Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Versatilidad y ahorro, rigen la innovación en fin de línea

Léalo en 27 - 36 minutos
Léalo en 27 - 36 minutos

En una compleja coyuntura económica como la actual, el ahorro de costes, tanto energéticos como de consumibles, son aspectos que priman en la innovación de la oferta de máquinas para final de línea. Sector en el que los operadores han de estar también atentos a las demandas específicas de la industria alimentaria, que busca contar con equipos capaces de manejar un gran número de referencias distintas y en los que un cambio de formato sea rápido y económico

El sector de maquinaria y equipos para fin de línea, en el que intervienen los segmentos de paletizado, enfardado, encajado, flejado, ensacado y precintado, entre otros, se muestra como “un sector exportador, que crece en sus niveles de internacionalización y que vende bien en mercados de Europa, América Latina. Además, estamos potenciando su presencia en los mercados asiáticos, para lo que hemos puesto en marcha un Plan Asia”, según afirma la directora de AMEC Envasgraf, Carmina Castella. Prueba de este interés exportador es que “las últimas incorporaciones que se han producido en la Asociación corresponden a empresas que operan en el segmento de fin de línea. Algunas de ellas, compañías con larga experiencia en el mercado nacional y que han decidido dar el paso a la internacionalización”.
A nivel arancelario la actividad de exportación de los equipos de fin de línea se incluye conjuntamente con la del resto de maquinaria de envase y embalaje, por lo que no se dispone de datos oficiales concretos exclusivos de este segmento. Extrapolamos por tanto los datos de coyuntura 2011 elaborados por AMEC Envasgraf para el total del sector de la maquinaria para envase y embalaje, en el que operan 150 empresas, de las que en torno al 30 % opera en el segmento de fin de línea dirigido al sector alimentario. Cabe destacar que un 80 % de las compañías dispone de los recursos humanos y económicos y de la capacidad de producción necesaria para afrontar la internacionalización y en su totalidad generan 6.700 puestos de trabajo. En 2011, facturaron 913 millones de euros, un 1,4 % más que en 2010.
Según la Encuesta Anual de Coyuntura, además de ser un sector con una importante actividad exportadora, 593 millones de euros (el 65 % de la cifra global de negocio), demuestra un importante esfuerzo económico ya que solo un 10 % de las empresas afirman no haber realizado ninguna inversión. Del resto, el 10 % ha dedicado a I+D menos de 60.000 euros; el 50 % ha invertido entre 60.000 y 300.000 euros; el 25 %, entre 300.000 y 600.000 euros, y el 5 % ha superado los 600.000 euros de inversión. La Asociación destaca que “cerca del 35 % de las empresas que realizan proyectos de I+D lo hacen en colaboración con centros tecnológicos, garantizando la transferencia tecnológica de las innovaciones. AMEC Envasgraf destaca como fortalezas del sector unas marcas de prestigio y consolidadas internacionalmente; un elevado nivel de innovación, rápida capacidad de adaptación a los constantes cambios y buena respuesta del servicio posventa.

 

Innovación, precio e internacionalización, estrategias para 2012
De cara a 2012, los resultados de la Encuesta ponen de manifiesto que el 63 % de las empresas prevén un aumento de la facturación, mientras que el 29 % cree que se mantendrá y solo el 8 % espera un descenso. En exportaciones, el 68 % anuncia crecimiento, el 28 % seguirá igual y el 4 % disminuirá. Las cifras son menos prometedoras en cuanto a inversión, capítulo en el que solo prevé aumentos el 17 % de las empresas, mientras que el 74 % continuará en los mismos niveles y únicamente un 9 % será menor.
Sobre las expectativas del sector, también arrojan algo de luz los resultados del “Barómetro Hispack Packaging Trends”, que recoge las opiniones de 509 expertos, y en el que se reflejan los principales aspectos que van a marcar la evolución de las empresas en los meses venideros. Un 56,6 % de los empresarios opina que el comportamiento de la demanda será el factor que más incidirá a corto plazo en la marcha de su compañía. Las dificultades de financiación o tesorería son la principal preocupación del 39,7% de los encuestados. Además, las empresas son conscientes de que, a pesar de las restricciones crediticias y de la débil coyuntura del mercado interior, la innovación e inversión en I+D+i definirá el futuro de su modelo de negocio, según la opinión del 32,2 %.
Según el sondeo realizado por Tecnifood entre las principales compañías que operan en el sector de fin de línea, la mayoría de las  empresas confían en incrementar sus ventas, aunque sea de forma moderada. Si bien, coinciden en las dificultades que la falta de financiación está provocando en los planes de inversión de las industrias en el ámbito nacional, por lo que consideran clave poner el foco en la internacionalización para compensar las posibles caídas del mercado interno, así como en centrar sus esfuerzos de innovación en la creación de desarrollos que les permitan ofrecer soluciones con las mejores  relaciones calidad-precio.
Tal es la apreciación del mercado que apuntan desde la compañía DNC, para quienes “la situación económica global está provocando una gran limitación en las inversiones previstas por las empresas, sobre todo en el territorio nacional. Sin embargo, dada la amplitud de sectores en los finales de línea hay, todavía, oportunidad de negocio, eso sí, siempre con una ajustada relación precio-calidad”. Fruto de esta coyuntura, en el ejercicio 2011 “nuestra empresa tuvo un  descenso de ventas en el territorio nacional y también en algunos países de la Unión Europea, pero fue compensado prácticamente, con las ventas realizadas en otros mercados emergentes. De esta forma nuestra facturación general fue un 68 % en el mercado nacional y un 32 % para la exportación. Sin embargo, nuestra inversión en proyectos de I+D+i se siguió llevando a cabo como todos los ejercicios anteriores. Para 2012 nos hemos propuesto mantenernos en estos mismos niveles”.
Las barreras que supone el escaso acceso a las herramientas financieras, pueden suponer un freno a los proyectos de implantación de sistemas automáticos de ensacado, paletizado, enfardado, encajado, flejado, etc. previstos por la industria de alimentación y bebidas. Sin embargo, la elevada competitividad del mercado y la necesidad de ser cada vez más eficientes y rápidos en los procesos productivos, hace que las empresas pongan todo de su parte para llevar a buen puerto estas inversiones. Así, desde Carugil afirman que “si bien la situación económica global no favorece las inversiones en equipos nuevos en general, la búsqueda de competitividad y la necesidad de las empresas de reducir costes en producción están originando que, cada vez más, las empresas sean conscientes de la necesidad de invertir en automatización y optimización de procesos. Es por ello que la situación económica no está afectando negativamente al mercado de equipos de finales de línea y automatización, si bien al contrario, está espoleando a las empresas a invertir en la compra de este tipo de equipos”.
También en esta dirección se manifiestan desde Campak, al afirmar que “la situación económica actual no es favorable, pero es el momento de aumentar la eficiencia y productividad de las líneas de acondicionado para seguir siendo competitivos”.
La fortaleza del sector alimentario es otro de los refugios que permiten a los proveedores de equipos de fin de línea mantener su confianza de crecimiento, apoyados asimismo en la calidad y tecnología que avalan a los productos españoles. De este modo, en opinión de Movitec Wrapping Systems, “el mercado de equipos de final de línea se encuentra aún en una situación incierta y muy irregular, aunque las consecuencias de la crisis no han sido tan nefastas como en otros sectores, gracias a la estrecha relación que guarda con el sector alimentario. Todos esperamos que este año sea el peor de los que lleguen a continuación, y eso, precisamente, es lo peor que podemos pensar. No podemos planificar nuestro crecimiento en una hipotética mejora del mercado, sino que debemos buscar nuevas formas de poder crecer y mejorar dentro de la situación actual, con imaginación, sentido común, trabajo y esfuerzo. Una de estas formas de crecimiento y mejora puede ser la exportación. Debemos eliminar, por completo, nuestros complejos, empezando por los compradores españoles, y pensar que, actualmente, los equipos nacionales ofrecen una buena relación calidad-precio y un alto nivel tecnológico, al nivel de países como Italia o Alemania”. Con esta visión, la compañía, que en 2011 logró un crecimiento de su facturación del 9,5 % hasta los 2,3 millones de euros, de los que el 15 % correspondió a las exportaciones, espera que éstas “nos ayuden a mejorar nuestra facturación hasta los 2,5 millones de euros”.
También desde Ulma Handling Systems señalan que “en términos generales, esperamos un crecimiento moderado de nuestra actividad, manteniendo nuestro quehacer en el mercado nacional y aumentando nuestros ingresos en el mercado internacional”. Como estrategia para continuar en la senda del crecimiento, “nuestro esfuerzo va a seguir centrándose en ofrecer la mejor solución del mercado para satisfacer la necesidad de cada cliente. Es por eso que nuestros procesos de análisis son parte fundamental en la propuesta de ingeniería y de innovación que ofrecemos en todo momento. Dentro de esta oferta, diseñamos y desarrollamos nuevos elementos y tecnologías de manutención capaces de responder a cualquier necesidad de nuestros clientes”.
La expansión internacional es uno se los focos en las proyecciones de futuro para un número creciente de empresas del sector,  algo que tal como ya hemos mencionado, también se ha apreciado en la asociación  AMEC Envasgraf,  en la que las últimas incorporaciones han sido de compañías de final de línea que desean dar el salto internacional. Tal es el caso de Industrias Mecánicas Fabregat, empresa con cerca de 40 años de experiencia en el desarrollo y fabricación de maquinaria e instalaciones automáticas que, después de muchos años concentrada en el mercado catalán, donde comercializan el 80 % de sus ventas, ha puesto el acento en los últimos ejercicios en su crecimiento a nivel nacional. Ahora, “tras la buena acogida que estamos teniendo con nuestros equipos en España, especialmente en la industria de vinos y cavas, queremos impulsar nuestra comercialización en el exterior, para lo que hemos participado en varias ferias internacionales y en programas de ayuda a la exportación de la Generalitat, y también nos hemos asociado a AMEC Envasgraf”. Esta Agrupación  pone a disposición de sus asociados diversas herramientas de ayuda a la internacionalización, entre las que cabe destacar el Servicio de Iniciación a la Exportación, SiEx, que incluye en sus actividades un programa de Jornadas de Formación Específica.

 

Robustez, flexibilidad y ahorro marcan la demanda
Seguridad, fiabilidad, robustez, ahorro de espacio y de costes, sostenibilidad y sencillez de manejo son algunas de las características más demandadas por la industria a los equipos de fin de línea. En el caso del sector alimentario, es necesario además dar respuesta a la necesidad de ser muy flexibles en los procesos de producción, ya que una de las peculiaridades que definen a esta industria es que suele trabajar con múltiples referencias y formatos. “El mercado actual es muy dinámico y nuestros clientes han de adaptarse a esta situación cambiante con nuevos productos y diseños -apuntan desde Carugil-. Esto obliga a los equipos de finales de línea a manejar un amplio rango de referencias de producto, obligando a realizar cambios de formato continuos en los equipos de finales de línea”. Asimismo, otra de las características que están marcando la demanda es una rápida amortización, en uno o dos años como máximo.
En términos generales y salvo cuando se trata de nuevas instalaciones, en las líneas de producción y acondicionado cada vez hay más equipos, y el espacio disponible es el mismo, por este motivo, fuentes de  Campak señala que “lo que nos demanda la industria en general son equipos compactos. Además, la fiabilidad, la robustez y la seguridad forman parte de las maquinas CAM”. En cuanto a los requerimientos en materia de ahorro de costes y sostenibilidad “depende ya de las sinergia que se creen entre proveedor y cliente, que puedan encontrar parámetros que ayuden en esta dirección”.
En un momento en que el control de costes es una prioridad en la gestión empresarial, poder ofrecer equipos que supongan un ahorro de costes en consumibles es una ventaja competitiva para los proveedores. En respuesta a esta demanda y como parte de su vocación de servicio global, Controlpack ha implantado el laboratorio tecnológico IPS dirigido al estudio de mejoras en los procesos de enfardado con film estirable de sus clientes. “Este importante paso se enmarca dentro de las estrategias que mantenemos en Controlpack para potenciar la optimización de recursos materiales y funcionales en los procesos de embalaje de nuestros clientes y para aportar nuestro granito de arena en la conservación del medio ambiente reduciendo los residuos del proceso de enfardado”. Uno de los sistemas de enfardado que incorpora esta nueva acción es la Helix IPS con sistema de rotación a brazo giratorio de alta velocidad y sistema de preestiraje electrónico PGSA de 0 a 400 % de doble motor.
En el ámbito de los requerimientos de ahorro, tanto en materiales como en tiempo en el final de línea, la empresa de diseño y creación de embalajes Tecnicarton ha desarrollado un nuevo sistema de Palé non stop para las empresas de estuchería e impresión, que permite reducir los costes hasta un 50 % debido a su particular sistema de almenas de plástico termoconformado que permite reutilizar el palé y evitar paradas de las máquinas. En este sistema, el palé se integra en las plataformas que alimentan las cintas de producción y la carga queda suspendida con lo que se produce una reducción de tiempos para que las máquinas no paren su alimentación, y tras esta suspensión, se puede volver a insertar otro palé.
En la economía de tiempo, la robótica aplicada al final de línea aporta continuos avances a la industria. En la tecnología de robots, según señalan desde Fanuc, las principales demandas de los clientes son “la flexibilidad, supervisión remota, sencillez de operación, velocidad de proceso, ahorro de energía…” Al respecto, “a lo largo de estos años, nuestros robots han incorporado elementos integrados que dan respuesta a las nuevas necesidades y exigencias del mercado”. En materia de ahorro de costes y energía, cabe citar la nueva función de recuperación de energía y retorno al sistema (equivalente al sistema que emplean los Formula 1 para recuperar energía durante el frenado); la nueva función de optimización de trayectorias en base al consumo eléctrico, o el nuevo iPendant con reducción de consumo de un 10 %.

 

Servicio integral, pre y posventa
Además de todos los requerimientos ya citados, para las compañías de alimentación y bebidas es esencial que sus proveedores de equipos y maquinaria de fin de línea le garanticen un óptimo servicio postventa. Al respecto, en DNC señalan que “nuestra oferta va siempre apoyada por un servicio integral de soporte a las ventas, como son los mantenimientos preventivos y correctivos, servicio de atención y asesoramiento técnico y comercial, servicio de recambios oficiales y formación específica para el personal, bien in company o en nuestras instalaciones”.
También con el objetivo de ofrecer un mayor servicio a sus clientes, la compañía TMI (Técnicas Mecánicas Ilerdenses), que el pasado año se trasladó a unas nuevas oficinas y fábrica ha anunciado que “tenemos previsto adecuar una planta de pruebas para simular todo tipo de ensayos con productos y envases para poder mostrar a nuestros clientes”. Asimismo, la firma apunta algunos requerimientos específicos de las industrias que requieren procesos de ensacado, “cuyos principales criterios a la hora de seleccionar la maquinaria son: limpieza, ausencia de restos, estanqueidad al polvo, precisión en el peso, ahorro de costes y fiabilidad”.
Pero no solo es importante poder garantizar un servicio postventa, sino convertirse en partner del cliente, ayudándole en la cobertura de sus necesidades desde el inicio del proyecto. Tal como subrayan fuentes de Ulma Handling Systems, “la actual situación de incertidumbre económica nos obliga a invertir más en innovación, y a través de ella, poder realizar una propuesta de solución más eficiente a nuestros clientes. Dentro de esta propuesta de valor entra el análisis exhaustivo que dedicamos a la identificación de las necesidades concretas que encontramos en casa de nuestros clientes”.
Según la compañía, “las principales demandas que el mercado actual reclama se centran en la búsqueda de soluciones logísticas eficientes.  En este sentido, es importante que el mercado perciba que logística es igual a rentabilidad. La automatización logística se convierte así en una decisión clave para obtener ventajas competitivas en los procesos productivos y de distribución de una empresa, ahorrar en costes operativos, mejorar en rapidez y calidad en los procesos de preparación de pedidos, aprovechamiento óptimo del espacio, mejorar en productividad, ergonomía, seguridad… De este modo, la oferta que proponemos desde Ulma es ayudar a mejorar la eficiencia y competitividad de nuestros clientes aportando conocimiento y tecnología con la finalidad de que sus empresas sean cada días más rentables, aportándoles un diferencial con respecto a otros competidores de su mercado”.
También en servicios las empresas han mostrado un interés innovador, caso de  Tecnicarton, que tiene entre sus diferenciaciones su servicio Pack in house que permite una reducción de costes para las empresas usuarias, ya que consiste en embalar la carga directamente en las empresas que así lo necesita, de tal modo que el cliente evita tener que desplazar la carga, puesto que es Tecnicarton quien distribuye allí el embalaje y lo embala.

 

Soluciones en vanguardia
Con el foco puesto en todos estos aspectos de la demanda, en los últimos meses hemos asistido a interesantes lanzamientos en equipos de final de línea, que ponen de manifiesto el esfuerzo en I+D+i de las compañías del sector por mantenerse a la vanguardia tecnológica.
Behn+Bates (Grupo Haver & Boecker), fabricante de maquinaria de envasado especializado exclusivamente en la industria alimentaria, ha centrado su innovación en mejorar la protección y durabilidad del producto, consiguiendo envasar con éxito productos en polvo higroscópicos o muy sensibles a la humedad. Con motivo de su participación en la última edición del salón  Anuga FoodTec 2012, presentó su último sistema de llenado por turbina para sacos de válvula equipado con un sistema de sellado por ultrasonidos que garantiza un cierre limpio y hermético. Además, con la ayuda de una boca de llenado especial para productos en polvo, la boca HAP, se logra un ensacado más limpio y económico. Como acontecimiento empresarial, cabe destacar la reciente adquisición por parte de Haver & Boecker, de Newtec Bag Palletizing, la división especializada en la fabricación de sistemas de paletizado de Newtec International Group. El negocio adquirido es conocido mundialmente por sus sistemas de paletizado automáticos (paletizadoras robot y paletizadoras de alto rendimiento, hasta 4.000 sacos/hora).
Entre sus últimas innovaciones, Campak destaca que “hemos integrado en nuestro catalogo el paletizador Zpeasy, que incluye, sin sobrecoste, un almacén de 10 palés y cambio de palés en automático”. También figuran entre sus recientes lanzamientos, la nueva máquina encajadora (wrap around) W30 y retractiladora MV750, “con estas tres máquinas la oferta en equipos de final de línea se ha ampliado en gran medida, manteniendo siempre los valores de CAM: servicio, fiabilidad y rendimiento”.
En materia de innovación, en Carugil “hemos incrementado nuestra inversión en I+D para dar respuesta a la demanda creciente en un contexto económico global desfavorable. Nuestros esfuerzos están orientados a poder ofrecer una gama de productos con unos precios que garanticen una rápida amortización y ofrezcan una versatilidad que permitan su fácil reubicación entre líneas de producción”. Su última novedad es un sistema de encajado portátil, modelo CRC2-EP, “con un precio muy contenido (desde 50.000 euros) y cuyas principales características son la flexibilidad y portabilidad”. Su flexibilidad reside en que el sistema está dotado de un útil en muñeca que le permite manejar un gran rango de productos con tamaños diferentes sin necesidad de realizar un cambio de formato. Por su parte, su ventaja de portabilidad se encuentra en que todo el conjunto está montado sobre un chasis con ruedas que incluye todos los elementos necesarios para el encajado del producto. Esto permite su fácil y rápido intercambio entre líneas de producción con unos tiempos de adaptación realmente cortos. El conjunto consta de: cinta intermitente para producto (bolsas, tarros, botes, etc.) que permite realizar agrupaciones en función del mosaico elegido; transportador-posicionador de envases de cartón sincronizado con manipulador y sistema robotizado de encajado tipo cartesiano de dos ejes.
A nivel empresarial, la empresa destaca que “la consolidación de nuestra marca en el sector alimentación y nuestra entrada en el sector farmacéutico son los hitos más importantes de los últimos meses”. Y de cara al futuro, “nuestro nuevo proyecto más inmediato es la ampliación de nuestras líneas de dosificado para dosificación en blíster y en envases de vidrio y PET”.
Controlpack aprovechó su participación en la última edición del Salón Internacional del Embalaje, Hispack 2012, para mostrar los resultados de su apuesta por la innovación y la mejora de los materiales y sistemas de embalaje para la producción industrial. Especialmente diseñada para el sector de alimentación y perecederos, ha lanzado la envolvedora Macroplat, que se mostró junto a la enfardadora de palés que aplica film con agujeros sobre cargas que requieren ventilación. Con la incorporación de este sistema, se consigue reducir el coste en embalaje frente a otros sistemas (fleje + cantonera), preservando la estabilidad térmica y consiguiendo un embalaje más ecológico y de mejor manipulación por parte del operario. Por otra parte, para su aplicación en cualquier tipo de producto, la firma ha presentado la nueva línea de maquinaria Systempack para el retractilado, sellado y envoltura con film termorretráctil. Los sistemas de relleno Ranpak mediante papel reciclado; la formadora de bolsas de aire Mini Pak’r para protección en el envío, la embolsadora automática Smart y la nueva transpaleta de plástico Lifter, ideal para ambientes de trabajo con condiciones de temperatura extremas (cárnicas, congelados, conservas, etc.), son otros de sus últimos desarrollos. Con una facturación de 17 millones de euros y almacenes logísticos en Murcia, Madrid y el País Vasco, Controlpack contempla entre sus proyectos impulsar su internacionalización, “en 2010 creamos la patente de un producto para embalar los palés de fruta que permite que ésta pueda respirar y minimiza su deterioro, una innovación que hoy ya estamos vendiendo en Alemania, Argentina, Colombia y Brasil”. Por otra parte, “nos estamos abriendo camino en el sur de Francia, Marruecos y Rumanía para establecer filiales”.
Entre sus novedades, DNC, que este año celebra su 20 aniversario, destaca una nueva gama de periféricos para sistemas Bag-in-Box, que permite su adaptación a diferentes sistemas de llenado, bien sea de forma manual, semiautomática o totalmente automática. Asimismo, ha presentado una nueva gama de cerradoras de cajas con papel engomado, sistema de cierre que ofrece máxima seguridad en el precintado y garantiza una total inviolabilidad de la caja, así como importantes ventajas asociadas de gran valor ecológico, ya que consumible y caja se reciclan en un mismo contenedor, ahorrando así tener que separar manualmente los restos del precinto adhesivo como residuo plástico y la caja como cartón.
Por su parte, la compañía Soco System, que cuenta con un amplio rango de soluciones para final de línea, como formadoras de cajas, transportadores de rodillos, bandas transportadoras, precintadoras, transportadores de palés, almacenes de palés, robots paletizadores, paletizadores de capas y enfardadoras, ha puesto el acento de su innovación en el desarrollo de productos que faciliten la labor del operario, mejorando la facilidad de uso, seguridad y comodidad, y logrando así un embalaje más eficaz y un aumento de la productividad. Uno de los ejemplos de esta funcionalidad es su gama Soco Pack ATS, una formadora de cajas totalmente automática, de alta velocidad y con sistema de precintado inferior integrado.  Entre sus ventajas, destaca su facilidad de manejo y su ajuste a distintos tamaños de cajas simplemente girando unas manivelas. Su diseño compacto permite una fácil instalación tanto en líneas de producción nuevas como ya existentes. Otro de los equipos estrella de la firma es su Robot-In-A-Box Soco System, una solución para el paletizador de cajas totalmente “Plug and play”, cuyas ventajas diferenciales son su sencillez de manejo, versatilidad y relación calidad-precio. Se trata de una unidad sencilla y compacta para desarrollar cualquier necesidad de paletizado en la línea de producción. El robot viene equipado con un sistema de posicionamiento de palés, así como con un cabezal de succión, ambos universales, que permiten manejar la mayoría de cajas con las que se tenga que operar, simplemente introduciendo la caja que se desea paletizar en el robot, él por si solo realiza la medición de la misma, crea el mosaico óptimo, y empieza a paletizar.
La apuesta de Ulma Handling Systems por soluciones de paletización automática responde a la necesidad de las empresas que buscan mejorar sus ratios de productividad y mejorar las condiciones de trabajo y ergonomía de sus empleados. Según detallan desde la firma “nuestros sistemas automáticos permiten reducir considerablemente los tiempos de inactividad y obtener una mayor flexibilidad a la hora de formar la paleta. Además, garantizan un elevado volumen de producción de alta capacidad y rapidez en aquellos procesos repetitivos y con formatos de palés estables. Asimismo, consideramos que es la mejor apuesta para garantizar una calidad visual del propio palé”. Actualmente, “estamos trabajando en diversos proyectos importantes de automatización logística, y en este sentido, me gustaría destacar la culminación exitosa que hemos obtenido recientemente con la implantación de la primera fase del proyecto de Eroski de su plataforma totalmente automatizada”.  Esta primera fase comprende el sistema de picking automático (despaletización y paletización automática) junto con los robots FSS de bufferización y SQS de secuenciación automática. Asimismo, entre sus más recientes proyectos,  Ulma Handling Systems ha desarrollado para Bonduelle un completo sistema de preparación de pedidos automático y un sistema de almacenamiento automático en cámara frigorífica para su planta de Estrées-Mons (Francia). La solución de almacenamiento automático está compuesta por un total de seis transelevadores de doble mástil diseñados para operar en entornos de temperatura congelada. La instalación cuenta asimismo con una zona de entradas del exterior y una conexión directa con las líneas de fabricación mediante vehículos automáticos, AGV. Los muelles de expedición por su parte, están dotados de un buffer de espera a una temperatura de -18º C. Para dar con una solución eficiente al proceso de preparación de pedidos, Ulma ha diseñado un innovador sistema de picking automático que permite preparar más de 10.000 cajas al día, reduciendo al mínimo los pesos que deben manipular los operarios.

 

 

Publicado en la revista Tecnifood núm.83 (septiembre/noviembre 2012).

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas