Pastas: las presentaciones frescas se endurecen

La actual situación económica está haciendo que los consumidores vuelvan a preferir las pastas secas tradicionales, aunque su precio haya crecido por encima de la media debido a los altos costes de la materia prima y la corrección de márgenes de los fabricantes. Las pastas frescas, una categoría que había mostrado fuertes incrementos en los últimos años, refleja signos de estancamiento

Si durante el bienio 2007-2008, el precio de la pasta sufrió los embates del encarecimiento de su principal materia prima, el trigo, lo cual tuvo como consecuencia una cierta ralentización en las compras de este alimento, la actual coyuntura económica ha hecho que su consumo -incluso con unos precios que no dejan de disminuir, aunque la harina no haya bajado de precio- crezca de forma importante. No en balde, es un alimento barato, versátil, fácil de preparar, energético, sabroso y que forma parte de la despensa de cualquier hogar.
Esto se debe a que no necesitan mayores condiciones de conservación, su ingrediente principal se produce de forma abundante en nuestro país y en el continente europeo y puede mezclarse con otros alimentos. Su valor nutricional es similar al del pan, lo que lo convierte en un artículo básico.
El mercado español de pastas, a diferencia de otros años, está sufriendo una transformación paulatina, de acuerdo a los datos que aportan las consultoras. La categoría de pastas frescas, que venía mostrando crecimientos interesantes, ha perdido velocidad, mientras que la tradicional pasta seca ha sufrido un repunte en sus ventas y vuelve a mostrar dinamismo. Pareciera con ello que los consumidores están adquiriéndolas en detrimento de otros alimentos más costosos. Es, sin embargo, muy temprano para comprobar si se trata de un hecho puntual o si estamos ante una tendencia.
Por otro lado, las marcas del distribuidor siguen arañando cuotas al resto de las marcas. El precio está siendo la primera opción a considerar por los consumidores a la hora de escoger este alimento, y los crecimientos de dos dígitos por parte de las llamadas marcas blancas están perjudicando al resto de las empresas.

Un mercado maduro, pero cambiante
Según Mercasa, el mercado español de pastas alimenticias superó los 158 millones de kilos, por una valor de más de 230 millones de euros. Al momento en que se editó ese anuario, los crecimientos eran moderados: un 1,9% en volumen y un 5,6% en valor.
Según la consultora Nielsen, que audita las ventas en los establecimientos de libreservicio y tiendas tradicionales, las ventas de pastas alimenticias en el TAM de marzo 2009 alcanzó las 156.739 toneladas valoradas en 249,3 millones de euros. De este total, los macarrones sumaron el 26,9% en volumen y el 23% en valor; los espaguetis, el 20,2% y el 18,1%; los fideos, el 19,8% y el 16,4%; las espirales, el 8,2% y 8,4%; los tagliatelle, el 4,8% y el 4,5%; los tiburones, el 4,1% y 3,4%; el cous-cous, el 1,2% y 1,3%; los pistones, el 1,3% y 1,4%; y los nidos, el 1,2% y 2,3%.
La consultora internacional Euro-monitor, en un informe de octubre del año pasado, confirmaba el fuerte incremento en los precios y un menor crecimiento de las pastas frescas, cuyo ulterior descenso se ha visto reflejado en los estudios de las otras consultoras de consumo. “El extraordinario incremento en los precios de los cereales ha hecho que muchos fabricantes de pasta estén disminuyendo sus márgenes de ganancias”, aseguraba. Pero dicho margen está corrigiéndose en los actuales momentos, tal y como se verá más adelante. Para la fecha en la que se publicó ese estudio, las pastas frescas habían mostrado un crecimiento del 5%, inferior al de meses anteriores. El impacto de la actual coyuntura económica ha hecho que las previsiones hayan tenido que cambiar sobre la marcha.

Aumentan notablemente las ventas de pastas secas
Según los datos del TAM de marzo 2009 de la consultora IRI, que audita las ventas en los establecimientos de libreservicio de 100 o más metros cuadrados, las ventas de pastas secas totalizaron 166.656,1 toneladas (+4,7%) y 262,2 millones de euros (+19,5%). Dentro de ese total, las pastas tradicionales mostraron un incremento importante, hasta alcanzar las 130.627,8 t (+6,7%) y 176,1 millones de euros (+24%), mientras que las enriquecidas o especiales disminuyeron su ritmo, al quedar en 36.028,3 t (-1,9%) y 86 millones de euros (+11,3%).
Dentro de las primeras, las pastas para sopa alcanzaron las 36.313,3 t (+2,8%) y 47,8 millones de euros (+18,2%), de las cuales  los fideos sumaron 26.293,7 t (+2,3%) y 33,2 millones de euros (+18,4%); las letras y otras pastas para sopas totalizaron 10.019,5 t (+4%) y 14,5 millones de euros (+18%). En el caso de los macarrones y figuras, éstos sumaron 54.719,4 t (+7,1%) y 67,3 millones de euros (+27%). En dicho subsegmento, los macarrones aumentaron a 37.443,9 t (+8,2%) y 43,8 millones de euros (+28,3%); los espirales perdieron cuota al quedar en 3.007,8 t (-2,6%) y 4,3 millones de euros (+22,8%). Las otras figuras sumaron 14.267,6 t (+6,4%) y 19,1 millones de euros (+25,2%).
Los espaguetis y tallarines crecieron notablemente hasta las 37.609,7 t (+9,6%) y 47,6 millones de euros (+28,4%). Los primeros totalizaron 29.522,4 t (+8,5%) y 36,2 millones de euros (+28%); mientras que los segundos mostraron un fuerte incremento al superar las 8.087,3 t (+14,2%) y 11,3 millones de euros (+30,1%).
La pasta laminada también mostró un fuerte incremento, al superar las 1.985,2 t (+14,2%) y 13,3 millones de euros (+15,7%). La variedad específica para hacer lasaña creció notablemente hasta las 977,8 t (+31,1%) y 6,4 millones de euros (+24%); mientras que la fabricada para hacer canelones apenas mostró variación y sumó 1.007,4 t (+1,5%) y 6,9 millones de euros (+8,9%).
En el caso de las enriquecidas y especiales, las pastas al huevo mermaron hasta las 8.422,8 t (-3%) y 21,5 millones de euros (+9,8%). Dentro de este segmento, los espaguetis quedaron en 2.394,2 t (+4,3%) y 5,5 millones de euros (+19,2%); los tallarines alcanzaron las 1.978,4 t (+2,9%) y 5,4 millones de euros (+21%); los macarrones, no obstante, perdieron peso al retroceder a 2.329,3 t (-8,3%) y 5,3 millones de euros (+3,2%); las espirales también mermaron sus ventas hasta las 612,8 t (-11,9%) y 1,4 millones de euros (+2,1%); la pasta laminada también retrocedió hasta las 325,7 t (-8,9%) y 1,5 millones de euros (-3,2%); y las otras figuras quedaron en 782,2 t (-10,6%) y 2,1 millones de euros (-2,7%).
Las pastas de colores totalizaron 22.243,7 t (-1,8%) y 45,4 millones de euros (+14,1%). En este segmento, los comportamientos han sido muy desiguales, por cuanto los espaguetis cayeron notablemente en sus ventas, hasta las 1.787,5 t (-44,7%) y 4,7 millones de euros (-28,2%); los tallarines disminuyeron ventas hasta las 551,8 t (-26,1%) y 1,5 millones de euros (-13,8%); y los macarrones también mermaron hasta las 2.625,2 t (-5,1%) y 5,8 millones de euros (+9,3%). En cambio, las espirales crecieron hasta las 10.556,8 t (+7,5%) y 18,3 millones de euros (+31,2%); y las otras presentaciones totalizaron 6.722,3 t (+10,1%) y 14,9 millones de euros (+23,5%).
Las integrales se han comportado positivamente, pues sumaron 1.248,7 t (+7,4%) y 2,5 millones de euros. En este segmento destacan los espaguetis, con 638,4 t (+4,5%) y 1,2 millones de euros (+23,1%); los macarrones, con 584,8 t (+12,3%) y 1,1 millones de euros (+33,7%); y las otras variedades, con 25,4 t (-18,6%) y 75.210 euros (-11,1%).
Finalmente, las enriquecidas alcanzaron las 4.112,9 t (-2,8%) y 16,4 millones de euros (+4,4%). En este segmento, las rellenas perdieron cuota al quedar en 2.959,8 t (-4,4%) y 11,6 millones de euros (+2,7%); los espaguetis enriquecidos aumentaron a 267,7 t (+12,1%) y 769.109 euros (+29,2%); los macarrones enriquecidos quedaron en 172,2 t (+5,5%) y 407.091 euros (+14,9%). El resto de las presentaciones disminuyó a 713,1 t (-2,6%) y 3,6 millones de euros (+4,6%).

Las pastas frescas frenan su crecimiento

En el TAM de abril 2009 de la consultora IRI se demuestra que las ventas de pastas frescas, que desde su lanzamiento habían alcanzado cuotas de crecimiento muy importantes, están padeciendo los efectos de la racionalización del consumo por parte de aquellas personas que comen este alimento. Al tratarse de un producto con valor añadido, pero con precio superior, los consumidores se están decantando más por las tradicionales.
Las ventas de estas pastas frescas apenas crecieron en el TAM antes mencionado, al totalizar 8.821 t (+0,8%) y 59,7 millones de euros (-1,1), lo que contrasta con lo reflejado en el TAM de marzo 2008, cuando éstas habían sumado 9.159,5 t y 62,9 millones de euros.
En el segmento de pasta rellena, las ventas sumaron 5.796,3 t (+2,4%) y 45,2 millones de euros (-0,6%); las lisas mantuvieron las ventas al quedar en 2.086 t (+0,7%) y 10,8 millones de euros (+0,1%); los gnocchi disminuyeron sensiblemente a 900,3 t (-6,6%) y 3,4 millones de euros (-8,4%). Finalmente, los lotes mixtos perdieron mucha cuota de mercado, al totalizar 38,3 t (-28%) y 244.784 euros (-17,8%).

Las marcas del distribuidor siguen acaparando cuotas
En el caso de las pastas frescas, las marcas del distribuidor no dejan de seguir ocupando espacios en detrimento del resto de las enseñas. De hecho, exceptuando a Faisán, todas las principales marcas han perdido cuota.
Las llamadas marcas blancas totalizaron 4.217 t (+18,3%) y 21,2 millones de euros (+18,3%) y ya representan el 47,8% de las ventas en volumen y el 35,5% en valor. La primera enseña privada es Rana, con 1.912,6 t (-4,5%) y 17,9 millones de euros (-2,8%); Buitoni disminuyó considerablemente hasta las 1.364,9 t (-22,4%) y 13,1 millones de euros (-18,4%); Gallo también mermó sus ventas hasta las 1.070,3 t (-8,4%) y 6,3 millones de euros (-8%); Faisán, de reciente aparición en esta categoría, ha mostrado un gran ímpetu en sus cifras, al alcanzar las 183,3 t (+110,3%) t y 654.080 euros (+122,4%); El Pavo, que ha decidido salirse de esta categoría de pastas, perdió casi la mitad de sus ventas, al disminuir a 385 kilos (-42,3%) y 3.799 euros (-51,7%). El resto de las enseñas totalizaron 72,3 t (-58,1%) y 457.868 euros (-34,8%).

Estructura empresarial
La competencia entre las empresas fabricantes de pastas es muy fuerte, dada la madurez del mercado. Estima Mercasa que la necesidad de innovar constantemente y de ajustar los precios para mantener un equilibrio adecuado entre la competencia y los costes, ha obligado el cierre de algunas empresas, sobre todo aquellas de pequeño o mediano tamaño, y forzado la concentración de otras. Son unas 50 las compañías en España dedicadas exclusivamente a la producción de pastas alimenticias, entre las principales se encuentran algunas con capitales extranjeros. Y, entre las marcas de más alto nivel, la producción procede directamente de otros países, tanto en el caso de la pasta seca como de la fresca.
Las marcas del distribuidor cubren el 57,5% de todas las ventas en volumen de pasta seca y el 44,1% en valor. Y siguen en ascenso. La primera oferta marquista, por su parte, se queda en un 33,7% en volumen y un 44,1% en valor, con incrementos interanuales tasados por Mercasa en 1% y 0,3%, respectivamente.
En los últimos meses se produjeron algunas compras de empresas extranjeras por parte de grupos españoles, sobre todo en Estados Unidos y Alemania, con el fin de establecer estrategias de penetración en dichos mercados mucho más atractivas que las que llevaban a cabo anteriormente.

Consumo estable
Según el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, el consumo promedio de pastas alimenticias en nuestro país supera los 4,3 kilos por persona al año. El 82,9% de este consumo se realiza en hogares, el 11,1% en establecimientos de hostelería y restauración, y el 6% restante corresponde a las instituciones.
Las comunidades autónomas en las cuales el consumo de pasta es mayor son Cataluña, Baleares y Galicia. Castilla-La Mancha, Extremadura y La Rioja, por el contrario, muestran ingestas menores a la media. En cuanto a los núcleos de población, aquellos con censos de entre 10.000 y 100.000 habitantes suelen mostrar una mayor preferencia por consumir pastas alimenticias que el resto de los municipios, sobre todo aquellos con entre 100.000 y 500.000 habitantes.
Las amas de casa mayores de 65 años son más aficionadas a este alimento. En cuanto a los hogares, aquellos sin niños adquieren más pasta; igualmente, las casas en donde viven jóvenes, adultos independientes y jubilados muestran consumos más elevados. Por contra, aquellos en los que residen parejas con hijos y hogares monoparentales presentan menores índices de adquisición.

Ventas, en los supermercados

Según Mercasa, los españoles adquieren pastas principalmente en los supermercados, con un 64%, seguido por los hipermercados (29,6%) y las tienes tradicionales (4,1%). Los establecimientos de hostelería y restauración, en cambio, prefieren acudir a los distribuidores (65,2%) o a los mayoristas (14,6%).
Nielsen establece las cuotas de venta en el libreservicio de esta forma: 23% en supermercados de entre 100 y 399 m2; 23% en aquellos locales entre 400 y 999 m2; 41% en comercios de entre 1.000 y 2.499 m2; y 19 en los hipermercados.

Balanza comercial equilibrada

Si bien en volumen las exportaciones de pasta son muy similares a las importaciones, en valor las cifras cambian, por cuanto las pastas que se traen al país son de mayor valor añadido que las que se exportan. Mercasa, con datos del Instituto Español de Comercio Exterior, cifra las importaciones en 43.000 t y 81 millones de euros, entre las que destacan pastas frescas y rellenas. No dejan de ser importantes las partidas de pastas ecológicas o que contienen ingredientes de soja y algas, cuyo consumo en España superan los 200.000 kilos anuales. Italia es el principal proveedor para nuestro mercado, con cerca del 60% del total.
Por el lado de las exportaciones, éstas rondaron las 40.000 t y unos 34 millones de euros. Estas cifras no han mostrado mayor variación interanual, en parte debido a las dificultades que las empresas nacionales han tenido para mantener los ritmos de crecimiento de su comercio exterior.
Los altos precios de la materia prima, el valor del euro y la fuerte competición de las industrias de otros países (Argelia, Túnez o Turquía) son los factores principales a considerar. Francia, Portugal y Alemania son los principales destinos de las pastas fabricadas en España.

Panorama europeo de las pastas
Según los datos de la consultora Datamonitor, Italia es el país de la Unión Europea que muestra los mayores consumos de pasta, con ventas en 2008 de 1,3 millones de t (+3%) y 2.108 millones de euros (+4%): Alemania está en segundo lugar, con 575.700 t (+1%) y 1.399,1 millones de euros (+2%); Francia alcanzó las 502.500 t (+3%) y 1.513,5 millones de euros (+4%); Reino Unido sumó  279.900 t (+9%) y 1.008 millones de euros (+9%); España cifró  129.600 t (+2%) y 225,1 millones de euros (+4%); Portugal, 67.700 t (+1%) y 152,5 millones de euros (+3%); y Países Bajos, 58.900 t (+2%) y 125,3 millones de euros (+2%).
Euromonitor calcula el mercado de pastas en Europa en 4,2 millones de t y 6.666,8 millones de euros, con Italia a la cabeza (1,4 millones de t y 2.166,2 millones de euros); Alemania en segundo lugar (728.600 t y 1.098,2 millones de euros); Francia (546.800 t y 930,3 millones de euros); Reino Unido (349.500 t y 745,6 millones de euros); España (206.500 t y 331,8 millones de euros); y Portugal (con 61.500 t y 59,5 millones de euros).

 

Se prevé una disminución en la producción de trigo
Según los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, existe en los actuales momentos una fuerte recuperación en el suministro mundial de cereales. De hecho, para el periodo 2008-2009, las existencias mundiales aumentarán de forma pronunciada. La razón principal que explica la importante mejora registrada ha sido el fuerte incremento de la producción global durante el año pasado, que se estima en una cifra sin precedentes de 2.289 millones de toneladas, 2 millones de toneladas más de lo que se informó en febrero y un 7% más que el récord anterior de 2007.
El primer pronóstico de la FAO relativo a la producción mundial de trigo en 2009 se cifra en 655 millones de toneladas, casi un 5% menos que el volumen sin precedentes del año pasado (688 millones), pero todavía muy por encima de la media de los últimos cinco años. En América del Norte, la disminución del 7% de la superficie cultivada con trigo de invierno en los Estados Unidos y las plantaciones menores previstas en el Canadá apuntan a una disminución importante de la producción. En Europa, la superficie cultivada con trigo ha disminuido en algunos de los principales países productores, particularmente en el Este de la región; la producción en la UE se pronostica provisionalmente en casi un 7% menos que la cifra récord de 2008. En los países de la CEI de Europa, se pronostica que la producción disminuirá con respecto al nivel del año pasado. En Asia, las perspectivas para la cosecha de trigo de invierno han mejorado tras la llegada de las lluvias en muchas de las zonas afectadas por la sequía en China. Se prevé una fuerte recuperación en la subregión del Cercano Oriente, que sufrió una sequía en 2008. En África del Norte, las perspectivas para la cosecha de trigo son favorables.
La siembra comenzó a finales de abril o principios de mayo en Suramérica. Los primeros indicios apuntan a un nivel inferior a la media de las plantaciones en la subregión, alrededor de un 5% menos que en 2008, en respuesta a los precios más bajos y a un acceso menor al crédito debido a la crisis financiera. En Oceanía, sin embargo, los primeros indicios sugieren que los productores de Australia tratarán de obtener una producción cercana al buen nivel del año pasado, o incluso mayor.
En el caso específico del trigo, se pronostica que en 2008/09 la utilización mundial de este cereal aumentará en un 4,6%, lo que equivale a 28 millones de toneladas. Se prevé que la mayor parte del aumento se deberá a una fuerte expansión del uso de piensos que, según los pronósticos, dará un salto del 20 por ciento con respecto a la campaña anterior, principalmente en la UE. La utilización mundial de trigo para el consumo humano debería aumentar en un 1,2%, con un crecimiento más rápido en los países en desarrollo, en los que se pronostica que dicho consumo se incrementará en alrededor de un 1,6%.

Publicado en Tecnifood Nro. 64

Noticias relacionadas

Deja un comentario