“El equipo humano es nuestra mejor ventaja competitiva”

José Ramón Alcover, managing director de IMCD España lleva al frente de la filial española de especialidades químicas más de un año y está acometiendo importantes proyectos como la expansión geográfica de la empresa al área del Magreb y la incorporación de nuevas representadas a su catálogo de productos

Para situar al lector, nos gustaría conocer la dimensión del grupo IMCD, empresas que lo forman y cifra de facturación.
-Nuestro grupo IMCD está posicionado entre los cuatro mayores distribuidores europeos. Lo que nos diferencia de nuestra competencia es que estamos fundamentalmente enfocados en las especialidades químicas. Con 800 empleados y 35.000 clientes, la cifra de negocios alcanza 800 millones de euros. IMCD es el partner adecuado tanto paneuropeo como localmente, para desarrollar un cometido de marketing, ventas y distribución de especialidades químicas.

¿Cuál es el peso específico de IMCD Ibérica dentro del grupo internacional IMCD?
-Nuestra organización viene a aportar el 10% del volumen del grupo IMCD. Estamos ampliando constantemente las familias de productos y nos estamos preparamos, además, para ampliar nuestra expansión geográfica en todo el área del Magreb.

¿Cómo calificaría a IMCD Iberia con respecto a su competencia?
-Nos distinguimos porque, como hemos comentado anteriormente, somos distribuidores exclusivos de fine chemicals. Entendemos por especialidades químicas aquellos productos que requieren un servicio técnico especializado para su venta, consecuentemente somos una fuente de consulta para nuestros clientes a los que también informamos sobre nuevos productos, cómo y dónde localizarlos, así como suministrarlos a tiempo.
Otro punto importante de distinción es el equipo humano que tenemos, es excepcional y ésta es nuestra mejor ventaja competitiva.

Tras un año en la dirección de IMCD España, ¿cuáles han sido los hechos más destacados de este primer ejercicio?
-La inversión en nuestro equipo humano, como comentaba anteriormente, que es la base fundamental de nuestro negocio y nuestro principal activo. Queremos ocupar posiciones de liderazgo en cada vez más mercados de especialidades químicas, gracias a una mejora continua de nuestra cartera de productos y la incorporación de nuevas representadas.

¿Cuáles son los planes a corto-medio plazo de la empresa? Nos puede avanzar algún proyecto de futuro.
-IMCD España quiere crecer y vamos a incluir nuevos productos en nuestro portafolio en 2009. Hay varias negociaciones en curso para representar a nuevas empresas y estaremos encantados, en cuanto sea oficial, de informar a todos de esa ampliación de nuestro catálogo.

¿Qué cifra de facturación ha alcanzado la compañía en el último ejercicio?
-En 2007 alcanzamos la cifra de 70 millones y contamos con más de 2.300 de clientes activos.

¿Cuáles son las principales empresas que representan y su oferta de productos? ¿Cuáles de ellos han tenido un comportamiento más dinámico en el mercado alimentario?
-IMCD España representa de forma exclusiva a : Eastman (SAIB, Antioxidantes), FMC (celulosa microcristalina para dietética), Kerry Biosciences (emulsionantes y enzimas), Rio Tinto Minerals (talco), Sonneborn (ceras microcristalinas y aceites minerales) y Wacker (sílice, antiespumantes). Proponemos igualmente todos los productos disponibles a través de nuestra oficina de China.
La actividad de un productor depende mucho de los proyectos de sus clientes. Hemos notado un interés importante por la reducción de grasas en los productos acabados y todas la compañías que proponen soluciones a este problema se ven más solicitadas.

¿Qué protagonismo tiene el departamento de I+D+i? ¿Qué líneas de investigación están desarrollando actualmente sus representadas?
-La mayoría de nuestras representadas tienen una gama de productos muy amplia que les permite responder a todas las demandas del mercado. Los constantes cambios que éste experimenta obliga a modificar sus fórmulas. Nuestras representadas pueden aportar soluciones incluso con productos ya existentes. El reto está en desarrollar nuevas recetas más que nuevos productos.

¿Para qué sectores trabajan? ¿Cuál tiene mayor incidencia?
-Todos. Desde siempre, hemos tratado de tener un portafolio amplio que nos pueda dar acceso a todos los sectores de la industria alimentaria y los trabajamos todos con el mismo esfuerzo. Nuestro equipo tiene una formación técnica que le permite tratar todas las aplicaciones y, además, nos beneficiamos del apoyo de un asesor para resolver las dudas de nuestros clientes.
El sector que, de momento, tiene poca incidencia pero que en el que notamos un cierto crecimiento es el de platos preparados. Consideramos que tiene un potencial muy importante y deseamos empujarlo muy fuertemente.

Antes nos comentaba que tenían previsto ampliar su portafolio de productos, ¿qué nuevas líneas podremos ver?
-IMCD España está en continuo desarrollo para adaptarse a las exigencias del mercado y para aportar a sus clientes el mayor portafolio de productos. Cada año integramos nuevas representadas que confían en nosotros para promocionar sus productos en España. Este año, hemos apostado por los hidrocoloides y los texturizantes. Tras la compra de Konig & Wiegand por parte de IMCD Alemania, hemos integrado las gomas xantana, guar, garrofín, tara, entre otras. Sus aplicaciones son múltiples y se suelen utilizar individualmente. En caso de necesitar una mezcla adaptada a cada aplicación particular, entonces podemos contar con los productos de nuestra representada suiza, Provisco, que ofrece mixes con características específicas.
Ofertamos también los almidones de tapioca y de arroz de General Starch Limited y General Food Product. Se emplean menos que el almidón de maíz, pero su sabor más discreto les permite una aplicación en productos delicados como las cremas pasteleras, por ejemplo.
Al margen de estos productos podemos proponer también especialidades como las PVPP para la clarificación de la cerveza, del vino o de los zumos de frutas y el hexilresorcinol para el tratamiento de las gambas (evita la melanosis). Y, como siempre, queremos hacer más. Tenemos previsto para final de año, ofertar una nueva gama muy amplia de enzimas para todas las aplicaciones habituales: frutas y hortalizas, huevos, dietética, hidrólisis proteica, entre otras.

<¿Cuál es su opinión del sector de ingredientes funcionales? ¿Existe una clara evidencia científica en todos los funcionales lanzados al mercado?
-La mayoría de los ingredientes funcionales existen en el mercado desde hace tiempo. Lo que hacemos ahora es centrarnos en sus propiedades para revalorizarlos.
La industria alimentaria tiene el poder de orientar al consumidor a través de sus innovaciones. Responde a una demanda del público, pero también genera esa demanda. Nuestras costumbres alimentarias están cambiando: dedicamos menos tiempo al preparado de las comidas y notamos que no aportamos a nuestro cuerpo los elementos necesarios para su correcto desarrollo. Querer suplir esas carencias añadiendo ingredientes funcionales a los alimentos habituales es una respuesta fácil a esa situación. Como la industria alimentaria es un negocio y en todo negocio puede haber desviaciones, es importante crear los organismos eficaces para su control y asegurar así la protección del consumidor.

¿Que valoración nos puede ofrecer sobre el nuevo reglamento sobre declaraciones nutricionales?
-Informar al consumidor y responsabilizar a las industrias debe ser nuestra preocupación en todo momento. Hasta hace unos años, alimentarse correctamente era la responsabilidad de cada uno, pero desde la era de la industria alimentaria, esa responsabilidad se ha trasladado a las empresas. Es capital controlar los productos que llegan al mercado, pero tenemos también que educar a los consumidores para elegir correctamente sus alimentos. Eso requiere que la información que le llega sea correcta y completa.

 

Publicado en Tecnifood Nro. 59

Noticias relacionadas

Deja un comentario