Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Microgotas de chocolate, nuevas ideas para confitería

Léalo en 3 - 4 minutos
Léalo en 3 - 4 minutos

Herza Schokolade ofrece Chocnology en microformato y, de este modo, se incluye entre los pocos proveedores de este tipo de trozos de chocolate pequeños. Los trocitos muy pequeños logran una gran dispersión y ofrecen al producto acabado un aspecto chocolateado del producto final con poco consumo de material. Para comparar, en los trozos de chocolate clásicos el número de trozos es de unos 10.000 por kilo, mientras que las microgotas son más de 500.000.

Para fabricar estos pequeños formatos, las tecnologías estándar no son suficientes. Por lo tanto, Herza ha desarrollado técnicas de corte especiales con las que pueden realizarse estas formas. Pueden seleccionarse microtrozos cuadrados, muy pequeños, así como microgotas que sólo tienen el tamaño de la cabeza de una aguja. A ello hay que añadir chocolate en polvo que, por ejemplo, proporciona un efecto de stracciatella a los muffins. La repostería adquiere una coloración ligeramente marrón, con puntos de chocolate visibles.

Los microtrozos se ofrecen en las clases de chocolate blanco, chocolate con leche entera y chocolate negro, así como en mezcla tricolor de las tres variantes. A ello hay que añadir el acabado grageado. En este caso es posible también usar los trozos como portadores de sabor e integrar componentes saborantes especiales como saborizantes de moca o frutas en el grageado.

Del mismo modo que en todos los demás trozos de chocolate, Herza usa también para el microsurtido, exclusivamente, chocolate homogeneizado que fabrica la propia empresa. La gama de tamaños pequeños se completa con glaseados grasos como caramelo.

 

Amplio espectro de aplicación

Los trozos pequeños de chocolate son horneables, resistentes a la fricción y pueden congelarse. Por este motivo están predestinados para productos panificados, mezclas para hornear y masas preparadas de la zona de refrigerados. A pesar de su reducido tamaño, mantienen su forma original incluso después del horneado. Las gotas y los trocitos pequeños están muy solicitados para decorar tartas, helados y bollería, pero también para granola en barras y masas de relleno de tartas o pasteles.

Las nuevas aplicaciones imaginables incluyen también productos de chocolate. Por ejemplo, en los bombones los trocitos tienen un efecto especial como envoltura exterior. El chocolate blanco en tabletas logra un efecto de stracciatella gracias a los microtrozos. No deben olvidarse las composiciones individuales como “chocolate creativo“, que pueden preparar los propios consumidores en Internet.

Carsten Braumann, director de Ventas, comenta al respecto: “el interés por los microtrozos es muy grande, ya que los fabricantes industriales buscan constantemente nuevas ideas de productos para aumentar el incentivo de compra. Otro factor son los costes, ya que actualmente el chocolate es muy caro. Con los microtrozos, los fabricantes pueden ofrecer productos con trozos de chocolate, sin que aumenten de forma considerable los costes de producción”. 

 

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas