Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Los Alimentos Funcionales IV. Declaraciones saludables

Léalo en 4 - 5 minutos
Léalo en 4 - 5 minutos

Concluimos con las presentaciones, mediante la cuarta parte de las Declaraciones Saludables Autorizadas por EFSA, dedicada a “nutrientes”, conforme al artículo 13.1) del Reglamento (CE) 1924/2006
Cabe reseñar que se van a ir publicando en el Diario Oficial de la Unión Europea, las primeras declaraciones saludables correspondientes a los artículos: 14.1a) Reducción de riesgos de padecimiento de enfermedades y  14.1b) Desarrollo y salud de los niños.
He aquí algunos ejemplos de declaraciones saludables autorizadas destinadas “al desarrollo y salud de los niños”,  conforme al artículo 14.1b):
√ Ácido docosahexenoico(DHA):
– La ingesta de ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye al desarrollo visual normal de los niños hasta los 12 meses de edad.
Se informará al consumidor de que el efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 100 mg de DHA. Cuando la declaración se haga con respecto a preparados de continuación, el alimento debe contener al menos un 0,3 % del total de ácidos grasos como DHA.
– La ingesta materna de ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye al desarrollo normal de los ojos del feto y del lactante alimentado con leche materna.
– La ingesta materna de ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye al desarrollo normal del cerebro del feto y del lactante alimentado con leche materna.
Se informará a las mujeres embarazadas o en período de lactancia de que el efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 200 mg de DHA además de la ingesta diaria recomendada de ácidos grasos omega 3 para los adultos, esto es, 250 mg de DHA y de ácido icosapentenoico (EPA). La declaración puede ser utilizada solamente para aquellos alimentos que aporten una ingesta diaria de al menos 200 mg de DHA.
El listado de las declaraciones saludables en español y en las restantes lenguas de los países de la Unión Europea, ya ha sufrido una revisión definitiva para su aprobación final, que se ha publicado en el Reglamento (UE) 432/2012.
Cabe recordar que los productos alimenticios que mayor crecimiento en el mercado de alimentación está experimentando un 15-20%, son los alimentos funcionales, en especial aquellos que están constituidos preferencialmente por las sustancias distintas de los nutrientes con propiedades saludables.
Las declaraciones saludables autorizadas, deberán aplicarse seis meses después de la fecha de su entrada en vigor para que los explotadores de empresas alimentarias puedan adaptarse a sus requisitos, lo que incluye la prohibición, conforme a lo dispuesto en el artículo 10, apartado 1, del Reglamento (CE) nº 1924/2006, de determinadas declaraciones de propiedades saludables cuya evaluación por parte de la Autoridad o cuyo examen por parte de la Comisión haya finalizado.
Conviene tener en consideración que los que denominamos alimentos funcionales: Ni curan, ni tratan, ni previenen enfermedades o diferentes tipos de dolencias; dichas labores  están encomendadas  en exclusiva a los medicamentos.
Los alimentos funcionales  vienen regulados por el Reglamento (CE) 1924/2006 (Artículos: 13.1, 13.5 , 14.1 y 14.2) en lo relativo a los efectos beneficiosos aplicables a nutrientes y a otras sustancias con propiedades saludables y por el Reglamento (CE) 1925/2006, que es en el que se sitúan las declaraciones de propiedades saludables autorizadas, sus dosis mínimas y máximas de uso, sus condiciones de aplicación y sus restricciones de empleo.
Lo que sí hay que consignar, es que si bien no curan, tratan, etc., sin embargo sí son capaces de: reducir, incrementar, mejorar, facilitar, favorecer y/o permitir determinadas propiedades saludables, fundamentados en los tipos y dosis de uso de los ingredientes funcionales con efectos beneficiosos (nutrientes y sustancias con otras propiedades saludables), mediante estudios científicos realizados en Centros e Instituciones Científicas rigurosas y solventes, para evidenciar con absoluta seguridad y eficacia que imparten  los efectos beneficiosos argumentados en el organismo humano.

 

Tiene a su disposición el artículo completo en la edición impresa de la revista Tecnifood núm.85 (enero/febrero de 2013).

 
Enlaces relacionados:

Caramelos y chicles, más sanos y atractivos
Frutas liofilizadas: salud en polvo
Los Alimentos Funcionales III. Declaraciones saludables

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas