Platos preparados: más ricos en sabor y en variedad

El sector de platos preparados esterilizados, congelados y refrigerados sigue mostrando un comportamiento dinámico, a pesar de que la coyuntura actual ha hecho disminuir ligeramente los porcentajes de crecimiento y las marcas del distribuidor siguen copando mercados. La apuesta por nuevas variedades, envases más novedosos y contenidos nutricionales más equilibrados, hacen que la innovación continúe siendo un motor de importancia vital para la industria alimentaria

Los platos preparados, en sus distintas variedades y presentaciones, siguen mostrando una notable importancia dentro de la gran distribución. Si bien la actual coyuntura económica ha hecho que los anteriores crecimientos hayan amainado notablemente, lo cierto es que constituyen una de las ofertas más novedosas y actuales de toda la industria alimentaria.
Los platos preparados están dirigidos al cada vez mayor número de hogares donde viven solteros, parejas que trabajan o personas que no tienen tiempo o conocimientos para dedicarse a la cocina. Paralelamente, estas mismas personas prefieren aquellos alimentos con demostradas características sensoriales, un uso adecuado de ingredientes, envases novedosos y con ausencia casi total de aditivos.
Este último punto es importante, por cuanto la preocupación de los consumidores por adquirir productos naturales ha hecho que los fabricantes de productos refrigerados -que no cuentan con la ventaja del frío extremo o de la cocción y el envasado al vacío de los platos congelados o en conserva- hayan tenido que invertir ingentes cantidades de recursos en I+D+-i para obtener, con la ausencia de conservantes, colorantes o saborizantes artificiales, las mismas cualidades de conservación y sabor de los preparados.
En los últimos diez años, la “explosión” de variedades de platos preparados ha servido de tirón para muchas empresas de la industria alimentaria, que veían en sus líneas tradicionales un estancamiento propio de los mercados maduros. A los platos en conserva y congelados sobrevino una amplia variedad de comidas refrigeradas que incluye buena parte de la gastronomía española e internacional: arroces, pastas, pizzas, salteados, pollos asados y estofados, tortillas, sándwiches, roscas, aperitivos, ensaladas, sucedáneos de pescado, productos deshidratados y numerosas muestras incluso exóticas: mexicanas, africanas, asiáticas o del resto de Europa.

Un conjunto de ofertas muy variadas

Según el anuario Mercasa, los platos preparados y precocinados conforman un enorme abanico de productos, agrupados en presentaciones distintas, lo que dificulta conocer con precisión las cifras globales de producción y consumo. Debido a su heterogeneidad, y a que las empresas que los producen y comercializan están agrupadas en diferentes asociaciones, se estima que el mercado total de los mismos esté en el orden de los 2.000 millones de euros anuales.
De ese total, aproximadamente un 42% corresponden a los platos congelados, con un valor aproximado de 840 millones de euros; los refrigerados, con unos 650 millones de euros; y los deshidratados y esterilizados, con un porcentaje del 26%, equivalente a unos 520 millones de euros. Los incrementos interanuales a fecha de 2007 suponen un 9% para los primeros, un 11% para los segundos y un 4% para los terceros. Si bien estas cifras pueden variar de acuerdo a las fuentes consultadas.
En cuanto a producción por volumen, los congelados alcanzan las 235.000 toneladas, de los cuales un 8,2% corresponden a aquellos con base de verduras, mientras que los restantes alcanzan porcentajes cercanos al 19%. Los precocinados congelados tienen cuotas del 7,7% en volumen y 8,1% en valor. Los elaborados con base de pescado o mariscos suman el 32% del total, los salteados acaparan el 25%, los surimis el 23%, los de pescados el 14%, y los de verduras un 6%.
En el caso de los refrigerados, las pizzas son la principal oferta, con un 40,1% en volumen y un 43,1% en valor; las comidas tienen un 10,8% y 13,8%; los aperitivos un 27% y 12,6%; los sándwiches un 6,8% y 10,1%; las tortillas un 6,3% y 4,7%; los sucedáneos de angulas y surimis un 3,2% y 9,8%, las ensaladas un 3,8% y 4,3%; y los platos de masa un 1,6% y 1,7%.

La coyuntura favorece a los congelados

Un informe de la consultora DBK asegura que durante el año 2007 el mercado de estos alimentos mantuvo comportamientos similares a los años anteriores, convirtiéndose de nuevo en uno de los mercados más dinámicos de toda la industria alimentaria, que estaba valorado en unos 1.825 millones de euros y que, en 2008 superó los 2.000 millones.
En 2007, uno de los hechos más sobresalientes fue el notable crecimiento de las pizzas congeladas, incremento que, como se verá más adelante, siguió manteniéndose durante el año pasado. La proliferación de nuevos productos, como roscas, mini-pizzas, paninis, baguettes y preparados afines dan a entender la apuesta de la industria por estos alimentos.
No obstante, según esta consultora, el creciente aumento de los costes de aprovisionamiento y energía, la subida de las materias primas -si bien éstas disminuyeron durante 2008- que no pudo trasladarse al precio final y la cada vez mayor cuota de mercado de las marcas del distribuidor impidió que la rentabilidad de las empresas creciese.

Moderación en 2009, repunte en 2010

A falta de datos concretos consolidados, se estima que el crecimiento del sector durante 2008 haya sido de aproximadamente un 8%. Y se espera que en este año en curso se modere todavía más, a tono con la actual situación económica mundial y la menor venta de las principales enseñas marquistas. No obstante, 2010 podría ser un año favorable, por lo que se espera que haya un repunte en las ventas que beneficiará a todo el sector alimentario.
Esto estará acorde con una más clara orientación de las empresas hacia productos más saludables y a la atención de necesidades específicas de los consumidores. Se espera, por tanto, que habrá una mayor variedad de productos, sobre todo refrigerados y congelados, en detrimento de las presentaciones más tradicionales. Las marcas del distribuidor son las principales beneficiarias de esta situación actual, por lo que es probable que existan mayores escenarios de competencia de precios entre las diferentes empresas del sector.

Crecimiento vegetativo

Según los datos del TAM de diciembre de 2008 facilitados por la consultora IRI, que audita las ventas en los establecimientos de libreservicio de 100 o más metros cuadrados y dotados con escáner, los platos preparados refrigerados totalizaron 142.922,6 toneladas (+0,6%) y 729,8 millones de euros (+2,3%), lo que parece demostrar un aminoramiento en el consumo, al ser éste inferior a las tasas vegetativas de crecimiento de la población española.
Dentro de este sector, las pizzas siguen siendo las protagonistas, con ventas que acaparan más del 40% del total, tanto en volumen como en valor. En este periodo, estos platos sumaron 60.063,5 t (+0,7%) y 334,5 millones de euros (+6,5%); los aperitivos y otros platos quedaron en 36.592,5 t (+3,2%) y 84,1 millones de euros (+1,7%); las comidas totalizaron 16.399 t (+9,7%) y 108,5 millones de euros (+14,3%); las tortillas mostraron un buen comportamiento, al quedar en 9.775,3 t (+8,5%) y 35,3 millones de euros (+6,8%); los sándwiches cayeron de forma importante, al alcanzar las 7.451,4 t (-28%) y 56 millones de euros (-25,9%); las ensaladas disminuyeron ligeramente al quedar en 5.637,1 t (-0,6%) y 31,2 millones de euros (-0,8%); las gulas y otros surimis crecieron hasta las 5.057,4 t (+8,54%) y 69,1 millones de euros (+0,7%); y los platos de masa también mermaron de forma importante al sumar 1.946,1 (-18,3%) y 10,8 millones de euros (-12,3%).

Fuerte incremento en los platos de carne
En la categoría comidas, la mediterránea totalizó 6.201,3 t (sin variación porcentual) y 37,2 millones de euros (+6,8%). El resto de comidas mostró un fuerte incremento, al quedar en 10.197,6 t (+16,5%) y 71,2 millones de euros (+18,7%). En este último apartado, los platos de carne dominan el segmento, con 7.131,2 t (+19,2%) y 48,1 millones de euros (+20,1%); los de verdura crecieron hasta las 955,2 t (+16,1%) y 6 millones de euros (+22%); las migas disminuyeron ligeramente hasta las 686,4 t (-1,8%), si bien en valor crecieron hasta los 3,3 millones de euros (+2,8%); los platos de arroz aumentaron con fuerza (gracias principalmente a las nuevas ofertas de paellas y otras presentaciones listas para comer) y sumaron 541,1 t (+38,3%) y 4,4 millones de euros (+39,3%); los nuggets y empanados cayeron hasta las 436,4 t (-14,1%) y 3,6 millones de euros (-13,6%); los platos de pescado también crecieron exponencialmente y totalizaron 350,9 t (+35,6%) y casi 5 millones de euros (+31,1%).
En el segmento otros platos y aperitivos se engloba, en los primeros, los gazpachos y similares, que vendieron 29,8 millones de litros (+2,1%) y 68,8 millones de euros (+0,4); otros platos preparados sumaron 3.827,8 t (+23,1%) y 4,7 millones de euros (+27,7%); y las sopas y cremas listas para comer cayeron a 2.703,8 t (-6,2%) y 6,7 millones de euros (+6,4%). Los aperitivos mermaron hasta las 203,3 t (-11,7%) y 3,8 millones de euros (-10,7%).

Las marcas del distribuidor muestran el camino
De acuerdo a este mismo TAM, las marcas del distribuidor siguen mostrando un ascenso notable y ya copan el 41,1% de las ventas en volumen y el 31,9% en valor de los platos preparados refrigerados. Así, éstas acapararon 58.724 t (+12,3%) y 232,6 millones de euros. Casa Tarradellas está en primer término, con 35.289 t (-8,4%) y 208,9 millones de euros (-3,2%); Alvalle disminuyó hasta las 10.893,7 t (-2,6%) y 36,2 millones de euros (+1,3%); Campofrío Alimentación ha mostrado un incremento interesante, debido en buena parte a su decisión de entrar en el campo de las pizzas refrigeradas, por lo que alcanzó las 5.860,2 t (+20,8%) y 40,1 millones de euros (+17,5%); Cárnicas Floristán sumó 4.099,9 t (+6,8%) y 14,7 millones de euros (+7%); Palacios, que decidió recientemente salirse del negocio de los panes rellenos para concentrarse en otros platos preparados, mostró un descenso pequeño, al quedar en 3.794,6 t (-2%) y 23,1 millones de euros (+9,2%).
Mahnmac Delicatessen vendió 3.560,5 t (-1,9%) y 15,6 millones de euros (-2,6%); J. García Carrión perdió impulso y totalizó 3.054,1 t (-34,2%) y 7,05 millones de euros (-38,2%); Angulas Aguinaga sumó 3.019,2 t (+2,9%) y 46,7 millones de euros (-6,8%); Comercial Gallo disminuyó también las ventas hasta las 1.516,2 t (-9,8%) y 11,3 millones de euros (-1,5%). El resto de fabricantes aglutinó ventas por 13.109 t (-10%) y 93,1 millones de euros (-6,5%).

Salteados y algunos congelados, en descenso
La categoría salteados congelados perdió cifras de venta al quedar en 21.461,7 t (-9,3%) y 78,5 millones de euros (-7,1%). Dentro de ella, las verduras quedaron en 6.484,4 t (-4,8%) y 27,1 millones de euros (-1,3%); los contentivos de patata descendieron hasta las 1.394,6 t (-5,4%) y 5,5 millones de euros (-3,4%); los de arroz alcanzaron las 12.531,3 t (-11,5%) y 40,6 millones de euros (-8,9%); los de pasta también cayeron notablemente, al quedar en 360,6 t (-32,3%) y 2,6 millones de euros (-28,9%); los de proteína como base mermaron hasta las 357,5 t (-19,4%) y 1,8 millones de euros (-23,7%). Los de legumbre, finalmente, aumentaron de forma notable hasta las 333,2 t (+30,5%) y 681.352 euros (+20,3%).
Dentro de los salteados con verdura, las presentaciones sin añadido descendieron hasta las 3.156,3 t (-11,8%) y 12 millones de euros (-9%); aquellos con añadido crecieron hasta las 3.328,1 t (+2,9%) y 15 millones de euros (+6,3%). En el caso de los salteados con arroz, la variedad tres delicias cayó de forma considerable al sumar 9.954,8 t (-13%) y 29,1 millones de euros (-11,3%); la paella también mermó cuotas al totalizar 990,1 t (-19,7%) y 4,7 millones de euros (-14,8%); los otros arroces sumaron 1.586,2 t (+6,9%) y 6,8 millones de euros (+8,9%).
En el caso de las pastas listas para comer, las tipo tres delicias cayeron hasta las 699,9 t (-24,1%) y 518.289 euros (-25,9%). Finalmente, los salteados con base de proteínas se dividen en dos: con carne, que tuvo un fuerte descenso al quedar en 348,8 t (-19,6%) y 1,8 millones de euros (-24%) y con pescado, que totalizó 8,7 t (-6%) y 34.316 euros (-5,9%).
En la categoría de carne empanada congelada, las ventas totalizaron 8.621,1 t (-0,5%) y 45,5 millones de euros (+2%). En esta categoría, el san jacobo congelado creció ligeramente hasta las 3.084,8 t (+0,8%) y 11,9 millones de euros (+0,9%); el pollo o nugget congelado totalizó 5.033 t (+1,4%) y 30,4 millones de euros (+4,7%); y el resto de estos preparados cayó a 503,1 t (-15,1%) y 3,2 millones de euros (-19,1%).
En el caso de los platos cocinados congelados, las ventas quedaron en 44.987,2 t (-2,6%) y 186,6 millones de euros (+0,8%). Dentro de esta categoría, los canelones y lasañas sumaron 13,741,3 t (+2,3%) y 52,1 millones de euros (+5,4%). El resto de estos platos cocinados alcanzó las 31.245,8 t (-4,6%) y 134,5 millones de euros (-0,8%).
En cuanto a las pizzas congeladas, éstas siguen teniendo una buena acogida en las ventas, que en este TAM quedaron en 22.299,4 t (+4%) y 152,3 millones de euros (+15,4%). La pizza por países (aquellas con sazones de varias nacionalidades) bajó a 5.089 t (-10,7%) y 30,5 millones de euros (+5,9%). Las otras pizzas crecieron hasta las 17.210,3 t (+9,4%) y 121,7 millones de euros (+18%).
La categoría de empanadas y rollitos perdió ligeramente al totalizar 6.416,4 t (-2.6%) y 26,5 millones de euros (-1,3%). La variedad con pescado alcanzó las 4.964 t (sin variación porcentual) y 17,4 millones de euros (+2,8%); las empanadillas de otros sabores cayeron a 154,1 t (-37%) y 1,2 millones de euros (-28,3%); y los rollitos sumaron 1.298,2 t (-6%) y 7,8 millones de euros (-4,2%).
La categoría que engloba a las croquetas disminuyó hasta las 11.630,7 t (-5,9%) y 35,1 millones de euros (+2,6%). El segmento de pollo/ave mermó hasta las 3.065,4 t (-5,9%) y 7 millones de euros (-2,2%); las de jamón totalizaron 6.121,7 t (-4,1%) y 16,3 millones de euros (+4,1%); las de bacalao disminuyeron notablemente hasta las 714,1 t (-15,8%) y 2,1 millones de euros (-6,3%); los otros sabores sumaron 1.729,4 t (-5%) y 9,6 millones de euros (+6,2%).

Dominio de las marcas blancas en los congelados
En el caso de los platos preparados congelados, las marcas blancas dominan ampliamente las ventas, al punto que el 80,4% en volumen y el 66,6% en valor corresponden a estas enseñas de la distribución.
En las cifras que presenta IRI -que incluyen también las ventas de verduras congeladas, por lo que el monto resultante es mucho mayor-, los totales registrados suman 118.880 t 8-1,8%) y 277,3 millones de euros (+0,3%), de los cuales las marcas blancas alcanzan las 95.601,9 t (+0,3%) y 184,6 millones de euros (+5,3%); Findus cayó a 11.248,3 t (-6,2%) y 45,7 millones de euros (-0,8%); Bonduelle disminuyó también hasta las 9.977,5 t (-13,2%) y 36 millones de euros (-15%); Nestlé totaliza 918,6 t (-1,9%) y 5,08 millones de euros (+5,8%); Pescanova pierde parte de su cuota al quedar en 192,1 t (-16,4%) y 827.703 euros (-14,7%); el resto de las marcas suman 942,1 t (-25,4%) y 4,8 millones de euros (-24,8%).

Conservas con comportamiento desigual

Dentro de la amplia gama de platos preparados en conserva, el comportamiento de las categorías y los segmentos ha sido desigual, mostrando por un lado descensos en volumen en los más tradicionales, y aumentos en nuevas variedades. Así, los platos preparados de carne, ave y pescado sumaron 10.011,8 t (-4,2%) y 42,8 millones de euros (+13,4%). En ellos, los callos cayeron a 4.320 t (-9,8%) y 17,5 millones de euros (+4,3%).
Las albóndigas enlatadas también retrocedieron hasta las 4.171,3 t (-6,5%) y 10 millones de euros (-4,3%); y el resto de las presentaciones aumentó hasta las 1.520,4 t (+26,6%) y 15,2 millones de euros (+46,1%). Los preparados con base de arroz cayeron hasta las 110,6 t (-23%) y 871.661 euros (-9%). Dentro de ellos, las paellas se mantuvieron estables, con 36,1 t (-0,1%) y 895.046 euros (+13%); el resto descendió hasta las 74,4 t (-30,3%) y 615.930 euros (-12,1%).
Los platos preparados con base de legumbres o vegetales perdieron cuota ligeramente al alcanzar las 23.839,1 t (-3,5%) y 78,2 millones de euros (+0,7%). Los primeros sumaron 20.267,1 t (-3,5%) y 60,7 millones de euros (+1%).
De ellos, la fabada cayó a 9.954,2 t (-6,3%) y 30,9 millones de euros (+0,4%); el cocido sumó 1.870 t (-2,5%) y 6,7 millones de euros (+0,5%); las lentejas quedaron en 3.688 t (-0,5%) y 9 millones de euros (+3,5%); el resto de estos platos alcanzó las 4.754,4 t (+0,1%) y 14 millones de euros (+1%). Los segundos alcanzaron las 3.572,5 t (-0,6%) y 17,5 millones de euros (-0,1%).
Las legumbres cocinadas al natural, uno de los primeros productos preparados que se vieron en los estantes del autoservicio, siguen mostrando comportamientos positivos. Estos artículos sumaron 68.787,5 t (+3,5%) y 70,9 millones de euros (+8,4%). Las alubias cocidas totalizaron 28.985,6 t (+3,5) y 30,1 millones de euros (+8%); los garbanzos sumaron 30.874,7 t (+3,2%) y 30,9 millones de euros (+8,9%); los judiones bajaron ligeramente hasta las 190,3 t (-1%) y 271.883 euros (+7,5%); las lentejas alcanzaron las 7.991,8 t (+4,2%) y 8,5 millones de euros (+8,8%) y las habas y combinados vendieron 745 t (+13,4%) y 1,03 millones de euros (+14,1%).
En los platos preparados mexicanos la situación es paradójica: mientras los preparados descienden, las bases aumentan notablemente. Así, el total de estos alimentos sumó 5.235,8 t (+19,1%) y 34,9 millones de euros (+20,5%). Los preparados quedaron en 610,3 t (-1,9%) y 3,5 millones de euros (-4,2%). Las bases alcanzaron las 4.625,4 t (+22,6%) y 31,3 millones de euros (+24,1%).
Las ensaladas en conserva continuaron descendiendo en sus ventas, al quedar en 4.308 t (-12,1%) y 24,7 millones de euros (-6,2%). Las contentivas de pescado sumaron 3.100,4 t (-13,9%) y 18,7 millones de euros (-8,6%). Las ensaladas de conservas vegetales alcanzaron las 1.207,5 t (-7,2%) y 5,9 millones de euros (+2,1%). En ellas, las de verduras sumaron 214,7 t (+50,7%) y 1,01 millones de euros (+61,5%); las tipo mediterránea totalizaron 100,6 t (+20,4%) y 360.756 euros (+23,2%), las tipo italianas disminuyeron hasta las 329,7 t (-7,6%) y 2,2 millones de euros (-10%); las exóticas también mermaron hasta las 419 t (-32,3%) y 1,3 millones de euros (-22,4%); las de otros países aumentaron a 27 t (+27,8%) y 168.539 euros (+28,2%); el resto de variedades aumentó a 116,3 t (+50,7%) y 820.279 euros (+52,7%).
En los platos preparados con base de carne, las ventas descendieron hasta las 1.394,1 t (-18,3%) y 4,9 millones de euros (-17,1%). En esta categoría, los canelones y lasañas totalizaron 146,7 t (+10,6%) y 895.046 euros (+13%); los raviolis cayeron hasta las 764,9 t (-12,3%) y 1,9 millones de euros (-8,9%); el resto de las variedades sumó 482,5 t (-31,3%) y 2 millones de euros (-31%).
Los preparados con base vegetal totalizaron 3.572 t (-0,6%) y 17,5 millones de euros (-0,1%). Las menestras quedaron en 1.994,5 t (+7%) y 6,9 millones de euros (+12,7%); mientras, el resto de presentaciones bajó a 1.577,9 t (-9%) y 10,6 millones de euros (-7,1%).

Gran concentración empresarial
La penetración de capitales internacionales es muy significativa en el sector de fabricantes de platos preparados en España. Una parte importante de los principales grupos elaboradores son filiales de compañías multinacionales de la alimentación, aclara Mercasa. El gran auge de estos preparados ha motivado a muchas compañías a interesarse por participar, lo que ha promovido fuertes inversiones para modernizar sus procesos de producción. Se estima que unas 300 firmas participan en el sector, generando más de 18.000 empleos.
DBK asegura que son 350 las compañías que producen estos elaborados. Buena parte de ellas son industrias que operan en ámbitos regionales y desarrollan sus productos de acuerdo a los sabores preferidos por los habitantes de dichas zonas geográficas. En los últimos años, no obstante, empresas de menor tamaño han ampliado también sus líneas de producción para incluir algunos productos que también ofrecen los grandes grupos, dada la demostrada demanda que tienen. Los dos primeros operadores agruparon en 2007 una cuota de mercado de un 25%.
Las marcas del distribuidor, en la categoría de platos congelados, representan alrededor del 77,9% de todas las ventas en volumen y un 62,6% en valor. Dentro de los platos refrigerados estos porcentajes descienden hasta el 36,5% en volumen y un 27,7% en valor. Casa Tarradellas llega al 26,6% y 30%.
El dinamismo del sector está demostrado por la progresiva entrada de nuevos operadores. El incremento de la competencia y la progresiva importancia de las marcas blancas está haciendo que las empresas líderes apoyen los esfuerzos de innovación y desarrollo con el fin de desmarcarse de los contendientes.
En cuanto a la distribución comercial, el 51,4% de las compras de estos platos se realizan en supermercados, seguido por los hipermercados (21,8%), tiendas tradicionales (12,8%) y ventas a domicilio (5,6%).

Consumo, en aumento
Con un consumo medio de 11,3 kilos por persona al año, los platos preparados están sustituyendo algunas de las comidas que antes se preparaban en las cocinas de los hogares españoles. Los platos preparados son un producto esencialmente urbano, con altísimos índices de consumo en las grandes ciudades y menor incidencia en las zonas rurales.
De hecho, según Mercasa, el 89,6% de estos artículos se consumen en las casas, un 4,3% en restaurantes, bares y hoteles, y un 6,1% se realiza en las instituciones. Las sopas y las cremas representan unos 3,3 kilos por persona, seguidas por las pizzas (1,7 k), los platos de pescado y carne (1,2 k cada uno) y los platos con vegetales (1 k, aproximadamente).
Cataluña es la principal comunidad autónoma consumidora de platos preparados, seguida por Madrid y La Rioja. En el extremo opuesto están Galicia, Navarra y Castilla y León.
Los hogares compuestos por personas solteras muestran consumos superiores a aquellos con 5 o 6 personas. Se estima que el consumo es el doble per capita entre los primeros y los segundos. En cuanto a las amas de casa, aquellas con menor edad son más aficionadas a estos preparados que las señoras entre 50 y 64 años. Los hogares con niños inferiores a los 6 años muestran unos niveles de consumo menores a los de las casas en las que viven solamente adultos o niños de entre 6 y 15 años.

Comercio exterior
Aunque no existe una amplia profusión de datos que confirmen el volumen de negocios, se estima que el comercio exterior de platos preparados no es muy significativo. Esto se debe a los problemas logísticos que se presentan a la hora de exportar o importar estos productos, pues el almacenamiento y el transporte, dadas las características de estos alimentos, es bastante oneroso.
Por otro lado, la estrategia de los grandes operadores de este sector se basa en la adquisición de instalaciones cercanas a los mercados de destino. Este es el caso, principalmente, de algunas compañías líderes en el segmento de platos congelados a base de pescado, que han adquirido durante los últimos años, factorías en los países en los cuales quieren abrir mercados.
No obstante, algunas exportaciones sí han alcanzado números significativos, como es el caso de las hamburguesas que se venden en el mercado ruso, y los gazpachos y cremas, que se producen en España para su comercialización en Francia.

Mercado europeo
De acuerdo a los datos de la consultora Euromonitor, durante 2008 el mercado de platos preparados en Europa superó los 444.000 millones de euros, con un crecimiento durante el último lustro del 17,6%. En los tres mercados facilitados, el que obtuvo un mayor crecimiento fue el español (30,8%), al quedar en 34.341 millones de euros. El mercado alemán alcanzó los 68.920 millones (+13,7%) y el francés superó los 63.185 millones de euros (+8,8%).
La consultora Datamonitor ofrece los datos de siete de las principales economías europeas en cuanto a las ventas en volumen de los platos preparados en sus variantes congelados, esterilizados y refrigerados.
Así, el Reino Unido lidera esta lista, con un total de 724.100 t y un crecimiento 2007-2008 del 3%. Alemania ocupa el segundo puesto, con 549.600 t (+4%); Francia sumó 524.900 t (+1%); España alcanzó las 211.600 t (+3%); Italia quedó en 185.200 t (+4%); Países Bajos alcanzaron las 116.900 t (+4%) y Portugal totalizó 19.700 t (+4%).

 

Deshidratados, en alza

Los productos deshidratados representan aproximadamente el 26% de las ventas totales de platos preparados en nuestro país, con un volumen de negocios superior a los 520 millones de euros y un crecimiento interanual del 4%. Este grupo incluye sopas, algunos alimentos preparados y las llamadas ayudas culinarias. Según Mercasa, dada la gran heterogeneidad de esta categoría, algunos productos muestran comportamientos estables mientras otros escenifican crecimientos significativos.
Los caldos y las sopas aparecen como las ofertas más clásicas y con signos inequívocos de gran madurez. Las novedades se manifiestan en los caldos y sopas instantáneas en bricks y las cremas refrigeradas. Las sopas de pollo o ave aglutinan el 45% de las presentaciones, mientras que las cremas asumen un 21% del total.
Los platos deshidratados aparecen como las novedades más dinámicas. Aquellos elaborados con base de pasta son los que muestran un mejor comportamiento y ya acaparan el 92% de las presentaciones. Le siguen los platos a base de arroz (5,1%) y el resto de los platos cocinados (3%). Dentro de las salsas, las preparadas para cocinar representan en 70,9% del total ofertado. Las deshidratadas, en cambio, suponen el restante 29,1%.
En cuanto a la comida étnica, como la oferta es tan heterogénea y en ella conviven platos preparados y precocinados, condimentos, salsas y masas, es complicado ofrecer cifras ajustadas a este mercado, si bien se estima que suman un valor general de más de 500 millones de euros, y un crecimiento interanual del 20%.

Tendencias de consumo

De acuerdo con los análisis realizados por la consultora internacional Euromonitor, el sector de platos preparados sigue teniendo un horizonte positivo en los próximos años, Prueba de ello es la cada vez mayor presencia de nuevos operadores, lo que da a entender que todavía queda espacio disponible para una mejor oferta de productos. Esto, además, confluye con una mayor variedad de artículos en venta.
“Las nuevas recetas y las novedosas variantes de sabor se están haciendo  más sofisticadas y dirigidas a un creciente grupo de consumidores que no tiene tiempo o afición a la cocina y, sin embargo, desea consumir alimentos con ‘sabor casero’. En los actuales momentos, aproximadamente un 14% de los consumidores españoles adquieren estos platos regularmente, mientras que un 48% restante lo hace de forma ocasional”, aseguró uno de los analistas de la consultora.
Además de esta adopción de sabores para dar la impresión de ser un producto casero, los platos preparados están también mostrando una creciente tendencia hacia variantes más naturales y que puedan ser preparadas de una forma mucho más rápida y sencilla. Adicionalmente, un mayor número de envases permiten ahora la posibilidad de consumir alimentos para una o dos personas, dirigidos al creciente número de hogares en los que viven solteros o parejas sin hijos.
Los fabricantes de platos refrigerados, que se benefician de los adelantos en las tecnologías de conservación y envasado, están atrayendo a nuevos consumidores gracias a la utilización de recetas derivadas de la cocina española y mediterránea, a la profusión en el uso de vegetales y a una menor adición de conservantes, grasas y sal. “Aunque las pizzas refrigeradas siguen comportándose de una forma positiva, el crecimiento en volumen y valor disminuyó durante 2008 por segundo año consecutivo. Esto refleja un mayor grado de madurez, por un lado, y la estabilización en el ambiente competitivo después de la entrada, en 2005, de Campofrío Alimentación en este segmento. Estos alimentos, además, enfrentan una creciente competencia por parte de las pizzas refrigeradas, particularmente después de la entrada de Dr Oetker y la valoración que hacen los consumidores en cuanto a precio y calidad de ambos productos”.
En el caso de los productos esterilizados, si bien su madurez como mercado es considerable, siguen mostrando un constante crecimiento, tanto en volumen como en valor, gracias en buena parte a la entrada de nuevos operadores y a la ampliación de la oferta, muy variada y consolidada.
Por otro lado Euromonitor estima que, si bien cada vez más españoles se declaran como vegetarianos (o tratan por lo menos de reducir la ingesta de carnes), la demanda de comidas vegetales listas para servir no ha aumentado de forma notable. Esto otorga a los operadores poco incentivo para seguir desarrollando nuevos productos y, a la vez, desincentiva a la gran distribución a dedicar espacios específicos a estos productos. “Sólo los comercios especializados en estas comidas, generalmente vinculados con restaurantes vegetarianos, ofrecen una variedad significativa de estos platos elaborados”.

 

Publicado en Tecnifood Nro. 63

Noticias relacionadas

Deja un comentario