Vinos y cavas, el consumidor apuesta por la calidad

La calidad sigue siendo el aspecto más buscado por parte del consumidor español medio de vinos. Lejos quedan los tiempos en los que en España se acompañaban las comidas con los socorridos vinos de mesa económicos: hoy día, la mayoría de los amantes de esta milenaria bebida prefieren gastar algo más y tener productos de calidad. No en vano España está situada entre los tres primeros productores de vino mundiales, tanto en cuanto a cantidad como a calidad: junto con Francia e Italia ocupa uno de los tres primeros puestos del ranking, variando entre el primero, el segundo y el tercero dependiendo del año.

 

Vinos tranquilos y vinos de aguja
Dentro de las variedades de tinto, rosado y blanco, las preferencias de los españoles siguen decantándose por los tintos aunque los rosados y blancos están subiendo de forma notable. En general, el segmento vinícola español se divide en dos grandes subsegmentos: vinos tranquilos y vinos de aguja; los primeros han sido un año más los más deseados y consumidos, con un total de 817,9 millones de euros y unas ventas en volumen de 451,4 millones de litros (datos de finales de abril de 2012, proporcionados por SymphonyIRI). Cabe señalar que las ventas en volumen ha descendido un 0,98% en comparación con el año pasado, que generó un total de 455,9 millones de litros de vinos tranquilos; sin embargo, la facturación han subido un 2 % en comparación con los 800,9 millones de euros que se facturaron en el ejercicio anterior. Dentro del subsegmento de vinos tranquilos, los primeros en ventas fueron una vez más los vinos con Denominación de Origen (DO) con 632 millones de euros facturados (2,6% más que en el año anterior); les siguen los vinos sin DO con 180,7 millones de euros (descenso del 0,9 %) y los vinos de importación (5,1 millones de euros, subida del 13 %).
El subsegmento de los vinos de aguja experimentó por su parte un aumento de las ventas del 0,48 % con respecto al ejercicio anterior, al facturar un total de 62,2 millones de euros en comparación con los 61,9 millones del año pasado. Al igual que ha sucedido con los vinos tranquilos, las ventas en volumen han descendido (de 32 a 31,6 millones de litros). Porque en lo que se refiere a vinos de aguja, el primer puesto en ventas es para los caldos de importación con una amplia ventaja con respecto a sus competidores. A lo largo de estos últimos doce meses (hasta abril del 2012), este sector ha facturado 43,3 millones de euros (0,9 % más que en el ejercicio anterior) y supone un 69,6 % del total de ventas de todo el subsegmento aguja. El resto del mercado se lo reparten los vinos de aguja sin DO (17,8 millones de euros, descenso del 2,1 %) y los vinos de aguja con DO (1,07 millones de euros, una espectacular subida: 28,3 % más que en el año anterior). En el sector de vinos tranquilos, dentro de los caldos con DO los más apreciados con diferencia son los DOC Rioja (42,7% de cuota de mercado en euros) seguidos por Ribera del Duero (12%), Valdepeñas (7,9%), Catalunya + DO Penedés (7,4 %), Rueda (5 %), La Mancha (3,7 %), Navarra (3,2%), Rías Baixas (3%), Valencia (2 %), Cariñena (1,3 %), Somontano (1,2 %), Jumilla (0,7%) y resto de Denominaciones de Origen (9,9%).

 

Las MDD lideran el ranking
En el ranking de fabricantes las marcas blancas son las preferidas del consumidor; han experimentado un ascenso en facturación, aunque han descendido en lo que se refiere a volumen. Así, a finales de abril de 2012 las MDD presentaban unas ventas anuales de 214,5 millones de euros (24,4 % del total), seguidas a distancia por J. García Carrión (64,2 millones de euros, 7,3 %), Félix Solís (43,9 millones de euros, 4,5 %), Allied Domecq (39,6 millones de euros, 3,1 %) y Bodegas el Coto (27,5 millones de euros, 3,1 %).  En la DO vinos de Rioja, las MDD son las más vendidas y tras ellas aparecen en el ranking el Grupo CVNE, El Coto de Bodegas El Coto, Marqués de Cáceres y Campo Viejo de Allied Domecq. Dentro de la DO Ribera del Duero vuelven a encabezar la lista de preferencias del consumidor las MDD seguidas de Mayor de Castilla (J. García Carrión), Protos (Bodegas Protos), Altos de Tamarón (Félix Solís) y Viña Mayor (Hijos de Antonio Barceló). Y para terminar, en la DO Valdepeñas las MDD corren peor suerte ya que la marca preferida es Viña Albali (Félix Solís) y tras ella aparecen Señorío de los Llanos (Vinartis), Los Molinos (Félix Solís), las MDD y Los Llanos (Vinartis).

 

Tendencias de consumo
El consumo de vino medio de los españoles ha rondado en los dos últimos años los 9,5 litros por persona y año. Dentro de este baremo, cabe señalar que son los hogares de clases media y alta donde más vino se consume, así como aquéllos donde no hay niños. También sube el consumo en hogares unipersonales, descendiendo a medida que aumenta el número de miembros de la familia. Por otra parte, se consume más vino en los municipios pequeños (de menos de 2.000 habitantes) y menos en los que tienen entre 2.000 y 10.000 habitantes. Hay más consumo de vino en hogares donde residen adultos independientes, jubilados, parejas adultas sin hijos y parejas con hijos mayores, mientras que los consumos más bajos tienen lugar entre las parejas con hijos pequeños, en los hogares monoparentales, parejas jóvenes sin hijos y jóvenes independientes. Por comunidades autónomas, Cantabria, Baleares y Cataluña cuentan con los mayores consumos, mientras que la demanda más reducida se asocia a Extremadura, Canarias y Castilla-La Mancha. Para terminar, en lo que respecta a establecimientos de compra, los hogares recurren mayoritariamente a los supermercados,  hipermercado, establecimientos especializados, economatos, cooperativas y otras formas comerciales, por este orden.

 

Tecnología sostenible, vinos 0,0 y nuevo packaging
Una de las últimas novedades tecnológicas presentadas en el sector vitivinícola se presento en Laguardia (Álava) en junio de este año: la calculadora de Huella de Carbono, que se inscribe en el proyecto “Más Vino Menos CO2”. Este aparato se basa en una extensa base de datos que recoge los procesos característicos de la viticultura y la elaboración de vino (ciclo de vida), y calcula las emisiones de CO2 que se producen en la elaboración de cada uno de los caldos. El cálculo de estas emisiones, conocido como Huella de Carbono, permite a las bodegas tomar las medidas adecuadas para mejorar el impacto ambiental derivado de la producción de sus vinos.
Los vinos sin alcohol son una de las apuestas más arriesgadas dentro de las últimas tendencias en investigación del sector vinícola. Y decimos arriesgadas porque es muy complicado lograr un caldo de calidad sin la presencia del alcohol. Hay expertos que dicen que esa bebida no sería en realidad un vino… Mientras tanto, algunas bodegas como Española Matarromera, de Valladolid, no dudan en arriesgarse para lograr un vino de calidad con estas características. Y de hecho, la firma ha lanzado EminaZer0,0, un vino que además de no tener alcohol, se presenta en un envase revolucionario e impensable hasta la fecha: en lata. Los portavoces de la bodega no dudan en declarar que es una bebida “con todos los beneficios del vino, y sin ninguno de sus inconvenientes”. Este novedoso caldo se ha logrado mediante un proceso de vinificación que incluye la extracción de los polifenoles de la uva, entre otras cosas. El sistema de eliminación del alcohol del vino permite que éste mantenga sus propiedades: color, aroma y sabor, pero elimina completamente  su contenido alcohólico y casi todas sus calorías.
Otra importante novedad son los envases de plástico, que están empezando a ser algo común en Estados Unidos. De hecho, una bodega californiana ha presentado su ‘Indulge Wine’ Suavignon y Pinot Noir de la cosecha 2009 en formato pouch (bolsa de plástico con dispensador).  Este packaging no es solo más ligero, barato y sostenible que el vidrio, sino que puede volverse a cerrar y permite conservar la bebida en óptimas condiciones durante 30 días. Smurfit Kappa desarrolló esta ‘nueva bolsa’ en 2009 a partir de su Bag In Box, otro nuevo formato de envase de vino que recubre este tipo de bolsas con cajas de cartón. Tanto las Bag In Box como las Pouch Up han venido siendo promocionadas por Smurfit Kappa en las principales ferias de vino, como la pasada Enomaq de Zaragoza, o las próximas versiones de Expopack en México, Vintech en Santiago de Chile o Simei en Milán.

 

Fabricantes: últimas novedades
Bodegas Bilbaínas cerró el ejercicio 2010-2011 con un incremento del resultado neto del 5 % respecto al ejercicio anterior. Las bodegas pretenden continuar su crecimiento internacional y conseguir que las exportaciones de sus vinos lleguen a constituir el 50 % de las ventas. Su intención es además seguir incrementando las ventas de sus vinos, lideradas por Viña Pomal y La Vicalanda. Dentro del apartado de novedades, su marca Viña Zaco acaba de lanzar su primer vino ecológico certificado, mientras que la emblemática Viña Pomal prepara el lanzamiento de un nuevo vino de gama alta: Alto de la Caseta 2007.
En el año 2010, Bodegas Protos llevó a cabo un restyling de todas sus etiquetas, unificando criterios de creatividad para los vinos jóvenes y los vinos de crianza. ?Este lavado de cara a todo el material corporativo también supuso la inclusión en el packaging del claim “ser primero”, prácticamente en la totalidad de las piezas. En lo que respecta a lanzamientos, la feria Alimentaria 2012 fue la ocasión perfecta para presentar las nuevas añadas de Bodegas Protos: Roble 2010, Rosado 2011 y Verdejo 2011. El Roble “Ribera del Duero” 2010 se caracteriza por su color atractivo, vivo y brillante, definido como “un vino de una calidad excelente, muy expresivo y de buena intensidad”. Protos 2011 y Verdejo 2011 no se quedan atrás; de hecho, Protos Verdejo ha sido elegido como mejor vino verdejo de la prestigiosa Guía Gourmet 2012. Además, de cara al último trimestre del año y las compras de Navidad se prepararán estuches especiales como opción para regalos navideños. En temporadas anteriores se obsequió un decantador para el óptimo consumo del vino; este año, la bodega buscará el componente social de la cata regalando dos copas.
Las novedades en cuanto a formulación también están presentes en el último lanzamiento de Bodegas Valduero. La firma acaba de lanzar al mercado nacional e internacional su vino 9 Sobresaliente, con baja graduación y bajo contenido en azúcar. La tendencia del consumidor en busca de productos cada vez más artesanales, realizados de forma natural y ecológica, y con propiedades saludables, es probablemente el motivo del lanzamiento de este vino. No se trata de un “sucedáneo de vino” y se produce mediante un complejo proceso artesanal, muy controlado y cuidado: control exhaustivo de la uva, una fermentación controlada en pequeños depósitos y una permanente vigilancia de las distintas temperaturas a lo largo del proceso. Además, este vino está elaborado íntegramente con variedad autóctona de uva albillo de la Ribera del Duero.


Cavas: del semiseco al liderazgo del brut
El sector de los cavas se ha mantenido en un buen margen de ventas, teniendo en cuenta la situación económica. Según datos de SymphonyIRI, durante el último año (hasta finales de mayo de 2012) el sector de los vinos espumosos en nuestro país tuvo una facturación de 156,7 millones de euros en ventas. Este dato supone un ligero descenso del 0,19 % con respecto al año 2010. Sin embargo, en cuanto a volumen de ventas la cifra ha sido de 34,5 millones de botellas,  un ascenso del 1,4 % respecto al año anterior. Dentro de los vinos espumosos, los más demandados en nuestro país son los cavas, con una gran ventaja sobre el champán. En el último ejercicio, el sector del cava facturó 130,1 millones de euros en ventas y vendió 31,5 millones de botellas, experimentando un descenso del 1 % en las ventas en comparación con el ejercicio anterior. Las ventas en volumen, por el contrario, subieron un 1,2 %, algo debido al descenso de los precios (sobre todo por el auge de los cavas de las MDD). El subsegmento del champán se sitúa a gran distancia de los cavas con unas ventas de 20,3 millones de euros en España, seguido finalmente por otros espumosos.
Los principales productores de cava en nuestro país forman una amplia lista liderada por dos empresas muy fuertes: Grupo Codorníu, con 48,1 millones de euros en ventas y 8,7 millones de botellas comercializadas, y Grupo Freixenet (35,5 millones de euros y 7,4 millones de botellas). Les siguen las MDD (19,5 millones de euros, 9,9 millones de botellas), Juvé & Camps (8,9 millones de euros, 711.040 botellas), J. García Carrión (6,1 millones de euros, 2,7 millones de botellas), Castillo de Perelada (1,6 millones de euros, 332,914 botellas), Arco Bodegas Unidas (424.223 euros, 127.857 botellas) y el conjunto del resto de las marcas (9,7 millones de euros, 1,5 millones de botellas). Las marcas preferidas por los españoles son, por este orden: Anna de Codorníu, MDD, Freixenet Carta Nevada, Juve & Camps Reserva Familiar, Freixenet Cordón Negro Reserva, Codorníu Extra, Bach Extrísimo Brut Natural de Codorníu, Jaume Serra de J. García Carrión, Codorníu Gran Cremant y Freixenet Mini Nevada.
En cuanto a exportación, según el portal Vinos de España, el mercado más importante ha resultado ser Alemania, con un aumento de las exportaciones a este país de un 3,8 %. Países emergentes como Rusia, China y Brasil también han aumentado considerablemente sus importaciones de cava, aunque según indica la misma fuente, las exportaciones a estos mercados siguen siendo poco relevantes.
Los gustos del consumidor también han cambiado a lo largo de los últimos tiempos. Entre los años 1995 y 2010 se ha constatado una evolución del consumo hacia espumosos brut, siendo los cavas semisecos los más perjudicados en este sentido.
De acuerdo con el Consejo Regulador de la DO Cava, en el año 2010 el cava más demandado fue el brut (48% de las ventas), seguido por el semiseco (29 %). Los porcentajes se han invertido si los comparamos datos de hace 15 años, cuando el semiseco se situaba como líder de ventas (57 %) y el brut abarcaba un 30% del mercado.

 

Las MDD suben como la espuma
La caída de las ventas de cava en nuestro país, a pesar de haber sido bastante moderada (menos del 1 %) y de que los fabricantes han conseguido capear el temporal con resultados más que respetables, son una realidad.
Hay quienes apuntan al auge de las MDD en el sector: el cava ha dejado de ser una bebida de lujo para popularizarse en supermercados e hipermercados, sobre todo durante las fechas navideñas. Al parecer, la consolidación del grupo J. García Carrión como tercer gran productor español tiene mucho que ver con este hecho al comercializar sus cavas a precios más que asequibles. Pero no es la única razón, ya que según el Consejo Regulador del Cava, “otros habían intentando antes hacerse un hueco en el mercado con precios bajos, pero nunca tuvieron éxito”. El segundo protagonista de esta revolución ha sido la cadena de supermercados Mercadona, dueña de la marca de cava Cabré&Sabaté. La firma valenciana  tiene un contrato de exclusividad con J. García Carrión para producirlo a un precio final de 1,49 euros. De esta manera, por primera vez en el año 2011 una de cada tres botellas fueron de MDD;  Mercadona se llevó la mayor parte de estas ventas.

 

Nuevos lanzamientos de los fabricantes
En el año 2011, Grupo Codorníu consolidó su proyecto de mejora medioambiental, lo que le ha valido reconocimientos como el Premio Europeo a la Prevención de Residuos de la UE o el Premio Diseño para el Reciclaje de la Generalitat de Catalunya. Además, el pasado año se establecieron las bases para crear un equipo interno multidisciplinar que gestiona la información procedente de los tres pilares de la sostenibilidad: económico, social y medioambiental. En el ámbito medioambiental destaca el proyecto de cálculo de la Huella de Carbono para el cava Anna de Codorníu.
El resultado de esta iniciativa ha sido la certificación concedida por de la entidad británica Carbon Trust: es el primer vino espumoso del mundo en conseguir el reconocimiento. El proyecto ha servido para identificar las fases del proceso en las que es posible reducir las emisiones de CO2 que generan, mientras que ha confirmado que la opción de reducir el peso de las botellas de 900 a 800 g era acertada.
Por otra parte, el grupo Codorníu ha presentado la nueva marca Gran Codorníu para dos cavas monovarietales: un Chardonnay Reserva y un Pinot Noir Vintage 2008, ambos “fiel reflejo de una uva de un terruño y de la historia de una familia que lleva su nombre unido al cava desde sus inicios”. Gran Codorníu Chardonnay Reserva presenta un novedoso concepto basado en rendimientos limitados por hectárea, adelantado de la fecha de vendimias, prensados suaves y un reposo de 15 meses. Gran Codorníu Pinot Noir Vintage 2008 es el “reflejo de 20 años de aprendizaje para obtener lo mejor de la uva pinot noir, una variedad tinta considerada de las más selectas que existen en el mundo”. Es un cava rosado de burbuja fina que ha envejecido dos años y medio en bodega.
Juvé & Camps lanzó en 2011 un nuevo cava brut reserva: Blanc de Noirs Juvé y Camps, a base de coupage pinot noir (90 %) y xarel.lo (10 %) y con 25 meses de crianza en lías. Juvé & Camps orienta su actividad hacia la elaboración de cavas reserva y gran reserva (controlaría el 40 % del segmento de gran reserva, según datos de la empresa) y tiene como objetivo prioritario “mantener y mejorar el posicionamiento en los actuales mercados donde estamos presentes (EE UU, Sudamérica, centro y norte de Europa, Rusia y sudeste Asiático) y apostar también por los nuevos mercados emergentes (China, India, etc.)”.
El nuevo cava Stars Brut Nature 2009 que Castillo de Perelada ha lanzado este año es un tributo a todos los artistas que, año tras año, actúan en el Festival de Música Castillo Perelada; desde 1987, Castillo Perelada organiza este festival musical cada verano, siendo uno de los más prestigiosos de Europa. Con una imagen original e innovadora, Stars se inspira en las noches del festival de música que se celebra en el castillo que da nombre al grupo. Además, las bodegas han obtenido el máximo galardón del Concours Mondial de Bruxelles, donde el cava Brut Reserva se ha llevado la Gran Medalla de Oro con una puntuación de 92/100. Por otra parte, la marca Raimat ha puesto en mercado su nuevo cava Raimat Brut Nature, elaborado a partir de las mejores uvas de las variedades chardonnay y xarel.lo. El componente mayoritario de este cava es la uva chardonnay, variedad que aporta untuosidad y notas a melocotón.

 

Freixenet, triunfo de la pluralidad

“En el mundo del cava hay que distinguir entre método y tecnología. El método que se emplea es el champenoise y no ha variado esencialmente. Lo que sí ha cambiado es la forma en la que se lleva a cabo ese método gracias a la aplicación de las nuevas tecnologías”, explica Pedro Bonet, director de Comunicación de Freixenet, quien explica cómo se han materializado estos cambios en esta emblemática bodega, fundada en 1861.

¿Podría detallarnos el desarrollo de alguno de los últimos lanzamientos de Freixenet?
-En cuanto a los tipos de cava, en los últimos años hemos asistido a una gran actividad innovadora. Hasta hace relativamente poco, existían solo tres tipos de cava, hoy hay muchísimos más, el cava es de los vinos más plurales que existen. Por ejemplo hemos creado un cava especial para postres, con uva malvasía. También hemos hecho vinos especiales como la gama Elyssia de Freixenet, elaborada con las variedades especiales pinot noir y chardonnay; un rosado pálido con la variedad trepat; hemos utilizado variedades mediterráneas que no se emplean habitualmente para este tipo de producto, como la monastrell y potenciada con el xarel.lo, una variedad autóctona. Con estos tipos especiales que hemos ido creando a lo largo de las dos últimas décadas, hemos lanzado una colección que hemos denominado Cuvées de Prestige de Feixenet. Esta colección se presentó en enero de 2012 en Madrid Fusión, donde hicimos una degustación de armonía de cada uno de estos cavas con platos específicos. El desarrollo de estos cavas tiene un largo recorrido en la empresa, pero en concreto la agrupación de todos ellos en esta colección, ha requerido cerca de un año de trabajo, en el desarrollo de una estética homogénea y de una estrategia comercial, entre otros aspectos. En cuanto a su acogida, ha sido muy buena, tanto por parte del intermediario profesional como por la prensa especializada, y hemos logrado ese objetivo de demostrar que Freixenet es mucho más que Carta Nevada, nuestra marca más emblemática.

¿Que inversiones han hecho posible la creación de esta gama?
-Esto ha sido posible porque el grupo de enólogos de Freixenet, capitaneado por Josep Bujan, jefe de enólogos de la compañía, es un grupo muy experto y que cuenta con muchos medios, gracias a la inversión en todo el proceso: selección de viñas especiales, tratamiento de las uvas y todo lo necesario para que estos vinos se conviertan en cavas muy especiales.
En tanto que somos una empresa líder, siempre tenemos oportunidades, como en la que intervino Josep Bujan, con la  Agencia Espacial Europea, dependiente de la NASA. Se trató de un proyecto para poner a punto una nueva tecnología para medir online el número de levaduras vivas que entra en cada botella en el momento del embotellado para producirse la segunda fermentación. En el método champenoise, la fermentación se hace dentro de las botellas,  mediante la adición al vino de un licor de tiraje hecho a base de vino, azúcar y levaduras vivas, que son las responsables de descomponer el azúcar en anhídrido carbónico y alcohol. Para que este proceso se lleve a cabo, es indispensable que las levaduras entren vivas en la botella y para comprobarlo, antes se hacía mediante unos cultivos, cuyos resultados tardaban 48 horas en obtenerse. La Agencia Espacial Europea, con la colaboración de Josep Bujan, creó una metodología, cuyo resultado es esta tecnología que permite saber cuántas levaduras vivas han entrado en el mismo momento en que se hace el embotellado. Esto ha supuesto un gran avance porque, como digo, antes teníamos que esperar 48 horas para conocer si la fermentación se estaba produciendo correctamente y hay que tener en cuenta que, en ese lapso, nosotros casi hemos embotellado dos millones de botellas.
En términos generales, en Freixenet siempre hay un proyecto en marcha de inversión: implantación y ampliación de tecnología. En Freixenet hemos sido pioneros en la implantación de robots en la bodega, que han contribuido a que los procesos de producción sean mucho más eficaces. Actualmente empleamos equipos robotizados en diferentes procesos, como el estockage de botellas en la cava y posterior desestockage, en el removido de las botellas, en el degollado, entre otros.

¿Qué acciones se han llevado a cabo en materia de sostenibilidad?
-Desde la viña a la botella en la actividad de Freixenet hay un esfuerzo en I+D constante por la sostenibilidad. Junto con Codorníu y Torres conseguimos que, el año pasado, la Federación Española del Vino convocase la asamblea Wineries for Climate Protection para sensibilizar a todas las bodegas del mundo sobre la necesidad de proteger el clima y se materializó en la Declaración de Barcelona en la que se recogían diez puntos para bajar la Huella de Carbono en nuestra industria.
En esta línea, nosotros utilizamos una serie de técnicas para mantener la viña en perfectas condiciones sin usar productos artificiales. También hemos apostado por la generación de biomasa a partir de los sarmientos que se podan, que ahora se usan para crear material de combustión, en vez de quemarlos, con lo que evitamos emisión de carbono a la atmósfera y se ahorran combustibles fósiles. También se ha controlado al máximo la depuración de aguas residuales de las bodegas para evitar totalmente la contaminación de la red fluvial y hemos racionalizado el consumo de agua en todo el proceso, entre otras acciones.

 

González Byass, I+D+i al servicio de la calidad, la creatividad y el diseño

Tradición, investigación y búsqueda de la máxima calidad son los pilares en los que González Byass ha centrado un trabajo avalado por casi dos siglos de experiencia y de cuyas últimas innovaciones nos habla su director de Marketing, Eugeni Brotóns. La bodega familiar fundada en 1835 para la elaboración de vinos y brandies de Jerez, cuenta en su portafolio con marcas tan conocidas como el fino Tío Pepe y joyas enológicas como Noé o Apóstoles. Siguiendo la senda de elaboraciones de calidad que le han destacado como bodega en el marco de Jerez, hace más de 30 años que González Byass se ha convertido en una familia de bodegas, incorporando vinos de zonas emblemáticas, con el objetivo de representar la diversidad enológica de España, siendo algunos de estos ejemplos: Bodegas Beronia, en Ollauri (La Rioja); Cavas Vilarnau, en Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona); Finca Constancia, en Otero (Toledo); Finca Moncloa, en Arcos de la Frontera (Cádiz) y Viñas del Vero, en el Somontano, Huesca.

¿Podría destacar un desarrollo exitoso entre los recientes lanzamientos de González Byass en el segmento de vinos?
Tío Pepe en Rama, la Colección de Finos Palmas y vino dulce de Tintilla de Rota son los últimos lanzamientos que recuperan la tradición de los antepasados familiares de González Byass. Todos ellos constituyen ejemplos de la recuperación de la memoria histórica de esta familia de vinos que cuenta con uno de los centros privados de investigación pioneros: el Cidima.

¿Cúal ha sido la reacción del mercado ante estos nuevos productos?
-Los consumidores han encontrado vinos exclusivos de ediciones muy limitadas que no persiguen objetivos comerciales. La acogida en el mercado nacional e internacional ha sido excelente por el carácter especial y particular de estas joyas enológicas.
 
¿Cómo ha atendido con sus marcas las demandas en cuanto al lanzamiento de nuevos envases y formatos?
-Los cambios de imagen y packaging son un aliciente para el público, que busca una forma de diferenciación en los productos que consume. Además, sirven para atraer a nuevos consumidores que, en ocasiones, adquieren un producto por primera vez cuando su estética se corresponde con la percepción de calidad que buscan. En el caso de González Byass, los últimos cambios de diseño de los cavas Albert de Vilarnau, de la mano del diseñador Antonio Miró, y la nueva estética de la Colección de Viñas del Vero han sido la respuesta a la nueva tendencia del mercado.
Asimismo, en todos los nuevos diseños y cambios de packaging se tiene en cuenta el respeto por el medio ambiente. De hecho, hemos diseñado una política medioambiental para cada una de nuestras bodegas basada en la prevención de la contaminación y la conservación del entorno. En total, nuestra actividad vitivinícola contribuye a la reducción de más de 100.000 toneladas de CO2 anuales, que equivale a la contaminación producida por 40.000 coches en un año. Un ejemplo  de nuestras actuaciones sostenibles es la introducción de botellas de vidrio más ligeras (con un peso de 380 g, las de 75 cl), que logra un ahorro de 550.000 kilos de peso y una reducción del 10 % del total de botellas transportadas.
 
¿Qué inversiones han requerido estos desarrollos?
-Nuestras principales inversiones se han centrado en creatividad y diseño. Se trata de buscar las mejores ideas en el momento oportuno.

 

Bodegas Protos, en busca de la excelencia

Nacida en 1927, Bodegas Protos es una de las bodegas con más solera de la Ribera del Duero, Desde su extensa experiencia, la compañía ha centrado buena parte de sus esfuerzos en I+D+i en los últimos años en desarrollar un caldo que se posicionara entre los top mundiales, lo aue se ha materializado en el lanzamiento este año de Finca Grajo Viejo, tras un largo proceso que nos detalla Carlos Villar, director de la bodega:

 

Nos gustaría profundizar en el desarrollo de este proyecto de éxito.
-Llevamos más de 10 años trabajando en la creación de un producto que estuviera fuera de lo normal. El primer paso fue una selección de uva y lanzamos el primer vino en 2001. Cogimos todo el viñedo viejo que teníamos, con más de 80 años, e hicimos un blend buscando nuevos aromas y minerales, con lo más característico de la zona de la Ribera del Duero. También para hacer algo distinto, hicimos una fermentación maloláctica en barrica (mediante una bacteria, el ácido málico que procede de la uva se transforma en ácido láctico, que  es más sedoso y agradable). Esta fermentación, que tradicionalmente se hace en depósitos de acero inoxidable, la hicimos en barricas de roble francés nuevas y logramos una mejor conjunción y equilibrio entre la fruta y la madera. Esto lo iniciamos hace diez años y así desarrollamos Protos Selección, un producto de alta calidad, pero aún no alcanzamos el objetivo de tener un vino referenciado en el imaginario de la gente, figurando entre los top mundiales.
Bajo la máxima de que el 80 % de un buen vino es dar con la uva correcta, compramos depósitos muy pequeños de 2.000 kg de capacidad, de tal modo que el vino de cada parcela individual con viñas de más de 80 años se evaluó por separado.  El resultado, además de evaluado por el propio personal de nuestra bodega, se dio a catar a prescriptores de vino y expertos externos y se identificó cuál era el mejor. Además, decidimos realizar la fermentación alcohólica inicial también en madera nueva, en vez de la habitual en depósitos de acero inoxidable. Algunas bodegas  introducen tanques de madera, para la fermentación, pero el problema de fermentar en madera es que los poros de la madera a partir del primer año se van tupiendo con materia colorante, taninos, fenoles, etc., y a los pocos años no sirve para nada. Nosotros, en vez de invertir en un depósito de 20.000 litros de madera nueva y cada año tirarlo a la basura, como innovación, compramos barricas de 500 litros (las habituales de crianza de vino son de 225 l), con unos herrajes de acero inoxidable con una boca más grande, para introducir la pasta directamente. Con esto conseguimos hacer lo mismo que en un depósito grande, pero más controlado y además, al año siguiente, extraemos esos herrajes y los cambiamos a otra barrica, de modo que ahorramos la mitad del coste.
Después de diez años vinificando por separado cada parcela de viñedo viejo: primero, obtenemos el mejor pago; segundo, fermentamos en barrica nueva; tercero, hacemos la fermentación maloláctica manteniendo la característica de la variedad frutal, y con todo ello, lanzamos este año la primera añada de Finca Grajo Viejo, que ha obtenido ya unas puntuaciones que nos indican que hemos logrado lo que andábamos buscando. Por ejemplo, hemos obtenido en la Guía Peñín de este año 95 puntos.

 

¿Cuáles han sido las inversiones más destacadas en sus instalaciones?
-?Queríamos transmitir que somos una bodega con gran tradición, pero a la vez, que estamos en vanguardia. Así que decidimos construir una nueva bodega diseñada por Sir Richard Rogers en colaboración con Alonso Balaguer y Arquitectos Asociados, con una inversión de 36 millones de euros. Ha supuesto la mayor inversión en calidad e infraestructuras por parte de Protos no solo de su historia moderna, sino posiblemente de sus 85 años de vida.
Además de lo citado en el desarrollo de Finca Grajo Viejo, en las nuevas bodegas hemos introducido una serie de avances tecnológicos, como es la elaboración de todos nuestros vinos por gravedad, es decir: se vendimia en lotes pequeños, de 20 kg, se selecciona en campo primero, con análisis previos, no solo de alcohol, también pH, índice de polifenoles, cloro probable…, luego se vinifica todo junto y va por unos trenes sobre raíles y llega por gravedad a los depósitos, no hay presión de bombas que afecten la calidad. Podemos hacer remontados subiendo todo el mosto a la vez, para que rompa bien el sombrero y haya más intercambio de color y enzimático con el hollejo, que es donde están las propiedades del vino. También utilizamos unos bazuqueadores hidráulicos, que sumergen el sombrero en el jugo para mayor extracción de componente fenólicos, etc.

¿Qué proyectos tienen en marcha en I+D+i?
-Hemos colaborado con otras bodegas en materia de microorganismos, para mejorar la fermentación maloláctica y también en un proyecto para estudiar cómo afecta el cambio climático al futuro de las elaboraciones y maduraciones de uva, y en un estudio de caracterización de barricas. Asimismo, intentamos innovar en materia de comunicación y marketing, de forma que somos de las bodegas que más invertimos en redes sociales, para llegar al público más joven, y también aprovechamos el turismo, con la realización de visitas temáticas a nuestras bodegas. El año pasado tuvimos 25.000 visitantes.

¿Qué cambios han realizado en materia de envase y embalaje?
-En el caso de los tapones, después de varias pruebas, no nos han convencido los corchos sintéticos porque al cabo de algo más de un año pierden sus cualidades de compresión y expansión. En cuanto a las botellas, en la gama de roble, intentamos ofrecer una botella de calidad pero cada vez de menor peso para tener menos impacto en el medio ambiente y también nos adaptamos al gusto del consumidor, así tendemos a un color musgo, a hombros más anchos e, incluso, a botella grabada.

 

Juvé y Camps, innovación de alta gama

Con sus raíces en 1796, Juvé y Camps ha apostado desde sus inicios por los vinos de alta calidad, tanto en sus caldos de la DO Penedés, como en sus espumosos de la DO Cava, en los que marcas como Blanc Noirs, Milesimé, Reserva de la Familia, Gran Juvé y Camps, Casa Vella, Viña Escarlata, Iohannes o Flor, entre otras, han cosechado un amplio palmarés de premios y reconocimientos. Sobre la actividad innovadora que ha hecho posible el desarrollo de este portafolio, nos habla en esta entrevista Àlex Fenollosa, responsable del Departamento de Comunicación de la compañía.

