Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Instrumentación, competitividad e innovación para ser únicos

Léalo en 15 - 19 minutos
Léalo en 15 - 19 minutos

Los instrumentos y los equipos de laboratorio que se emplean en la industria alimentaria para medir valores como la temperatura, la presión o la humedad, están constantemente renovándose, la innovación es vital para poder ofrecer las herramientas más fiables y precisas. La normativa en seguridad alimentaria es cada vez más estricta y exige mayores controles de higiene y seguridad

Los proveedores de todo tipo de instrumentos de laboratorio son conscientes de la importancia que tienen sus productos en la industria, especialmente en la alimentaria donde los controles de calidad y seguridad son cada vez más estrictos y exhaustivos.
Es probable que estemos ante uno de los sectores que más innova a pesar de la situación económica a nivel mundial, y uno de los sectores en los que más se siente la competitividad como una necesidad vital. Así, cada año se lanzan al mercado nuevos sistemas e instrumentos que mejoran el proceso de producción cada vez más.
Las empresas dedicadas a fabricar estas herramientas cuentan con potentes departamentos de I+D+i en los que se desarrollan importantes proyectos de mejora de los instrumentos ya existentes y de creación de otros nuevos.
Este tipo de instrumentación es el perfecto aliado de toda la maquinaria pesada y compleja empleada en los diferentes pasos del proceso productivo. Uno de sus usos más habituales es el de medición de temperatura, por ejemplo, para saber el momento exacto en el que un líquido llega a ebullición, para calcular cuándo se ha congelado un producto o conocer si el producto ya se ha enfriado lo suficiente para poder pasar al siguiente paso del proceso.
La normativa en torno a la seguridad alimentaria es cada vez más estricta, exigiendo a las empresas del sector unos niveles de calidad, higiene y seguridad muy elevados. En este sentido, cabe destacar el instrumental destinado a detectar cualquier tipo de bacteria o agente externo que pudiese contaminar el alimento de cualquier modo, bien produciendo su deterioro o contaminación, o bien suponiendo un riesgo para el consumidor final.
Asimismo, algunos instrumentos se emplean para medir la presión que hay dentro de un envase después de ser cerrado o dentro de una botella después de haber sido taponada e, incluso para medir la humedad en una planta de producción en la que sea necesario mantener unos niveles muy concretos. En definitiva, son múltiples los usos que pueden tener estos aparatos, dotados de una gran versatilidad y capaces de trabajar en diferentes entornos y dando servicio a distintas divisiones del sector alimentario.

El mejor aliado de la maquinaria

Instrumentos Testo, especialistas en todo tipo de herramientas para realizar mediciones, cubre casi todos los targets y subtargets del sector alimentario, desde industrias pequeñas de carácter familiar hasta empresas multinacionales. A nivel industrial abarca mataderos, industrias cárnicas, lácteas, productos de la pesca y precocinados, entre otros muchos.
Fuentes de la compañía destacan que “en la industria alimentaria es necesaria la existencia de instrumentación para poder tener herramientas para el cumplimiento de Appcc. La instrumentación es necesaria para poder controlar los límites críticos de muchos PCC, como por ejemplo lo es la temperatura. Sin duda, las empresas cada vez más están concienciadas de que necesitan instrumentación”.
Entre las principales novedades dirigidas al sector alimentario que la empresa ha lanzado al mercado recientemente destacan las siguientes:
 * Testo 270:
Se trata de un medidor de compuestos polares del aceite de fritura, el instrumento mide la temperatura directamente en la freidora. El porcentaje de compuestos polares es un índice de calidad del aceite de fritura y el máximo legal es el 25%. El concepto de medición es a través de un sensor capacitivo y mide la constante dieléctrica del aceite. La medición se realiza en segundos, y el usuario puede decidir si es necesario cambiar el aceite o todavía se puede seguir utilizando un tiempo más.
 La función de alarma del testo 270 es una ventaja crucial, un indicador de tres colores fácilmente visible facilita las comprobaciones. Una barra de LED se ilumina en amarillo o en rojo cuando la calidad del aceite excede los límites que el usuario ha establecido a su conveniencia. Además, se dispara una alarma sonora si la temperatura de fritura es demasiado alta. Las tres ventajas cruciales del nuevo medidor del aceite de cocinar testo 270 son:
– Resistente, fiable y fácil de limpiar. Gracias a la funda lavable de protección TopSafe, el instrumento es higiénico y a prueba de impactos. Además, el TopSafe se puede limpiar cómodamente en el lavavajillas.
– Sensor seguro. El sensor está incrustado en un marco metálico a prueba de roturas. Una capa protectora especial facilita la limpieza del sensor y lo protege contra posibles arañazos.
– Manejo sencillo gracias a la función de alarma, el visualizador de fácil lectura, el reconocimiento automático del valor estable y la cinta de sujeción manual.
* Testo 875
Las cámaras termográficas pueden convertir la radiación infrarroja en señales eléctricas y por tanto hacerla visible. Las cámaras termográficas testo 875 y testo 881 detectan rápidamente y sin intromisión posibles anomalías y errores potenciales en el mantenimiento industrial y el control de la producción, detectando zonas problemáticas antes de que se produzca un fallo o un conato de incendio. Mientras que con otros sistemas se deben detener los procesos productivos o desmantelar cables y tuberías, con una cámara termográfica testo es suficiente con un vistazo.
Con testo, la termografía industrial permite ahorrar tiempo, energía y dinero, además de proporcionar más seguridad en todos los aspectos. La buena calidad de imagen de las cámaras termográficas testo permite visualizar incluso las diferencias de temperatura más pequeñas. Los objetivos intercambiables aseguran que siempre se puede visualizar el área determinada, con gran flexibilidad y según las necesidades de cada momento. La cámara digital que llevan integrada supone una ayuda extra para documentar la medición.
Además de los nuevos lanzamientos, Instrumentos Testo ha querido incrementar los servicios ofrecidos a sus clientes con el fin de enriquecer la relación con éstos. Recientemente, y al mismo tiempo que la inauguración de las nuevas instalaciones del servicio de calibraciones, la empresa ha adquirido nuevo equipamiento para mejorar y ampliar dichos servicios, entre los que cabe destacar:
– Calibración de cámaras termográficas. Mediante el uso de un banco de calibración asociado a un cuerpo negro de alta calidad y gran estabilidad, permite realizar calibraciones y estudios de uniformidad para cualquier cámara termográfica en el rango de –40 a 350ºC.
– Calibración de luxómetros. La instalación de un banco fotométrico de 6 metros de longitud junto con lámparas y detectores de alta calidad permite la calibración de instrumentos en intensidad luminosa en rangos de 0 a 10.000 lux  con una capacidad óptima del 2%.
– Gracias a la capacidad técnica, calidad, instrumentación e instalaciones, la compañía y su  servicio de calibraciones están certificados de acuerdo con el Anexo III modulo D del Real Decreto 889/2006, para la puesta en servicio de distintos instrumentos de temperatura.
-Calibración de medidores de compuestos polares (medidores de calidad del aceite).

Nuevas tendencias 
La industria láctea siempre se ha caracterizado por ser una de las más punteras en implantación de nuevas tecnologías y en innovación en instrumentación. Según comentan a Tecnifood desde la empresa Instrumentos Testo, “actualmente, la mayoría de las empresas se están dirigiendo hacia la eficiencia energética, mejora de procesos y mantenimiento en este sentido”.
Aunque la situación económica ha afectado de un modo u otro a casi todas las empresas del sector, en Testo destacan que gracias a todas las novedades que han lanzado al mercado en los últimos dos años, han conseguido amortiguar los efectos de la crisis. Así, esperan cerrar el año 2010 con un ligero incremento alrededor del 3% en ventas y por tanto, seguirán con su política de canalizar parte de su retorno a diferentes proyectos de I+D+i tanto a corto como a largo plazo.
Agrolab & Vidal es una empresa nacida en 2008 de la fusión empresarial de Laboratorios del Grupo Vidal (30% de participación) y de Agrolab GmbH (70% de participación). Esta unión ha servido para crear una compañía sólida en la que se unen los esfuerzos de ambas empresas para dar un gran impulso a su capacidad técnica, mejorando y automatizando procesos que han permitido aumentar la eficiencia y la productividad.
Los ámbitos en los que se utilizan sus productos son muy variados, desde empresas de producto con marca propia, marca blanca, grandes superficies, empresas de distribución y cadenas de restauración. Por lo que respecta al sector de alimentación animal (agropecuario) trabajan con muchos importadores de materias primas, fabricantes de piensos, empresas químicas del sector de la alimentación animal, fabricantes de correctores, etc.
Durante el último año, Agrolab & Vidal ha invertido más de 250.000 euros en la adquisición de nuevos equipos de última generación, con el objetivo de incrementar la eficiencia de los difrentes procesos de producción. Entre ellos podemos destacar los siguientes:
*Un espectrofotómetro automático para el análisis de parámetros inorgánicos.
*Un equipo para el autoanálisis de mercurio.
*Un ICP (Espectrómetro de Emisión con Fuente de Plasma de Inducción), destinado a la realización de análisis de metales pesados.
*Un polarímetro para el análisis de alimentos.
Asimismo, ha adquirido dos nuevos equipos que sustituyen a los que ya utilizaba anteriormente:
*Un cromatógrafo de gases masas para el análisis de plaguicidas, TPH, PAH e hidrocarburos en acuíferos y aguas subterráneas.
*Un equipo AOX para el análisis de compuestos halogenados de aguas.
Respecto a las nuevas tendencias que marcarán el futuro del sector, fuentes de la empresa destacan que “por lo que respecta a los laboratorios, la innovación en la automatización es el futuro a la hora de ser más eficientes, ya que te permite ser mucho más productivo en los procesos, aumentando capacidad y reduciendo costes en el laboratorio”.
Microkit es una empresa española con más de 20 años de experiencia en el diseño y fabricación de medios, kits y servicios de análisis microbiológicos novedosos. Sus laboratorios están siempre innovando e importando nuevas representadas que añadan productos revolucionarios a su portafolio. Entre los nuevos productos más interesantes destacan los siguientes:
* Placas preparadas de diversos medios cromogénicos que absorben 1 ml de muestra sin necesidad de fundir agares.
* El único luminómetro portátil capaz de detectar inmediatamente materia orgánica en superficies por AMT y ATP.
* Torundas de búsqueda de Listeria monocytogenes en superficies.
* El kit de detección del productor de la hinchazón tardía del queso en menos de 24 horas.
* Los kits de análisis microbiológicos del agua de fabricación sin necesidad de filtración.
* Medios cromogénicos deshidratados para E.coli, Salmonella, Listeria, Aerobios totales, Enterococos fecales, E.sakazakii y muchos nuevos medios más específicos para diferentes microorganismos, incluidos Vibrio parahaemolyticus, Bacillus cereus, Hongos, Clostridios, Campylobacter, etc.
 Jorge Sanchís Solera, director técnico de Microkit, asegura que “las cepas cuantitativas para control de calidad y validación son un salto cuántico para los laboratorios más avanzados. Los kits Elisa para control de todo tipo de alergenos en alimentos han sido para nosotros uno de los mayores éxitos de exportación. Los servicios de formación in situ sobre validación de métodos microbiológicos y nuestros protocolos de control microbiológico más eficiente son sin duda nuestro mayor punto diferencial”.
Innovar más y mejor en tiempos difíciles
Son muchas las empresas de instrumentación y laboratorios que creen que aún no hay una total concienciación en la industria de lo necesarios que son sus productos. En su opinión, aún existen directores de fábrica que prefieren seguir la legislación de forma estricta en lugar de innovar o de seguir los consejos de proveedores fiables comprometidos con el futuro conjunto.
Desde Microkit afirman que “la industria alimentaria española ha avanzado años luz en los últimos 20 años en cuanto a sus laboratorios de autocontrol, porque la mayoría de directores no se han encerrado en los números contables más cercanos y han apostado por innovaciones que a medio plazo les han ahorrado tener mucho stock y han aumentado la fiablidad de sus laboratorios de autocontrol, evitándoles los numerosos disgustos del pasado”.
Este sector, como cabía esperar, también se ha visto afectado por la crisis. “Ha habido un bajón importante en la demanda, más que por cierre de empresas, por disminución del consumo de algunas de ellas, pero todos nuestros clientes han acabado siendo conscientes de que las crisis no se superan frenando o permaneciendo pasivos viéndolas venir, sino innovando para aumentar la productividad y disminuir costes para exportar más. Por ello el bajón de 2009 ha pasado a la historia y en 2010 nuestras ventas han empezado a remontar”, asegura Sanchís, que además es biólogo y asesor en microbiología.
Microkit cerrará el actual ejercicio con un 5% más de beneficios gracias al aumento de productos y de países donde exportan. Los laboratorios han dedicado un 33% de sus recursos a la exportación, un 33% a la innovación y el otro 33% restante a acciones de marketing para dar a conocer sus servicios a clientes potenciales. “No bajar en estas épocas es un logro, pero subir es casi una utopía”, comenta Sanchís.
Respecto a la dirección que tomarán las innovaciones a corto plazo, desde la empresa comentan que “gracias a la implantación de Normas tipo ISO 9001 y similares, la calidad ya no es una ventaja competitiva porque todos los supervivientes a épocas pretéritas han demostrado ya un nivel de calidad suficiente, unos mediocre y otros excelente, pero nunca deficiente. La única ventaja competitiva hoy en día no es ser los mejores, es ser únicos. Por eso debemos seguir innovando a todos los niveles, no sólo en productos y servicios, también en procesos”.
Para Sanchís la espada de Damocles es, sobre todo en tiempos de macrocrisis, “dormirse en los laureles. Y paciencia, por ejemplo, innovaciones de la magnitud de Nespresso han tardado muchos años en triunfar desde que se crearon. Ánimo a todos, supervivientes, trabajad mucho y bien, no sólo con las manos sino sobre todo con la cabeza, que nos sacará de ésta”.

Publicado en el número 72 de la revista Tecnifood

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas