Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Pesadoras, velocidad y precisión mandan

Léalo en 35 - 47 minutos
Léalo en 35 - 47 minutos

En la búsqueda de una mayor eficiencia en sus procesos productivos, la industria alimentaria  demanda equipos de pesaje más rápidos, exactos y flexibles, y los proveedores de estos sistemas han dejado patentes sus esfuerzos, no solo por satisfacer estas necesidades, sino también por dar respuesta a las poblemáticas que plantean los productos más difíciles de tratar y en los entornos más extremos

A lo largo del proceso de elaboración de productos alimentarios, en todos sus  segmentos, el pesaje y dosificación juegan un papel esencial en el control global de las formulaciones, elaboración, envasado y embalaje de los productos. En el desarrollo de la actividad industrial los proyectos de pesaje y dosificación pueden abordarse desde la perspectiva de una máquina, una línea o toda una planta y los sistemas son muy diversos si se refieren a materias primas e ingredientes, productos finales o subproductos e incluso vehículos de transporte. En cualquiera de los casos, las necesidades de una industria en continua innovación reclaman equipos más rápidos, exactos y versátiles, a los que los proveedores de equipos de pesaje industrial vienen respondiendo con nuevas soluciones  para contribuir a una mayor eficiencia en el proceso productivo de la industria alimentaria.
Como punto de partida, el campo del pesaje es muy extenso y abarca un gran abanico de tipos de equipos, en función de las aplicaciones a las que se dirigen: pesaje en silos o tolvas, pesaje en envasadora (bascula de pesaje, bascula dosificadora), pesaje en cinta de comprobación de peso (para envasados), pesaje en banda (para granel), pesaje en plataforma estática (para envasados sueltos, en cajas o en paletas) o pesaje de expedición (camiones).
Una primera clasificación podría situarse en torno a dos grandes segmentos: pesajes dinámicos y pesajes estáticos. El dinámico es el pesaje realizado de manera continua, y que se aplica en la dosificación de ingredientes y materias primas. Por ejemplo, en el caso de la elaboración de productos de panificación, sería el equipo encargado de dosificar  sal, emulsionante, aceite, etc.,  a una mezcladora continua de pan. En estos sistemas la velocidad de pesaje y/o dosificación puede ser fija o variable.
Por su parte, el pesaje estático es el referido a la carga o descarga de un peso de una sola vez. Por ejemplo, descargar un depósito de aceitunas a una almazara para producir aceite o cargar un big-bag de harina hasta un peso consigna.

Múltiples sistemas de pesaje
Dentro del área de pesado dinámico, existen múltiples sistemas de pesaje y/o dosificación para la industria alimentaria, siendo los principales los sistemas de pesaje lineales, sistemas de pesaje multicabezales, sistemas de dosificacion volumétrica por sin-fin y sistemas de dosificación volumétrica por vasos, si bien estos dos últimos no pesan propiamente.
Los sistemas de pesaje lineal son, a grandes rasgos, pesadoras provistas de canales vibratorios por los cuales se transporta el producto hasta un recipiente de pesado controlado por una célula de carga y ofrecen la precisión de más/menos una pieza, son idóneos para productos granulados o en polvo y se emplean en la fabricación de alimentos como patatas fritas, frutos secos, caramelos de goma, galletas, etc., si bien son aplicables a cualquier tipo de producto, ya que el tamaño de los canales se puede variar y son una opción eficiente y más económica que las multicabezales.
Sin embargo, estas últimas ofrecen mayores ventajas en cuanto a velocidad y precisión. Las pesadoras multicabezales pueden dar estas prestaciones  debido a que, por sistemas de combinación, encuentran el peso objetivo y, gracias a su cantidad de cabezales, ofrecen una mayor velocidad de producción.
Por su parte, los sistemas de dosificación volumétrica por sin-fin serían empleados para productos en polvo, como las harinas, y los volumétricos por vasos se emplearían para la manipulación de productos regulares y de pequeño tamaño, como azúcar, sal, arroz… Asimismo, existen también sistemas de dosificiación para líquidos y materias pastosas, que normalmente están pesados por sistemas de bomba de presión. Estos últimos se dosifican por tiempo, teniendo que asegurar una presión constante de producto.
En cuanto a la tecnología aplicada tradicionalmente en el pesaje y, en concreto, en el pesaje dinámico, se realiza mediante células de carga, aunque en los últimos años, se ha avanzado en nuevas técnicas que permiten determinar el pesaje mediante medios ópticos y fuentes de radiación de rayos X.
Además de los citados sistemas de pesaje dinámico, existen múltiples equipos y soluciones, tanto para complementar las funciones de dosificación como para el pesaje estático industrial en los ámbitos de recepción de mercancías, inspección de producto, embalaje, transporte y logística, que requieren un sistema de pesaje robusto y automatizado.
Por citar algunos de los equipos disponibles en el mercado: para la preparación de lotes, existen terminales de dosificación automatizados que permiten que la preparación de órdenes de fabricación y formulación se realicen con rapidez; balanzas compactas de sobremesa y plataformas de pesaje industrial, para pesado estático de productos con alta precisión y un amplio rango de pesada, que puede oscilar desde menos de un kilo, hasta más de media tonelada, para pesar, desde unidades de producto y paquetes a palés; balanzas cuentapiezas, para diferentes rangos de pesada y en versiones de sobremesa, portátiles, de paleta o de suelo; básculas para grandes pesos, como las básculas de suelo y las pesa-palés; balanzas aéreas de riel para canales de carne; cintas de pesaje para el control de peso envasado, así como una gran diversidad de sistemas de software para control y verificación de pesos.

Requisitos y necesidades del mercado
Las características técnicas de los equipos de pesaje son muy diversas y varían en función de múltiples factores, sin embargo existen determinados requisitos clave que debe cumplir una pesadora para trabajar de forma eficiente y que, según subrayan desde la compañía CIMA Comercial Barcelona, pasan por “tener una alimentación de producto constante y regular, estar aislada de vibraciones, y contar con la mejor tecnología, características de las que son un claro ejemplo nuestras pesadoras multicabezales de la generación R de Ishida”.
También en el terreno de las multicabezales, fuentes de la compañía T.Pack señalan como principales demandas de la industria alimentaria “rapidez, precisión y precio, aspectos a los que prestamos especial atención en nuestros equipos”.
Del mismo modo que la industria alimentaria ha de adaptar su labor de innovación a las demandas del consumidor, los fabricantes y proveedores de soluciones de pesaje deben responder en sus desarrollos a las cada vez más específicas necesidades de la industria elaboradora de alimentos. Así, según explican fuentes de la firma Balanco, “la demanda actual por los sistemas de trabajo, donde las empresas del sector alimentario están focalizando sus ventas en un gran porcentaje a sus clientes de grandes cadenas o superficies, está dirigida a cubrir las peticiones que en materia de etiquetado y pesaje éstas les solicitan y que en pocos casos son coincidentes. Para ello estas empresas proveedoras necesitan una gran cantidad de formatos de etiquetas y es ahí donde actualmente Balanco da satisfacción a esta demanda, siendo este sector unido de manera integral con el pesaje, el más solicitado durante el último año”.
En opinión de Marel, las principales demandas de la industria alimentaria en equipos de pesaje se resumen en “mínimo sobrepeso, mayor eficiencia, alta precisión, mayor productividad  y ahorro de costes”, características por las que son muy apreciados nuestros equipos Target Batcher y nuestra pesadora multicabezal”.
Payper suma a las demandas de máxima precisión en la pesada, facilidad y flexibilidad de uso, máxima capacidad de interfase de datos con otros sistemas (DCS, entre otros), “características que hemos incorporado recientemente a nuestros equipos”.
En el análisis de la demanda realizado por Mettler Toledo, la compañía destaca que las empresas usuarias de equipos de pesaje priman la productividad y que optimicen su tiempo, cumpliendo con varias premisas: ”que se controlen constantemente todas las materias primas utilizadas; se garantice la trazabilidad a lo largo del proceso de producción; se controle el inventario; se garantice una alta durabilidad de los componentes durante el trabajo continuado en ambientes agresivos (soportando limpieza diaria a fondo), y se ajusten a la legislación  sobre seguridad alimentaria”. En este sentido, los sistemas han de asegurar que se  cumplan las leyes nacionales  e internacionales de contenidos  netos; también deben asegurarse y documentarse el  estado y el manejo preciso de los  equipos de medida y  producción; y deben mantenerse bajo control los parámetros clave de la calidad alimentaria, comprobando diligentemente que  ningún cuerpo físico, químico o  biológico ajeno al producto lo ha  contaminado. En este sentido, la compañía cuenta con un extenso catálogo de soluciones que garantizan el cumplimiento de todos estos aspectos, así como  proporciona uno de los requisitos cada vez más reclamados por la industria alimentaria, “un servicio ágil y eficiente de sus proveedores”.
En esta misma línea, David Alujas, director comercial de OCS Checkweighers Ibérica, afirma que “lo que la industria demanda son básculas precisas que cumplan con los estándares y normativas. OCS cumple con la legislación metrológica internacional -MiD- y contamos con pesadoras Legal for Trade, diseñadas específicamente para transacciones comerciales. Estos equipos garantizan que la media de producción esté siempre por encima del valor nominal del producto”. A lo que añade que “la durabilidad, un bajo mantenimiento y la resistencia a entornos agresivos, lo que llamamos máquinas wash-down, o lavables 100 %, son otros aspectos importantes a la hora de adquirir un nuevo equipamiento en el sector alimentación. Tampoco hay que olvidar que la seguridad y la salud juegan un papel crucial, y en este sentido es obligado contar con equipos para la detección de cuerpos extraños (detector de metales, rayos X). También es habitual la integración de otros periféricos, como soluciones de codificación y reconocimiento óptico. En OCS respetamos los estándares y aportamos las soluciones mencionadas, y la ventaja es que todas ellas se integran perfectamente en la unidad de pesaje economizando espacio, tan escaso a veces en la producción”.

Retos y respuestas
La industria alimentaria se caracteriza, en general, por gran diversidad de productos (granulometría, densidad, propiedades físicas…), gran variedad de envases (formas, pesos…), y elevada importancia de las normas sanitarias y de calidad. Dada la enorme diversidad de productos que procesa la industria alimentaria y las particularidades que presentan sus materias primas, es importante que los proveedores de sistemas de pesaje conozcan las dificultades a las que habrán de enfrentarse sus equipos a la hora de tratar con ingredientes de distinta naturaleza: productos delicados, pegajosos, polvos, irregulares, pequeñas pesadas, mezclas, etc. Por todo ello, “se requiere que los equipos sean muy fiables, versátiles y homologados”, apuntan desde  Payper.
Ante las peculiaridades del sector alimentario, desde T. Pack manifiestan que para afrontar con éxito los diferentes retos que plantea la industria “hacemos un estudio exhaustivo del producto en particular para adaptar el diseño de la máquina al mismo, modificando ángulos de caída, diferentes superficies en contacto con el producto, etc.”
En esta misma línea, en Weigma señalan que “siempre ofrecemos la solución adaptada al tipo de producto que nuestro cliente precisa, incluso para productos más complicados, mediante soluciones hechas a medida para el cliente partiendo de máquinas estándar que ya están pensadas para estas necesidades, con algunas aplicaciones especificas solventamos estos problemas”.
En términos generales, los proveedores tienen en cuenta que sus equipos habrán de trabajar en “condiciones ambientales muy adversas, por polvo o humedad, para lo que ofrecemos los niveles mas altos de protección, cumplieno el estándar IP69k”, afirma Joan Sanmartí, diretor de la División de Pesaje de Sartorius Mechatronics Spain.         
Los principales problemas suelen producirse con los productos pegajosos, los delicados y los glaseados. En el caso de los productos pegajosos existe la posibilidad de que parte del lote pesado no se descargue correctamente, quede pegado en algún punto intermedio, así como que se acumule producto, tales como grasas o partículas, a lo largo del proceso de producción. Para solucionar este problema, se puede estudiar el acondicionamiento de producto (por ejemplo, enfriándolo se reduce la adherencia de los productos con grasa); buscar superficies que ofrezcan el mínimo contacto posible con el producto; trabajar con tolvas de pesaje con mayor inclinación y reducir al mínimo posible el número de pasos del proceso (un modo de lograrlo puede ser descargando directamente desde el equipo de pesaje al envase final, evitando cintas intermedias). También se pueden colocar sistemas de control de peso posteriores, para asegurar que todo el producto ha sido descargado. En el diseño del equipo se debe priorizar la higiene, asegurando una fácil limpieza y acceso a todas las partes de la máquina.
Para el pesaje de los productos delicados, se debe evitar la manipulación del producto, así como minimizar el número de caídas o impactos que sufre el mismo durante el proceso. En estos casos, “en Marel ofrecemos sistemas que garantizan el trato más cuidadoso del producto, evitando la manipulación por parte del operario y diseños de descargas de bajo impacto sobre el producto”. Otro tipo de dificultades se plantean en los productos glaseados, en los que un impacto puede provocar la rotura de la capa de hielo, desprotegiendo al producto y dando una mala imagen del mismo en el envase final. “Los sistemas de clasificación y pesaje de Marel tienen superficies y sistemas de descarga especiales para asegurar que el producto llegará en óptimas condiciones al equipo de envasado”.
La suciedad en las máquinas provocada por la acumulación de restos de productos es el aspecto que destaca entre las complejidades del sector el director comercial de  OCS , “para lo que aportamos una solución que permite lavar las máquinas con agua a presión a 360º”. También, “el tipo de producto es a veces un problema, puesto que su naturaleza dificulta el transporte. Para ello, hemos desarrollado distintos tipos de bandas transportadoras adecuadas al producto: más o menos deslizantes, o de tipo cordón. Además, las células de carga de OCS realizan una auto-tara entre pesada y pesada que evita que las partículas depositadas sobre la banda provoquen errores en la precisión del valor mostrado. También aplicamos la función tara-bruto, que pesa el continente antes del llenado para posteriormente obtener el valor del contenido. Otra preocupación recurrente tiene que ver con los dosificados y llenados; nuestros sistemas se comunican con las estaciones que les preceden –feedback– y envían señales que corrigen infra o sobrellenados. Podemos implementar esta función incluso para loncheados”.
Según la experiencia de Mettler Toledo, las principales preocupaciones de la industria son la seguridad y la adaptabilidad.  “Concretamente en el ámbito del proceso productivo nos encontramos con todo tipo de requerimientos. Los clientes con zonas explosivas necesitan de una consideración especial sin comprometer su rendimiento. Por esta razón, Mettler Toledo ha construido la gama más extensa de productos de zonas con riesgo de explosión (Ex) disponible desde una gama de celdas de carga compactas, de suelo, de mesa y básculas puente de hasta 2.000 toneladas, indicadores, etc., también disponemos de equipos con un nivel de protección de hasta IP69K facilitando la limpieza de la máquina (incluso con agua a presión o con productos abrasivos), con protección contra la humedad, el polvo, etc., y también disponemos de software para el control de la correcta dosificación y así reducir el producto sobrellenado, aumentando la  rentabilidad”.
En opinión de Roure Tectosa, en materia de pesaje, “el principal problema, por encima de cualquier otro, es cumplir con la precisión en el peso y limpieza de la máquina. El cliente busca la mínima pérdida dentro del envasado pero con la máxima velocidad posible. Este problema es el caballo de batalla de la industria del envasado. Las tecnologías que van surgiendo día a día y que van encontrando aplicaciones en nuestro sector nos permite que las necesidades de nuestros clientes se vean cumplidas. Por otra parte la facilidad de la limpieza es también una demanda importante dentro del sector. Según el producto creamos diferentes sistemas de limpieza de nuestras máquinas”.

Empresas comprometidas en I+D+i
A la vista de todas estas declaraciones, lo que puede concluirse es que la industria de alimentación puede contar con excelentes aliados para proveerse de equipos de pesado, ya que las empresas del sector no escatiman esfuerzos en I+D+i para atender las diferentes necesidades que se planteen en la producción alimentaria.
Tal es el caso de la compañía CIMA Comercial Barcelona, que incluye entre sus representadas a la empresa Ishida, fabricante de la más amplia y variada gama de pesadoras multicabezales existente en el mercado y que diseña pesadoras circulares, lineales y de aplicaciones especiales. Su gama de pesadoras circulares abarca desde 10 a 36 cabezales, con tres gamas específicas  R, RS, y SE, cada una de las cuales está disponible en distintas variantes y acabados, para una mejor adaptación a cada aplicación, contando con un total de medio centenar de opciones disponibles. Por su parte, su oferta de pesadoras lineales, incluye equipos desde 4 a 12 cabezales, y además, la empresa ofrece un amplio rango de pesadoras para aplicaciones muy especiales, como pueden ser los productos en polvo, productos muy frágiles, productos con dosis muy pequeñas, entre otros.
Con todo ello, la compañía tiene presencia con sus equipos en todo tipo de industrias alimentarias, desde productos frescos a toda clase de elaborados, incluyendo confitería, platos preparados con o sin salsas, productos pegajosos, permitiendo trabajar a altas velocidades y realizar mezclas de varios ingredientes.
La filosofía de Ishida contempla una continuada inversión en I+D+i, lo que se traduce en una constante actividad innovadora. Entre sus últimos lanzamientos, cabe citar las nuevas pesadoras de la generación R, entre las que destacan el modelo de 18 cabezales, especialmente indicadas para el sector de snacks; un equipo capaz de realizar hasta 250 pesadas por minuto o las referencias de 28  y 36 cabezales, especiales para trabajar con mezclas de varios componentes y aplicaciones de toppings en líneas tipo “multipista”. Entre las ventajas de esta generación R de Ishida, la compañía destaca que “tienen una alimentación de producto constante y regular; que están aisladas de vibraciones, y disponen de la mejor tecnología que hoy en día se puede encontrar en el mercado”.
La empresa Balanco incluye en su catálogo una amplia gama de productos, desde balanzas de peso-precio-importe, hasta básculas de camiones, sin olvidar las básculas industriales en muelles de carga y la propia creación de programas informáticos según las necesidades de cada empresa. En el último año, la compañía ha hecho hincapié en los equipos completos para la industria alimentaria, compuestos por la plataforma de pesaje con su indicador de peso y el equipo de etiquetado. El equipo de pesaje en su gran mayoría son plataformas inoxidables de distintas medidas y capacidades, y de indicadores de peso Avery Weigh-Tronix -uno de los principales fabricantes mundiales de equipos para el pesaje-, todos con elevadas prestaciones en comunicación y software. La empresa declara que en el último ejercicio “hemos aumentado las ventas en exportación un 10 %, y hemos tenido muy buenas incorporaciones en nuestra plantilla”, un punto de partida con el que en 2012 proyectan “seguir fomentando la exportación y reforzando el mercado nacional con el lanzamiento de nuevos productos, con mayores prestaciones y menores precios”.
Comercial Schneider incluye en su portafolio los equipos de Yeray Maquinaria, “fabricante que ha irrumpido con éxito en el mercado español por su dinamismo y versatilidad en sistemas de pesaje con multicabezales o lineales, así como envasadoras verticales y otros complementos de envasado”, destacan desde la empresa. Entre sus últimos desarrollos, Yeray ha presentado la nueva aplicación Spryer para sus multicabezales, enfocada a productos muy pegajosos, tales como frutas confitadas, carnes, frutos secos especiales, etc. El sistema cuenta con una pesadora multicabezal marca Yeray Maquinaria y un conjunto de pistolas dosificadoras mediante las cuales se pulverizan las tolvas superiores e inferiores, además, cuenta con un anillo superior para la pulverización del cono giratorio superior. Con esta pulverización se alcanzan también los vibradores lineales, haciendo que la superficie de éstos sea apta y resbaladiza para que el producto deslice sin problemas y pueda ser conducido a las tolvas superiores en su debido tiempo. El sistema dispone también de cuatro pistolas inferiores, que tienen como finalidad pulverizar las chapas de recogida de las tolvas para que así el producto se deslice desde las tolvas de peso hasta la empaquetadora sin obstáculos.
La firma Luciano Aguilar, cuenta en su extenso catálogo de maquinaria y equipos para la industria alimentaria con la representación de la firma Yamato, referente mundial en la fabricación de sistemas de pesaje e inspección, que en el último año ha lanzado su nueva generación de pesadoras multicabezales Dataweigh Omega, que presenta un diseño más higiénico; un sistema operativo más sencillo; un mantenimiento menos costoso; grandes prestaciones en cuanto a precisión y velocidad gracias a su nuevo filtro digital y sus células de carga con tecnología de alta frecuencia, y una gran responsabilidad medioambiental. Los cuerpos de la pesadora multicabezal Dataweigh Omega cumplen con un nivel de protección IP-67 y las tolvas se han diseñado con los materiales más innovadores, con superficies y técnicas de unión procedentes de la industria aeroespacial, con el objetivo de facilitar drásticamente las tareas de limpieza e higiene de las máquinas. La serie Omega está diseñada para satisfacer las más altas exigencias de sectores industriales tan diversos como la confitería, snacks, cuarta gama y el congelado, entre otros. En concreto, con el modelo ADW-O 0314S pueden conseguirse más de 200 pesadas/minuto en aplicaciones de snacks y confitería. Con productos congelados pueden alcanzarse más de 160 pesadas/minuto con el modelo ADW-O 0614S.
Marel, compañía que destina una inversión anual del 5-7 % de los beneficios en investigación y desarrollo es una marca con múltiples soluciones, que incluye entre sus últimos lanzamientos unas nuevas plataformas para las básculas de sobremesa Marel, “cuya principal ventaja -explican fuentes de la firma- es que son más económicas pero igual de robustas y precisas. La diferencia es que la estructura de las nuevas plataformas es en X y no en H como en las anteriores”. También cabe destacar las nuevas plataformas de suelo PL9000 y PL9010 en forma de U con capacidad hasta 2.000 kg, cuyo diseño resulta muy  útil para pesar productos en palés. También, a finales de 2011 se lanzó al mercado el nuevo indicador M6215 para básculas industriales Marel, con una amplia gama de aplicaciones; el nuevo Clasificador Compacto GC62XL, diseñado para clasificar piezas grandes, una nueva pesadora multicabezal, con 14 tolvas de 7 litros de capacidad cada una, diseñada para manipular la dureza de los productos congelados, obteniendo un rendimiento de hasta 60 lotes/minuto. Por lo que respecta a los acontecimientos más destacados en la empresa en 2011, cabe citar que se produjo la fusión de Marel con Stork Food Systems, “de esta manera y bajo una única marca, Marel se convirtió en la empresa referente en el suministro de equipos de alta tecnología en la industria alimentaria”.
Mettler Toledo dispone de la tecnología para cubrir todas las necesidades de la industria de la alimentación y sus segmentos, con soluciones en pesaje en el laboratorio, instrumentación analítica, química automatizada, instrumentación analítica en proceso, pesaje en la industria, inspección de producto, transporte y logística y balanzas comerciales. Entre las innovaciones presentadas en el último ejercicio, la compañía destaca las controladoras de exceso/defecto de peso ICS Colocheck, que no sólo ofrecen control de peso, sino que “mejoran la seguridad del cliente con nuestra memoria fiscal, gestión de usuarios, pruebas rutinarias y registro de calibración”. Su resistente construcción combinada con la nueva tecnología de doble sellado, que garantiza un grado de protección IP69K,  evita la entrada de agua y su pantalla TFT gráfica a color ofrece una excelente resolución. Otra novedad ha sido el terminal de pesaje intrínsecamente seguro IND560x, que ofrece el máximo rendimiento y versatilidad a las áreas clasificadas como División 1, Zona 1 y Zona 21, diseñado tanto para control de procesos como para pesaje manual, y que es un producto de referencia para el pesaje en áreas explosivas. También han presentado los Terminales IND131 e IND331, como solución ideal para ingenierías y fabricantes de maquinaria, y disponibles en una variedad de soluciones  que pueden incluir comunicaciones opcionales, E/S digitales e interfaces de PLC, y alimentación de energía de CA o CD.
Fuentes de esta empresa afirman que “gracias a la diversificación de productos hemos capeado la bajada general de demanda respecto a años anteriores y hemos conseguido alcanzar los objetivos marcados para 2011” y subrayan que en el último año “hemos realizado actividades de marketing más eficaces, como la consolidación de los seminarios vía internet como medio de informar y formar a usuarios de una manera fácil y sin desplazamientos”.
La compañía especializada en sistemas de pesaje OCS Checkweighers Ibérica dirige sus productos a cualquier empresa de la industria alimentaria que, por normativa y rendimiento, requiera de un control rápido, preciso y continuo -en movimiento- del producto, teniendo presencia en los segmentos de lácteos, cárnicos, loncheados, congelados, pastelería, pastas y arroces, conservas, confitería, entre otros. Según explica su director comercial, David Alujas, “nuestra gama de productos cubre las diferentes necesidades del sector alimentación, con una alta adaptabilidad y respetando estándares como el índice de protección IP, resguardando nuestros equipos del polvo, agua e incluso permitiendo su lavado con limpiadores”. En 2011, la empresa lanzó una nueva generación de controladoras de peso dinámico, que responde a la enseña AME (Essential, Medium y Avantgarde), caracterizada por una enorme versatilidad y flexibilidad, integrándose muy fácilmente en la línea del cliente, y su software intuitivo facilita la tarea del operador de línea. Además los equipos están certificados, reforzando la fiabilidad y seguridad del proceso de producción. Asimismo, la compañía ha lanzado al mercado una nueva generación de pesadoras dinámicas, EC-E, HC-M y HC-A.
Respecto a la valoración del mercado, David Alujas ha señalado que “la evolución ha sido favorable para OCS en estos últimos años a pesar de la crisis, 2011 incluido. Hemos experimentado un importante crecimiento en las ventas y nuestros clientes confían en nuestra tecnología. Por otro lado, el crecimiento de las MDD también ha sido muy positivo para nuestra actividad, pues requieren unas auditorías internas muy completas”. Recientemente, la compañía ha cambiado de ubicación, desde el Masnou hasta Polinyà, aumentando la superficie de sus instalaciones, con mayor espacio destinado a ventas, marketing, administración y servicio técnico y contando con un showroom “en el que nuestros clientes pueden conocer y probar nuestros equipos”.
La compañía Payper opera en el área de pesaje con sistemas de pesaje en envasadora (báscula de pesaje, báscula dosificadora):básculas de pesaje para sacos de 5 a 50 kg; básculas de pesaje para big-bags de 500 a 1.500 kg; pesaje en cinta de comprobación de peso (para sacos de 5 a 50 kg), dirigidos en general a cualquier industria que envase productos sólidos en granel (polvo o gránulo). Los lanzamientos en estas gamas más importantes para la firma en los últimos años han sido un nuevo módulo de control de peso en báscula para ensacado, modelo MCB+, con interfase táctil; y una línea de básculas envasadoras con capacidad hasta 2.000 pesadas de 25 kg por hora. Xavier Vilimelis, director comercial  de la empresa valora positivamente 2011, en el que “nuestra empresa ha recuperado buena parte de las ventas en el mercado español que se habían reducido en los años precedentes, y ha seguido creciendo en el mercado exportación, en especial en Latinoamérica y Asia”.  En el ámbito exterior, el pasado año inició la creación de nuevas filiales en Brasil e India, que comenzarán a funcionar en 2012.
La empresa Representaciones Imco completó el pasado año su catálogo de soluciones de proceso y envasado, con  la representación de la firma Multipond, especializada en el desarrollo y producción de pesadoras multicabezales de gran precisión y fiabilidad. Entre los lanzamientos presentados al mercado por esta marca en 2011, figura su báscula de dosificación DW XX-6100/2500-H ideal para manejar productos de flujo libre en polvo o granulados, disponible en 2, 3, 4  y 6 cabezales. Una de sus características es que el peso objetivo se consigue mediante una tolva de un solo peso y no con la combinación de varias tolvas como es habitual en otros sistemas de pesaje, lo que supone que todos los sistemas funcionan de forma independiente realizando las tareas de pesaje y dosificación.
La firma Roure Tectosa que dirige  sus sistemas de pesaje a cualquier segmento de la industria que necesite envasado a partir de bobina flexible, ha incluido en su catálogo el dosificador volumetrico de dos vasos “cuyas características principales son el precio, la velocidad y la comodidad de limpieza del aparato”, señala su director comercial Jaime Roure, quien adelanta que “este año pretendemos sacar varios nuevos modelos tanto de máquinas como de sistemas multilinea de pesaje”.
La empresa Sartorius Mechatronics Spain, que se dirige a todos los sectores de la industria de alimentación, con gamas básicas y premium, que cubren la mayoría de aplicaciones y necesidades de pesaje, incluye entre sus últimos lanzamientos un nuevo equipo de pesaje dinámico con regulación del llenado automático y con control de metales incorporado. Respecto a su visión de la evolución del mercado, Joan Sanmartí, Inspection Product Manager de la firma, señala que “está siendo canibalizado por equipos de gama muy baja, principalmente de origen asiático”.
El compromiso con la innovación para ofrecer las soluciones de pesaje industrial más avanzadas para el sector alimentario  es una de las máximas de  la empresa española Sermax Scales, cuyos estándares de calidad le han posicionado no solo como un referente en nuestro país, sino que han hecho posible un crecimiento continuado en los mercados internacionales, teniendo presencia con sus equipos en países como Inglaterra, Holanda, Bélgica, Francia, Italia, Alemania, Eslovenia, y Estados Unidos. La firma cuenta con un variado portafolio de pesadoras lineales y multicabezales (tanto lineales como circulares) dirigidas a todos los segmentos alimentarios, en especial a productos difíciles y en entornos agresivos.
En pesadoras lineales, disponen de una amplia gama de modelos y diferentes configuraciones para ser adaptadas a todo tipo de productos  y, además, diseñan soluciones a medida e integran su sistema de pesaje en cualquier línea completa de pesado y envasado. En su variada gama de pesadoras multicabezales lineales, cuentan con diseños especialmente adaptados a  cada necesidad,  así, la CC8-16 es una solución recomendada para la mezcla de hasta 4 productos diferentes en un porcentaje variable, manteniendo un peso nominal fijo;  la CL9-10L, está diseñada para productos frágiles y/o voluminosos que no deban ser acumulados por gravedad y requieran alturas de caída muy reducidas; la CLF 8-16 es idónea para productos frescos y/o frágiles, así como para productos adherentes que no pueden ser transportados mediante vibración. En lo que respecta a las pesadoras multicabezales, circulares, uno de sus lanzamientos en el último año ha sido un equipo con un sistema de doble descarga asistida, capaz de realizar de 80 a 100 descargas/minuto con productos de gran tamaño.
T.Pack, fabricante de maquinaria de alta tecnologia para procesado y envasado de productos alimentarios, incluye en su portafolio distintas soluciones de pesaje, tanto en pesadoras lineales como multicabezales. En estas últimas, disponen de una gama de  10 a 24 cabezales, con una precisión de ± 1 g, pantalla integrada en sus envasadoras, lo que proporcinona mayor facilidad de manejo, y diseño modular para poder intercambiar los cabezales de pesado.
 La firma, que cuenta con una larga experiencia en el mercado de pesadoras, ha comenzado a trabajar, desde octubre de 2011, con un nuevo fabricante de pesadoras, con los que “proporcionamos equipos de gran calidad, con la más avanzada tecnología y las más altas prestaciones”, señalan fuentes de la empresa. Con estas características, en los últimos meses “hemos lanzado un nuevo multicabezal fabricado con nuestras exigencias para adaptarnos a la evolución del mercado y reducir costes”, siguiendo así las exigencias de la industria, que “evolucionan hacia maquinas rapidas de bajo coste”.
Un acontecimiento destacable en la actividad de T.Pack en el último año ha sido el lanzamiento de nuevos productos, como la selectora de color y el kit de envasadora rápida en continuo con multicabezal low-cost. En cuanto a sus principales proyectos para 2012, la empresa prevé “volcar nuestros esfuerzos en la internacionalización. Promocionarnos y exportar a nuevos mercados tanto comunitarios como extracomunitarios”.
Thermo Fisher Scientific fabrica, bajo su marca global Thermo Scientific Ramsey,  equipos para procesos industriales tanto dinámicos como estáticos. Así, incluye en su catálogo básculas de pesaje continuo con precisiones que van desde el ±0,125 % al ±1 %; dosificación continua mediante cinta transportadora, por impacto, husillo sin-fin o por  pérdida de peso; y sistema de pesaje estático de propósito general, dirigidos a cualquier tipo de industria alimentaria. La empresa, fabricantes de estos equipos desde hace más de 40 años, ha centrado sus innovaciones en lo relativo a la capacidad de los equipos electrónicos de comunicarse con periféricos y con protocolos de lenguaje que se vayan desarrollando. Según valora Vicente Márquez y Colorado, Inside Sales Manager de la empresa, “para nuestra compañía, 2011 ha sido uno de los mejores años de su historia. Casi hemos alcanzado el doble de lo planeado. Hemos disfrutado en general, día a día, de las continuas consultas y posteriores pedidos. Participado en los proyectos más importantes tanto en España como para el extranjero”.
La empresa Weigma trabaja en el mercado de pesaje, tanto con pesadoras multicabezales, como lineales. En cuanto a la gama de producto a la que dirigen sus equipos, “trabajamos con cualquier tipo de alimentos, pero nuestro objetivo es poder ofrecer al mercado maquinaria capaz de dar el óptimo de sus capacidades en los ambientes más extremos tales como salinos, húmedos etc. Es por esto que todas ellas están íntegramente fabricadas en acero inoxidable y son completamente estancas”. En el año 2011, la firma ha lanzado al mercado una nueva línea de máquinas lineales más eficientes y veloces, capaces de trabajar con mayores granulometrías “gracias a los nuevos vibradores de gran amplitud que hemos desarrollado y al nuevo diseño de canales”. Estas máquinas se diferencian por su compactibilidad y por el gran rango de producto que pueden abarcar. Además de los lanzamientos de nuevos equipos como los modelos MP18 o la MPS16, o las nuevas máquinas lineales anteriormente mencionadas, uno de los principales hechos vividos por la compañía el pasado año ha sido la creación de estructuras de distribución, comercialización y soporte técnico en países extracomunitarios como Chile o Singapur. En este misma línea, Entre los objetivos marcados por Weigma para este año, figuran “abrirnos mercado en nuevos países y la mejora de nuestros equipos”.

 

Publicado en la revista Tecnifood núm.79 (marzo/abril de 2011).

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas