Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Soluciones de embalaje en la distribución hortofrutícola

Léalo en 3 minutos
Léalo en 3 minutos

La gran variedad de productos hortofrutícolas existentes en el mercado así como el incremento de las exportaciones internacionales, hacen necesaria la adaptación permanente del embalaje a las condiciones propias de su ciclo de distribución. El artículo firmado por Rosa Aguirre, del Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (Itene) en la revista Tecnifood,  ofrece una visión sobre cuáles son los principales riesgos a los que se enfrentan los productos hortofrutícolas y cómo se pueden evitar con el desarrollo de soluciones integrales de envases y embalajes que cumplan con todos los requisitos y exigencias del proceso de distribución.
En este sentido, desarrolla un interesante análisis sobre los envases MAP, un sistema de envasado en atmósfera modificada en el que el envase y el producto  interactúan entre sí haciendo que la atmósfera gaseosa interna alcance un equilibrio adecuado que reduce la velocidad de respiración, la sensibilidad al etileno y la pérdida de humedad, así como el desarrollo de microorganismos. Este tipo de envasado crea un equilibrio entre el metabolismo del fruto y la permeabilidad del film utilizado, consiguiendo una proporción de gases adecuada para la conservación del alimento.
Por otra parte, los envases activos están diseñados para incorporar deliberadamente compuestos que transmitan sustancias a los alimentos o a su entorno, o bien que absorban sustancias de los alimentos o del entorno de éstos aumentando su vida útil y/o mejorando su conservación. Algunos de los sistemas que se utilizan en envases activos son: agentes captadores de oxígeno, absorbedores de humedad, controladores de aroma y olor, agentes antivaho, antimicrobianos, entre otros.
También, los envases inteligentes tienen su capítulo en el informe ya que son envases comunicativos capaces de efectuar una función inteligente como detectar, mostrar, registrar o comunicar una información sobre el estado del alimento envasado o el entorno de éste. Ejemplos de envases inteligentes son aquellos que presentan indicadores de temperatura, de caducidad o vida útil del alimento, etc. así como dispositivos capaces de registrar datos tales como etiquetas RFID. Este tipo de envases mejoran la trazabilidad del envase a lo largo de su ciclo.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas