Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Pastas, un sector que sortea la crisis

Léalo en 22 - 29 minutos
Léalo en 22 - 29 minutos

Las pastas alimenticias siguen siendo uno de los alimentos preferidos de la dieta de los españoles y al ser también uno de los más económicos, es de los que mejor están esquivando la crisis. Durante el pasado año la demanda de estos productos siguió creciendo de forma moderada, al tiempo que se recuperaba muy ligeramente el importe. El consumidor sigue apostando por las marcas de la distribución, que ya suponen más del 60% del volumen total y alrededor del 50% del valor, mientras Gallo ocupa el liderazgo del sector marquista

Las pastas alimenticias son un producto incluido en la dieta mediterránea, no perecedero, de larga duración (hasta tres años), y formado por dos grandes categorías. Por un lado la variedad seca, la de mayor consumo y, por otro, la pasta fresca, un segmento de mercado más pequeño pero que crece con mayor rapidez, que engloba a las especialidades más elaboradas y destinado fundamentalmente al consumidor adulto. En los últimos meses, los efectos de la crisis no parecen haberse notado en el conjunto del sector de las pastas alimenticias ya que, al contar con un precio asequible, el consumo de ambas categorías habría crecido en volumen y se habría elevado ligeramente en valor. Así lo reflejan al menos los datos recogidos por diversas consultoras.  Kantar Worldpanel cifró el sector de pasta en España en 2010 en 169.285 t (+1,7%) y 285 millones de euros.
El 95% del volumen y el 81% del valor correspondieron a la pasta seca, con un gasto medio de 18,2 euros, realizado fundamentalmente en supermercados (54%). Por su parte, Nielsen sitúa el mercado de pasta seca en abril de 2011 en 153.715 t  (+2,3%) valoradas en 215 millones de euros. El 61% correspondió a pasta normal, un 27% a enriquecida, el 7% a laminada, el 4 % a seca rellena y el 1% a integral. Todas las categorías, excepto la seca rellena, registraron aumento respecto al periodo anterior. Estos grandes segmentos del mercado engloban a su vez a otras especialidades como pasta con fibra, con vegetales, pasta con tomate y espinacas, pasta con tinta de sepia, o pasta que incorpora en su composición algas de producción ecológica. Los formatos de presentación de las pastas alimenticias secas más habituales en el mercado son los de 500 gramos y kilo, si bien también se comercializan referencias de 250 gramos y de 750 gramos. El envase de 250 gramos es el más habitual en el segmento de la pasta fresca.
La misma tendencia al alza recoge la también consultora SymphonyIRI en su último estudio correspondiente al TAM de febrero de 2011. El mismo cifra el mercado total de pasta (seca y fresca) en 182.764 toneladas y 307,1 millones de euros, con aumentos del 1,2% en volumen y del 0,1% en valor respecto al periodo anterior. La pasta alimenticia seca (normal, enriquecida y especial) totalizó 172.977 t (+0,1%) y 245 millones de euros (-0,1%), frenando la tendencia significativamente alcista que venía registrando en volumen y amortiguando las notables bajadas que arrastraba en cuanto al valor.
Desglosando los datos por productos, los agrupados en la categoría de pasta seca normal (para sopa, macarrones y figuras, espaguetis y tallarines y pasta laminada) totalizaron 134.601 t  y 161,2 millones de euros (-1%). El mayor volumen correspondió a los macarrones y figuras con 59.080 t (+1%) y 65 millones de euros, absorbiendo el 44% del volumen y el 40% del valor del total de la pasta seca normal. A continuación, se sitúan los espaguetis y tallarines con 38.766 t (-0,2%) y 42 millones de euros (-2,4%), representando el 29% de las toneladas y el 26% de los euros. Le siguió la pasta para sopa con 34.860 t (-1,2%) y 42 millones de euros (-1,5%), que representa el 26% del peso y el 25% del importe, y la pasta laminada que sumó 1.895 t (+1,8%) y 12,4 millones de euros (+0,1%).
Por lo que hace referencia a la pasta enriquecida y especial, el volumen aumentó un 4,4% hasta las 38.376 t, valoradas en 84 millones de euros (+0,1%). En este apartado, destaca la pasta de colores con 24.136 t (+2,3%) y 43 millones de euros (-2,3%), que representó el 63% del volumen y el 51% del valor de la categoría. La pasta al huevo totalizó 8.969 t (+11,1%) y 22 millones de euros (+7,3%), el 23% de las toneladas y el 26% de los euros. El resto correspondió a la pasta rellena, integral y enriquecida.

La importancia de la MDD
Siguiendo la tendencia de otros muchos productos de alimentación, las marcas de la distribución siguen ganando día a día mayor presencia en los lineales de pasta. Así, en lo que hace referencia a la pasta normal, en el periodo analizado las MDD totalizaron 90.286 t (+0,1%) y 79 millones de euros (-1,7%). Suponen el 67% del volumen total del segmento y el 49% del valor. En el segmento de pasta enriquecida y especial, las marcas de la distribución registraron un aumento del 11% en el volumen y del 7% en el valor hasta alcanzar las 24.868 t y los 42,1 millones de euros. Suponen el 65% del peso total (el 61% un año antes) y el 50,3% del importe abonado (47,3% en el ejercicio precedente). Gallo es la primera marca con una participación que oscila entre el 35-40% del volumen y alrededor del 30% en valor. En los lineales se pueden encontrar también presentaciones destinadas al público infantil, uno de los principales consumidores de pasta seca en España. Así por ejemplo, pasta envasada con la marca de Los Simpsons, elaborada en Zaragoza para Carrefour, y con licencias Disney importada de Italia en envase de 250 gramos. En este último caso fabricada por la italiana Dalla Costa. En España, las referencias de la empresa transalpina (pasta integral, de colores, gigante) son importadas por la comercial Garda Import, de Cervelló (Barcelona), especialista en productos italianos de alimentación, que incluye también en su catálogo enseñas de pasta italiana como La Pasta di Aldo, Alibert o Castelo Degli Anguillara.
La gran aceptación que ha dado el consumidor a las marcas de la distribución ha llevado a las grandes cadenas a contar con referencias con su propia marca de producto importado. Es el caso, por ejemplo, de Hipercor. La cadena de hipermercados de El Corte Inglés cuenta con una amplía gama de presentaciones de pasta seca (radiatori, penne, zuti rigate, farfalle, cappelletti, capellini) de 500 g elaboradas por Pastificio Lucio Garofalo, con fábrica en Gragnano-Napoles (Italia). La marca de la empresa italiana, Garofal,  también se comercializa en los supermercados del grupo en un envase también totalmente transparente.
Analizando la comercialización de pasta seca normal por tipo de establecimiento, el mayor porcentaje corresponde a los supermercados grandes (superficie entre 1.001 y 2.500 m2) con 50.288 t (+10%) y 66 millones de euros (+8,2%). Le siguieron los supermercados medianos (401 a 1.000 m2) con 36.304 t (-10,5%) y 44,2 millones de euros (-9,5%); los hipermercados con 20.963 t  y 25,4 millones de euros (-3,8%) y los supermercados pequeños (entre 100 y 400 m2) con 20.046 t (-4,2%) y 26 millones de euros (-2,7%). La demanda más importante de pasta seca normal se localiza en la zona centro-este con 24.059 t y 27,5 millones de euros, seguida de la sur (23.756 t y 27,1 millones), el área metropolitana de Madrid (15.220 t y 18,8 millones), el área metropolitana de Barcelona (14.528 t y 19,5 millones) y la noroeste (14.313 t y 16,7 millones de euros).
Las mayores ventas de pasta enriquecida y especial se registran también en los supermercados grandes que totalizaron 18.902 t (+20,6%) y 38,6 millones de euros (+14,2%), mientras en los supermercados medianos fueron de 8.348 t (+18,7%) y 18,8 millones (-12,6%), los hipermercados sumaron 7.030 t (-1,3%) y 17,1 millones de euros (-6,6%) y los supermercados pequeños absorbieron 4.097 t (-3%) y 9,1 millones de euros (-4,3%). Por lo que hace referencia a las zonas geográficas, el mayor consumo de pasta especial y enriquecida se da en el sur con 6.939 t y 14,5 millones de euros, seguida de la centro-este (6.244 t y 12,9 millones), la noreste (5.896 t y 13,1 millones) y el área metropolitana de Madrid con 4.671 t y 10,8 millones de euros.

La pasta fresca sigue al alza
El consumo de pasta fresca ha seguido manteniendo durante el último año su ritmo de crecimiento en volumen habiendo ralentizado el valor. Según los datos aportados por la consultora SymphonyIRI para el TAM de marzo de 2011, la comercialización de pasta fresca ascendió a 9.787 t (+3,2%) por valor de 61,6 millones de euros (+0,1%). Por tipos, la rellena supuso el 67,1% del volumen, 6.562 t (+5%), y el 77,4% del valor, 48 millones de euros (+4,3%), mientras la lisa totalizó 2.213 t (-2,2%) y 10,2 millones de euros (-9%). Este segmento está dominado también por las MDD. En concreto, totalizaron el 54% del volumen, 5.275 t (+3,9%) y el 41% del valor (25,2 millones de euros). Rana se mantiene como la primera enseña del total de la categoría con 1.900 t  (-4,4%) y 16,4 millones de euros (-11%), seguida de Buitoni con 1.391 t (+13%) y 12,8 millones (+16%), Gallo con 997 t (+4%) y 6,3 millones de euros (+15%) y Faisán con 175 t (+2%) y 613.463 euros. Es también en los supermercados grandes donde se realizan las principales compras de pasta fresca (el 42% del volumen y el 40% del valor), mientras la zona con mayor demanda de este tipo de pasta se corresponde con el área metropolitana de Barcelona  (el 23% del volumen y el 26% del valor), seguida muy de cerca por el área noreste (21% del peso y 22% de los euros). En el subsegmento de la pasta rellena, las MDD absorben alrededor del 35% del negocio (valor) y del 50% de la demanda (volumen), seguidas de cerca en peso por Rana (32%), Buitoni (23%) y Gallo (10%).

Pasta en el hogar y de producción española
En lo que hace referencia al consumo, los datos aportados por el Panel de Consumo Alimentario del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), reflejan que durante 2010 se consumieron en España un total de 214.782 t de pastas alimenticias, con un gasto de 331,5 millones de euros. La mayor parte correspondió al hogar (176.812 t y 295,5 millones de euros), la hostelería y restauración absorbió 23.520 t 36,7 millones de euros, y las instituciones 14.450 t y 17 millones de euros.
El consumo de pasta en España oscila entre los 3,5 y los 4 k por persona y año. Estos datos nos sitúan muy lejos de países como Italia donde el consumo per cápita es de 28 k. Precisamente el país transalpino es el primer productor mundial de pasta con cerca del 30% de la producción que se aproxima a los 11 millones de toneladas anuales. Estados Unidos controla el 11% de la producción mundial y Brasil cerca del 10%.
También Italia es el principal proveedor de pastas alimenticias para el mercado español, representando alrededor del 60% de todas las importaciones que se sitúan en torno a las 48.000 t anuales. Se trata, por lo general, de pastas con más valor añadido (pastas rellenas, frescas, ecológicas, etc.), por lo que su precio medio ronda los 2 euros/k. Nuestra balanza comercial es este producto es deficitaria dado que nuestras exportaciones superan ligeramente las 37.000 t, con un precio medio de 1,3 euros/k. Es previsible que las empresas españolas aumenten sus ventas al exterior en los próximos años, haciendo frente eso si a la difícil competencia que representan industrias que operan desde países como Argentina, Turquía o Argelia, con precios muy ajustados.
Los principales destinos de las ventas al exterior de la pasta alimenticia española son otros países de la Unión Europea, entre los que destacan Francia, Portugal y Alemania. Una de las opciones para introducirse en esos mercados es la adquisición de empresas en esos países o la apertura de oficinas comerciales.
La estructura empresarial del sector de las pastas alimenticias en España está liderada por un número reducido de empresas, pero con un importante volumen de producción, entre los que conviven empresas españolas de gran tradición en este sector junto a algunas filiales de compañías internacionales, centradas básicamente en las pastas de mayor valor añadido.
Las empresas fabricantes de pasta en España no llegan al medio centenar, pudiendo destacarse tres grandes grupos. El primero formado por aquellos cuya producción oscila en torno a las 120.000 t anuales, el segundo ronda las 60.000 t y el tercero no llega a las 30.000 t. También compiten en el mismo algunas empresas cuyo volumen anual se mueve en torno a las 5.000 toneladas.
De cara al futuro, en una situación como la actual y con un mercado tan maduro como el de la pasta, la tendencia del sector productor pasa por una apuesta decidida por la innovación, con productos que aporten valor añadido, ya que el consumidor de hoy demanda productos nuevos y de calidad, manteniendo ese nivel de exigencia con las novedades, aun en el difícil contexto económico actual.

Gallo, un líder dinámico
Para tratar de romper esta inercia de pequeños crecimientos que el sector viene registrando en estos últimos años, las empresas han apostado también por los productos cuyo objetivo es satisfacer la demanda de meal solutions y por los platos preparados. Esta es la línea que ha seguido Comercial Gallo, el líder del mercado con una cuota próxima al 40% en pasta seca, 13% en pasta fresca rellena y por encima del 30% en platos frescos preparados, con el lanzamiento de su nueva línea de pasta fresca Gallo Sabores Nuestros. La gama está integrada por cuatro referencias. Raviolis con queso manchego, raviolis con ternera gallega, raviolis con sobrasada mallorquina y queso y soles con jamón ibérico. Todos los ingredientes están envueltos por una pasta mucho más fina y suave, y para el suministro de algunas materias primas ha suscrito acuerdos, por ejemplo, con los Consejos Reguladores de Queso Manchego y de Ternera Gallega.
Además, la marca líder de pasta continúa con su batería de lanzamientos y se vuelca con su línea Gallo Gourmet que ha ampliado con los Gran Panzerotti con mozzarela de leche de búfala y tomate, los Girasoli con fondue de quesos suizos y los Perline con Parmigiano Reggiano, que aportan formas diferentes de pasta, más originales con los que disfrutar de un aroma y sabor artesano. Su posición en el segmento de pasta fresca se completa con la marca Saula, enseña adquirida en los años 80, que ahora ha recuperado para producir pasta fresca al huevo para Mercadona. En los establecimientos de la cadena valenciana están presentes referencias como ravioli 4 quesos, con requesón y berenjena, con requesón y espinacas, tortellini con carne, espagueti y tallarines, en envases de 250 gramos (2-3 raciones).
También en la pasta seca, donde cuenta con más de 200 referencias, Gallo ha presentado novedades en los últimos meses. Ha ampliado la gama ideal de ensaladas y corazones con vegetales (envase de 500 g), la de fibra (40% más), la Gourmet (Rigatoni y Pappadelle al funghi) y la de Gallo mini listo en sólo seis minutos (plumas y pajaritas). 
Cuenta además con espaguetis de maíz en envase de 500 g y también fideos de arroz. Este proceso de innovación, cuyo último paso ha sido la incorporación de un director de investigación y desarrollo, requiere un importante desembolso económico también en la mejora y capacidad de las instalaciones. En esta línea, ha invertido once millones de euros en sus plantas de Granollers (Barcelona) y El Carpio (Córdoba), para incorporar nuevas líneas de pasta seca y fresca, e incrementar la capacidad de producción. Dispone de otra fábrica en la también localidad barcelonesa de Esparreguera, y en conjunto comercializa unas 130.000 t anuales de pasta, una parte para cadenas de distribución como Carrefour, El Corte Inglés o Eroski. La empresa comercializa también la marca Faisán, con presencia en la alimentación pero destinada principalmente al canal de restauración.
El grupo familiar, que controla alrededor del 30% de las exportaciones españolas de pasta, ha decidido reforzar su posición en los mercados exteriores con la toma de control del 25% del fabricante checo Europasta. Se trata de la primera adquisición realizada por Gallo fuera de las fronteras españolas y el objetivo del grupo es utilizar la plataforma de Europasta para expandirse por los países del centro de Europa,  donde aún no se ha popularizado el consumo de pasta de trigo duro, y diversificar su gama de productos. El 12% de las ventas de Gallo, que superan los 210 millones de euros anuales, proceden de la venta de sus productos en más de 30 países.
También fuera de España realiza Ebro Foods, segundo operador mundial de pasta, la mayor parte de sus ventas de pasta, fundamentalmente con la marca Panzani, líder en el mercado francés tanto en pasta seca como fresca. La compañía se ha marcado como objetivo para los tres próximos años doblar el tamaño del negocio de pasta fresca, abrir nuevos mercados, consolidar esta actividad base con un plan fuerte de diferenciación, acometer un plan de mejoras de eficiencias, liderar el segmento de Pasta Meals Solutions y ocupar el primer puesto en Europa de pasta fresca, sin olvidar tampoco las variedades secas. Para ello, ha anunciado inversiones para la construcción de dos fábricas de pasta seca en Francia (21,3 millones de euros) y para preparar sus plantas de pasta fresca para nuevas innovaciones (8 millones de euros). En España, compite en este mercado con las bolsitas Brillante de pasta con salsa, fabricadas en la planta de Jerez de la Frontera (Cádiz), y en pasta fresca está presente con la enseña Nomen de la que comercializa unas 2.000 t anuales.
Otro de los grandes grupos del sector de pasta en España es Siro, que canaliza prácticamente todo su volumen como interproveedor de Mercadona. La empresa comercializó el pasado año más de 62.000 t de pasta, y puso en marcha el proyecto 3 en 1 para la cadena valenciana, cuyo objetivo es cambiar el lineal de pasta con la presentación en cajas expositoras que optimizan al 100% la ocupación en el transporte y en el punto de venta y con un nuevo diseño de los envases de los productos mucho más transparente. Además, el grupo amplió la inversión en la línea de nidos, para la mejora en el mezclado y dosificación de ingredientes, mejoró la seguridad de los equipos sobre la base de la certificación CE al RD1215, y adecuo la línea de envasado para la fabricación de galets al huevo, una nueva referencia de pasta. En esta línea de innovaciones también lanzó nuevos pesos en dos referencias básicas: fideo cabello de ángel y hélices vegetales en formato de 750 g. La gama para la cadena de supermercados se ha ampliado recientemente con los macarrones rústicos en bolsa de 500 g.

Marcas internacionales y españolas
Como sucede en otros muchos sectores de la alimentación, en el mercado de las pastas alimenticias compiten marcas con notable presencia internacional con otras con marcado carácter nacional. Entre las primeras se incluyen enseñas como Buitoni, que ha presentado su nueva gama de pasta fresca para niños, con productos ricos en calcio y proteínas y con las formas y sabores adaptados al público infantil, y varias presentaciones de Maggi (ambas de Nestlé), o Barilla que en marzo de 2010 constituyó Barilla España para hacerse cargo del negocio de pasta y salsas del grupo italiano homónimo en España, tras la venta, a finales de 2009, de La Bella Easo, que hasta la fecha gestionaba la distribución de esta división con un volumen de unas 6.000 t anuales. La también italiana Pastificio Rana cuenta con una filial en España, Rana Hispania, que importa y comercializa, en exclusiva, los productos de su matriz. Cuenta con referencias muy innovadoras de pasta fresca como la rellena de chocolate (250 gramos) y la pasta lisa de colores. En total, comercializa más de 5.500 t anuales, 90% en el canal de alimentación. El 30% de su actividad corresponde a la fabricación de producto de marca blanca para las principales cadenas de la gran distribución como Hipercor. También la filial española de Unilever comercializa varias referencias de pasta al huevo rellena como ravioli de queso, carne o tortellini gigante de queso, carne, de ricotta y espinacas, en envase de 250 gramos.
Junto a las filiales de grandes grupos multinacionales, operan comerciales que cuentan con un importante número de referencias de pasta también de importación en su catálogo. Entre ellas figura Comercial CBG que comercializa las enseñas Gran Oro y Surgital, así como una pasta fresca de chocolate rellena con queso ricotta y naranja, junto con una pasta de gran formato rellena de gambas y vieiras, otra línea de cordero y tomillo y un gnocchi relleno de queso. También cuenta con referencias de importación, en este caso de pasta fresca, Comercial de Alimentación Papsa, que además pone en el mercado una línea de pasta seca con su marca Pedragosa que le elaboran terceros. Su volumen total se mueve en torno a las 1.700 t anuales.
En lo que respecta a las marcas tradicionales destaca El Pavo (Flo-Gallina Blanca Star), centrada en pasta seca premium y en laminados. En su centro de I+D ubicado en su planta de Rubí (Barcelona), la empresa ha desarrollado una nueva forma de cocinar que permite preparar la lasaña o canelones en poco tiempo gracias a las placas elaboradas con un exclusivo proceso de precocción, que garantiza todo el sabor y propiedades de la pasta de sémola de trigo duro. Otra empresa con un importante peso en el mercado es Oromas, que tiene prevista la construcción de unas nuevas instalaciones productivas en Puerto Real (Cádiz), con una inversión de 10 millones de euros. La empresa comercializa más de 75.000 t anuales, una parte de ellas con marca del distribuidor.
También la canaria Andrés Megias Mendoza tiene un proyecto para construir una nueva planta en la localidad de Montaña Blanca (Gran Canaria), al que destinará un desembolso cercano a los 6 millones de euros. Controla el 75% del mercado canario de pastas alimenticias tanto con su marca La Isleña como con marca de distribuidor, comercializando unas 5.300 t anuales. Por su parte, Pastas Alimenticias Romero, otro de los principales operadores del sector con un volumen de 42.000 t anuales, también está realizando inversiones para renovar y ampliar sus líneas productivas, al tiempo que ha lanzado al mercado su nueva línea de  letras gigantes tricolor y estrella tricolor bajo la marca Romero.
Junto a los tradicionales operadores, el sector de la pasta ha atraído a empresas centradas en otros segmentos de la alimentación e incluso a especialistas extranjeros hasta ahora no presentes en el mercado español. En el primer apartado, podemos destacar al fabricante barcelonés de productos cárnicos cocidos Extrapernil, con sede en Vic, que ha lanzado la gama de pastas frescas Pastassana. Las referencias de esta nueva línea están elaboradas sin gluten ni otros alérgenos, excepto huevo, sin colorantes, conservantes ni grasas saturadas. Se comercializa en envase de 250 g, y algunas de sus variedades emplean verduras frescas, no deshidratadas.
 En lo que respecta a operadores que han puesto sus ojos en España, podemos hacer referencia al proyecto que estaría preparando la empresa italiana Progenal para construir una fábrica de pastas alimenticias en Calatayud (Zaragoza), con una inversión que podría superar los 100 millones de euros. De concretarse el acuerdo, las obras se iniciarían en el primer semestre de 2012 y la planta podría estar operativa antes de que finalizara 2015, dando empleo a unas 300 personas.

Publicado en el número 76 de la revista Tecnifood

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas