Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Por la sostenibilidad de las producciones típicas mediterráneas

Léalo en 11 - 15 minutos
Léalo en 11 - 15 minutos

El proyecto QUBIC parte de la necesidad de preservar la biodiversidad agroganadera y la industria cárnica asociada, a través de la preservación de los hábitats naturales y la actividad agroalimentaria global en aquellas regiones donde los productos cárnicos curados son una importante tradición

La elaboración de productos cárnicos de tipo tradicional es uno de los distintivos de muchas regiones españolas, tanto del área mediterránea como de otras zonas geográficas más alejadas. El concepto de producto tradicional, típico, nos transmite una serie de valores de muy diversa índole, algunos de ellos de carácter tangible y, en muchos casos, intangibles. Nuestra percepción de este tipo de productos se ha ido construyendo a lo largo del tiempo, de nuestra “experiencia culinaria” y forma parte de nuestra cultura más arraigada.
Algo similar ocurre en otros países mediterráneos, como Italia, Francia o Grecia, donde (sin pretender establecer diferencias entre las zonas ribereñas con respecto a otras de sus regiones interiores), la elaboración de productos cárnicos derivados del cerdo es también una larga y bien conocida tradición.
Este tipo de productos asocian su existencia a una larga trayectoria en el tiempo, podríamos decir histórica. En muchas ocasiones la experiencia del consumidor va unida a todo lo que hay alrededor del producto en sí, a aspectos socioculturales conexos y no solamente con aquellos relacionados con la elaboración artesana del propio producto.
Es por ello que, entre otras, y para facilitar un mayor reconocimiento, la Unión Europea ha fijado normas relativas a la protección de los alimentos amparados en la categoría de Especialidad Tradicional Garantizada, mediante el Reglamento CE (Nº) 509/2006 sobre especialidades tradicionales garantizadas de los productos agrícolas y alimenticios, norma donde se recoge el concepto “tradicional”. Como ya hemos mencionado, existen además otros valores asociados y percibidos por el consumidor que trascienden las características específicas de este tipo de productos y que se han logrado en paralelo al período de existencia de los productos tradicionales.Pretendemos presentar aquí una de las experiencias que actualmente se están llevando a cabo en pro de la valorización de las producciones de productos cárnicos curados “de tipo tradicional” en varios países europeos. Esta experiencia aborda de manera integral diversos aspectos clave que están relacionados con este tipo de elaboraciones: la producción ganadera, el impacto socioeconómico de esta actividad, la interacción con el entorno, el territorio y el medioambiente, la continuidad de este tipo específico de “industria cárnica tradicional”; en definitiva, cómo promover una sostenibilidad global de la cadena alimentaria de este tipo de productos a través del proyecto europeo QUBIC.

Calidad, Biodiversidad, Innovación y Competitividad
Podríamos decir que la calidad percibida por los consumidores en cuanto a los productos tradicionales es alta, y que el hecho de que existan y se elaboren en determinadas áreas geográficas es uno de los factores que han contribuido a la biodiversidad, en tanto en cuanto se siguen manteniendo determinadas razas porcinas o se conservan ciertas áreas naturales para la cría y para la alimentación animal mediante el aprovechamiento de pastos o dehesas.
Innovación y competitividad no están reñidas con las producciones tradicionales. Al contrario, es necesario cierto grado de “innovación subyacente” para, de una manera continuada, seguir siendo competitivos a lo largo del tiempo, como lo han sido los productos cárnicos curados tradicionales.
Quizá, paradójicamente, un aspecto innovador haya sido la capacidad de mantener en el tiempo las características específicas “típicas” que demuestran este tipo de producciones diferenciadas.

El proyecto europeo QUBIC
QUBIC aborda, desde diferentes puntos de vista, los aspectos mencionados anteriormente. El proyecto QUBIC (2009-2011) es una iniciativa de innovación apoyada por la Unión Europea que profundiza en la biodiversidad y sostenibilidad de la cadena agroalimentaria, abordando desde distintas ópticas un análisis de la situación actual y una propuesta de futuro.
El proyecto parte de la necesidad de preservar la biodiversidad agroganadera y la industria cárnica asociada, a través de la preservación de los hábitats naturales y la actividad agroalimentaria global en aquellas regiones donde los productos cárnicos curados son una importante tradición. QUBIC revisa todos los aspectos organizacionales y técnicos de la cadena de producción y comercialización agroalimentaria de esta tipología de productos.
El objetivo es valorizar los recursos propios, minimizar la pérdida de la biodiversidad asociada al conjunto de la cadena agroalimentaria, y transferir todos aquellos aspectos innovadores que se derivan del hecho de llevar a cabo este proyecto en diferentes entornos geográficos europeos al mismo tiempo, y a través de la experiencia de los distintos organismos y centros de innovación participantes. Los países europeos donde se lleva a cabo este proyecto son Italia, Francia, España y Grecia. Las áreas geográficas o regiones objeto de estudio son las que se muestran en la siguiente tabla:
Los objetivos del proyecto están en sintonía con la situación del sector cárnico español. En nuestro país, el volumen de productos cárnicos curados que podríamos considerar de carácter tradicional es muy importante. La importancia del sector es clara en su conjunto, pero no lo son menos todas aquellas producciones dedicadas a los productos curados de perfil tradicional.

Producción porcina, territorio y medioambiente
El conjunto de países y regiones participantes en el proyecto QUBIC provee de un escenario muy amplio en cuanto a variedad de productos cárnicos curados tradicionales existentes. Es por esto que, para aumentar la eficacia del estudio en cada una de las regiones participantes, se ha seleccionado a un grupo de productos cárnicos representativos. Dicha representatividad varía según el entorno y el país y, en algunos casos, ha tenido en cuenta criterios de relevancia económica, métodos de crianza ganaderos o, bien en otros casos, destacan por las técnicas de elaboración y fabricación.
El escenario de productos cárnicos curados a nivel europeo es diverso como podemos comprobar en la tabla 2. El proyecto QUBIC ha centrado sus actividades en algunos de los productos que se listan en la tabla 2.
Con el objetivo de poder llevar a cabo un análisis comparativo eficiente entre todos los países y regiones participantes, y que éste permitiera llegar a conclusiones relevantes, se han abordado de manera común cuatro aspectos o componentes clave en cada una de las regiones participantes:
Las cuatro componentes o áreas de estudio planteadas son:
– Análisis de las características de la producción porcina.
– Análisis de las características relacionadas con el territorio y el medioambiente.
– Estudio de las técnicas de producción y elaboración artesana y/o industrial de los productos tradicionales seleccionados.
– Análisis de las características de la cadena de producción y comercialización.
En la siguiente figura podemos ver de manera gráfica las cuatro componentes mencionadas desde un punto de vista metodológico, en la figura1.
La biodiversidad y los sistemas de producción animal sostenible conforman un escenario complejo donde diversos factores actúan de manera conexa; con el anterior enfoque metodológico y la explotación de la información obtenida, se pretende llegar a conclusiones y a propuestas de mejora.
¿En qué fase del proyecto se encuentra QUBIC en este momento? Actualmente el estudio llevado a cabo mediante los cuatro componentes citados ya ha concluido. Los esfuerzos están orientados a determinar cuáles son las buenas prácticas, puntos débiles y oportunidades que, en torno a esta tipología de producciones tradicionales, existen en cada una de las regiones europeas de estudio. Esto facilitará la elaboración posterior de un plan de mejora aprovechando el potencial generado por los cuatro países participantes.
¿En qué ha consistido el estudio de estos cuatro componentes? De manera más específica el estudio ha consistido en lo siguiente:
1.- Análisis de la características de la producción porcina.
Las características específicas de la producción porcina que se dan en las regiones y países de estudio, son una clave importante para contribuir todavía más a la biodiversidad y a la sostenibilidad de este tipo de producciones animales, y de todas las actividades posteriores que se dan a lo largo de la cadena alimentaria.
Tipología de razas autóctonas, sistemas de cría y reproducción, características de la alimentación, higiene y bienestar animal, etc.; todo ello son piezas clave del conjunto que compone el puzle de las producciones tradicionales.
2.- El contexto territorial y medioambiental
En muchos casos, las características de un territorio están estrechamente unidas al resto de factores como la existencia de razas autóctonas, influencia en las características de crianza de los animales e interacción con el medioambiente.
En el análisis de estos aspectos, QUBIC pretende caracterizar la influencia de los sistemas de producción porcina en el territorio y también el impacto de los distintos sistemas de producción en sus regiones.
3.- Producción e industria cárnica tradicional
Los aspectos culturales y geográficos definen en gran medida las técnicas de elaboración tradicional seguidas a lo largo de los años por las carnicerías e industrias de las regiones participantes. Sin embargo, cabe destacar que tanto las técnicas de elaboración como los sistemas de producción han sabido adaptarse a las exigencias de nuestros tiempos, resultando habitual la convivencia de la elaboración artesanal con la producción a escala industrial, en la que la tecnología desarrolla un papel importante, aunque no exclusivo.
En este sentido, el proyecto QUBIC pretende caracterizar el proceso de elaboración vinculado a cada uno de los productos regionales en estudio, así como identificar aquellas buenas prácticas de elaboración que permiten al consumidor reconocer el carácter tradicional de los productos elaborados.
4.- La cadena de producción y comercialización
La consecución última de sistemas de producción sostenibles para este tipo de elaboraciones tradicionales no llegaría a lograrse nunca si no se aprovechara la experiencia actual basada en la comercialización a través de canales tradicionales y, en muchos casos, a través de los canales alternativos logrados por otro tipo de productos.
La tipología y estructura de las empresas, el grado de integración entre los actores de la cadena y su forma de relacionarse, las cuestiones relativas a la trazabilidad de los productos comercializados, todo ello son aspectos clave en el estudio de esta componente por parte de los participantes en el proyecto.
De manera coordinada con el resto de países las próximas acciones previstas en España consistirán en la organización de seminarios técnicos en torno a la elaboración tradicional de este tipo de productos, tratando de aunar la experiencia de diversos actores, tanto nacionales como extranjeros, en esta materia.
En definitiva, el conjunto del estudio pretende valorizar las producciones tradicionales, minimizar la pérdida de la biodiversidad y aumentar la sostenibilidad del conjunto de la cadena agroalimentaria a través de la transferencia, tanto de valores y prácticas tradicionales como de aquellos aspectos innovadores existentes entre los países y regiones participantes en el proyecto QUBIC.

 

Publicado en el número 68 de la revista Tecnifood

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas