Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Leche: la coyuntura actual potencia a las marcas del distribuidor

Léalo en 28 - 37 minutos
Léalo en 28 - 37 minutos

Los precios de la leche en origen han descendido después de los picos alcanzados a mediados de 2007, pero esta disminución no se ha visto reflejada en el punto de venta. La actual coyuntura económica está haciendo que las marcas blancas sigan copando mercado, en detrimento de las variedades especiales y de la rentabilidad neta del sector

Aun con el tímido aumento en la cuota de producción lechera impuesta por la Unión Europea a 6,2 millones de toneladas, el déficit español sigue estando en el orden de las 3 millones de toneladas, que se suple con la importación desde la UE, principalmente. Aunque la presión sobre los precios que se vivió durante 2007 (y que llevó el litro de leche en origen a casi 50 céntimos de euro) ha disminuido, los precios al público siguen estando elevados, lo que ha provocado un estancamiento en el consumo y, sobre todo, una disminución en las ventas de las llamadas leches con valor añadido: aquellas vitaminadas, especiales o con ingredientes funcionales.
La actual situación económica está haciendo que las marcas del distribuidor, principalmente en productos de primera necesidad (como es el caso de la leche), estén aumentando notablemente sus cuotas. Según Nielsen, en agosto de 2008 las llamadas marcas blancas copaban el 54% de las leches que se vendían en la gran distribución, frente al 43% de agosto de 2007. Esto también ha hecho que el poder de las grandes cadenas de distribución, de marcar los precios, esté causando efectos no siempre positivos en las explotaciones lecheras que, para mantener precios bajos, exigen que los contratos de compra de leche en origen tengan menor coste, lo que obliga a las envasadoras a ajustar cuentas y a operar con mínimos márgenes de ganancia. Esto, aseguran algunos expertos del sector (como es el caso de Luis Calabozo, director general de la Federación Nacional de Industrias Lácteas, a quien entrevistamos en este número de Tecnifood), podría ser contraproducente para las inversiones en I+d+i, aunque los consumidores estén satisfechos al poder conseguir leche a mejores precios que los que ofrecen las otras marcas.
Esta situación es particularmente engorrosa en Galicia, de donde provienen 4 de cada 10 litros que se producen en España. Buena parte de las producciones se quejan de la volatilidad de los precios, que ha bajado a 34 céntimos en noviembre, sin que ese descenso se vea reflejado en los precios de venta al consumidor, que siguen estando al mismo nivel que cuando en origen llegó a 0,47 euros.
El sector productivo cree que con la progresiva liberación del sector (que será total en 2015), España podrá aumentar su producción en 60.000 t, con una caída en los precios del 10%, lo que podría hacer inviables una buena parte de las explotaciones ganaderas de la región.
La leche sigue siendo uno de los alimentos más utilizados para añadirle ingredientes y oligoelementos con propiedades funcionales. Esto es debido a sus propiedades intrínsecas: es un líquido, lo que permite una fácil disolución de la materia. Posee grasas, lo que facilita la adición de ingredientes que necesitan una vía oleosa para ser disueltos, como es el caso de algunas vitaminas y el calcio. Además, es un compuesto muy versátil, dados los muchos productos que de ella pueden hacerse: desde la básica leche líquida pasteurizada a los quesos, yogures, sueros y natas.
Y es un producto básico de uso continuado y diario, apto para todas las personas de todas las edades, lo que facilita una mayor dispersión de nutrientes en la sociedad. Es por ello que fue uno de los primeros alimentos al que se le añadió ingredientes funcionales.

La producción se mantiene estable

Según los datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, la producción de leche en nuestro país alcanzó un total de 5.847.200 toneladas, recogidas entre octubre de 2007 y septiembre de 2008, con un promedio de contenido graso de 3,65 gramos, y de proteínas de 3,2 g. De este total, 3.551.000 t fueron destinadas a consumo directo, y el resto a otros productos lácteos.
Los meses de mayor producción en este último año móvil fueron abril (524.200 t) y marzo (514.100 t). El promedio diario de recogida rozó las 16.000 t diarias.

El consumo sigue descendiendo
Este ministerio solicitó a la consultora TNS WorldPanel un estudio de consumo doméstico y extradoméstico de leche entre el 1 de julio de 2007 al 30 de junio de 2008. Los resultados mostraron que la ingesta sigue en descenso: dos litros menos por persona y año.
Así, el consumo per cápita está en los actuales momentos en 88,55 litros, siendo el de leche de larga duración de 74,31 l, y el de la leche de corta duración: 3,3 l. El consumo extradoméstico es de 11 litros.
Esta baja en el consumo ha sido generalizada en todos los tipos de hogares, con especial énfasis en aquellas casas que tenían mayores niveles de consumo: hogares con ama de casa de 35 a 49 años, numerosos y con hijos; se mantiene estable en aquellas familias con niños menores de 6 años.
Estima TNS que, dentro de la caída generalizada en el consumo de leche, la entera (34 litros, -5,9%) desciende en todos los hogares excepto en aquellos con niños pequeños, ya de por sí muy consumidores, y en las parejas adultas sin hijos. El descenso en este tipo de leche es del 5,6% (algo más de 3 litros por persona al año), y es mucho más evidente en adultos independientes, parejas jóvenes sin hijos o con hijos medianos y mayores.
La variedad semidesnatada (21,74 litros, -3,6%) muestra un descenso mucho menos acusado, pero aumenta únicamente en los hogares monoparentales, con parejas adultas sin hijos o con adultos independientes (en cuyo caso dicho consumo aumenta hasta 4 litros por persona al año).
La leche desnatada (31,6 litros, +3,8%) es la variedad que mejor evoluciona, según este estudio de TNS. Esto se debe a su buen comportamiento en los hogares monoparentales, en aquellos con parejas sin hijos (adultas  o jóvenes) y en donde viven hijos pequeños. En este último caso, el consumo aumenta hasta un litro por persona al año.
Por comunidades, Castilla y León, La Rioja y Cantabria son las que muestran un mayor consumo por habitante de leche líquida. Las regiones con menor consumo son las Islas Baleares, Andalucía y la Comunidad Valenciana. De hecho, un castellanoleonés consume hasta 43 litros de leche al año más que un balear, según Mercasa.
El consumo de leche es mayor en los pequeños municipios rurales y en las grandes ciudades; su consumo disminuye en los núcleos poblacionales de entre 10.000 y 100.000 personas.
A escala mundial, los países que muestran un mayor consumo de leche son Estados Unidos, Pakistán, India y Rusia. En Europa son Alemania, Francia, Italia y Reino Unido. España está ubicada en el séptimo lugar a escala continental.

Ventas totales sufren un estancamiento
Según los datos manejados por la consultora IRI, que audita las ventas en los establecimientos de libreservicio de 100 o más metros cuadrados y dotados de escáner, las ventas de leche en el TAM agosto 2008 demuestran un estancamiento en el consumo, si bien en valor los precios han aumentado notablemente.
Así, se totalizaron 2.775,6 millones de litros (+0,4%) por un valor de 2.433,4 millones de euros (+23,4%). El precio promedio queda en 0,87 euros por litro, muy por encima de los 0,71 euros que tenía en agosto de 2007.
La leche básica totalizó 2.118,1 millones de l (+2,7%) y 1.711,2 millones de euros (+28,8%); las especiales cayeron 5,6% hasta los 214,3 millones de l y 262,9 millones de euros (+9,4%), las adicionadas con calcio mostraron también un descenso del 7,4% al quedar en 410,6 millones de l y 424 millones de euros (+13,1%). Las frescas mostraron un ligero incremento al sumar 32,3 millones de l (+1,6%) y 34,3 millones de euros (+29%).
Dentro de las especiales, las destinadas a proteger la salud cardiovascular quedaron en 130,9 millones de l (-8,6%) y 163,7 millones de euros (+5,4%); las vitaminadas cayeron a 43 millones de l (-6,5%) y 49,7 millones de euros. Las digestivas (aquellas, por ejemplo, ausentes de lactosa) han tenido un buen comportamiento, al crecer a 26,9 millones de litros (+21,5%) y 32,1 millones de euros (+46,1%). Las otras  cayeron a 13.4 millones de l (-13,8%) y 17,3 millones de euros (-14,6%).
En cuanto a su distribución por tipos, la leche entera totalizó 1.019 millones de litros (-1,6%) y 874 millones de euros (+22%), la semidesnatada creció hasta los 1.092 millones de l (+4,6%) y 942,2 millones de euros (+29%); y la desnatada disminuyó a 663 millones de l (-2,9%%) y 616 millones de euros (+17,5%). En el segmento vitaminadas, las destinadas a público adulto cayeron un 27,7% en volumen (hasta los 1,9 millones de l) y un 10,6% en valor (hasta 1,9 millones de euros).
La consultora Nielsen, que audita las ventas en los establecimientos de libreservicio y tiendas tradicionales, cifra el mercado de la leche en España en 2.895 millones de litros (-0,1%) y 2.648 millones de euros (+22,4%).
De este total, la leche líquida de corta vida alcanzó el 1% en volumen y el 1% en valor de ese total; la leche líquida de larga duración, incluidas las vitaminadas, supusieron el 75% en volumen y el 69% en valor; las adicionadas con calcio, el 15% y el 17%; y las especiales totalizaron el 6% y el 8%, respectivamente.

Distribución comercial
De acuerdo a los datos del MARM, el 66% de las compras de leche para su consumo en hogares se realiza en los supermercados, 25,8% en los hipermercados y el 3,8% en las tiendas tradicionales.
Nielsen profundiza aún más en esta realidad. En su TAM de agosto 2008, el 32% de las ventas se realizaba en supermercados de más de 1.000 m2 (30% en 2007), 22% en aquellos locales de entre 201 y 1.000 m2 (22% en 2007), 17% en aquellos de entre 101 y 400 m2 (18% en 2007) y el 20% en los hipermercados (21% en 2007).


Situación en las comunidades autónomas

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino analizó recientemente con las comunidades autónomas la situación del sector lácteo nacional. Al encuentro, presidido por el director general de Recursos Agrícolas y Ganaderos, Carlos Escribano, asistieron los directores generales de las cc.aa. de Andalucía, Galicia, Navarra, País Vasco, Castilla-La Mancha, Aragón, Murcia, Asturias, Cantabria, Islas Baleares y Castilla y León, así como representantes del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA).
En el encuentro se examinó la situación del sector lácteo, en lo relativo a precios percibidos por los ganaderos, evolución del mercado nacional (entregas de leche) e internacional (importaciones y exportaciones), así como el comportamiento del consumo de leche y productos lácteos.
También se analizaron las posibles medidas de actuación en el sector, destacando la importancia de la plena implantación del Contrato Tipo de leche para asegurar una estabilidad al sector.
En lo relativo a la situación de los precios percibidos por los productores, se examinaron los datos sobre los precios pagados por las industrias en lo que va del periodo 2008/2009, aportados por el FEGA, En dicho estudio se evidenció que, si bien el nivel de los precios es inferior al de la campaña pasada, estos se encuentran muy por encima de los practicados en las tres campañas inmediatamente anteriores.
Así, la media española en el periodo abril–septiembre se sitúa en 0,35 euros/kg, con el máximo en abril (0,36) y el mínimo en septiembre (0,34). También se han comparado los datos de los precios pagados por los primeros compradores con los pagados por los transformadores, así como en caso de que éstos sean cooperativas o industrias no cooperativas. El análisis se ha realizado, además, por comunidades autónomas.
Los participantes incidieron, según fuentes ministeriales, en la necesidad de transparencia en estos datos, con el fin de que en los casos puntuales en que pueda haber pagos realizados por debajo de la media no transmitan una falsa sensación sobre el conjunto de los precios percibidos por el sector. También debatieron acerca de las situaciones que se están dando en el caso de determinadas industrias, que han restringido sus rutas de recogida, con el fin de examinar las causas y posibles actuaciones.
En cuanto a los datos del comercio exterior, se ha puesto de manifiesto que, si bien las importaciones de leche líquida procedente de otros países de nuestro entorno muestran una tendencia creciente en los últimos años, el porcentaje que llega envasada muestra un retroceso sobre el total importado.
En relación con las posibles medidas para mejorar la situación del sector, se examinaron las diferentes alternativas existentes en la OCM del sector lácteo. Los asistentes han coincidido en que la decisión tomada en el pasado Comité de Gestión, respecto de la apertura del periodo de ayudas al almacenamiento privado de mantequilla desde enero, contribuirá positivamente a rebajar la tensión en el mercado europeo. También coincidieron en la necesidad de adelantar de manera análoga la apertura de las medidas de intervención en lo relativo a la leche desnatada en polvo. El FEGA ha avanzado, además, la información sobre las medidas relativas a la adquisición de leche para las personas más desfavorecidas de la Comunidad.
De igual manera, se ha examinado el papel de la distribución comercial en el equilibrio de la situación del mercado, destacando la importancia de que ésta contribuya a mejorar esta situación, evitando las espirales descendentes en los precios.
Por encima de todo, se ha coincidido en la importancia del apoyo decidido a la Interprofesional (INLAC), como elemento clave para el diálogo y la búsqueda de equilibrio entre las partes del sector (productores e industria). En este sentido, se ha constatado el apoyo unánime de todas las comunidades autónomas al pleno funcionamiento del Contrato Tipo para la leche de vaca, aprobado este año, como figura esencial para aportar un escenario de estabilidad y certidumbre al sector. Asimismo, se ha reiterado el compromiso con este contrato incentivando su puesta en práctica por todas las vías posibles.
Finalmente, y con respecto a la gestión del sector en los próximos meses, Carlos Escribano expresó su disposición a examinar con los representantes de las cc.aa. la aplicación de los acuerdos que se alcancen respecto al sector lácteo en el marco del “Chequeo Médico de la PAC” que fue objeto de un acuerdo político por los ministros de Agricultura de los 27 en el transcurso del Consejo.
Dicha reunión del PAC, en la que se pensaba hacer grandes reformas (que implicaban una notable reducción a las ayudas y la desaparición de muchas cuotas de producción), al final acordó rebajar en un 5% las ayudas a agricultores y en un 9% a terratenientes. Se acordó, también, aumentar las cuotas lecheras en un 1%. Sin embargo, aquellas explotaciones que superen su cuota en más de un 6% tendrán que pagar una multa un 50% superior a la que se impone.

Comercio exterior
Como la producción de leche en nuestro país es insuficiente, las principales empresas del sector recurren a los mercados externos para suplir sus carencias de materias primas. Esto ha conllevado, incluso, a que algunas empresas españolas abran plantas de producción en Portugal para tener acceso directo a leche sin necesidad de cumplir con los rigores de los procesos de importación. De acuerdo a Mercasa, las importaciones de leche líquida superaron las 568.000 t en 2007, de las que el 54,2% correspondieron a leche envasada y el 45,8% a granel; el crecimiento de estas importaciones fue del 5,8%, con una clara concentración en aquellas con alto valor añadido.
Las leches envasadas tuvieron un crecimiento del 19% en el último periodo, mientras que las importadas en granel cayeron un 6,5%. El valor total de las importaciones sumó más de 204 millones de euros, de las cuales 126,9 millones correspondieron a las envasadas (+7,8%), y las de granel cayeron un 13,2% hasta los 77,3 millones. Francia y Portugal son los principales proveedores.
Las exportaciones de leche líquida son mucho menores, pero no por ello menos representativas, pues alcanzaron las 116.000 t de las que un 75,7% correspondieron a leche a granel y un 24,3% a productos envasados. La primera partida ha mostrado un gran crecimiento del 52% con respecto a los datos de 2006, mientras que las envasadas cayeron un 28,9%. Estas exportaciones sumaron en total casi 60 millones de euros, con un crecimiento del 9,5%. Francia, Andorra y Portugal son los principales destinos.
Los datos del primer semestre de 2008, facilitados por Aduanas y Fenil, muestran que se importaron 1.020.053 toneladas de leche y productos lácteos por un valor de 870,6 millones de euros. De este total, 120.943 t correspondieron a leche de vaca en envases pequeños (lista para ser consumida); 277.213 t fueron de leche de vaca a granel; 25.080 t de leche en polvo desnatada a granel; 12.947 t de leches evaporadas o concentradas; y 2.262 t de leche de oveja a granel.
En cuanto a las exportaciones, éstas totalizaron 254.125 t por un valor de 351,8 millones de euros. La leche de vaca lista para su consumo alcanzó las 64.628 t; la leche de vaca a granel sumó 53.848 t; 3.295 t fueron de leche en polvo a granel; 7.509 t de leche evaporadas/concentradas; y 4.357 t de leche condensada.

La leche en Europa y el mundo

Un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación indica que, para septiembre pasado, el índice FAO de precios de los lácteos (base 1998-2000=100) había caído a 218, un 28% menos que el pico de 302 acaecido en noviembre de 2007. Esta tendencia a la baja ha sido acelerada debido al incremento en la disponibilidad de productos en los mercados internacionales, la apreciación del dólar estadounidense y el enfriamiento de la economía mundial.
No obstante, los precios están un 20% por encima del promedio de los últimos años y los costes de producción siguen siendo elevados, debido en buena parte a los precios de los cereales con los que se fabrican los piensos para alimentar al ganado.
Los precios internacionales de la leche desnatada en polvo habían caído en septiembre a 3.025 dólares la tonelada, mientras que la leche entera en polvo había disminuido hasta los 3.262 dólares/t, un 34% menos que a mediados de 2007.
Durante 2008, la producción de leche habrá crecido un 2,2% hasta las 693 millones de toneladas. La FAO estima que para 2009 crezca un 2,5% más y se sitúe en 710 millones de t. Esto implica incrementos menores a los percibidos en años anteriores.
No obstante, por regiones, la situación ha mejorado. En Oceanía, la producción ha remontado, gracias a un clima mucho más favorable y húmedo, que ha mejorado los pastos. En Asia se espera que el crecimiento sea de sólo un 3,5%, debido a una caída de la producción en China (que crecerá tan sólo un 5-6%, muy por debajo de las tasas de dos dígitos de años anteriores), debido a las limitaciones en las existencias de agua y piensos para su cabaña nacional; este país es actualmente el cuarto mayor productor de leche del planeta.
Pero las importaciones procedentes de otros países podrían seguir creciendo a un mayor ritmo a objeto de satisfacer la demanda interna. Sin embargo, el reciente caso de contaminación con melamina en ese país, que ha producido la muerte de seis niños y la intoxicación de más de 300.000 infantes, está causando serias dudas sobre la fiabilidad de la industria lechera china, incluyendo sus potenciales de exportación. La leche fue adulterada con este material plástico para aumentar los niveles de nitrógeno y, por ende, mejorar los índices de contenido proteico.
Si bien es incierto el alcance de esta crisis alimentaria, es probable que esto contribuya a disminuir la producción interna y a que aumente la demanda de leche y lácteos importados.
América del Sur será, de nuevo, la región con el mayor crecimiento en todo el globo. La producción en Argentina aumentará a 10,3 millones de toneladas (+5%), pero este crecimiento habría sido mayor si los aranceles de exportación no fuesen tan elevados en ese país. Brasil habrá producido en 2008 31,2 millones de t (+8%), lo que ayudará a mejorar su posición como segundo mayor exportador del subcontinente.
En Estados Unidos, la producción durante 2008 creció un 2,2% hasta las 86 millones de t. Este crecimiento ha sido menor al esperado debido a la baja rentabilidad, dado el gran aumento en el precio de los piensos. Paralelamente, la reciente apreciación de su moneda ha restado competitividad a nivel externo.
En Europa, la producción de la Unión se ha incrementado gracias a las paulatinas ampliaciones en las cuotas por país miembro y a los precios altos de 2007. En 2008 se habrán producido 153,3 millones de toneladas, un 1% más que en 2007. Se espera que para 2009 el crecimiento sea similar, pero dependerá de la evolución de los precios.
En Ucrania la producción volvió a caer un 7% hasta las 13,1 millones de t, mientras que en Rusia aumentó un 1,5% hasta las 32,7 millones de t.
Después de atravesar un 2007 difícil, principalmente debido a causas climáticas, la producción de leche en Australia y Nueva Zelanda está mejorando de manera significativa. En el primer país, ésta totalizará las 9,4 millones de t en el periodo 2008-09 (que termina en junio), el primer incremento en cuatro años. En el segundo, el incremento será del 8% hasta las 16,2 millones de t, lo que permitirá restaurar sus stocks e incrementar las partidas de exportación.
A escala mundial, los principales exportadores de leche completa en polvo durante 2008 fueron: Nueva Zelanda (688.000 t), Unión Europea (432.000 t), Argentina (110.000 t) y Australia (107.000 t). En el caso de la leche en polvo desnatada, durante 2008 Estados Unidos exportó 400.000 t, Nueva Zelanda tuvo partidas por 257.000 t, la Unión Europea vendió a mercados externos 190.000 t, y Australia exportó 112.000 t.

El crecimiento en el consumo fue del 1,3%

De acuerdo a los informes de la FAO, el consumo per cápita de leche y derivados lácteos durante 2008 fue de 103,8 kilos, un 1,3% más que en 2007. La brecha entre las naciones desarrolladas y los países con un menor índice de bienestar sigue siendo muy marcada. En los primeros, el promedio de consumo por persona fue de 246,9 kilos, mientras que en los segundos fue de apenas 65,5 k.
No obstante, en las naciones en desarrollo, el incremento en la ingesta fue del 2,1%, superior al promedio mundial, lo que da a entender que ha mejorado el consumo, aunque todavía queda mucho camino por recorrer hasta que los habitantes de estos países alcancen niveles superiores.

 

Novedades legislativas
Durante el último año se han producido dos modificaciones legislativas que tienen especial incidencia en el sector lácteo. La primera de ellas es el Real Decreto 1728/2007, por el que se establece la normativa básica de control que deben cumplir los operadores del sector lácteo, y se modifica el Real Decreto 217/2004, de 6 de febrero, bajo el que se regulan la identificación y registro de los agentes, establecimientos y contenedores que intervienen en el sector lácteo, y el registro de los movimientos de la leche.
Esta nueva normativa establece los controles que deben realizar los operadores del sector lácteo, así como las condiciones de muestreo de la leche cruda de vaca y las condiciones que deben cumplir los laboratorios destinados a realizar los análisis de las muestras. Establece también qué nuevos registros e informaciones se deben incluir en la base de datos Letra Q.
El otro cambio legislativo está incluido en el Real Decreto 1472/2008, por el que se modifica el Real Decreto 1054/2003, en el que se aprobaba la Norma de calidad para determinados tipos de leche conservada total o parcialmente deshidratada, destinada a la alimentación humana.
Con la publicación de esta nueva normativa, se establecen nuevas definiciones y tratamientos, adiciones autorizadas y materias primas que se pueden utilizar en la leche que se destina a la deshidratación

 

Vacas que producen una leche de mejor calidad
La leche está condicionada por la calidad de vida que lleven las vacas y por la alimentación que éstas reciban. Esta es la principal conclusión dada a conocer por un grupo de investigadores del Nafferton Ecological Farming Group de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), según reseñó el Journal of the Science of Food and Agriculture.
De acuerdo a los datos ofrecidos en este estudio, las vacas que pastan libres en los campos producen una leche de mayor calidad. Los datos de la investigación se basan en 109 muestras de leche pertenecientes a 25 granjas, que se clasificaron en base a tres tipos de producción: la convencional, la sostenible y la producción ecológica. Todas las muestras de leche tomadas por los investigadores correspondieron al periodo comprendido entre el mes de agosto del año 2004 y mayo del año 2005.
Las vacas que viven en pastos producen leche con un contenido más elevado en ácidos grasos esenciales, vitaminas y antioxidantes. La leche obtenida durante los meses de verano, cuando los pastos son muchos más abundantes,  tenía un 60% más de ácido linoleico conjugado, o CLA9.
Esto confirmaba que, dependiendo de la época del año, los alimentos que se obtienen, en este caso la leche, es mucho más rica. “Lo cual demuestra claramente que si se manejan de forma natural las ganaderías se puede generar una situación favorable, tanto para los animales como para los productores”, explicó Carlo Leifert, coordinador del proyecto.
Si bien no siempre es posible realizar este tipo de actividades, por falta de pastos o por las condiciones climáticas, estos resultados podrían promover que muchas explotaciones agrarias considerasen la opción de alimentar al ganado de forma natural y, de ser posible, con certificación orgánica, con el fin de conseguir productos de mayor calidad, destinados a un creciente número de consumidores, ávidos por productos con estas características.

La leche también es beneficiosa para los ancianos
Como parte de una estrategia destinada a dar a conocer las bondades del consumo de leche en las diferentes etapas de la vida de los seres humanos, Fenil editó recientemente una Guía de Lácteos en Geriatría, con información puntual y bien documentada sobre los beneficios de este alimento en las personas mayores de 65 años.
El objetivo de la Guía es aportar una serie de recomendaciones nutricionales sobre el consumo de lácteos en el anciano, así como unas útiles equivalencias entre raciones; comentar los valores nutricionales de los lácteos, revisar el concepto de alimentos funcionales y resumir los principales beneficios que el consumo de lácteos comporta para la salud de nuestros mayores.
La Guía aborda temas como el papel del médico en la nutrición del anciano, la pirámide de la alimentación, el papel de los lácteos en la nutrición y la equivalencia entre raciones, el valor nutricional de los lácteos, los alimentos funcionales y la suplementación de los productos lácteos, los beneficios de los lácteos para la salud del anciano, las tendencias en el consumo de lácteos en la población española y un decálogo de los lácteos en geriatría.
La leche y los productos lácteos comportan numerosos beneficios para la salud del anciano, que en esta etapa de su vida necesita muchos nutrientes presentes de forma natural en este alimento:
–Ayudan a mantener la masa ósea, beneficio fundamental para este grupo poblacional teniendo en cuenta la gran incidencia de fracturas osteoporóticas, especialmente vertebrales y de cadera, que dan lugar a un aumento de la morbimortalidad y a una reducción de movilidad considerables con disminución de la calidad de vida.
–La ingesta de productos lácteos, por su aporte de calcio, produce una disminución de la presión arterial.
–La leche desnatada tiene ventajas sobre la leche entera y el yogur en poblaciones que ya presentan hiperlipidemias. La leche desnatada es la que tiene un mayor efecto hipocolesterolémico.
–Los lácteos presentan un efecto saciante y pueden ayudar a mantener la dieta.
–El consumo de lácteos en el anciano se ha relacionado con otros mecanismos en la prevención del ictus, como son la disminución de la agregación plaquetaria y la resistencia a la insulina.
–Las proteínas lácteas cubren las necesidades de aminoácidos del ser humano, ya que contienen todos los aminoácidos esenciales. Estas, dada su elevada digestibilidad y valor biológico, se definen como proteínas de alta calidad.
–Los lácteos presentan muy buenas cualidades para convertirse en alimentos funcionales que, manteniendo los atributos sensoriales de los tradicionales, proporcionan beneficios para la salud.
Esta nueva guía es la tercera edición que presenta Fenil. Las dos anteriores,  específicas para pediatría y cardiología, reunían los principales beneficios que tiene este alimento para infantes destetados (una época de la vida en la cual una correcta ingesta de calcio y proteínas de alta calidad permite a los niños crecer de forma sana), y para aquellas personas que padecen de enfermedades o dolencias cardiovasculares.

 

Publicado en Tecnifood Nro. 61

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas