Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Pesadoras multicabezales: mayor versatilidad y velocidad

Léalo en 16 - 21 minutos
Léalo en 16 - 21 minutos

Gracias a los adelantos tecnológicos, diseños más eficientes, velocidades de trabajo expeditas y nuevos materiales de construcción, las pesadoras multicabezales son capaces de manipular una mayor variedad de productos, por lo que su uso en la industria alimentaria es cada vez más generalizado. Su rendimiento, precisión y bajo mantenimiento las convierten en aliadas indispensables para los procesadores de alimentos

El uso de pesadoras multicabezales está cada vez más generalizado en toda la industria alimentaria. Esto se debe a su rapidez y precisión a la hora de realizar el pesado de los productos sólidos que van a ser envasados, sin menoscabo de la consistencia, tamaño o variedad. Introducidas por primera vez en el mercado hace unos 40 años, su creación se debió a las pérdidas de producto que se contabilizaban a la hora de envasarlos y a la necesidad de tener como respaldo un sistema que fuese rápido y versátil, para corregir las carencias típicas que las pesadoras convencionales no podían satisfacer.
Una pesadora multicabezal, también llamada de combinación, consta de unos recipientes de pesado interconectados, por lo general de ocho a 16 unidades, que son alimentados de forma aleatoria y continua por la maquinaria, la cual fracciona el alimento que va siendo administrado a las diferentes celdas.
El grupo de pesado que calcula las variables está compuesto por un recipiente cilíndrico, que tiene un sistema de descarga de producto a través del desplazamiento lateral del contenedor, el cual cuenta con un cierre deslizante que contribuye a desprender de los costados el producto y reducir los procesos de desgaste y ruido durante la operación.
Gracias a un sistema automático de cálculo mediante logaritmos, que transmite el peso que contienen al sistema de control automatizado, cuando se logra la combinación más exacta con el peso deseado, se descarga el producto que, o bien se envasa directamente o va a una línea de envasado conectada al sistema.
Desde su aparición en el mercado a comienzos de los años 70, este tipo de pesadoras ha ido evolucionando con el tiempo, aceptando los adelantos tecnológicos de otras áreas, o aplicados directamente en su mejora continua. El diseño, sus prestaciones, el acoplamiento de sistemas informáticos, el uso de nuevos materiales y una ingeniería cada vez más apurada, han permitido la ampliación progresiva de gamas y usos en la industria alimentaria, de acuerdo con las necesidades específicas de la empresa y el volumen de carga que necesiten manejar.
Dada su precisión y velocidad, que puede ser de varias decenas de operaciones por minuto, las multicabezales tienen una gran demanda en la industria productora de alimentos. Los avances tecnológicos se centran en mejoras de los algoritmos de funcionamiento, el acoplamiento de sistemas de hardware y software más avanzados y compatibles con otras maquinarias (tanto de la misma marca como de otras firmas), la manipulación de alimentos “difíciles” (como es el caso de productos pegajosos, congelados o harinosos) y una mejora en la productividad.
Igualmente, los fabricantes trabajan codo a codo con sus clientes, para satisfacer necesidades específicas, como pueden ser espacios de operación reducidos, cargas extraordinarias para alimentos envasados en recipientes de gran tamaño, o que sean muy delicados y necesiten, por tanto, de máquinas con operaciones exentas de brusquedad, altas caídas y temperaturas adecuadas para evitar que el producto pueda deshacerse o deformarse, como es el caso de chocolates, bombones y artículos de bollería industrial.
Las aplicaciones en la industria alimentaria son muy variadas y cada año se realizan modificaciones y puestas a punto para ampliar aún más la gama de alimentos que pueden manejar, como es el caso de galletas, patatas prefritas, productos congelados, precocinados, mariscos, pescados, carne cruda de diferente naturaleza, caramelos, chicles, aperitivos, patatas fritas, frutos secos, pastas secas y húmedas, verduras y hortalizas picadas, bollería, productos previamente cocinados en aceite, legumbres y, gracias a los avances tecnológicos, alimentos delicados.
Para que el producto pueda moverse durante el proceso con rapidez y de forma homogénea, estas máquinas cuentan con vibradores instalados de forma circular, que facilitan el transporte de los alimentos en las dosis adecuadas hacia los contenedores ubicados en la zona de pre-carga. Es allí donde se movilizarán hasta el plato de pesaje. Luego, el sistema de pesos asociados se logra gracias a la combinación de los recipientes que participan en el proceso y a la dosificación previamente señalada. De allí se descargará y conducirá por las tolvas de caída, el punto central de la maquinaria.

Una rápida puesta a punto
Una de las características de las pesadoras multicabezales, más allá de su versatilidad y rapidez, es la posibilidad de ser programadas para que funcionen con rapidez y una parada de ajuste mínima. Dependiendo del software de funcionamiento, se puede modificar la configuración de acuerdo al alimento que se utilice. Las tolvas de pesado pueden ser cambiadas con facilidad, para ubicar aquellas específicas para cierto tipo de productos o para facilitar su limpieza. Con ello, se limitan las paradas de servicio mejorando la productividad de la factoría.
Esta programación puede venir prefijada de fábrica, de acuerdo con la experiencia acumulada por el fabricante, o puede configurarse en planta para satisfacer exigencias específicas de la planta. Esa elasticidad de funcionamiento permite que una misma maquinaria pueda contar con entre 50 y 100 programas distintos, almacenados en la memoria de funcionamiento, listos para ser utilizados según la conveniencia o la producción de una fecha dada.
Las nuevas versiones de estas pesadoras vienen con pantallas táctiles, que facilitan la operación y evitan cualquier información errada que pueda hacerlas funcionar incorrectamente. Todas ellas cuentan con programas compatibles con Windows, para garantizar una alta conectividad con las otras maquinarias y con los sistemas de la empresa.

Un modelo para cada uso
Existen numerosas opciones de multicabezales en el mercado. No sólo por su capacidad operativa, tamaño de tolvas y cestas o sincronización con otros sistemas, sino también por su velocidad y el tipo de alimentos que pueden procesar.
A la hora de adquirir una de estas maquinarias, es conveniente tener en cuenta para qué operaciones se va a utilizar, el volumen de pesado en una jornada normal de trabajo y su versatilidad. Una multicabezal de tamaño mediano puede realizar pesados grandes, simplemente duplicando los pesos. Esto, obviamente, limita su cadencia, pero puede ser ideal para una factoría con volúmenes regulares de trabajo y un área de instalación limitada.
Si es el caso de instalaciones que procesen una gran variedad de alimentos, se puede adquirir una con tolvas intercambiables, para utilizar los recipientes más adecuados de acuerdo con la naturaleza del producto. Lo importante es tener la certeza de que el modelo a elegir es el más adecuado para las necesidades particulares de la línea de producción y se puede acoplar sin contratiempos al resto de máquinas existentes.

Ishida, nuevas máquinas para productos frescos
Representada en España por CIMA S.A., Ishida es uno de los mayores fabricantes de pesadoras multicabezales. Los representantes de la empresa confirman que el balance del año 2009 ha sido relativamente normal, “pues hubo un pequeño bajón en el segundo semestre. Creemos que las previsiones para este año serán algo mejores, ya que empezamos a detectar interés y movimiento en nuevos proyectos”.
Aparte de los nuevos modelos que han salido al mercado, CIMA dispone de unas instalaciones muy cercanas a Barcelona, en  donde realiza, tanto servicio técnico y reparaciones como showrooms y entrenamiento a los nuevos clientes. Con respecto a las inversiones que su representada realiza en investigación y desarrollo, confirman que dispone en Japón de un equipo de 500 personas dedicadas exclusivamente a la I+D, “lo que habla por sí solo del interés de Ishida en el desarrollo de nuevos productos”.
De hecho, la empresa ha presentado nuevas pesadoras para productos frescos, tanto las del tipo lineal como las de forma circular y con sinfines de alimentación sobre los radiales. Otra novedad es la nueva máquina doble de alta capacidad, para productos secos tipo snacks.
La RS es la serie de última generación de Ishida de gama media, la cual ofrece mejor rendimiento que la mayoría de los modelos de alta gama de competidores gracias a su software de cálculo de combinación que ofrece ventajas significativas tanto en velocidad como en precisión. Facilita aún más la tarea del operador al incorporar un sistema de vibración de ajuste automático, lo cual elimina prácticamente la necesidad de intervención manual. Una célula de carga integrada en el inicio del sistema de distribución controla el peso del producto en la mesa de dispersión y ajusta la salida del sistema de alimentación para un funcionamiento suave y coherente.
Ishida destaca algunos casos de éxito en la instalación de sus pesadoras multicabezales. Uno de ellos fue con el fabricante de alimentos alemán Buerger, con el que logró más que duplicar la velocidad de envasado de su gama de sopas tradicionales, gracias a la instalación de una pesadora de la serie RS de 16 cabezales, que es capaz de mezclar hasta cuatro ingredientes por separado, lo que le permitió mejorar la consistencia del producto mediante una mayor exactitud de la mezcla.
Buerger es conocida por producir unos raviolis grandes rellenos de carne, verduras y hierbas, unos de los productos típicos de la empresa desde hace décadas. La compañía también elabora una gama de platos regionales, comida italiana y especialidades internacionales. Cuando empezó a fabricar sopas, los paquetes se llenaban a razón de 18 bandejas por minuto. Ello se consideraba una velocidad aceptable en vista de la preocupación de la empresa por el control de calidad, que aseguraba que el pesaje y la mezcla manual fueran llevados a cabo con gran atención por el detalle.
Sin embargo, gracias a su relación comercial con Ishida, la firma vio la oportunidad de automatizar el pesaje de la mezcla (con una pesadora multicabezal), a fin de aumentar la consistencia y minimizar los excesos de peso, a la vez que aumentaba la velocidad para satisfacer la creciente demanda. Estos fueron los factores clave de la elección de la pesadora de la serie RS.
Esta maquinaria instalada combina pesajes muy precisos de cada uno de los tres o cuatro ingredientes congelados, según el producto, para dar exactamente la combinación necesaria, y luego los descarga en las bandejas termoformadas con los pesos previstos de 250, 300 o 400 g. La velocidad de proceso de 48 bandejas por minuto es más de dos veces y media superior a la del proceso de pesaje manual. Como resultado, la línea puede fácilmente hacer frente a la demanda dentro de la rutina normal de dos turnos al día y se puede evitar el trabajo los fines de semana.

Marel, especializada en productos húmedos
Marel Food System, especializada en productos húmedos, si bien en los últimos años ha estado abriendo sus actividades para atender también otras áreas de la industria alimentaria, ofrece soluciones de pesado para las industrias pesquera, cárnica y avícola, y forma parte de un grupo de empresas en el que destaca Carnitech, AEW-Delford y Stork. Con la adquisición de esta última firma, el grupo ahora dispone de nuevos centros de fabricación en Holanda, que incorporan la última tecnología en fabricación y un completo equipo de ingenieros en construcción y desarrollo de maquinaria.
Además, en el último trimestre de 2009 inauguraron su propio showroom en Barcelona, lugar en donde los clientes e interesados pueden acudir a realizar pruebas, con sus propios productos, de todos los sistemas de corte, pesaje y loncheado.
“A pesar de haber sido un año muy difícil en todos los sentidos, estamos satisfechos de los resultados obtenidos durante 2009, ya que nuestra cuenta ha arrojado números positivos a final de año, algo que no muchas empresas lograron conseguir. Además, hemos introducido varios modelos de nuevas máquinas en sectores en los que no teníamos presencia alguna, convirtiéndonos en alternativa a marcas muy tradicionales. Por lo tanto, en general la impresión ha sido muy positiva”, aseguraron las fuentes de la empresa consultadas.
La empresa Marel está próxima a lanzar una nueva pesadora multicabezal con bins de siete litros. La máquina está diseñada especialmente para grandes productos dentro de la industria del pollo y del pescado, permitiendo de esta forma dosificar piezas de hasta 300 mm de largo. “Esta unidad será la primera en incorporar el nuevo y revolucionario software Pluto, el cual será el futuro sistema de control de todos los nuevos equipos Marel, e incorporará una pantalla M6000 con total conectividad a Innova”, explicaron portavoces de la compañía. El modelo estará disponible en dos opciones: 10 o 14 cabezales.
Con respecto a las perspectivas que tienen para 2010, están convencidos de que no será un año fácil. “Por lo tanto, seguiremos trabajando duro para poder ayudar a nuestros clientes a ser más rentables todavía. Lo que sí tenemos claro es que este año que acaba de entrar no será peor que el anterior. Por lo tanto, tenemos buenas expectativas en general”.
Esta empresa ofrece también el Scancombinator, que controla la potencia y la frecuencia que se le envía a los vibradores de alimentación. Gracias a este sistema, se garantiza que todos operen al mismo nivel debido a un mecanismo de autocalibración de las mismos. De esta forma, también garantiza que las balanzas no pierdan su capacidad de producción con el paso del tiempo o entre revisiones.
Los alimentadores vibrantes -para garantizar que el producto no se estanque- funcionan a plena capacidad y precisión, pues las tolvas de almacenamiento y pesada tienen esquinas de radios grandes y no cuentan con accesorios debajo, por lo que es difícil que puedan alojarse bacterias. El material de su fabricación es acero inoxidable de alta durabilidad.

Para dosificar productos sólidos
Tecse tiene varios modelos de pesadoras multicabezales con prestaciones de envasado y dosificado. Fueron diseñadas para dosificar productos sólidos regulares e irregulares con cadencias de más de 50 descargas por minuto.
La línea cuenta con máquinas de 10, 12, 14, ó 16 vasos. El material de los recipientes y de la máquina está fabricado en acero inoxidable (que puede ser corrugado para su uso en alimentos pegajosos o húmedos), especialmente en aquellas partes que tienen contacto con los alimentos.
Además, el material de la pesadora  puede variar dependiendo del alimento a envasar. Los dispositivos disponen de una memoria con 40 programas diferentes, con funciones como la tara automática o puesta a cero del vaso cada cierto número de pesadas. Además, realizan también el cálculo estadístico, incluyendo una desviación estándar de las 100 últimas pesadas.
 
Otros fabricantes de pesadoras multicabezales
Entre otros fabricantes y distribuidores de pesadoras multicabezales están Makpack Guirafa Packpaging, que representa a compañías como Newtec y Valka. Sus maquinarias están dirigidas a los fabricantes de productos de confitería.
Weighing Machines tiene pesadoras para obtener pesos exactos, con un alto grado de estanqueidad y con servomotores de accionamiento silencioso.
Luciano Aguilar distribuye las pesadoras de la empresa Yamato, que cuentan con el sistema de arquitectura tetraédrica. Poseen cuatro cabezales de peso independiente capaces de contener hasta un máximo de 16 datos de pesado válidos para combinar y retener el contenido, gracias a un algoritmo de fabricación propia, lo que permite ajustar el proceso a la cadencia adecuada.
L. E. Jackson representa en España las pesadoras Simionato, que ofrece una gama de diferentes versiones, que se adecuan a las necesidades de pesado y alimentos específicas que requiera la empresa que las adquiera.
Multipond, representada en España por T.Pack, lanzó al mercado recientemente la pesadora multicabezal MP 28-400/400-A. Fue desarrollada para satisfacer la demanda de envasado a velocidades aún más rápidas que las acostumbradas para este tipo de maquinaria.

Publicado en el número 68 de la revista Tecnifood.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas