Vanguardia Tecnológica

Ver novedades

Mettler-Toledo ayuda a garantizar la seguridad alimentaria

Léalo en 3 minutos
Léalo en 3 minutos

Con el objetivo de asegurar que los sistemas de detección de metales y rayos X cumplen con la legislación global en cuestión de seguridad alimentaria, Mettler-Toledo Safeline ha lanzado nuevas muestras de prueba que, al ser colocadas en las líneas de producción de alimentos o dentro de los productos, permiten a los fabricantes garantizar que sus sistemas de inspección de productos están funcionando correctamente y ofreciendo una óptima detección de contaminantes.
Las nuevas muestras de prueba Mettler-Toledo Safeline se han desarrollado usando un material robusto para la carcasa, lo que garantiza la protección de los productos frente al contaminante del interior y hace posible su utilización en repetidas veces. Para facilitar la rápida identificación de los contaminantes, las muestras incorporan el sistema de codificación por colores reconocido internacionalmente. En el caso de la detección de metales, las muestras férricas se marcan de color rojo, el bronce, de amarillo, el acero inoxidable, de azul y el aluminio, de verde. En cuanto a las muestras para rayos X, el vidrio sódico-cálcico, el PVC y el teflón se marcan de color negro. Las tarjetas de prueba son adecuadas para todos los sistemas de detección de metales y rayos X, incluidos los sistemas de inspección de productos de Mettler-Toledo Safeline.
Estas muestras están elaboradas con materiales autorizados por la Agencia de alimentos y medicamentos de Estados Unidos (FDA), lo que asegura a los fabricantes que sus alimentos no van a resultar contaminados con fragmentos de la carcasa dañada, tinta o pegamento procedentes de las muestras. Las muestras de prueba se comercializan en una amplia variedad de tamaños para posibilitar la realización de pruebas exhaustivas en diversos sistemas de inspección de productos.
Según explica Jonathan Richards, director de Marketing de Mettler-Toledo Safeline, “las retiradas de productos debido a la contaminación no detectada pueden ser costosas y perjudiciales tanto para los consumidores como para los fabricantes. Al asegurarse de que el sistema de inspección de productos funciona correctamente puede proteger el bienestar de los consumidores, salvaguardar sus beneficios y, en definitiva, la reputación de su marca”.

Mostrar comentarios (No hay comentarios)

Deja un comentario

Noticias relacionadas