¿Qué tendencias predominan en el mercado del cava y cómo da respuesta a las mismas Juvé y Camps con sus lanzamientos?
-En general, el consumidor español viene solicitando cada vez más cavas Gran Reserva (más de 30 meses de bodega) y Reserva (entre 15 y 30 meses de bodega), tanto en los bouquets Brut y Brut Nature, que en nuestro caso es la práctica totalidad de nuestra producción, abarcando el 35 % del mercado de cavas Gran Reserva Brut Nature en España. Nuestro Reserva de la Familia es, sin duda, el líder en este segmento. En los mercados de exportación, observamos que la tendencia sigue la misma tónica, aunque en nuestro caso exportamos un 15 % del total de nuestra producción. En cuanto a la estacionalización de las ventas en navidades, si bien es la tónica general del sector, en nuestro caso se reparte en un 60 % en navidades y un 40 % el resto del año, gracias a la efectiva labor de nuestro departamento comercial, así como a nuestra amplia red de distribución por todo el país, consiguiendo una muy buena presencia en el sector horeca y en la gran distribución.
En cuanto a nuestros lanzamientos más recientes, en el año 2011 salieron al mercado dos cavas: Blanc de Noirs Reserva Brut (cava elaborado 100 % de uva tinta pinot noir, pero vinificado como vino base blanco, y el Magnum (1’5 l) de Milesimé, un cava elaborado 100% de uva blanca chardonnay. En el presente año 2012, hemos puesto a la venta dos nuevos elaborados, un cava Sweet Reserva (dulce, elaborado de uvas autóctonas, macabeo, xarel·lo y parellada), y un vino rosado DO Penedés Ermita D’Espiells Rosé, un Crianza elaborado con uvas 85% pinot noir y 15 % syrah. Para el año 2013 y sucesivos tenemos varios proyectos, pero de momento no hay nada concretado.

¿Qué innovaciones han llevado a cabo en materia de packaging?
-El activo Departamento de Marketing de Juvé y Camps continuamente está innovando nuevas presentaciones, tanto en el packaging, como en el etiquetado, fieles siempre a mantener una línea homogénea con nuestra imagen corporativa, pero presentando nuevos vinos y cavas que junto a sus nuevas y elegantes presentaciones, han hecho mella entre nuestros apreciados y fieles clientes. El packaging más significativo de Juvé y Camps siempre ha sido la caja o estuche de madera, que va íntimamente ligado a nuestro cava Reserva de la Familia. Sin embargo, la salida al mercado de nuevos cavas y vinos, ha conllevado un cambio en el packaging, siendo ahora el cartón cada vez más utilizado. Eso sí, siempre buscando una elegante prestancia acorde con la calidad de nuestros elaborados. Otra característica de nuestra casa es que tenemos un sinfín de presentaciones para cada elaborado, con estuches a menudo de 12, 6, 3, 2 y 1 botella, dependiendo de la referencia en cuestión, incorporando ocasionalmente elementos promocionales como copas de cristal, tapones metálicos, abridores, etc.

¿Qué características tienen sus instalaciones y qué principales inversiones han realizado en las mismas para llevar a cabo esta labor en I+D+i?
-Nuestra bodega de crianza de cavas data de 1921 y está ubicada en el corazón de la capital del cava, en Sant Sadurní d’Anoia. Desde el año 1991, cuando empezamos a construir la Bodega de Espiells, en el mismo centro de una de nuestras mayores propiedades vitícolas del mismo nombre, Espiells, y donde se vienen elaborando todos los vinos base tanto para los vinos DO Penedés, como para los DO Cava, Juvé y Camps ha ido ampliando paulatinamente tanto la bodega de Espiells (con diversos espacios dedicados a atender debidamente a nuestros visitantes: Sala de Recepción y eventos para 200 pax, varios comedores, cocina profesional para abastecer a 300 comensales, una magnífica sala de catas, etc., todo ello para uso exclusivo de nuestra red comercial),  así como en las cavas en Sant Sadurní d’Anoia, ampliando la bodega de crianza de cavas, como también implementando las más modernas tecnologías para mejorar la calidad en la producción en sus distintas facetas. En los últimos dos años, del 2010 y 2011 hemos reducido estas inversiones, dedicándonos básicamente a su mantenimiento.
No podemos olvidar que Juvé y Camps fundamenta principalmente su estructura y filosofía empresarial en una sólida viticultura de casi 500 hectáreas, de las cuales 250 están en producción, y que cada año vamos replantando con distintas variedades de vides, en función de las tendencias de los elaborados que nuestro Departamento Técnico decide, básicamente regidos por las exigencias y tendencias del mercado. En este capítulo nuestra empresa ha hecho grandes inversiones en los últimos años, con la mejora de los sistemas de plantación y muy rigurosos controles de calidad, consiguiendo la valorada certificación de “Producción Integrada”. En términos globales, las inversiones realizadas en 2011 han ascendido a 450.000€euros y las inversiones previstas en 2012 serán de 730.000 euros.

 

Publicado en la revista Tecnifood núm.83 (septiembre/octubre de 2012).

Noticias relacionadas

Deja un comentario