Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Publicado el Reglamento de información alimentaria al consumidor

Léalo en 4 - 6 minutos
Léalo en 4 - 6 minutos

El Diario Oficial de la Unión Europea publicó el 22 de noviembre, el Reglamento (UE) 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, con lo que culmina un dilatado proceso normativo, iniciado con el objetivo de armonizar aspectos básicos que garanticen la seguridad del consumidor mediante un correcto etiquetado de los alimentos.
En la Directiva 2000/13/CE, de 20 de marzo de 2000, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros en materia de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios, se establecieron las normas de la Unión sobre etiquetado alimentario aplicables a todos los alimentos. La mayoría de las disposiciones establecidas en dicha Directiva se remontan a 1978, por lo que el actual Reglamento parte de la consideración de que “deben actualizarse”. En concreto, la actual normativa modifica los Reglamentos (CE) 1924/2006 y (CE) 1925/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, y deroga la Directiva 87/250/CEE de la Comisión; la Directiva 90/496/CEE del Consejo; la Directiva 1999/10/CE de la Comisión; la Directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo; las Directivas 2002/67/CE, y 2008/5/CE de la Comisión, y el Reglamento (CE) 608/2004 de la Comisión.
El Reglamento entrará en vigor a los 20 días de su publicación y será aplicable a partir del 13 de diciembre de 2014. En concreto, el etiquetado con la información nutricional obligatoria será exigible a partir del 13 de diciembre de 2016.
Entre los acontecimientos que han marcado el calendario que ha dado lugar a la tan esperada norma que ahora se publica, cabe destacar el Libro Blanco de la Comisión, de 30 de mayo de 2007, acerca de una Estrategia Europea sobre Problemas de Salud relacionados con la Alimentación, el Sobrepeso y la Obesidad, en el que se puntualizaba que “el etiquetado sobre propiedades nutritivas es un método importante para informar a los consumidores sobre la composición de los alimentos y para ayudarles a tomar una decisión con conocimiento de causa”. Con esta premisa, el 6 de febrero de 2008, la Comisión Europea presentó su propuesta de Reglamento para regular la información alimentaria facilitada al consumidor, que consolidaba y actualizaba toda la legislación vigente en materia de etiquetado (general y nutricional).
El presente Reglamento UE 1169/2011 establece la base para garantizar un alto nivel de protección de los consumidores en relación con la información alimentaria, teniendo en cuenta las diferencias en la percepción de los consumidores y sus necesidades de información, al tiempo que asegura un funcionamiento correcto del mercado interior. Asimismo, establece los principios generales, los requisitos y las responsabilidades que rigen la información alimentaria y, en particular, el etiquetado de los alimentos, acotando “los medios para garantizar el derecho de los consumidores a la información, así como los procedimientos para facilitar información alimentaria, teniendo en cuenta la necesidad de dar la flexibilidad suficiente para responder a los futuros avances y los nuevos requisitos de información”.

Novedades destacadas

Entre las principales novedades que se recogen en esta normativa, atendiendo a la necesidad de que el etiquetado sea claro y comprensible “es preciso elaborar un criterio global a fin de incluir todos los aspectos relacionados con la legibilidad, incluido el tamaño de letra, el color y el contraste”. Así el Artículo 13 sitúa el tamaño mínimo de la letra en 1,2 mm, tamaño que podrá ser de  0,9 mm para envases con una superficie inferior a 80 centímetros cuadrados.
Otra importante novedad es la obligatoriedad de reflejar la información nutricional en la etiqueta que, según se recoge en el Artículo 30, deberá incluir: el valor energético y las cantidades de grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal. Además, el contenido de la información nutricional obligatoria podrá completarse con la indicación de la cantidad de una o varias de las siguientes sustancias: ácidos grasos monoinsaturados; ácidos grasos poliinsaturados; polialcoholes; almidón; fibra alimentaria, y vitaminas o mineral.
También, el nuevo Reglamento establece que “debe indicarse el país de origen o el lugar de procedencia de un alimento siempre que la falta de tal indicación pueda inducir a engaño a los consumidores”.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas