Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Quesos, crecen los naturales, frescos y rallados

Léalo en 25 - 33 minutos
Léalo en 25 - 33 minutos

El mercado de quesos ha visto cómo se frenaba durante el pasado año el ritmo de crecimiento que venía registrando en los últimos ejercicios. Alguna fuente va incluso más allá y recoge un ligero descenso en los últimos doce meses tanto en volumen como en valor

The cheese market has seen its growth rate slow down over the last year in comparison with the last few years. Some sources go even further to indicate a slight drop in the last twelve months in volume as well as value

Le marché des fromages a vu comment le rythme de croissance enregistré lors des exercices précédents a freiné l’année dernière. Certaines sources vont même au-delà et ont enregistré un léger ralentissement au cours des douze derniers mois aussi bien en matière de volume que de valeur

La producción española de quesos durante 2010, incluido fundidos, ascendió a 335.700 toneladas, cifra que supuso un descenso del 3,3 % respecto a las 346.900 t del año anterior. El mayor volumen correspondió al queso de vaca puro con 124.100 t, que desbancó en la primera posición al de mezcla que totalizó 116.800 t. De queso de oveja se produjeron 44.800 t, de quesos fundidos fueron 33.800 t, y un total de 16.200 t de queso de cabra puro. Por categorías, destacaron los frescos (111.100 t), seguido de los de pasta semidura (76.300 t), pasta dura (43.700 t), pasta blanda (35.000 t) y pasta extra dura (5.400 t).
La mayor parte de los quesos elaborados en nuestro país se comercializó en el mercado español, si bien una pequeña parte se vendieron fuera. En concreto, en 2010 las exportaciones españolas de queso se situaron en 46.480 t, con un aumento del 28,1 % respecto a las 36.265 t del ejercicio anterior. El mayor volumen, 24 %, correspondió a los quesos frescos, teniendo como destino casi único los países de la Unión Europea. Por su parte, las importaciones crecieron un 4,5 % hasta las 246.839 t, frente a las 236.173 t contabilizadas en 2009. También fueron los quesos frescos los más demandados con un total de 50.637 t, el 20,1 % de todo el queso adquirido fuera de España.

Tendencias distintas para un mismo mercado
El mercado español de quesos habría registrado un desigual comportamiento en el último año en función de los datos que se manejen. Así por ejemplo, la consultora Kantar Worldpanel en su TAM 1/2011 lo cifra en 301.925 t, con un aumento del 5,6 % respecto al periodo anterior. El valor de esas ventas ascendió a 2.301 millones de euros (+3,6 %). El gasto medio se situó en 142 euros (+1,8 %), con una frecuencia de compra de 26 días. Los supermercados y autoservicios fueron los establecimientos preferidos para adquirir quesos (49 %), seguidos de los hipermercados (17 %), establecimientos discount (14,4 %) y tiendas especializadas (13 %). Por categorías, el mercado está liderado por los quesos naturales con 171.736 t (+7,7 %) y 1.525 millones de euros (+5,4 %), con un gasto medio de 97 euros. A continuación figuran los quesos frescos tradicionales con 68.394 t (+4,5 %) y 398 millones de euros (+2,2 %). El queso fundido fue la única especialidad analiza por la consultora que registró descensos en ese periodo. En concreto, del 3,7 % en volumen y del 8,4 % en valor hasta las 40.101 t y los 215 millones de euros. El último lugar lo ocupa el queso rallado con 21.696 t (+11,6 %) y 163 millones de euros (+8,6 %). El gasto medio de esta especialidad fue de 13,8 euros, ligeramente inferior al del queso fundido (15,7 euros) y casi la mitad que el destinado a queso fresco (27,3 euros).
En una tendencia positiva se situaban también las previsiones realizadas por la consultora DBK. En concreto, recogía en su último informe que en 2010 el valor del mercado podría situarse en torno a los 2.750 millones de euros, lo que supondría un aumento del 1,9 % respecto a 2009. Entre los factores que apuntaba hacia esta evolución citaba el crecimiento del consumo y una estabilidad de los precios. Destacaba asimismo una mayor demanda del volumen de productos importados, fundamentalmente los de menor precio, lo que llevaría a una bajada del valor de las importaciones en torno al 4 % en 2010 (unos 714 millones de euros). Adelantaba también una caída de las exportaciones del 6 %, lo que las situaría en los 170 millones de euros. En este contexto, preveía un aumento de la participación del consumo de productos de marca blanca. La estrategia en el ámbito de la comercialización de marcas propias se está dirigiendo hacia una mayor penetración en las cadenas de distribución y la búsqueda de competitividad mediante la innovación en cuanto a presentación, formatos y nuevas variedades. En el aspecto empresarial, detectaba un avance hacia  la concentración de la oferta, ya que algunos de los principales competidores aumentarán su tamaño gracias a la ampliación de instalaciones o mediante la adquisición de otras compañías. En relación a 2011, sus previsiones pasaban por un moderado crecimiento de la producción para el año que está a punto de finalizar (3 %), con incrementos del mercado nacional (+2,7 %), las exportaciones (+2,9 %) y las importaciones (+2,1 %). 

Mayor consumo en el hogar
La misma tendencia positiva se detecta de los datos de consumo recogidos por el Panel de Consumo Alimentario elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM). En base a los mismos, el consumo de queso en España en 2010 ascendió a 360.270 t por valor de 2.550,7 millones de euros, lo que supuso aumentos del 6,2 % en volumen y del 3,5 % en valor respecto al año anterior. Aproximadamente un tercio del consumo total correspondió al queso fresco (112.590 t y 539 millones de euros), segmento en el que destacan las 19.730 t y 90 millones de euros del queso fresco light. La mayor demanda correspondió a los quesos semicurados con 74.831 t y 656 millones de euros, seguidos de los fundidos (42.816 y 231 millones), el queso tierno (22.198 t y 179 millones), el de oveja (17.178 t y 180 millones), el curado 15.881 t y 160 millones), el de cabra 11.920 t y 119 millones) y el de bola (7.414 t y 65 millones de euro). Las variedades emmental y gruyer sumaron 4.692 t y 36 millones de euros, y el queso azul totalizó 3.316 t y 34 millones de euros. 
Según los datos recogidos por el MARM, el consumo medio per cápita de queso en España se ha situado en 7,85 kilos, con un gasto medio nacional de 55,53 euros por persona. Destaca especialmente el consumo en el hogar que aglutina en torno al 85 % de esa cantidad. Por comunidades autónomas, Canarias lidera el ranking con un consumo medio per cápita de 10,9 kilos. A continuación se sitúan, por este orden, Baleares (9,6 kilos), Murcia (8,9), Asturias (8,6 kilos), Valencia (8,6), Cataluña (8,4), Galicia (8,1) y Cantabria (7,9 kilos). Si se atiende al gasto medio, el primer lugar pasa a ocuparlo Baleares, con 78,8 euros por persona, seguida de Canarias (77,3 euros) y Asturias (64,1 euros). La demanda de queso también está condicionada por la edad del consumidor, de tal manera que los más jóvenes cuentan con un consumo inferior a la media y los mayores están por encima. Así por ejemplo, existe una diferencia de casi 1 kilo en el consumo de queso entre una persona menor de 35 años y otra mayor de 65 años.
Este consumo está lejos del que se registra en otros países europeos como los Países Bajos, donde en 2010 se consumieron una media de 18,6 kilogramos de queso per cápita, 800 gramos más que en 2009. Los datos apuntan a que a nueve de cada diez neerlandeses les gusta el queso, un producto que, comúnmente, consumen con pan. Un 50 % de los consumidores lo come entre dos y tres veces por semana. Esta tendencia de crecimiento queda plasmada también en el informe que la consultora Rabobank ha realizado sobre el mercado de quesos en la Unión Europea, en el que apunta una subida generalizada de la mayoría de los productos. No obstante, esta va a ser menor que en años anteriores, en concreto oscilará en torno al 0,6 % entre 2011 y 2015, mientras entre 2005 y 2010 lo hizo en un 1,1 %.

Comportamiento negativo en libreservicio
Una evolución totalmente distinta es la que reflejan los datos recogidos por la también consultora SymphonyIRI, que estudia el mercado de quesos en libreservicio. Según los mismos, el comportamiento de este mercado habría sido negativo en el último año. Así, el volumen comercializado se situó en 176.159 t (-6 %), por valor de 1.234,1 millones de euros (-9.4 %), referido al TAM de 31 de julio de 2011. En ese periodo los quesos nacionales registraron un descenso muy significativo en cuanto al volumen, si bien mantienen el liderazgo en valor. En total fueron 41.779 t (-30,4 %) por un valor de 367,6 millones de euros (-29,2 %). Representaron el 29,8 % de los kilos y el 23,7 % de los euros gastados en la adquisición de este alimento. Por tipos, el semicurado encabeza las ventas con cerca del 38 % del volumen y el 35 % del valor, seguido del tierno (32 % y 31 %) y el curado/viejo (30 % y 34 %). La categoría de manchego/regionales, la más significativa en este tipo de queso, sigue contando con una gran cantidad de marcas en el lineal, lo que ha desatado una interesante batalla por aumentar e incluso mantener su cuota, teniendo que hacer frente además a la subida de las marcas de la distribución.

Mandan los frescos
 La primera posición en peso la alcanzaron los quesos frescos con 48.359 t (+13,8 %), con un importe de 266,1 millones de euros (+10,7 %). Suponen el 21,5 % del valor total gastado en la adquisición de quesos y el 27,5 % del volumen. En estos datos la consultora incluye especialidades como mozzarella, mascarpone o feta, pero no los referidos al requesón. Con todo, casi el 90 % del total corresponde a queso tipo “Burgos”. Este crecimiento de la categoría de frescos se produce tras un par de años sin que aparecieran novedades significativas y con las marcas de fabricante perdiendo terreno. Esta tendencia se ha roto ahora tras la apuesta de alguna de los grandes grupos del sector y la incorporación de nuevos competidores dispuestos a hacerse un hueco en un lineal innovador donde conviven productos saludables, artesanos, sin lactosa y light. Así, Palancares Alimentación (Grupo Fuertes), lanzó una gama de quesos saludables con la marca Sannum, que posteriormente renombró como Muy Saludable. Mientras, Lácteas San Vicente presentó sus primeras variedades de ultra filtrado, Mantequerías Arias renovaba su imagen y el catálogo de queso fresco tradicional Angulo, y Frías Nutrición cerraba 2010 con el lanzamiento de Burgalia. Queso Fresco de Soja, una alternativa a los quesos sin lactosa.
El queso fundido se consolida en la tercera posición como la variedad más consumida con 34.630 t (+1,5 %) y 170 millones de euros, correspondiendo el 60 % a lonchas y un 35 % a porciones. Mientras, el póquer de los más vendidos lo completan los quesos rallados con 21.488 t (+7,3 %) y 168 millones de euros (+5 %). Por su parte, las ventas de especialidades de importación descendieron tanto en volumen como en valor hasta quedarse en 17.504 t (-7,2 %) y 148 millones de euros (-6 %). Los más vendidos fueron gouda y edam/maasdam con más del 25 % del total. Lejos de estos grandes volúmenes se sitúan especialidades como los quesos de pasta blanda con 6.298 t (+4,5 %) y 56,6 millones de euros (+2 %), con los brie/colulommier y camembert como más destacados; las variedades emmental y gruyer con 3.426 t (-1,5 %) y 25 millones de euros (-2,8 %); y los quesos de pasta veteada con 2.128 t (-6,1 %) y 24,7 millones de euros (-4,3 %). Alrededor del 30 % de estos últimos corresponde al roquefort y algo más del 12 % a cabrales/danés. Por último, el surtido de quesos totalizó 548 t (+5,2 %) y 7,8 millones de euros (+4 %).
En lo que se refiere al consumo por áreas geográficas, son tres las que concentran la mayoría de los volúmenes. En quesos nacionales la zona sur absorbe el 17,1 % del volumen y el 15,8 % del valor, seguida de la noroeste (15,6 % y 14,1 %), la centro-este (14,6 % y 14,2 %) y noreste (13,2 % y 14,9%). Es también en el sur donde se registra el mayor consumo de queso fresco, en concreto el 20,9 % de los kilos y el 21,3% de los euros gastados. En la centro-este se concentró el 17,2 % del volumen y el 17,3 % del valor, seguida del área metropolitana de Madrid (13,1 % y 13,4 %) y noreste (10,4 % y 11,2 %). Las mayores ventas de quesos nacionales en valor se realizaron en los supermercados medianos (superficie comprendida entre los 401 y los 1.000 metros cuadrados) con el 38,5 % del total, seguidos de los supermercados grandes (entre 1.000 y 2.500 metros cuadrados) con el 21,8 %, los supermercados pequeños (entre 100 y 400 metros cuadrados) con el 21,2 %) y los hipermercados con el 18,5 % restante. Los quesos frescos son principalmente adquiridos en los supermercados grandes (49 %), seguido de los medianos (24 %), los pequeños (13,7 %) y los hipermercados (13,3 %).
Junto a estas discrepancias en la medición del mercado, lo que si parece quedar claro es que en estos últimos años se ha producido una caída libre de los precios experimentada en el periodo inicial de la crisis, lo que posibilitó una escala de ventas en volumen. Además, el estrechamiento de los márgenes, que afecta también a firmas con solera, está poniendo en dificultades a algunas empresas que podríamos denominar como eminentemente “marquistas”, que tienen cada vez más obstáculos para competir con los productos de primer precio y con las marcas de la distribución (MDD), y tratan de adaptarse a las nuevas demandas y necesidades del consumidor. Todo ello está obligando a algunas empresas a plantearse la posibilidad de cambiar las estrategias basadas en el prestigio/calidad por otras sustentadas  en la eficacia y la reducción de precios.

Apuesta por la innovación
Precisamente el grupo francés Lactalis Iberia, líder desde 2010 del sector de marcas propias tras la compra de Forlasa, apuesta de forma decidida por esta línea para reforzar aún más esa posición en el mercado donde comercializa más de 50.000 t anuales. En este sentido destaca el lanzamiento del queso para cocinar President Queso-Cocina, una nueva gama de quesos para cocinar disponible en tres variedades (emmental, azul y semicurado) y presentado en botella boca-abajo de 250 gramos. Además, Lactalis ha rebautizado su queso fresco Mama Luise como El Ventero y ha lanzado al mercado una gama compuesta por cuatro variedades: tarrina, mini, barra y fresco artesano. Con el cambio la empresa quiere aprovechar la posición de El Ventero como marca líder en el segmento de queso tierno, con una cuota del 32 %, además de colocar a la enseña en las categorías con mayor penetración en el mercado de quesos, como son las de fresco y tierno, con múltiples posibilidades de innovación.
Otro de los grandes operadores del sector, Lácteas García Baquero, ha decidido priorizar en los próximos meses dos de sus líneas más importantes, los quesos tiernos y curados. En el primer caso, la empresa ha renovado el packaging del producto, resaltando sus características diferenciales respecto de la competencia, además de crear la submarca Siempre Tierno. García Baquero, que ya mejoró la receta de esta gama hace tres años, resalta ahora a través de su nueva imagen que se trata de un queso elaborado con leche fresca de recogida diaria y fermentos propios 100 % naturales, manteniendo su ternura y frescura como el primer día. En lo referido a la gama de curados, la empresa ha creado la nueva submarca Curado Maestro para identificar sus quesos de gama alta dentro de esta categoría, con dos referencias: curado y viejo. Este último, además, ha modificado su formulación y ahora tiene un sabor más intenso. El lanzamiento de esta submarca ha ido acompañado igualmente de un nuevo diseño de packaging. Además, ha cambiado la presentación por una imagen mucho más premium de su queso de oveja POK,  que se presenta en dos variedades (añejo y curado) y está avalado por el sello de “Tierra de Sabor”. También tierno de oveja es el nuevo queso Pago los Vivales con el que amplía su oferta la zamorana Baltasar Moralejo e Hijos, mientras Qualia Lácteos elabora con esa misma leche su nueva referencia Villa Ovis que ha introducido en el segmento delicatessen. Por su parte, el grupo bodeguero Prado Rey presenta su nueva gama de quesos artesanales de oveja de producción limitada, en dos versiones (curado y semicurado), bajo la marca Real Sitio de Ventosilla. Otra de las empresas que ha ampliado sus referencias es Industrias Lácteas Asturianas (Ilas), y en este caso a la búsqueda del consumidor infantil. Para ello, ha lanzado un nuevo queso fundido en porciones, Reny Picot Renyto. Se presenta en bolsa con 6 porciones de 20 gramos cada una, con el que pretende competir con el líder de este segmento, MiniBabybel del grupo Bel.

Novedades en lonchas
También son varias las novedades que han salido al mercado en la categoría de lonchas. El Grupo TGT, primer comercializador nacional de quesos con más de 100.000 t anuales, ha incorporado a su catálogo de productos de importación cinco nuevas referencias del queso en lonchas Milram, elaborado por la alemana Nordmilch, y cuya gama distribuye desde 2007. Se trata de las variedades edam, gouda, mozzarella, emmental y havarti para autoservicio. Por su parte, Hochland Española presenta una nueva línea de queso en lonchas integrada por tres variedades: emmental, gouda y fresco. Esta última es la gran apuesta de la enseña, ya que hasta fecha no contaba con este tipo de queso en su portafolio. Además, se trata de la primera referencia dentro del mercado español de este tipo de queso en este formato (bandejas de 175 g, con diez lonchas cada una). Por su parte, Arla Foods lanzó Arla Gouda en lonchas en formatos de 175 gramos. Arla Foods, cuya matriz se ha fusionado a principios de este año con la alemana Hansa-Milch, ha ampliado su ya conocida gama Castello. Por una parte con una nueva variedad de queso de pasta blanda, Castello White, un queso que recibe su nombre del tipo de moho que se utiliza para su elaboración. No contiene gluten y por tanto es apto para celíacos. Como también lo es Castello Mild Organic, queso de pasta blanda de producción ecológica que se distingue por sus vetas de queso azul y por no incluir en su composición ingredientes artificiales. También ecológicos son los quesos elaborados con leche de vaca, oveja y cabra que ha empezado a comercializar la empresa familiar Betara
Una apuesta diferente es la que han seguido, por ejemplo, empresas como Millán Vicente o Lácteos Lorán. La primera comercializa ya quesos sin lactosa en tres presentaciones de la variedad emmental: en lonchas, rallado y queso fundido en lonchas. La quesera zaragozana se ha trasladado a una nueva planta que triplicará su capacidad de producción, y estudia lanzar una línea de quesos “bio”.  Por su parte, Lácteos Lorán ampliará su gama de quesos con una nueva línea de productos light o bajos en calorías, y con un nuevo queso adscrito a la Denominación de Origen San Simón da Costa.

Producto atractivo
A pesar de la aparente ralentización del mercado, los quesos siguen siendo un producto atractivo para empresas que tienen a la leche como principal materia prima. Es el caso de la elaboradora burgalesa Fuente Humorera, que ha iniciado la comercialización de su queso ecológico de cabra tipo brie Santa Gadea, o de la coruñesa Casa Grande de Xanceda. Esta última, especializada hasta ahora en la producción y venta de leche y yogures ecológicos, ha entrado recientemente en el mercado de quesos con sus dos primeras referencias de curado: Queso Curado Ecológico (400 g) y Queixo do Peregrino (400 g y 3 kilos). En ambos casos, se trata de quesos de pasta semidura elaborados con la leche ecológica obtenida de sus 400 cabezas de ganado y según métodos artesanales, sin conservantes, colorantes ni antimohos. La también gallega Innolact ha lanzado al mercado el queso de crema ecológico Quescrem Bio. Se presenta en tarrina de 200 g, tiene un 55 % menos de materia grasa que los quesos de crema convencionales, es apto para celíacos, y ha sido desarrollado en colaboración con la empresa especializada en productos ecológicos The Bio Factory
Pero no solo las empresas españolas se sienten atraídas por el potencial que presenta el mercado de quesos. Así, la irlandesa Dairygold va a potenciar su presencia en España a través de la gran distribución, mientras el grupo quesero argelino Paturages D’Algèrie proyecta la puesta en marcha de sus primeras instalaciones productivas antes de que finalice el presente año. Para ello, a través de su filial Fromagerie de Francia está invirtiendo un millón de euros en la instalación de una planta de elaboración y distribución en Tudela (Navarra).
Si bien todos los lanzamientos llevan detrás un importante esfuerzo inversor en investigación y desarrollo, algunas empresas destinan también sus recursos a mejorar o ampliar sus instalaciones productivas. Así por ejemplo, Distribuciones Juan Luna tiene ya operativa su nueva planta en Sollana (Valencia) en la que ha invertido 9 millones de euros. Un desembolso algo inferior, en este caso 8 millones de euros a desarrollar en tres años, ha presupuestado la quesera palentina Quesos Cerrato para poder incorporar a su catálogo nuevas referencias como queso fresco de cabra y una nueva modalidad light bajo en grasa. Alrededor del 50 % de su producción (7.000 t) la comercializa con marca del distribuidor para cadenas como Eroski y Caprabo. Por su parte, Casa Macán ha puesto en marcha una nueva factoría para elaborar unas 4.000 t al año de queso fundido con un desembolso de 2,5 millones de euros, mientras Quesos Larra dispone de unas nuevas instalaciones en las que elaborar las 90 toneladas de queso con Denominación de Origen Roncal que comercializa al año, en las que ha invertido una cantidad similar. La industria quesera Lácteos Caprinos destinará un total de 2 millones de euros a la implantación de nuevas líneas de producto, incluyendo queso, enfocadas a la industria y que ampliarán su catálogo actual formado principalmente por cuajada de cabra. Este mismo año la quesera ha dado entrada en su accionariado a la cooperativa francesa Glac que se ha hecho con el 20 % del capital, en una iniciativa destinada a establecer lazos comerciales y complementar sus respectivos catálogos de productos. Por su parte, Lácteas Monteverde ha invertido 4 millones de euros en la construcción de una nueva nave destinada a potenciar su presencia en libreservicio.

La fuerza de Mercadona
Con todo, la mayor inversión en el sector de queso de los últimos años la está desarrollando Queserías Entrepinares, interproveedor de Mercadona. La productora estrenará el próximo año su nuevo centro logístico y productivo de Valladolid, donde está invirtiendo 47 millones de euros. Contará con una línea de producto terminado (orientada a la preparación de diversos formatos de libreservicio, como cuñas y loncheados), secadero de maduración, 18 líneas de envasado y zona de almacenaje. Además, Entrepinares estudia ampliar dichas instalaciones para centralizar toda su actividad logística en dicha sede, lo que situaría la inversión total por encima de los 65 millones de euros. Por otro lado, la empresa prevé incrementar la producción en su planta lucense de Vilalba, puesta en marcha el pasado año, hasta las 6.000 t. La quesera elabora en esta planta diversas variedades de queso untable (clásico, light, finas hierbas y azul), además del danés havarti, el primero de este tipo de queso que se elabora en España, con la marca Hacendado. La planta de Lugo absorbió una inversión aproximada de 25 millones de euros.  Entrepinares aumentó el pasado año su producción un 5 % hasta alcanzar las 30.400 t. La ubicación bajo el paraguas de Mercadona ha permitido a Industrias Queseras Montesinos aumentar su volumen comercializado un 70 % durante 2010 hasta alcanzar 7.000 t, tras realizar una inversión de 5,2 millones de euros en su planta de Jumilla (Murcia). En conjunto, las MDD tienen una importante presencia en los lineales. Así, absorben más del 53 % del volumen y del 41 % en valor en la categoría de quesos frescos. En la de queso de Burgos la participación se eleva hasta el 56 % y 45 %, respectivamente. En los quesos tipo emmental y gruyer llegan a suponer el 56 % del peso y el 54 % de los euros gastados, en los quesos rallados es del 59 % en volumen y el 50 % del valor, mientras en los quesos fundidos su cuota es ligeramente inferior, el 47 % del gasto y el 33 % del importe abonado. Con todo, la mayor participación la logran en los quesos de importación, donde alcanzan el 64 % del volumen y el 57 % del valor total de la categoría.
También la multinacional estadounidense Kraft Foods ha anunciado que elevará en 17.000 t anuales la producción de su marca Philadelphia, en su planta leonesa de Hospital de Órbigo, gracias en parte al inicio de elaboración de referencias adicionales. Dicha cantidad supondrá un incremento superior al 43 % respecto de las alrededor de 39.500 t producidas en 2010. Entre los nuevos productos se incluye la elaboración de unas 7.000 t de Philadelphia Light para Italia, así como dicha variedad y también la tradicional para untar destinadas a Grecia y diversos países de Oriente Medio y África. Además se han iniciado los preparativos para producir Philadelphia Brick, de textura más sólida y ya comercializado en España, con la enseña Philadelphia Ensaladas, con un volumen estimado en unas 10.500 t.

Cambios en el accionariado
Junto a estos fuertes desembolsos, en el sector se han realizado también varias operaciones de compra-venta. Una de ellas con un valor simbólico, 346 euros, ha permitido a los trabajadores y directivos de Quesería Menorquina hacerse con la empresa hasta ahora en manos del Grupo Nueva Rumasa a través de su filial Carcesa. Los nuevos propietarios asumen asimismo una deuda que oscilaría en torno a los 30 millones de euros, y confían solventar la difícil situación actual mediante un expediente temporal de regulación de empleo para toda la plantilla y con el relanzamiento de Tranchettes, una de sus marcas estrella. Por otra parte, Corporación Alimentaria Aldanondo ha alcanzado el 100 % del capital de Queserías de Araia tras adquirir el 50 % que estaba en manos de la familia Angulo Varona. Aldanondo puso en marcha el pasado año una nueva planta en Salvatierra (Álava) en la que ha invertido 23 millones de euros. No es la única desinversión realizada en los últimos meses por la familia Angulo Varona, ya que también ha salido del proyecto encabezado por Artesanos Queseros Manchegos destinado a producir queso de pasta prensada y ahora liderado por la valenciana Formatgeria Granja Rinya, que comercializa anualmente unas 6.000 t incluyendo producto con MDD. La familia Angulo está ahora inmersa en el proyecto Lácteas Flor de Burgos, iniciado en 2010 y en cuyas instalaciones se elabora queso fresco, queso rallado y picado y yogur con la marca Flor de Burgos.

 

Publicado en la revista Tecnifood núm.78 (noviembre/dciembre 2011).

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas