñuelos de pescado y croquetas. El caso de la fibra verde es especial, ya que, es un producto que lleva 30 años en el mercado y se destina a la elaboración de panes especiales de alto contenido en fibra, verduras y semillas, que favorece muchas funciones del organismo humano.
Para grandes elaboradores, Mali fabrica protox carabina un ligante saborizante destinado a los fabricantes de buñuelos de pescado y croquetas. El beneficio es que se forma una capa que evita la rotura de las piezas en los procesos de cocción y fritura.
Otro aditivo de características similares es la Fibra 2000, especialmente diseñada para las grandes panaderías y panificadoras, así como para las cadenas de precocido y congelado.
En el ámbito de bajo contenido calórico trabajan la Super fibra Light, especialmente diseñada para elaboración de panes especiales. La mezcla llamada Fibra Mas & Mejor se utiliza para  la elaboración especialidades fibrosas de actividad suave. Contiene semillas de linaza, verduras y cereales, se aplica en panificadoras de gran producción para preparados precocidos, congelados de la cadena de supermercados y de alimentación.
Por su parte, la compañía GB Plange Spain también opera en toda España con ingredientes de panadería, cuenta con  recursos en investigación y desarrollo. Elabora pan de fibras que posee un alto contenido en fibras, verduras deshidratadas y semillas de linaza, que brinda un agradable sabor, volumen y esponjosidad al producto con una dosis de 50 %.
Gb Plange Spain pertenece al grupo internacional Werhahn Mühlen KG, que se dedica a la fabricación y venta de ingredientes para la harina de panificación y pastelería tanto en el mercado artesanal como en el industrial, entre sus productos cuentan con mejorantes, mixes, desmoldeadores y masas madres.
 
Sustitutivos de azúcar y grasa en repostería
En repostería, cada vez más se utilizan fibras como sustitutivos para conseguir el equilibrio perfecto de textura y dulzura. Estos ingredientes son ideales para reducir el contenido de azúcar y materia grasa, así que es posible elaborar alimentos con menos glucosa, gracias a la combinación adecuada de estos aditivos.
Con respecto a sus productos, Danisco ha formulado un postre lácteo cremoso de vainilla sin azúcar añadido que le permite satisfacer su lado dulce sin perder su textura y el paladar de los productos que lo contienen. Los ingredientes que intervienen son el lactilol y la polidextrosa Litesse, de bajo índice glucémico y energía reducida.
En cuanto al lactitol, éste tiene hasta el 40% de la dulzura de la sucrosa, pero presenta propiedades físicas similares y puede usarse fácilmente como sustituto directo de ésta, ayuda a equilibrar la dulzura y potencia los sabores de los productos lácteos. Debido a que este ingrediente es menos dulce que la sucrosa, debe usarse conjuntamente con edulcorantes de alta potencia (tiene un valor calórico de 2,4 kcal/g).
La polidextrosa Litesse es un hidrato de carbono especial y multifuncional utilizado para sustituir parcialmente la materia grasa y el azúcar en las recetas de postres, puede compensar la pérdida de textura y paladar que se produce al reducir el contenido de azúcar y en las aplicaciones bajas en materia grasa. El ingrediente es capaz de simular el cuerpo y el paladar asociados frecuentemente a la materia grasa, por tanto actúa como mimético de ésta en alimentos con alto contenido de humedad, una propiedad que se presenta a niveles de tan sólo el 1% ó 2%. La incorporación de este aditivo a las formulaciones puede dar lugar a mejoras en textura, cuerpo y paladar. Además, el Litesse sólo representa 1 kcal/g, es considerado como fibra dietética y un prebiótico cada vez más valorado. Por lo tanto, la combinación del lactilol y la polidextrosa  es, por tanto, “la solución ideal para producir resultados que imitan el sabor y la textura de los postres de crema de vainilla con todo su azúcar”, señalan.
La compañía Disproquimia representa a Danisco también con la polidextrosa de Litesse que como se ha indicado anteriormente disminuye el índice glucémico y el colesterosl con unas dosis relativamente bajas, que van de 4 g. a 30g. por día. Además, tiene un efecto prebiótico, incrementando la fermentación sacarolítica, estimula la proliferación de las bifidobacterias, muy utilizadas en productos lácteos, y reduce la fermentación putrefactiva. De acuerdo a un reciente estudio con19 jóvenes saludables, se ha mostrado una reducción del incremento de triglicéridos tras la ingesta  de una menú rico en grasa en un 25%, aunque todavía se desconoce el mecanismo por el cual ocurre.
En definitiva, la buena tolerancia, así como la posibilidad de utilizarse en gran cantidad de combinaciones, tanto en productos dulces como salados, permite su aplicación en bebidas y agua. La compañía aplica sus productos para el sector de la confitería, dulces, bebidas, helados, y dietética.
Disproquima dispone de una amplia gama de ingredientes funcionales, materias primas y aditivos, así como de información de aplicación y procesos de los mismos, para optimizar los desarrollos de todo tipo de productos en sectores como: confitería, lácteos, repostería y galletería, dietética y control de peso, bebidas y zumos, cereales y nutrición deportiva.

Alimentos funcionales
La empresa Beneo Orafti representa al grupo alemán Sudzuker productor de inulina y oligofructosa, que está especializado en ingredientes naturales como la achicoria, que tienen una influencia positiva sobre la salud digestiva, contribuyendo a una mayor sensación de bienestar.
Empresas como Gullón, Integral Espigas, Kalise y Pagesa, entre otras, se han adherido a la plataforma Beneo con el respaldo de  FHOEMO (Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas) y AED-N (Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas).
Las nuevas incorporaciones a la plataforma nutricional Beneo son: galletas fibra Active Soja de Gullón, Pan de Molde Integral y Mini Croissants Bifactive de Integral Espiagas, yoghourts desnatados cremosos y con trozos de Kalise, la línea Natusana de Pastelería La Granja, postres de soja Diet Radisson de Pagesa y mortadela de pavo con fibra de Sant Dalmai.
Los ingredientes de Beneo están presente de forma natural en una gran cantidad de vegetales y frutas, como por ejemplo en: cebollas, puerros, trigo, ajo, plátanos, alcachofas y achicoria.
La inulina y oligofructosa Orafti por ser prebióticos, ayudan a mantener un saludable balance de la flora intestinal, avalado por estudios recientes con humanos hacen referencia a los prometedores efectos beneficiosos sobre la prevención del cáncer de colon.  Además, estos aditivos favorecen la absorción de calcio. Todas las propiedades nutricionales y tecnológicas de éstas fibras cuentan con un amplio apoyo científico.
El programa de comunicación de Beneo es un respaldo a la difusión de la inulina y oligofructosa para el consumidor final ya que, da a conocer las ventajas nutricionales de los ingredientes que trabajan para ir imponiendo una dieta equilibrada y sirve de apoyo a futuros lanzamientos al mercado.
En síntesis, la inulina y oligofructosa Orafti son ingredientes naturales con interesantes propiedades tecnológicas y nutricionales que cuentan con unas características organolépticas neutras, sabor y olor, muy apreciados por la industria alimentaria en general.
La empresa Innovafood representa en nuestro país a Cosucra, que  ha iniciado una fuerte campaña de marketing orientada en tres campos, según informa la empresa. “Nuestro producto Pisane, la proteína de guisante, se está convirtiendo en uno de los principales y más prometedores productos para la innovación. También hemos presentado las nuevas inulinas:  FIibruline S20 de mayor solubilidad y FIibrulineDS2 de bajo contenido en azúcares libres”.
El tercer foco de su estrategia se basa en el concepto saciedad.  Dado que Cosucra es fabricante, tanto de proteínas aisladas de guisante como de fibras solubles e insolubles, la combinación de ambos productos “nos permite crear el concepto saciedad tan deseado por la cultura occidental. Se trata no solo de comer alimentos saludables sino que estos nos aporten la sensación de no tener más hambre”, concluyen.

El cacao
La compañía  Natraceutical Group ha sido nominada al premio el de ‘Ingrediente más Innovador’ en la Health Ingredients Europe 2008 por su último lanzamiento de Viscofiber, uno de los tipos de fibra que trabaja la empresa que consiste en betaglucano de avena, el único en su tipo que contiene una alta viscosidad y concentración, que permite la utilización de cantidades inferiores obteniendo el mismo efecto, especialmente en dietas destinadas a la pérdida de peso y la necesidad de consumir un producto que produzca efectos de saciedad.
En cuanto a otro ingrediente que trabaja Natraceutical es la fibra soluble 100% de cacao, que tiene múltiples usos, ya que su sabor característico es utilizado para enaltecer el alimento en cualquier aplicación, ayuda a mejorar la textura y a reducir la cantidad de grasa en productos de panadería.
En el sector de fibras está todo descubierto y a nivel legislativo están ampliamente reguladas. Según Natraceutical no consta que haya un incremento de precios elevados con respecto a las fibras.

La avena multiuso

La compañía Zeus fue fundada en 1980 en Barcelona para distribuir en el mercado español pigmentos de reconocidas compañías extranjeras, representa a Creanutrition para España y Portugal, para distribuir Oatwell 22%, la fibra betaglucano de avena soluble con un 22% más de fibra insoluble, lo cual significa que el producto contiene un total del 44% de fibra.
El principal beneficio del betaglucano es que ayuda, como muchas fibras, a controlar los niveles de colesterol y reducir el Indice Glicémico, según numerosos estudios clínicos que lo demuestran. Como suele suceder con este tipo de ingrediente soluble ,produce un efecto de saciedad para quien la consume.
La principal característica y diferencia con respecto a la competencia es la elevada concentración en betaglucanos que contiene  ya que, la avena y los salvados de avena estándares  tienen como mucho un 5 o 7%.  En este caso, Oatwell tiene una alta concentración que permite trabajar con mayor cantidad, lo cual a la hora de trabajar es mucho más cómodo pues permite conseguir la medida diaria recomendada, que con un salvado de avena estándar hay que añadir porciones  demasiado grandes por lo que resulta inviable. En cuanto a las aplicaciones de Oatwell 22% es especialmente recomendado para añadir en productos tales como cereales, barritas, galletas, pan, pasta, yogures, o para tomar como suplemento.
Precisamente, en París en la última edición de la HIE en la que se dieron datos actualizados sobre las propiedades de los extractos, Creanutrition presentó un nuevo catálogo sobre el Oatwell, dejando constancia de las cantidades que debe tener un producto para decir que es rico en fibra.
 
Fibras solubles e insolubles
La compañía Tecom Ingredients esperepresenta a International Fiber N.V. en la comercialización de fibras insolubles de trigo, bambú y celulosa; a Agrigum ltd.-Fibras en la distribución de fibras solubles de acacia y Agrigum ltd.-Fibras con funcionalidad de gelificación de patata.
Los beneficios de las fibras insolubles que trabaja Tecom son además de las propiedades digestivas, su aplicación en la optimización a la hora de trabajar la textura de los productos, ya que evitan las roturas en la elaboración de barquillos y galletas, retienen el agua y la grasa en las aplicaciones de la industria cárnica y los platos preparados. Para otros usos, como la fabricación de cremas y otros productos, disponen de tipos especiales con granulometrías muy finas que permiten su uso, sin afectar la palatabilidad del producto final.
Asimismo, esta empresa en el ámbito de las fibras solubles promueve la acacia para incluirla en el proceso de preparación de bebidas y lácteos en altas dosificaciones, aplicando hasta un 5% del extracto no  aumenta la viscosidad, presenta resistencia al medio ácido y a los tratamientos térmicos. Dentro de este tipo de aditivos están también los que tienen capacidad de gelificación, de retención del agua en frío y en caliente. Por lo tanto, es de especial interés para su aplicación en la industria cárnica y de platos preparados, debido a sus propiedades   de termorresistencia.
Los sectores a los cuales se destinan las fibras que representa Tecom son confitería, pastelería, panadería, galletería, alimentación infantil, dietética, cárnico, platos preparados , lácteos, helados , zumos y bebidas, entre otros.

Frutas y cítricos
Herbafood Ingredients GMBH es una compañía con sede central en Alemania que provee aditivos para alimentos provenientes de plantas naturales. Se dedica a fibras de frutas, especialmente utilizan extracto de manzana, que inhiben el crecimiento de las células cancerígenas en cultivos celulares con valores IC50 de 345 µg/ml.
Este año ha lanzado una nueva línea bajo el eslogan “fibras dietéticas por un futuro sano”, con nuevo aditivo cítrico Herbacel AQ+ combinada con pecticina y Citrus Fibre, utilizada para la reducción de grasa en bollería y margarinas. Tiene además la propiedad de retener el agua, sus características son ideales para gastronomía y utilizados en la fabrica de Herbagourmet.
Las formulaciones con las fibras dietéticas se utilizan en suplementos alimenticios,  productos de bajas calorias y sustitutos de la comida. La gama de las fibras dietéticas ofrecidas por Herbafood  son, además, de la manzana, fruta cítrica como la naranja, avena, guisantes, el extracto de zanahoria y del pomelo. q

Etiquetado Nutricional
Los fabricantes de productos alimenticios podrán etiquetar nuevos tipos de fibra alimenticia, así como hacer nuevas declaraciones de alto contenido, en  en virtud de la nueva Directiva 2008/100/CE adoptada recientemente por la Comisión Europea, que ha sido modificado en lo relativo a las cantidades diarias recomendadas de determinadas vitaminas y minerales. Como se especifica a continuación:

Vitamina A ((g)          800
Vitamina D ((g)          5
Vitamina E (mg)         12
Vitamina K ((g)          75
VitaminaC (mg)          80
Tiamina (mg)             1,1
Riboflavina (mg)        1,4
Niacina (mg)              16
Vitamina B6 (mg)      1,4
Ácido fólico ((g)         200
Vitamina B12 ((g)      2,5
Biotina ((g)               50
Á. pantoténico (mg)   6
Potasio (mg)             2000
Cloruro (mg)             800
Calcio (mg)               800
Fósforo (mg)             700
Magnesio (mg)          375
Hierro (mg)               14
Zinc (mg)                 10
Cobre (mg)               1
Manganeso (mg)       2
Fluoruro (mg)           3,5
Selenio ((g)              55
Cromo ((g)               40
Molibdeno ((g)          50
Yodo ((g)                  150

 

Publicado en Tecnifood Nro. 61

Noticias relacionadas

Deja un comentario